AR­MAN­DO ZAM­BRA­NA LA HA­BA­NA, CU­BA

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Yailín A. Guillén / Julio Larramendi - por Bár­ba­ra Si­ra­gu­sa / Mar­zo 2014

Me he pa­sa­do to­da la vi­da a re­tra­tar es­te país con sus ale­grías, sus frus­tra­cio­nes y sus pús­tu­las.

Ar­man­do Zam­bra­na, fo­tó­gra­fo cu­bano de ar­qui­tec­tu­ra por la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de La Ha­ba­na y fo­tó­gra­fo do­cu­men­tal por su cuen­ta.

B.S.: ¿Des­de cuán­to tiem­po te de­di­cás a la fo­to­gra­fía y como em­pe­zas­te?

A.Z.: Ha­ce ca­si 30 años que me de­di­co a la fo­to­gra­fía. Co­men­cé en el año 85 como la­bo­ra­to­ris­ta. Pa­sé un cur­so de un año de la­bo­ra­to­ris­ta y allí apren­dí un mundo. Tra­ba­ja­ba pa­ra la re­vis­ta Bohe­mia. En­tre mis con­te­ni­dos de tra­ba­jo es­ta­ba re­ve­lar­le a ca­da fo­tó­gra­fo, pe­ro te­nía que ser como a ellos les gus­ta­ra, es de­cir, que to­do el mundo no re­ve­la igual. En el la­bo­ra­to­rio apren­dí mu­chos se­cre­tos y con­si­de­ro que la me­jor es­cue­la pa­ra un fo­tó­gra­fo es la pren­sa, so­bre to­do, por la in­me­dia­tez a que es­tás obli­ga­do. Su­ce­si­va­men­te la mis­ma re­vis­ta me pa­só de la­bo­ra­to­ris­ta a fo­tó­gra­fo, me ocu­pa­ba de re­por­ta­jes. Es­tu­ve mu­cho tiem­po en la pren­sa cu­ba­na. La pren­sa te da una ex­pe­rien­cia im­por­tan­te, la no­ti­cia, el reportaje. Ten­go más de mil ne­ga­ti­vos ar­chi­va­dos. Se­gu­ra­men­te ti­ré mu­chos más pe­ro me que­dé con los que más me gus­tan. Mi fo­to­gra­fía es­tá mar­ca­da por dos mi­ta­des, la analó­gi­ca y la di­gi­tal. La gen­te di­ce que soy de­trac­tor de la fo­to­gra­fía di­gi­tal y es cier­to que en su mo­men­to le dí más im­por­tan­cia a la fo­to­gra­fía analó­gi­ca.

B.S.: ¿Por qué es­co­gis­te la fo­to­gra­fía como me­dio de ex­pre­sión?

A.Z.: En reali­dad fue por ac­ci­den­te, yo que­ría ser mú­si­co. Era un mu­cha­cho, te­nía 18 años y me que­dé im­pre­sio­na­do con el la­bo­ra­to­rio, los cuar­tos os­cu­ros, los quí­mi­cos con olo­res des­agra­da­bles que aho­ra ex­tra­ño mu­cho. El cam­bio ha­cia la fo­to­gra­fía di­gi­tal me afec­tó mu­cho. Ve­nía de la vie­ja es­cue­la y el cam­bio es abis­mal aunque el con­cep­to es el mis­mo. Aho­ra tra­ba­jo úni­ca­men­te en di­gi­tal, pri­me­ra­men­te por la in­me­dia­téz y lue­go por las pres­ta­cio­nes que tie­ne es­te ti­po de fo­to­gra­fía.

B.S.: ¿Hay un fo­tó­gra­fo o más que te ha­yan ins­pi­ra­do?

A.Z.: Si, uno de ellos es Hum­ber­to Ma­yol, ac­tual fo­tó­gra­fo cu­bano del pro­yec­to pa­lo­mas (“Di­ri­gi­do por la rea­li­za­do­ra Li­zet­te Vi­la, fue crea­do el 13 de ju­nio de 2002, con la fi­na­li­dad de or­ga­ni­zar ac­cio­nes que fo­men­tan una cul­tu­ra de paz pa­ra la di­fu­sión de cam­bios en los es­ti­los de vi­da, ins­pi­ra­dos en un pre­cep­to de in­clu­sión del cual for­ma­mos par­te to­das y todos, como esen­cia pro­pia de la di­ver­si­dad hu­ma­na. Es­ta la­bor se sus­ten­ta con la crea­ción de obras au­dio­vi­sua­les y ta­lle­res que im­pul­san ideas, sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes pa­ra la cons­truc­ción del desa­rro­llo hu­mano, como fun­da­men­to a la obra uni­ver­sal de hom­bres y mu­je­res de bue­na vo­lun­tad”). Ma­yol es mi re­fe­ren­te en la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal que es lo que ha­go. Fue él quien me en­se­ñó a dar los pri­me­ros pa­sos en la fo­to­gra­fía. Igual­men­te pue­do ha­blar de Hen­ri Car­tier-Bres­son y Se­bas­tiao Salgado, ni si­quie­ra me acer­co a ellos pe­ro es lo que siem­pre me ha gus­ta­do, la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal.

B.S.: ¿Qué pa­pel tie­ne Cu­ba, tu país, en tu fo­to­gra­fía?

