Hay bar­ba­ri­da­des que hay que de­cir­las como son, por­que si no, no se to­ma real­men­te con­cien­cia.

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Gisela Ardit / Martín Acosta - Gi­se­la Ar­dit / Mar­tín Acos­ta

Mar­tín Acos­ta es fo­tó­gra­fo, edi­tor, cu­ra­dor y do­cen­te in­de­pen­dien­te. Na­ció en Bue­nos Ai­res en 1960, don­de vi­ve y tra­ba­ja en la ac­tua­li­dad. Es­tu­dió la Li­cen­cia­tu­ra de His­to­ria en la UNR. Es­tá re­pre­sen­ta­do por la Agen­cia Ar­chi­vo La­tino y es con­vo­ca­do por la agen­cia Reuters. Se ini­ció en la fo­to­gra­fía en 1979 en la ra­ma pu­bli­ci­ta­ria y se de­di­ca al fo­to­pe­rio­dis­mo des­de 1985. Tra­ba­jó en la Agen­cia NA, El dia­rio Sur, Cla­rín, La Na­ción, Pá­gi­na 12. La re­vis­ta El Gráfico y No­ti­cias, en­tre otros me­dios. Desa­rro­lla una in­ten­sa ac­ti­vi­dad do­cen­te a tra­vés de cur­sos ta­lle­res y con­fe­ren­cias. Di­rec­tor y fun­da­dor de los GEI. Do­cen­te en Ar­graes­cue­la y Di­rec­tor de la mis­ma en­tre 2006/2012. Per­fec­cio­nó sus co­no­ci­mien­tos con Sa­bas­tiao Salgado, AB­BAS, Fred Rit­chin, Ch­ris­tian Cau­jo­lle, Katty Ryan, Er­nes­to Ba­zán y Patricia Men­do­za. Ha si­do be­ca­rio del Fon­do Na­cio­nal de las Ar­tes y de la Fun­da­ción Nue­vo Pe­rio­dis­mo Ibe­roa­me­ri­cano. Sus tra­ba­jos han si­do ex­hi­bi­dos en Ar­gen­ti­na y en el ex­te­rior. Ga­na­dor del Pre­mio SIP, La Na­ción, ADE­PA en­tre otros. Es au­tor del li­bro in­de­pen­dien­te “ADN, his­to­rias de apa­re­ci­dos”.

G.A.: ¿Con­ta­me có­mo fue­ron tus co­mien­zos en la Fo­to­gra­fía?

M.A.: Yo ten­go una gran frus­tra­ción, y es la de no po­der con­tar cuan­do me pre­gun­tan es­to, que lle­gué a la Fo­to­gra­fía de chi­qui­to en el mo­men­to que me re­ga­la­ron una Ko­dak Fies­ta, que en ver­dad la te­nía mi pri­mo y no me la pres­ta­ba. Era cua­dra­di­ta, con for­ma­to 120 mm., muy lin­da. Pe­ro no, nun­ca me pa­só. Lle­gué de gran­de a la Fo­to­gra­fía. Yo que­ría ser his­to­ria­dor, que­ría de­di­car­me a la po­lí­ti­ca, y es­tu­dia­ba His­to­ria en la Uni­ver­si­dad, y por cues­tio­nes de la vi­da ha­bía he­cho un cur­so de Fo­to­gra­fía en el Fo­toc­lub Bue­nos Ai­res, y me ha­bía en­gan­cha­do. Me gus­ta­ba y sa­ca­ba fo­tos con mis ami­gos pa­ra ju­gar, en­tre no­so­tros. Y en un mo­men­to em­pe­cé a cam­biar y di­je bueno, ¿qué ha­go de mi vi­da?. Yo es­ta­ba in­ter­na­men­te en cri­sis, no sa­bía qué ha­cer.

G.A.: ¿A qué edad fue eso?

M.A.: Eso fue en­tre los 19 y 20 años, cuan­do sa­lí del ser­vi­cio mi­li­tar. Cam­bié un po­co mi for­ma de ver el mundo, me fui de via­je por Amé­ri­ca, vol­ví, re­to­mé la fa­cul­tad, me fui a vi­vir a Uru­guay y me pu­se en pa­re­ja. Y allí em­pe­cé a es­tu­diar, pe­ro ya no me en­tu­sias­ma­ba. Es­tu­dia­ba Li­cen­cia­tu­ra en His­to­ria, en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca, en Mon­te­vi­deo, no sa­bía qué ha­cer, es­ta­ba en cri­sis, y de al­gu­na ma­ne­ra la Fo­to­gra­fía me dió un sen­ti­do, una conección. Si no, no hu­bie­ra sa­bi­do qué ha­cer. Y así co­men­cé, ha­cía al­gu­nos tra­ba­jos, eran todos muy malos.

G.A.: ¿Qué ti­po de tra­ba­jos ha­cías?

