Mundo lo­co

Có­mo emo­cio­nar­se en un ca­sa­mien­to fal­so

Clarin - Viajes - - ULTIMA -

En 2014 hice mi ter­cer via­je a Seúl; tal vez -va­ya a sa­ber por­qué-, el que más dis­fru­té. Allí so­le­mos en­con­tra­mos un gru­po de ar­tis­tas de to­do el mundo, in­vi­ta­dos por la Aso­cia­ción de Ar­tis­tas Co­rea­nos, pa­ra ex­po­ner en con­jun­to y par­ti­ci­par de un co­lo­quio. Pe­ro las ga­nas de dis­fru­tar tam­bién son mu­chas. En dos se­ma­nas de con­vi­ven­cia dia­ria, el ma­yor tiem­po se tra­ta de co­no­cer una cul­tu­ra des­de otras, y los di­ver­sos pro­ta­go­nis­tas de es­te gru­po, pro­ve­nien­tes de tan dis­tin­tas la­ti­tu­des, nos sen­ti­mos más co­rea­nos que los pro­pios due­ños de ca­sa. El día a día nos de­pa­ra co­no­cer si­tios nue­vos, úni­cos; su­bir a un mi­cro jun­tos, uno se pierde, otro lle­ga tar­de, y lan­zar­nos a una ex­cur­sión in­só­li­ta pe­ro siem­pre gra­ta. Co­mi­das di­ver­sas, lu­ga­res in­des­crip­ti­bles, fru­tas exó­ti­cas, fe­rias mul­ti­tu­di­na­rias, ha­cen que nos sin­ta­mos como en una sa­li­da de es­tu­dian­tes. El día que fui­mos a vi­si­tar el mu­seo fol­kló­ri­co al ai­re li­bre los gru­pos se ar­ma­ron es­pon­tá­nea­men­te, y me en­con­tré com­par­tien­do con Ma­rio y Amel, un ita­liano y una ar­ge­li­na, un ca­sa­mien­to tra­di­cio­nal co­reano. Sa­bía­mos que no era ver­da­de­ro sino que, como es un mu­seo te­má­ti­co, eran ac­to­res que lo re­pre­sen­ta­ban. No im­por­tó: la pa­sa­mos cual ver­da­de­ros in­vi­ta­dos, más que emo­cio­na­dos, y des­pués de acom­pa­ñar a los no­vios has­ta su mo­ra­da con gran en­tu­sias­mo, vol­vi­mos al ho­tel más que fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.