A.Z.: En mi fo­to­gra­fía, Cu­ba tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal. Me he pa­sa­do to­da la vi­da a re­tra­tar es­te país con sus ale­grías, sus frus­tra­cio­nes y sus pús­tu­las. Todos los días sal­go pa­ra la Ofi­ci­na del his­to­ria­dor don­de tra­ba­jo como fo­tó­gra­fo de ar­qui­tec­tu­ra. Tra­ba­jo pa­ra una ba­se de da­tos, la lla­ma­da fo­to del an­tes y del des­pués o sea tes­ti­mo­niar el an­tes y el des­pués, cap­tar el tra­ba­jo de un gru­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio; voy re­gis­tran­do grá­fi­ca­men­te có­mo se va avan­zan­do el pro­yec­to has­ta que se con­clu­ye.

B.S.: ¿Cuál es tu ma­ne­ra de tra­ba­jar en fo­to­gra­fía do­cu­men­tal?

A.Z.: Siem­pre in­cor­po­ran­do el cu­bano de pié en la ca­lle. No con­ci­bo la fo­to do­cu­men­tal sin el hom­bre y creo que se­ría una ima­gen muy fría. La fo­to sa­le cuan­do vas ca­mi­nan­do. El fo­tó­gra­fo ve y mi­ra. Es la de­ten­ción de la his­to­ria en un se­gun­do, és­ta es mi fo­to­gra­fía.

B.S.: ¿Có­mo se lo­gra una bue­na fo­to?

A.Z.: La fo­to es­tá allí só­lo hay que ver­la. Yo ten­go una fra­se: “no­so­tros los que vi­vi­mos de la fo­to­gra­fía y pa­ra ella, te­ne­mos el al­ma siem­pre ex­pues­ta a otra reali­dad”.

B.S.: ¿Te­nés al­gún con­se­jo pa­ra los jó­ve­nes que quie­ren de­di­car­se a la fo­to­gra­fía?

A.Z.: Pri­me­ro le tie­ne que gus­tar mu­cho y no de­jar la cá­ma­ra nun­ca a un la­do. Siem­pre voy con mi cá­ma­ra, lue­go hay que mi­rar mu­cho, ob­ser­var, asis­tir a ex­po­si­cio­nes, leer, in­for­mar­se, etc.

B.S.: ¿Una fo­to que te gus­ta en par­ti­cu­lar?

A.Z.: La fo­to de Kor­da del Che, se lla­ma “Che Gue­rri­lle­ro”, por su va­lor his­tó­ri­co y por lo que vi­vió Cu­ba en aquél tiem­po. Es una fo­to que cual­quier fo­tó­gra­fo hu­bie­se desea­do to­mar.

B.S.: ¿Al­gu­na anéc­do­ta pa­ra con­tar?

A.Z.: Ha­ce va­rios años, allá por los 90 en un reportaje pa­ra la pren­sa específicamente la re­vis­ta Bohe­mia, la pu­bli­ca­ción mas vie­ja po­si­ble­men­te de amé­ri­ca la­ti­na, des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do ca­si un día com­ple­to des­de las 4 de la ma­ña­na has­ta las 7 de la tar­de en un pri­me­ro de ma­yo en el des­fi­le por el día del tra­ba­ja­dor mun­dial, lle­gué al la­bo­ra­to­rio o cuar­to os­cu­ro y me dis­pu­se a re­ve­lar 6 ro­llos o pe­lí­cu­las fo­to­grá­fi­cas de lo que ha­bía su­ce­di­do en el ac­to, y es­tan­do los ro­llos den­tro del tan­que y el ba­ño re­ve­la­dor se fue la luz en esa par­te de la ciu­dad quedando a os­cu­ra com­ple­ta­men­te el lo­cal sin lu­ces de se­gu­ri­dad ni re­loj pa­ra me­dir el tiem­po, en mi de­ses­pe­ra­ción sin que­rer em­pu­jé y ti­ré el tan­que al sue­lo y sa­lió to­do el re­ve­la­dor y los ro­llos fue­ron a dar al sue­lo, in­me­dia­ta­men­te los re­co­gí y los pu­se en agua fría a lo que el tac­to me da­ba, el apa­gón tan gran­de a esa ho­ra de la no­che no me per­mi­tía sa­lir del lu­gar y bus­car ayu­da pues es­ta­ba so­lo, la an­gus­tia ter­mi­nó cua­tro ho­ras des­pués, cuan­do vol­ví a intentar re­ve­lar mis ro­llos ca­si ve­la­dos, la vi­da me dió la opor­tu­ni­dad de ver mis fo­tos 3 días des­pués pu­bli­ca­das en la re­vis­ta, la sa­tis­fac­ción de que mi reportaje fue sal­va­do y la pu­bli­ca­ción cum­plió su ob­je­ti­vo. Qui­zás esa es una de las anéc­do­tas más so­bre­sa­lien­te en mi ca­rre­ra, el sus­to y el re­sul­ta­do fi­nal que­dó pa­ra la pos­te­ri­dad, es po­si­ble que muy po­cas per­so­nas se­pan de es­te in­ci­den­te, esos son los ga­jes del ofi­cio a los que te­ne­mos que pa­de­cer los fo­tó­gra­fos cu­ba­nos.

Fo­to: Bár­ba­ra Si­ra­gu­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.