M.A.: Al­gún even­to en una em­pre­sa de un ami­go, y no mu­cho más. Has­ta que en un mo­men­to em­pe­cé a tra­ba­jar como asis­ten­te de es­tu­dio en Pu­bli­ci­dad. En esa épo­ca se usa­ban los es­tu­dios fi­jos, don­de con­tra­ta­ban per­so­nal. Y fue así como co­men­cé a sen­tir­me fo­tó­gra­fo. No me gus­ta­ba el mundo de la pu­bli­ci­dad, no me gus­ta­ba la fri­vo­li­dad, te­nía como una con­tra­dic­ción ideo­ló­gi­ca muy fuer­te, que me ha­cía mu­cho mal. Yo era jo­ven y creía que ha­bía que cam­biar el mundo, y si bien no iba a de­di­car­me a la po­lí­ti­ca se­guía pen­sán­do­lo. Igual aho­ra tam­bién pien­so que hay que cam­biar el mundo pe­ro lo veo des­de otra óp­ti­ca. Creía que el mundo era una por­que­ría y que ha­bía una so­lu­ción. Y eso era una fi­lo­so­fía y una for­ma de vi­da. En­ton­ces fo­to­gra­fiar pa­ra em­pre­sas que ven­dían pro­duc­tos a per­so­nas que pro­ba­ble­men­te no los ne­ce­si­ta­ban o que no eran esos pro­duc­tos real­men­te bue­nos que es­ta­ban ofre­cien­do, me ha­cía sen­tir como que es­ta­ba min­tien­do, que es­ta­ba fal­seán­do­le a la gen­te, y no me gus­ta­ba. Si bien no era el motor de to­do eso por­que era un asis­ten­te, me ha­cían mo­ver las lu­ces, re­ve­la­ba pla­cas en dia­po­si­ti­vas, me ge­ne­ra­ba mu­cha con­tra­dic­ción, y la ver­dad que esos fue­ron tres o cua­tro años que los vi­ví muy mal, lo su­fría. Yo ya sa­bía que que­ría ser fo­tó­gra­fo y que­ría ser re­por­te­ro gráfico, por­que es­ta vi­sión crí­ti­ca del mundo creía que se ex­tra­po­la­ba un po­co a con­ver­tir­me en re­por­te­ro gráfico y mos­trar to­das las mi­se­rias del mundo pa­ra que la gen­te las cam­bie de al­gu­na ma­ne­ra. Era como se­guir lle­van­do ade­lan­te la idea del cam­bio so­cial. Y mi úni­co sue­ño era en­trar a tra­ba­jar en un me­dio, no se me ocu­rría otra co­sa. Tu­ve la suer­te que de uno de los es­tu­dios me echa­ran por inú­til, y que la per­so­na que me echó me di­je­ra que yo no ser­vía pa­ra eso, que me de­di­ca­ra a otra co­sa. Por mi per­so­na­li­dad, cuan­do me de­cís una co­sa así, lo que voy a te­ner que ha­cer es de­mos­trar­te que te equi­vo­cas­te; en­ton­ces ahí me en­fu­re­cí con­mi­go, con el se­ñor y era ver­dad que yo no ser­vía, que no le po­nía on­da al la­bu­ro. Yo lo vi­vía muy mal, no ha­cía bien el tra­ba­jo, pe­ro me sir­vió años des­pués, por­que sin dar­me cuen­ta apren­dí mu­chí­si­mo de luz, de tra­ba­jo de es­tu­dio. En los años 90, cuan­do cambió la es­té­ti­ca de la fo­to­gra­fía de pren­sa y se em­pe­zó a usar una es­té­ti­ca más es­ti­lis­ta, más vin­cu­la­da con la mo­da y con la pu­bli­ci­dad, yo tra­ba­ja­ba en un me­dio pa­ra el cual la fo­to­gra­fía era

muy im­por­tan­te y ha­bía mu­cha exi­gen­cia, mu­cha de­di­ca­ción a la ca­li­dad fo­to­grá­fi­ca. Y los fo­tó­gra­fos de pren­sa en ese mo­men­to no es­ta­ban tan acos­tum­bra­dos a usar lu­ces de es­tu­dio, y te pe­dían que fue­ras a ha­cer una en­tre­vis­ta con lu­ces de es­tu­dio, a la ma­yo­ría le da­ba mie­do, y pa­ra mí es una co­sa sú­per na­tu­ral: le po­nés un en­chu­fe, pren­dés una luz, aga­rrás el fo­tó­me­tro... yo te­nía mi fo­tó­me­tro, en­ton­ces sin dar­me cuen­ta me ha­bía que­da­do esa im­pron­ta de cier­to cui­da­do es­té­ti­co y ma­ne­jo de lu­ces de la fo­to­gra­fía pu­bli­ci­ta­ria.

G.A.: ¿El tra­ba­jo en Fo­to­gra­fía pu­bli­ci­ta­ria fue en Uru­guay?

M.A.: No, fue en Bue­nos Ai­res. Vi­ví tres años en Mon­te­vi­deo y nos vi­ni­mos por­que no te­nía más ga­nas de es­tu­diar, no te­nía un tra­ba­jo fi­jo y no la es­ta­ba pa­san­do muy bien, en­ton­ces de­ci­di­mos, con quien en ese mo­men­to era mi pa­re­ja y los chi­cos, ve­nir­nos a vi­vir a Bue­nos Ai­res, y co­men­zar a tra­ba­jar en ese es­tu­dio. Cuan­do me des­pi­die­ron no te­nía tra­ba­jo, y pen­sé “me voy a de­di­car só­lo a con­se­guir tra­ba­jo de fo­tó­gra­fo de pren­sa’”. Mi com­pa­ñe­ra me acom­pa­ñó en la de­ci­sión, y lo con­se­guí. Re­co­rrí todos los me­dios que ha­bía en ese mo­men­to con una car­pe­ta muy ele­men­tal, muy ru­di­men­ta­ria, con fo­tos que pa­ra mí eran muy ma­las. To­da­vía la con­ser­vo. En ese mo­men­to de­ci­dí apos­tar so­la­men­te a lo que que­ría, a lo que me gus­ta­ba. Te­nía 24 años, y me pre­sen­ta­ba en me­dios grá­fi­cos, ha­ta que un buen día me to­ma­ron. Era la Agen­cia No­ti­cias Ar­gen­ti­nas, en la cual tra­ba­jé cin­co años, apren­dí mu­chí­si­mo, fue un mo­men­to muy bueno. Te­nía­mos gus­to por lo que ha­cía­mos y todos que­rían trans­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos, nue­vas for­mas de mi­rar y ha­cer el pe­rio­dis­mo. Fue muy in­flu­yen­te en mí. Ten­go mu­chos ami­gos de esa épo­ca, te­nía­mos mu­cha pa­sión. Era la pri­me­ra eta­pa de la de­mo­cra­cia, en­ton­ces ha­bía mu­cha ac­ti­vi­dad, la fo­to­gra­fía le in­tere­sa­ba mu­cho a la gen­te.

