Más de la mi­tad de las mu­je­res eli­ge ser ma­dre des­pués de los 30 años

Des­de 1990 ca­si se du­pli­có la can­ti­dad de mu­je­res que son ma­dres en­tre los 34 y los 39 años. Di­cen que es por­que an­tes de ar­mar una fa­mi­lia bus­can un ma­yor desa­rro­llo per­so­nal.

Clarin - - TAPA - Va­ne­sa Ló­pez va­lo­pez@cla­rin.com

Son da­tos ofi­cia­les de un in­for­me de fe­cun­di­dad de 2015. De 1990 a hoy, ca­si se du­pli­có la can­ti­dad de em­ba­ra­zos en­tre los 34 y los 39 años. Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas es­to con­fir­ma la bús­que­da de un ma­yor desa­rro­llo per­so­nal de las mu­je­res an­tes de for­mar una fa­mi­lia.

El cam­bio de pa­ña­les se pos­ter­ga. El tra­ba­jo, el es­tu­dio y el dis­fru­te pa

san a pri­mer plano, mien­tras se des­car­tan pa­re­jas has­ta dar con “la in­di­ca­da”. Pe­ro la na­tu­ra­le­za pi­sa los ta­lo­nes y el re­loj bio­ló­gi­co mar­ca la ho­ra. Es una ten­den­cia que se pro­fun­di­za en las gran­des ciu­da­des, co­mo la de Bue­nos Ai­re­sa. Tan­to es así que

dos de ca­da 10 por­te­ñas que es­tán ter­mi­nan­do su pe­rio­do fér­til no fue­ron ma­dres. Y más de la mi­tad ya de­ci­de te­ner hi­jos des­pués de los 30 años, cuan­do en 1990 eran só­lo cua­tro de ca­da diez.

El da­to sur­ge de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Es­ta­dís­ti­cas y Cen­sos de la Ciu­dad. En un in­for­me di­fun­di­do ayer, ana­li­za la si­tua­ción al 2015 y la com­pa­ra con años an­te­rio­res. Con­clu­ye que las mu­je­res tie­nen ca­da vez me­nos hi­jos: 1,78 en pro­me­dio, con­tra los 2,08 que te­nían en 1990. In­clu­so, to­do in­di­ca que se irá re­for­zan­do. “Se es­pe­ra que la tran­si­ción ha­cia una ta­sa de fe­cun­di­dad más ba­ja con­ti­núe y se ex­pan­da en el fu­tu­ro”, pro­nos­ti­ca el es­tu­dio.

En mu­chas ca­sas y de­par­ta­men­tos ja­más hu­bo ma­ma­de­ras. El 51,8% de las por­te­ñas en edad re­pro­duc­ti­va (de 14 a 49 años) no tie­nen hi­jos. In­clu­so, ca­si el 20% de las que es­tán fi­na­li­zan­do su pe­río­do fér­til (de 40 a 49 años) to­da­vía no fue­ron ma­dres. “Pro­ba­ble­men­te se de­ba a que es­tas mu­je­res han da­do prio­ri­dad al es­tu­dio y/o al tra­ba­jo o que por ra­zo­nes bio­ló­gi­cas no han po­di­do con­ce­bir”, ana­li­za el in­for­me.

Con­sul­ta­da por Cla­rín, Ma­bel Bian­co, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción pa­ra el Es­tu­dio e In­ves­ti­ga­ción de la Mu­jer (FEIM), ex­pli­ca que “en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res la edad de bús­que­da pa­ra te­ner hi­jos va en au­men­to

por­que las mu­je­res es­tu­dian más y tie­nen más po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo per­so­nal. Asu­men ro­les im­por

tan­tes que an­tes no asu­mían. Ade­más, te­ne­mos más po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so a in­for­ma­ción de có­mo pos­po­ner la ma­ter­ni­dad”.

“Yo creo que el ma­yor pro­ble­ma, des­de el pun­to de vis­ta so­cial, es lo

grar un víncu­lo. Hoy en día cues­ta vin­cu­lar­se y te­ner un pro­yec­to de fa­mi­lia”, opi­na el doc­tor Ser­gio Pa­pier, pre­si­den­te de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va. “Pe­ro, por otro la­do, hoy la mu­jer en­tien­de más su au­to­no­mía eco­nó­mi­ca y emo­cio­nal, y si ese víncu­lo no se ge­ne­ra em­pie­za a de­ci­dir ser ma­dre sol­te­ra. Eso es­tá au­men­tan­do”, con­ti­núa.

