Li­be­ra­ron al acu­sa­do de ma­tar a Brian

Es­tu­vo 13 días pre­so. Tie­ne 15 años y se ha­bía fu­ga­do a Chi­le.

Clarín - - TAPA - Ma­riano Gaik Al­dro­van­di mgaik@cla­rin.com

“Que no ha­ya más Brian y que los jue­ces o las per­so­nas que ten­gan que de­ci­dir, que pien­sen. Yo les pres­to a mi hi­jo un ra­ti­to. Que pien­sen que es hi­jo de ellos”. El rue­go de Elia­na Pas­sa­da (33), la ma­má del chi­co ase­si­na­do por mo­to­cho­rros en Flo­res, no fue es-

cu­cha­do. Tam­po­co el de Fer­nan­do Agui­na­co (38), el pa­pá: “Oja­lá que es­to no que­de en la na­da. Que la muer

te de Brian sir­va pa­ra al­go”. La Jus­ti­cia, ayer, les dio la es­pal­da, si bien se li­mi­tó a dis­po­ner lo que man­da la ley vi­gen­te: or­de­nó la li­be­ra­ción del ado­les­cen­te de 15 años acu­sa­do de dis­pa­rar el ar­ma que ma­tó a su hi­jo. Brian Joel fue en­via­do a Perú, con su fa­mi- lia, en un vue­lo co­mer­cial.

El chi­co es­tu­vo 13 días de­te­ni­do. La ma­yor par­te de los días los pa­só en el Instituto de Me­no­res Ge­ne­ral San Mar­tín, en Par­que Cha­ca­bu­co. Has­ta ayer, cuan­do el juez En­ri­que Gus­ta­vo Ve­láz­quez, a car­go del Tri­bu­nal de Me­no­res N° 7, de­ter­mi­nó su li­be­ra­ción.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mien­tras la fa-

mi­lia Agui­na­co mar­cha­ba pa­ra que el sos­pe­cho­so si­ga de­te­ni­do, de Ezei­za par­tía el avión que lo lle­va­ba jun­to a su pa­dre y un abo­ga­do rum­bo a Perú, pa­ra que­dar ba­jo cus­to­dia de sus abue­los.

El sos­pe­cho­so ha­bía si­do de­te­ni­do en Chi­le el 29 de di­ciem­bre pa­sa­do, don­de se pre­su­me que in­ten­ta­ba es­con­der­se. El Go­bierno ha­bía in­ter­ve­ni­do con In­ter­pol pa­ra arres­tar­lo y traer­lo de re­gre­so al país, por lo que la me­di­da ju­di­cial re­per­cu­tió fuer­te­men­te (ver Im­po­ten­cia to­tal...).

El de ayer fue el ter­cer avión que Brian Joel to­mó en dos se­ma­nas. El pri­me­ro ha­bía si­do el 26 de di­ciem­bre pa­sa­do des­de Ezei­za, adon­de lle­gó acom­pa­ña­do por su ma­má. La mu­jer que­dó impu­tada por “en­cu­bri­mien­to agra­va­do”, sos­pe­cha­da de ayu­dar a su hi­jo a es­ca­par­se ha­cia Chi­le, lue­go del cri­men de Agui­na­co.

Ano­che, a las 20.50, el acu­sa­do de 15 años par­tió en el vue­lo 1364 de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas con des­tino a Li­ma, Perú. Allí lo es­pe­ra­ban sus abue­los.

En ese mis­mo mo­men­to, la fa­mi­lia de Brian Agui­na­co se mo­vi­li­za­ba jun­to a de­ce­nas de ve­ci­nos des­de San­tan­der y Car­los Or­tiz (don­de la víc­ti­ma so­lía ju­gar a la pe­lo­ta) has­ta Ri­va­da­via y Ca­ra­bo­bo, en Flo­res. La mar­cha la ha­bían anun­cia­do el do­min­go, en una en­tre­vis­ta con Cla­rín, con el ob­je­ti­vo de que el cri­men no que­da­ra im­pu­ne.

“Te­nía una es­pe­ran­za, real­men­te. Pe­ro sa­bía que es­to po­día pa­sar”, se re­sig­nó ano­che Elia­na Pas­sa­da (33),

ma­má del chi­co ase­si­na­do. “La ley hi­zo que es­to pa­se”, aña­dió.

“Sien­do me­nor de edad que­da­ba li­bre. No­so­tros no que­re­mos ha­cer qui­lom­bo, pe­ro si lo hi­cié­ra­mos que­da­ría­mos de­te­ni­dos y él, por ma­tar, no”, enun­ció la mu­jer.