G.A.: ¿Ade­más de Fo­to­pe­rio­dis­mo y fo­to­gra­fía pu­bli­ci­ta­ria. Rea­li­zas­te al­gún otro ti­po de tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co?

M.A.: En el te­rreno do­cu­men­tal, hice li­bros, al­gu­nos li­bros por en­car­go, pa­ra com­pa­ñías o em­pre­sas, y fo­to­gra­fía ins­ti­tu­cio­nal tam­bién pa­ra em­pre­sas. Mi fuer­te es el Pe­rio­dis­mo y la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal. Den­tro de lo que es pe­rio­dis­mo, tan­to pa­ra al­gún me­dio o por gus­to pro­pio, a mí me gus­ta mu­cho con­tar his­to­rias, ha­cer re­la­tos fo­to­grá­fi­cos, en­sa­yos. Es un tra­ba­jo que ha­go en pa­ra­le­lo a los tra­ba­jos en los me­dios. Una mi­ra­da más au­to­ral.

G.A.: Con­ta­me un po­co de tus tra­ba­jos do­cu­men­ta­les.

M.A.: Bueno, pien­so que hay que fo­to­gra­fiar lo que a uno le atrae, le en­tu­sias­ma. Siem­pre me de­fi­ní como un pe­rio­dis­ta, por mi for­ma­ción, por mi in­te­rés por las co­sas que pasan en el mundo y por la ac­tua­li­dad. Me in­tere­sa to­do lo que le su­ce­de a la gen­te. Lo que más me in­tere­sa es el mundo y la hu­ma­ni­dad. Em­pe­cé pri­me­ro ha­cien­do un tra­ba­jo so­bre una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa en La Pam­pa, Los Me­no­ni­tas. Ese fue mi pri­mer tra­ba­jo do­cu­men­tal, mi pri­mer en­sa­yo. Tra­ba­jé un año y me­dio vin­cu­lán­do­me y vi­vien­do con ellos, en di­fe­ren­tes eta­pas, y lo hice to­do con una es­té­ti­ca muy tra­di­cio­nal, muy clá­si­ca: con Lei­ca, blan­co y ne­gro. Fue un tra­ba­jo muy ex­tra­ño, por­que en ese mo­men­to yo es­ta­ba tra­ba­jan­do en pe­rio­dis­mo y muy me­ti­do con la ve­lo­ci­dad y con la efi­cien­cia de ser buen fo­tó­gra­fo, re­sol­ver y en­viar el ma­te­rial rá­pi­da­men­te. En­ton­ces el tra­ba­jo de los Me­no­ni­tas me lo to­ma­ba como una es­pe­cie de re­lax, me deses­truc­tu­ra­ba y me re­la­ja­ba de al­gu­na ma­ne­ra y ha­cien­do lo que me gus­ta­ba que era en de­fi­ni­ti­va por lo que ha­bía en­tra­do a la Fo­to­gra­fía. No es que no me gus­ta­ra la Fo­to­gra­fía de pren­sa, me en­can­ta­ba lo que ha­cía: vi­vir arri­ba de un avión, re­ve­lar

en un es­ta­dio, trans­mi­tir es­con­di­do atrás de una tri­bu­na de fút­bol, y que te es­tén lla­man­do de­ses­pe­ra­dos “da­le, que es la ta­pa’”, to­do eso es­ta­ba bue­ní­si­mo. Pe­ro en un mo­men­to no era exac­ta­men­te el ti­po de fo­to­gra­fía que a mí me ha­bía interesado siem­pre. En­ton­ces me da­ba cuen­ta de que me lla­ma­ba más la aten­ción, por ejem­plo, los en­sa­yos. A es­ta co­mu­ni­dad yo la ha­bía vi­si­ta­do en el 90 fal­tan­do diez años pa­ra el ini­cio del 2000 y te­nía la ca­rac­te­rís­ti­ca de que vi­vían en un ni­vel in­for­ma­ti­vo y tec­no­ló­gi­co, muy atra­sa­do. Eran pro­tes­tan­tes, ori­gi­na­rios del 1500 en Ho­lan­da; man­te­nían su es­truc­tu­ra, in­clu­so su idio­ma, y es­ta­ban muy ais­la­dos. En­ton­ces a mí me lla­mó eso la aten­ción jus­to en el año 2000, cuan­do se ha­bla­ba de que las compu­tado­ras iban a co­lap­sar por el Y2K, y di­je “qué lo­co, es­tos ti­pos acá en el me­dio de La Pam­pa vi­vien­do sin luz, ne­gan­do los au­tos”, y me in­tere­só, me di­je “es como me­ter­me en un mundo an­ti­guo, en el pa­sa­do”. Me gus­tan las co­sas an­ti­guas, lo clá­si­co. Y pa­sé más de un año, en­tre­te­nién­do­me y di­vier­tién­do­me, y lo in­só­li­to de es­to es que nun­ca lo ex­pu­se, por­que lo ha­cía pa­ra mí.

G.A.: ¿O sea que es un tra­ba­jo iné­di­to?