Por una ra­zón o por otra, el em­ba­ra­zo se “pa­tea” pa­ra más ade­lan­te. En 2015, ca­si la mi­tad de las mu­je­res tu­vo hi­jos en­tre los 30 y los 39 años, cuan­do en 1990 esa mis­ma pro­por­ción se ubi­ca­ba en­tre los 25 y los 34. La “ba­rre­ra” de los 30 se su­peró en 2013 y, des­de en­ton­ces, no pa­ró de cre­cer. El pro­me­dio ac­tual es de 30,7 años. “Es­to tie­ne re­la­ción con el au­men­to de la edad al pri­mer ma­tri­mo­nio, que tam­bién pa­só de 28 años en 1990 a 33,2 años en 2015”, de­ta­lla el in­for­me. Ade­más, el es­tu­dio arro­ja que se du­pli­có la can­ti­dad de mu­je­res que tie­nen hi­jos en­tre los 40 y los 44 años. ¿Cuál es la con­se­cuen­cia de pos­ter­gar la ma­ter­ni­dad? “Es im­por­tan­te la re­ser­va ová­ri­ca, que es un con­cep­to de can­ti­dad. Pe­ro más im­por­tan­te es el con­cep­to de ca­li­dad, que

no lo po­de­mos eva­luar por­que no hay mar­ca­do­res de ca­li­dad en los óvu­los. El me­jor mar­ca­dor si­gue sien­do la edad”, res­pon­de Pa­pier. Agre­ga que an­tes de los 35 años es el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra un em­ba­ra­zo, los 38 se­rían una edad avan­za­da y los 44 años mar­ca­rían el lí­mi­te. Des­pués vie­ne el de­ba­te éti­co so­bre has­ta qué edad una mu­jer de­be­ría ser ma­dre con óvu­los do­na­dos.

Pa­re­ce ser una cons­tan­te mo­der­na. La mu­jer se de­ci­de a ser ma­dre, des­cu­bre que el cuer­po no la acom­pa­ña y en­ton­ces acu­de a un con­sul­to­rio de fer­ti­li­dad. Pa­pier se­ña­la que hay un au­men­to de la edad pro­me­dio en que ha­cen tra­ta­mien­tos: hoy es de 37 años, cuan­do ha­ce 10 años era de 32 a 35 años. Por el im­pac­to de la edad, tam­bién cre­ció el tra­ta­mien­to de ovo­do­na­ción, que se ha­ce en pro­me­dio a los 42 años. Ade­más, hay un au­men­to ex­po­nen­cial en las con­sul­tas pa­ra con­ge­lar óvu­los.

“Es­tos te­mas se dis­cu­ten más en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, don­de hay mu­je­res más in­for­ma­das, que co­no­cen más avan­ces, y tie­nen más po­si­bi­li­da­des de de­ci­sión”, co­men­ta Ma­bel Bian­co. Pe­ro tam­bién tras­cien­de fron­te­ras. “Es una ten­den­cia en to­do el país y tam­bién en La­ti­noa­mé­ri­ca. Es un pro­ble­ma so­cial re­gio­nal. Aun­que tam­bién es ver­dad que siem­pre las gran­des ciu­da­des van un pa­so ade­lan­te”, di­ce Pa­pier.

El in­for­me ex­hi­be ade­más una gran di­fe­ren­cia se­gún el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co de la po­bla­ción: en Sol­da­ti, Ria­chue­lo y Lu­gano, las mu­je­res tie­nen hi­jos a los 27,9 años en pro­me­dio y ca­da una tie­ne 2,4 chi­cos. En Re­co­le­ta, en cam­bio, la edad as­cien­de a los 33,9 años y en tér­mi­nos es­ta­dís­ti­cos ca­da mu­jer só­lo tie­ne 1,5 niño. Una gran de­sigual­dad en el con­tex­to ge­ne­ral, con ape­nas unas po­cas cua­dras de dis­tan­cia.

La es­ta­dís­ti­ca in­di­ca que el pro­me­dio de la can­ti­dad de hi­jos ba­jó de 2,08 en 1990 a 1,78 aho­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.