En tan­to, Fer­nan­do Agui­na­co (38), pa­dre de Brian, sos­tu­vo: “Los chi­cos de me­nos de 16 años pue­den ma­tar y que­dar li­bres. ¿Có­mo te­ne­mos que ha­cer en­ton­ces, jus­ti­cia por mano

pro­pia?”, se pre­gun­tó, vi­si­ble­men­te enoja­do por la re­so­lu­ción del juez.

El hom­bre, que tra­ba­ja en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te de Quil­mes, se en­te­ró de la no­ve­dad cuan­do Cla­rín lo lla­mó: “Es­toy que vue­lo. Es­toy sin pa­la­bras”, bal­bu­ceó, sor­pren­di­do.

Por su par­te, el abo­ga­do de la fa­mi­lia, Gui­ller­mo En­di, sos­tu­vo que “en la ley ar­gen­ti­na los me­no­res de 16 no son pu­ni­bles” y, por ello, “no le que­da­ba otra op­ción (al juez) que de­jar­lo so­bre­seí­do”. No obs­tan­te, ad­vir­tió que en la au­dien­cia que ha­bían te­ni­do a la ma­ña­na en el juz­ga­do no les ha­bían co­mu­ni­ca­do la de­ci­sión.

En­di ex­pli­có que el me­nor fue en­via­do con sus abue­los por­que los pa­dres te­nían an­te­ce­den­tes. “La pa­tria po­tes­tad ha­bía que sa­cár­se­la”, di­jo y agre­gó: “Que­da­ban los abue­los y to­ma­ron esa de­ci­sión. No­so­tros ha­bía­mos plan­tea­do que, por la pe­li­gro­si­dad del me­nor y ju­ris­pru­den­cia, fue­ra juz­ga­do co­mo de 16. Le fal­ta­ban dos me­ses pa­ra cum­plir­los”. “Iró­ni­ca­men­te, es un me­dio con­sue­lo que tu­vo la so­cie­dad ar­gen­ti­na.

El sos­pe­cho­so par­tió ano­che a las 20.50 con des­tino a Li­ma, en un vue­lo de Ae­ro­lí­neas

(Al me­nor) lo iban a so­bre­seer de to­dos mo­dos”, afir­mó so­bre el en­vío de Brian Joel a Perú.

Aho­ra, la cau­sa se­gui­rá ade­lan­te con el otro de­te­ni­do, Luis “Yun el bos­te­ro” Gó­mez, de 26 años, se­ña­la­do co­mo el con­duc­tor de la mo­to des­de la que le dis­pa­ra­ron a Brian. Es­te mu­cha­cho fue apre­sa­do al día si­guien­te que su pre­sun­to cóm­pli­ce, en la vi­lla 1-11-14.

Cer­ca de las 15 del 24 de di­ciem­bre, la víc­ti­ma iba en au­to con su abue­lo, En­ri­que Agui­na­co (69), cuan­do en Ri­ve­ra In­dar­te y Asam­blea vie­ron que dos mo­to­cho­rros asal­ta­ban a una chi­ca. Se­gún tes­ti­gos, En­ri­que les gri­tó. En­ton­ces, uno de los la­dro­nes se dio vuel­ta y dis­pa­ró al me­nos dos ve­ces. Una ba­la en­tró por el pa­ra­bri­sas e hi­rió a Brian en la ca­ra. Mu­rió dos días des­pués en el Hos­pi­tal Gu­tié­rrez, des­de lo ha­bían tras­la­da­do del Hos­pi­tal Pi­ñe­ro.

La muer­te de Brian ge­ne­ró mar­chas y pro­tes­tas de los ve­ci­nos de Flo­res en la co­mi­sa­ría 38°. Ese mis­mo 26 por la no­che hu­bo una se­rie de in­ci­den­tes y des­tro­zos en la sec­cio­nal. A raíz del ca­so, el mi­nis­tro de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad por­te­ño, Mar­tín Ocam­po, dis­pu­so la re­mo­ción de to­da la cú­pu­la de la co­mi­sa­ría.

MA­RIO QUINTEROS

To­dos por Brian. Fa­mi­lia­res del ado­les­cen­te ase­si­na­do en Flo­res, ano­che, en una mar­cha por las ca­lles de Flo­res. Hu­bo du­ras crí­ti­cas al ac­cio­nar de la Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.