M.A.: Sí. Lo he pro­yec­ta­do en al­gu­nas char­las, pe­ro ex­hi­bi­do, ja­más. Una vez pa­ra una con­vo­ca­to­ria de Fo­to­gra­fía do­cu­men­tal me pi­die­ron tres fo­tos y las pre­sen­té, pe­ro el tra­ba­jo en sí nun­ca lo mostré. Por­que yo no te­nía ne­ce­si­dad de ex­hi­bir. La sen­sa­ción que ten­go hoy es que yo mos­tra­ba a tra­vés de mi tra­ba­jo de pren­sa, y pu­bli­ca­ba en el dia­rio de ma­yor ti­ra­da en la Ar­gen­ti­na. En­ton­ces yo ha­cía una fo­to y la veían cin­co mi­llo­nes de per­so­nas. Pa­ra mí era su­fi­cien­te en ese mo­men­to. Hoy creo que fue un error. De­be­ría ha­ber ter­mi­na­do el pro­ce­so de au­tor: te­ner el te­ma, con­cen­trar­se y tra­ba­jar­lo, y des­pués mos­trar­lo.

G.A.: ¿Te iden­ti­fi­cás con ese en­sa­yo?

M.A.: Sí, como par­te de un es­ti­lo y una mi­ra­da que ya no es la que hoy lle­va­ría ade­lan­te. Por­que si mues­tro eso es­toy atra­san­do mu­chos años, y no me in­tere­sa.

G.A.: ¿Al­gún otro tra­ba­jo do­cu­men­tal rea­li­za­do?

M.A.: Sí. Tra­ba­jan­do en pren­sa tra­té siem­pre de apro­ve­char los re­cur­sos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ha­cer re­por­ta­jes. Hice va­rios so­bre co­mu­ni­da­des, de lu­ga­res, de pro­ble­má­ti­cas que a mí me gus­ta­ron mu­cho, y tam­bién lo que ha­cía y si­go ha­cien­do, es ar­mar re­la­tos a par­tir de fo­to­gra­fías rea­li­za­das de dis­tin­tas no­ti­cias. Por ejem­plo, “Cri­sis” es una so­la his­to­ria que tie­ne que ver con la cri­sis del año 2001 y la cri­sis cí­cli­ca de la Ar­gen­ti­na, ca­da diez o quin­ce años, en la economía. Es­tá ar­ti­cu­la­do a tra­vés de fo­to­gra­fías que fue­ron to­ma­das en di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, que en prin­ci­pio no es­ta­ban re­la­cio­na­das unas con otras, y eso es to­do un re­la­to. Ya a par­tir del año 2000 em­pe­cé a te­ner la ne­ce­si­dad de trans­mi­tir lo que yo sa­bía. Me pa­re­ce que la ma­ne­ra de per­du­rar es a tra­vés de las imá­ge­nes y de los le­ga­dos. En­ton­ces me in­tere­sa­ba le­gar mi co­no­ci­mien­to, mi sa­ber de fo­tó­gra­fo. Y ahí me di cuen­ta de que no sa­bía mu­cho, prác­ti­ca­men­te na­da, así que tu­ve que po­ner­me a es­tu­diar. Em­pe­cé a de­di­car­me a la do­cen­cia, a dar cla­ses, y me gus­ta mu­cho ha­cer­lo, y hoy gran par­te de mi ac­ti­vi­dad es­tá con­cen­tra­da en la en­se­ñan­za de Fo­to­gra­fía. Pa­ra­le­la­men­te con esa idea, de em­pe­zar a pen­sar otro ti­po de rum­bos, y ya es­tan­do un po­co can­sa­do de la ac­tua­li­dad en Fo­to­pe­rio­dis­mo, yo te­nía una deu­da pen­dien­te pa­ra con­mi­go mis­mo, vin­cu­la­da con mis años de la ado­les­cen­cia y mi épo­ca de la fa­cul­tad y de que­rer de­di­car­me a cam­biar el mundo, y a la po­lí­ti­ca, Esa deu­da era ha­blar del pa­so de la dic­ta­du­ra mi­li­tar.

En­ton­ces que­ría de­jar, pa­ra mí, un tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co he­cho que ha­bla­ra del pe­río­do 76-83. No le en­con­tra­ba mu­cho la vuel­ta, me pa­re­cía que ha­bía ya tra­ba­jos he­chos, me ha­bía ins­pi­ra­do mu­cho en un tra­ba­jo de Ju­lio Pan­to­ja ( Tu­cu­mán) que se lla­ma “Hi­jos”, y a par­tir de eso me que­dé pen­san­do mu­cho, y un día en­con­tré la idea que me in­tere­sa­ba trans­mi­tir; que a pe­sar de to­do lo que ha­bía pa­sa­do, la re­pre­sión, el se­cues­tro, la tor­tu­ra y la muer­te, no ha­bía po­di­do cor­tar­se el víncu­lo con los be­bés se­cues­tra­dos. Que ha­bía unas per­so­nas que eran fa­mi­lia­res, que por víncu­los afec­ti­vos, fi­lia­les, ge­né­ti­cos, ha­bían tra­ba­ja­do pa­ra bus­car a esos ni­ños de los cua­les te­nían prác­ti­ca­men­te nin­gún dato, nin­gu­na in­for­ma­ción, so­la­men­te “que tu hi­ja ha­bía da­do a luz en un cen­tro clan­des­tino de de­ten­ción a un be­bé y que le ha­bían pues­to Raúl”, es una co­sa ra­ra. Y con eso em­pe­za­ron a apa­re­cer chi­cos. Me pa­re­cía que eso era la gran mues­tra de que no se pue­de, por más po­der que se ten­ga, do­mi­nar to­do. Y que el amor y los la­zos de san­gre per­ma­ne­cen. En­ton­ces pen­sé que lo me­jor era tra­tar de ha­cer un tra­ba­jo so­bre la re­cu­pe­ra­ción de hi­jos des­apa­re­ci­dos se­cues­tra­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra con sus pa­dres. Me pu­se a tra­ba­jar en un pro­yec­to que cambió de nom­bre con el trans­cur­so del tiem­po, y aho­ra se lla­ma “ADN, His­to­rias de Apa­re­ci­dos” Es una se­cuen­cia de do­ce re­tra­tos, en for­ma de tríp­ti­co, con un tex­to, una fo­to que es un re­tra­to del jo­ven des­apa­re­ci­do lo­ca­li­za­do y la per­so­na que tra­ba­jó en la bús­que­da, y una ter­cer par­te del tríp­ti­co que es una ima­gen del ál­bum de fa­mi­lia de los pa­dres se­cues­tra­dos. Son do­ce tríp­ti­cos que po­nen de ma­ni­fies­to de al­gu­na ma­ne­ra, a pe­sar de que las co­sas se pue­den po­ner muy ne­gras y pue­de ha­ber muy po­ca luz en el fon­do, al fi­nal, o en el ho­ri­zon­te, siem­pre se pue­de cuan­do hay per­se­ve­ran­cia, cons­tan­cia y lu­cha, como en la re­cu­pe­ra­ción de las iden­ti­da­des. Hice ese tra­ba­jo y pa­ra mí es el tra­ba­jo más só­li­do, más fuer­te, que me re­pre­sen­ta y que más me gus­ta. Pe­ro tam­bién es un tra­ba­jo que mostré mu­cho, don­de pu­de, no como ‘Me­no­ni­tas’ que no mostré. Tam­bién es un tra­ba­jo que lo plan­teo como un tra­ba­jo per­so­nal ce­rra­do, ya es­tá, ya lo hice, hice lo que que­ría, mostré lo que que­ría y es­toy con­for­me, y hay que bus­car nue­vas co­sas. En­ton­ces me pu­se a tra­ba­jar en una idea que tie­ne que ver qui­zá con es­to de la hu­ma­ni­dad, de lo so­cial, y la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal. Es­te con­cep­to que tie­nen ge­ne­ral­men­te los fo­tó­gra­fos de mi­ra­das do­cu­men­ta­les acer­ca de que su fo­to­gra­fía mues­tra una se­rie de pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad y que con esas fo­to­gra­fías ellos van a lo­grar que eso se so­lu­cio­ne y que ese problema que es­tán mos­tran­do fo­to­grá­fi­ca­men­te des­apa­rez­ca en for­ma de­fi­ni­ti­va. Y en ver­dad eso su­ce­de en muy po­cas oca­sio­nes la­men­ta­ble­men­te. En ge­ne­ral lo que pa­sa es que la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal mues­tra mu­cho de las mi­se­rias de la hu­ma­ni­dad, pe­ro esas mi­se­rias son in­he­ren­tes al ser hu­mano, y hay mu­chas con­tra­dic­cio­nes en las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y no ter­mi­nan de re­sol­ver­se. En­ton­ces creo que a ve­ces los fo­tó­gra­fos que pien­san que van a cam­biar el mundo sa­can­do fo­tos so­bre­es­ti­man el va­lor de la ima­gen y de su pro­pio tra­ba­jo. Y no me pa­re­ce co­rrec­to. Me pa­re­ce que es­tá bien ubi­car­lo en el pun­to jus­to. El mundo tie­ne mu­chas in­jus­ti­cias, si te in­tere­sa eso y que­rés de­nun­ciar­las es­tá muy bien, que si tu lenguaje ele­gi­do ha­ya si­do la fo­to­gra­fía lo ha­gas con la fo­to­gra­fía, pe­ro que no creas que por eso vas a cam­biar vos el mundo. Ese es el con­cep­to. En­ton­ces a par­tir de eso ce­rré la idea de un tra­ba­jo que se lla­ma “Da­gue­rro­mi­se­rias”, que ha­bla del con­cep­to de mos­trar una mi­se­ria hu­ma­na con el ob­je­to de cam­biar­la pe­ro que en de­fi­ni­ti­va no se mo­di­fi­ca. To­mé unas fo­to­gra­fías que yo ha­bía sa­ca­do en el año 2003 en una cir­cuns­tan­cia muy par­ti­cu­lar. No las con­si­de­ra­ba muy va­lio­sas, las te­nía guar­da­das den­tro de una ca­ja, y a par­tir de una con­fe­ren­cia de fo­to­pe­rio­dis­tas me que­dé pen­san­do mu­cho en es­te con­cep­to que te de­cía ha­ce un ra­to y co­men­cé a mi­rar esas fo­tos y a pen­sar qué po­día ha­cer con eso, por­que pen­sa­ba que en de­fi­ni­ti­va mos­trá­ba­mos pe­ro no cam­biá­ba­mos. Siem­pre me ha­bía im­pre­sio­na­do ver los ni­ños que dor­mían en la ca­lle. Y esas fo­tos eran de ni­ños que dor­mían en sub­te­rrá­neos,

que ha­bía to­ma­do en una eta­pa de mi vi­da en la cual pa­sa­ba a dia­rio por la es­ta­ción de sub­tes de Re­ti­ro y por la es­ta­ción de sub­tes de Cons­ti­tu­ción, las dos ter­mi­na­les. Siem­pre iba con mi cá­ma­ra, y to­ma­ba fo­tos de eso, pe­ro nun­ca me ha­bían pa­re­ci­do fo­tos muy im­por­tan­tes. Las em­pe­cé a mi­rar, a mos­trar, a per­ci­bir la reac­ción de la gen­te que se que­da­ba im­pac­ta­da por la du­re­za y la cru­de­za de las imá­ge­nes. A mí me gus­ta en al­gu­nas co­sas ser po­co su­til. No por eso nie­go la be­lle­za ni la poe­sía, to­do lo con­tra­rio. Pe­ro me pa­re­ce que hay bar­ba­ri­da­des que hay que de­cir­las como son, por­que si no, no se to­ma real­men­te con­cien­cia. Y esas fo­tos son du­ras, son cru­das. Pen­sé en la idea de que des­de que exis­te la fo­to­gra­fía, cuan­do se in­ven­tó el da­gue­rro­ti­po en 1839, has­ta ese mo­men­to, los chi­cos dor­mían en la ca­lle y los fo­tó­gra­fos lo han fo­to­gra­fia­do des­de en­ton­ces en to­das las eta­pas de la exis­ten­cia me­cá­ni­ca y téc­ni­ca de la fo­to­gra­fía, y los pi­bes si­guen dur­mien­do en la ca­lle. En­ton­ces di­je “es és­to, es un da­gue­rro­ti­po con­tem­po­rá­neo’”. Como yo no co­noz­co la téc­ni­ca del da­gue­rro­ti­po, en ese mo­men­to no sa­bía que se pue­de ha­cer, aho­ra sí sé que se pue­de ha­cer un da­gue­rro­ti­po hoy, pe­ro ja­más lo ha­ría por­que no ten­go pa­cien­cia y no me ima­gino ha­cien­do eso. Me ar­mé una cons­truc­ción al es­ti­lo ins­ta­la­ción, de una pie­za que sea una re­pre­sen­ta­ción de lo que an­ti­gua­men­te era el da­gue­rro­ti­po, con esa ca­ja en ter­cio­pe­lo, el marco re­pu­ja­do en do­ra­do, y la ima­gen aden­tro: la ima­gen que yo ha­bía to­ma­do en las es­ta­cio­nes de sub­te. Y ese es un tra­ba­jo de diez pie­zas que lla­mé Da­gue­rro­mi­se­rias. Y es el que es­toy pro­mo­vien­do y mos­tran­do aho­ra.

G.A.: ¿Ac­tual­men­te, es­tás tra­ba­jan­do en al­gún otro pro­yec­to do­cu­men­tal?

M.A.: Ten­go al­gu­nas ideas de tra­ba­jos que tie­nen que ver con el pa­so del tiem­po y có­mo se al­te­ra la ma­te­ria y la bio­lo­gía, pe­ro esos son co­sas que es­tán en prue­ba y que no sé si al­gu­na vez se­rán tra­ba­jos.

G.A.: ¿Cuál es tu si­tua­ción la­bo­ral aho­ra?

M.A.: Yo tra­ba­jo en for­ma in­de­pen­dien­te como fo­tó­gra­fo de pren­sa, tra­ba­jo pa­ra la agen­cia Reuters, y tra­ba­jo pa­ra la re­vis­ta Ac­ción, tam­bién di­vi­do mi tiem­po la­bo­ral en la do­cen­cia, la edu­ca­ción, di­ri­jo el GEI, gru­pos de ex­pre­sión en ima­gen, que son ta­lle­res de se­gui­mien­to de pro­yec­tos au­to­ra­les, soy pro­fe­sor en la es­cue­la de Fo­to­pe­rio­dis­mo de la Aso­cia­ción de Re­por­te­ros Grá­fi­cos, la ma­te­ria Fo­to­pe­rio­dis­mo 1 y tam­bién doy cur­sos y works­hops, ta­lle­res in­ten­si­vos de Fo­to­gra­fía do­cu­men­tal y de Re­tra­to. Me gus­ta mu­cho el Re­tra­to.

G.A.: Con­ta­me al­gu­na anéc­do­ta la­bo­ral.

M.A.: Es una his­to­ria que me su­ce­dió tra­ba­jan­do, que no es una his­to­ria que yo ha­ya vi­vi­do bien, ale­gre­men­te, me sen­tí bas­tan­te mal en el mo­men­to por to­do es­to, y de he­cho du­ran­te mu­cho tiem­po lo ocul­ta­ba, ni lo con­ta­ba, aunque ya se sa­bía que el res­pon­sa­ble era yo. Prin­ci­pal­men­te por­que es al­go que lo te­nía muy me­ti­do yo aden­tro, en mi for­ma­ción pe­rio­dís­ti­ca de in­for­mar, de la res­pon­sa­bi­li­dad que lle­va el in­for­mar, no con­ver­tir­se nun­ca en la no­ti­cia, sino en ser so­la­men­te la per­so­na, el trans­mi­sor, de­trás de la no­ti­cia. Yo es­ta­ba tra­ba­jan­do pa­ra el dia­rio Cla­rín en el mo­men­to cuan­do asu­mía el pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner. Era el año 2003. Me ha­bían asig­na­do a un pues­to den­tro de la es­truc­tu­ra de la co­ber­tu­ra que no era un pues­to muy im­por­tan­te. Y cuan­do uno no tie­ne el me­jor pues­to se po­ne de mal hu­mor, y es­ta­ba bas­tan­te de mal hu­mor. Te­nía que ha­cer só­lo una fo­to, una fo­to que se publica pe­ro que no tie­ne mu­cha tras­cen­den­cia, que es el pri­mer in­gre­so del pre­si­den­te a la Ca­sa Ro­sa­da. Él vie­ne con el au­to, su­be las es­ca­li­na­tas, es una fo­to cuan­do sa­lu­da y na­da más que eso. Eso era lo que iba a su­ce­der, no re­cuer­do la ho­ra, ha­brán si­do tres de la tar­de y yo es­ta­ba ahí a las diez

de la ma­ña­na pa­ra te­ner una bue­na po­si­ción, sin ha­cer na­da pa­ra te­ner una fo­to de un mi­nu­to, un em­bo­le! Y na­die co­no­cía a es­te se­ñor, era un re­cién lle­ga­do del sur con po­ca in­for­ma­ción acer­ca de él. En­ton­ces ni bien asu­mió, hi­zo el tras­pa­so de man­do en el Con­gre­so, de Duhal­de a él, le dió el bas­tón de man­do, la fa­mo­sa fo­to en que Duhal­de no le quie­re sol­tar el bas­tón. Siem­pre qui­se ha­cer esa fo­to, por­que en un mo­men­to yo ha­bía he­cho la cam­pa­ña de Duhal­de, hice bas­tan­te fo­to­gra­fía de cam­pa­ña, no como fo­tó­gra­fo ofi­cial sino como fo­tó­gra­fo de me­dio. Me asig­na­ron e hice las cam­pa­ñas de Me­nem, de Duhal­de, de An­ge­lóz en su mo­men­to. Y Kirch­ner ba­jó del au­to, hi­zo el sa­lu­di­to, ya es­ta­ba la fo­to y en un mo­men­to se dió vuel­ta y se me­tió en­tre la gen­te. Eso no es­ta­ba pa­ra na­da pre­vis­to, es­ta­ba com­ple­ta­men­te fue­ra del pro­to­co­lo y era una gran sor­pre­sa pa­ra todos. La ce­re­mo­nial de Pre­si­den­cia es­ta­ba co­lap­sa­da, la cus­to­dia es­ta­ba muy preo­cu­pa­da, los pe­rio­dis­tas no en­ten­día­mos lo que es­ta­ba pa­san­do. En­ton­ces el Pre­si­den­te con la ban­da em­pe­za­ba a sa­lu­dar a tra­vés del va­lla­do a la gen­te que es­ta­ba en la pla­za de Ma­yo. Lo abra­za­ban, lo sa­lu­da­ban. Des­pués se con­vir­tió en al­go muy co­mún, ya to­do el mundo sa­bía que Kirch­ner ha­cía eso, se ti­ra­ba en­ci­ma de la gen­te, le gus­ta­ba el con­tac­to con las ma­sas. Pe­ro en ese mo­men­to era al­go muy nue­vo. Y cuan­do veo eso no pen­sé na­da, en dos sal­tos es­ta­ba al la­do del ti­po, y pe­ga­do, y en un mo­men­to es­ta­ba tan pe­ga­do a él que ni si­quie­ra po­día fo­to­gra­fiar­lo, no me en­tra­ba en cua­dro, en­tra­ba me­dia ca­be­za, pe­ro yo lo que ha­cía era se­guir­lo. Él sa­lu­da­ba a la gen­te, yo tra­ta­ba de ha­cer fo­tos, em­pu­ja­ba, esas co­sas que ha­ce­mos los fo­tó­gra­fos. Y en un mo­men­to veo que él em­pie­za a aga­rrar la ma­ni­ja de aper­tu­ra de la puer­ta del va­lla­do que se­pa­ra la ca­sa de go­bierno de la pla­za de Ma­yo. Lo úni­co que pen­sé fue: “es­tá lo­co, com­ple­ta­men­te lo­co’”. Y des­pués de pen­sar eso di­je: “si yo que­do de­lan­te de él voy a que­dar de­trás de la puer­ta, por lo tan­to no voy a po­der pa­sar, por­que to­do el ma­lón va a ve­nir y yo voy a que­dar en la co­la, y es­toy en el pri­mer lu­gar”. Hice un mo­vi­mien­to de cin­tu­ra y que­dé al la­do de él de nue­vo, en­ton­ces cuan­do se abría la puer­ta ter­mi­né de abrir­la yo. Y se­guí al la­do de él pe­ga­do. Y yo se­guía ha­cien­do fo­tos pe­ro la ver­dad que las fo­tos no sa­lían. Y en un mo­men­to ya ca­si en­tran­do a la pla­za de Ma­yo, se ha­bía des­con­tro­la­do to­do, la gen­te es­ta­ba enar­de­ci­da, voy ca­mi­nan­do pa­ra atrás y sien­to al­go en el pi­so, mi­ro pa­ra aba­jo y veo un ti­po ti­ra­do. Y son si­tua­cio­nes muy de­li­ca­das cuan­do hay ma­ni­fes­ta­cio­nes y caer al pi­so es muy pe­li­gro­so, hay que es­tar muy aten­to con eso por­que la gen­te se de­ses­pe­ra y te pi­sa. En­ton­ces yo pe­go un sal­to pa­ra no pi­sar al se­ñor que es­ta­ba en el pi­so y la cus­to­dia que ve­nía acom­pa­ñan­do al pre­si­den­te, que es­ta­ba bas­tan­te sa­ca­da, se dá cuen­ta de la si­tua­ción en­ton­ces lo que ha­cen es aga­rrar­lo a Kirch­ner de los co­dos y de los bra­zos pa­ra que no se tro­pie­ce con el se­ñor que es­ta­ba ti­ra­do en el pi­so y lo sal­ta­ra, como si fue­ra un lo­mo de bu­rro. En ese mo­men­to, có­mo él era muy gran­do­te, se des­aco­mo­dó, no tu­vo es­ta­bi­li­dad, y in­de­fec­ti­ble­men­te se vino so­bre la len­te de mi cá­ma­ra. Yo no uso fil­tros, por lo tan­to el bor­de den­ta­do fue a dar di­rec­ta­men­te a la fren­te del nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na. Yo pa­ra na­da me di cuen­ta de to­do es­to, te lo es­toy con­tan­do des­pués de ha­ber­lo ela­bo­ra­do, pen­sa­do, ha­bla­do con él y con las cus­to­dias. Y en ese mo­men­to es­cu­cho: “el pre­si­den­te es­tá san­gran­do, le pe­ga­ron al pre­si­den­te’”. Yo no me lo ol­vi­do más, di­je ‘fui yo’. Me aga­ché y sa­lí como aga­cha­do en­tre la gen­te, es­con­dién­do­me, des­apa­re­cí por com­ple­to. Di­je ‘no pue­de ser que ha­ya he­cho es­ta bar­ba­ri­dad, có­mo pu­de ha­ber he­cho es­to’. En­ton­ces me fui a mi pues­to ori­gi­nal. Ha­bía unas gra­das pa­ra fo­tó­gra­fos en la ex­pla­na­da. Me que­dé ahí sen­ta­do y era to­do un caos. En­ton­ces cuan­do reac­cio­né y pen­sé: ‘yo es­toy acá pa­ra ha­cer fo­tos, es­to es una no­ti­cia’. En­ton­ces ahí, des­de esa po­si­ción pu­se un te­le­ob­je­ti­vo, y como in­me­dia­ta­men­te lo tra­je­ron a la ca­sa de go­bierno pa­ra lle­var­lo a la en­fer­me­ría, yo lo po­día ha­cer a él cuan­do ve­nía ya en­tre los cus­to­dios, ya sin la gen­te.

G.A.: ¿O sea que cau­sas­te el ac­ci­den­te y des­pués lo fo­to­gra­fias­te? (ri­sas).

M.A.: Y des­pués lo fo­to­gra­fíé, sí, pe­ro las fo­tos eran ho­rri­bles. Y se pu­bli­có al otro día. Yo no lo sa­bía, pe­ro de­trás de mí ha­bía un com­pa­ñe­ro mío, yo es­ta­ba ha­cien­do mis fo­tos ca­ra a ca­ra con el pre­si­den­te y es­ta­ba ta­pan­do a mi com­pa­ñe­ro, pro­ba­ble­men­te él es­ta­ría pe­gán­do­me pa­ra ha­cer una fo­to él. Lo cier­to es que cuan­do yo me aga­cho que­da él en pri­mer plano con el ti­po lastimado. Las fo­tos que se pu­bli­can en el dia­rio al otro día son esas, las de él, en­ton­ces to­do el mundo pen­só que ha­bía si­do él el que lo ha­bía lastimado, por­que se co­rrió la bo­la de que era un fo­tó­gra­fo de Cla­rín. Me acuer­do que en­tró el pre­si­den­te, cuan­do en­tró to­do el mundo es­ta­ba con­mo­cio­na­do, mi­ran­do las fo­tos, lo que pa­só y yo, na­da. Es al día de hoy que me acuer­do la ca­ra del fo­tó­gra­fo que te­nía al la­do, que era de AP, ya falleció, y me ha­bla­ba. Al día si­guien­te me lla­ma y me di­ce “hi­jo de pu­ta, eras vos, y no me ha­bías di­cho na­da” yo me mo­ría de la ver­güen­za, le pe­gué a un pre­si­den­te, ¿te das cuen­ta? Es una bar­ba­ri­dad ha­cer eso, me pa­re­cía y me pa­re­ce una bar­ba­ri­dad. Por más que uno es­té de acuer­do po­lí­ti­ca­men­te o no, no im­por­ta eso, la fi­gu­ra de un pre­si­den­te es al­go im­por­tan­te y hay que ubi­car­se. En­ton­ces, sue­na mi te­lé­fono, yo es­ta­ba ahí en la gra­da es­pe­ran­do, to­do se alar­gó por­que el ti­po te­nía que to­mar­le ju­ra­men­to a todos los mi­nis­tros, pe­ro es­tu­vo como una ho­ra en la en­fer­me­ría, y se oían los ru­mo­res, ‘le pe­ga­ron al pre­si­den­te’, ¿qué pa­só?, ¿quién fue?, en­ton­ces sue­na mi te­lé­fono, atien­do y es­cu­cho so­la­men­te es­to: “¿fuis­te vos, no?”, era el edi­tor de fo­to­gra­fía de Cla­rín de po­lí­ti­ca, que era un ami­go mío. En­ton­ces le di­go ¿có­mo sa­bés?, “Por­que se ve en la te­le, si te co­no­cen es im­po­si­ble no dar­se cuen­ta”. Y bueno, pa­só, en­ton­ces yo me que­dé muy mal. Y en esa semana tu­ve una en­tre­vis­ta con el pre­si­den­te ya con la cu­ri­ta, (ri­sas) y char­la­mos so­bre el te­ma y ahí fue que me acla­ró “Re­cuer­do bien lo que pa­só, fue que a mí me le­van­ta­ron, per­dí la es­ta­bi­li­dad y vi que me iba de­re­cho con­tra tu len­te, con­tra la cá­ma­ra, de he­cho, tra­té de mo­ver la ca­be­za pa­ra que no me die­ra en el ojo, por­que yo sen­tía que me iba pa­ra el ojo. Y la ca­be­ceé.” (ri­sas).

G.A.: ¿Y qué fue más du­ro, el len­te de tu cá­ma­ra o la ca­be­za de Kirch­ner? (ri­sas)

M.A.: El len­te. Era del dia­rio y cuan­do me fui en­tre­gué los equi­pos. Ni idea de qué se­rá de ese len­te pe­ro te­nía las hue­llas del ADN de la piel del pre­si­den­te (ri­sas). Du­ran­te años yo no lo con­ta­ba, aho­ra lo cuen­to y me mue­ro de la ri­sa. No lo ne­ga­ba, pe­ro tam­po­co lo pro­mo­cio­na­ba. En ese mo­men­to me lla­ma­ron de dos o tres ra­dios y no sa­lí al ai­re. Es­ta­ba muy aver­gon­za­do. Aunque en ver­dad no fue mi cul­pa, yo hice mi tra­ba­jo. Pe­ro no me gus­ta po­ner­me de ese la­do. Lo peor de to­do es que la fo­to no es bue­na, la que ten­go yo, ima­gi­na­te, me da una bron­ca bár­ba­ra.

G.A.: Bueno, pe­ro ha­bi­li­tas­te a tu co­le­ga, el que es­ta­ba atrás…

M.A.: Sí, peor! (ri­sas)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.