Nue­va Po­li­cía, vie­jos desafíos

Clarin - - TAPA - Héc­tor Gam­bi­ni

En me­dio del con­flic­to con los man­te­ros, hu­bo as­cen­sos a co­mi­sa­rios cues­tio­na­dos

no de los pri­me­ros plan­teos que re­ci­bió el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad por­te­ño Mar­tín Ocam­po cuan­do asu­mió su car­go, ha­ce un año, le hi­zo pen­sar que lo es­ta­ban car­gan­do. Con la de­ci­sión po­lí­ti­ca de tras­pa­sar la Fe­de­ral a la Ciu­dad ya to­ma­da, los equi­pos téc­ni­cos tra­ba­ja­ban so­bre la le­tra fi­na y lle­ga­ron a la Di­vi­sión Pe­rros. Allí se abrió la si­guien­te dis­cu­sión: que los pe­rros que tra­ba­ja­ban con la Po­li­cía en los es­ta­dios de fút­bol de­bían ser tras­pa­sa­dos a la Po­li­cía de la Ciu­dad, pe­ro co­mo al­gu­nos de ellos es­ta­ban en­tre­na­dos pa­ra de­tec­tar dro­ga de­bían se­guir sien­do fe­de­ra­les. Nin­gu­na de las áreas in­vo­lu­cra­das que­ría ce­der sus ca­nes a la otra par­te.

La in­só­li­ta dispu­ta por los pe­rros le in­di­có a Ocam­po, y tam­bién al je­fe de Go­bierno, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, que el tras­pa­so po­li­cial a la Ciu­dad se­ría al­go ver­da­de­ra­men­te com­ple­jo.

Ayer ese tras­pa­so hi­zo su de­but en la ca­lle. Fe­de­ra­les y me­tro­po­li­ta­nos uni­dos en la nue­va Po­li­cía de la Ciu­dad -aun­que unos y otros aún man­te­nían vie­jos uni­for­mes, es­cu­dos y de­no­mi­na­cio­nes- lle­ga­ron de ma­dru­ga­da a On­ce con la or­den de des­pe­jar la zo­na de man­te­ros y evi­tar pi­que­tes. Hi­cie­ron am­bas co­sas con suer­te dis­par: los man­te­ros -la ma­yo­ría, per­te­ne­cien­tes a ma­fias que ex­plo­tan la zo­na co­mo una ver­da­de­ra or­ga­ni­za­ción ile­gal- no con­si­guie­ron ins­ta­lar­se, pe­ro el trán­si­to so­bre Puey­rre­dón si­guió cor­ta­do du­ran­te to­do el día.

La­rre­ta sa­bía que, en cier­to mo­do, lo es­ta­ban mi­dien­do: un ope­ra­ti­vo an­ti-man­te­ros exi­to­so le da­ría ai­re pa­ra re­cu­pe­rar la ca­lle, que du­ran­te los úl­ti­mos años só­lo tu­vo en cuen­ta­go­tas por las li­mi­ta­cio­nes de la Me­tro­po­li­ta­na y el es­ca­so mar­gen de ac­ción que le de­ja­ba la Fe­de­ral, aho­ra to­da su­ya en la Ciu­dad.

De­be­rá, sin em­bar­go, es­tar aten­to a los co­le­ta­zos de la he­ren­cia. Ayer se con­fir­mó en el Bo­le­tín Ofi­cial que con los po­li­cías "he­re­da­dos" lle­gan tam­bién as­cen­sos im­pul­sa­dos por la Na­ción ha­ce dos me­ses, cuan­do cier­tas cir­cuns­tan­cias eran di­fe­ren­tes. As­cen­sos in­có­mo­dos: el del co­mi­sa­rio que sa­ca­ron de la co- mi­sa­ría 38° tras el cri­men de Brian -cu­yo prin­ci­pal sos­pe­cho­so fue li­be­ra­do ayer, tras re­sul­tar inimpu­table- es uno de ellos. El co­mi­sa­rio Ale­jan­dro At­ti­li, a quien los ve­ci­nos y un gru­po de ba­rra­bra­vas le to­ma­ron la co­mi­sa­ría en pro­tes­ta tras aquel ase­si­na­to, es aho­ra co­mi­sa­rio ins­pec­tor a las ór­de­nes de la Po­li­cía de Ro­drí­guez La­rre­ta.

Igual as­cen­so re­ci­bió la co­mi­sa­ria Ro­xa­na Cor­bo, je­fa de la Co­mi­sa­ría 54°, don­de tres ofi­cia­les se di­ver­tían po­nién­do­le pe­tar­dos a la fo­to del mi­nis­tro Ocam­po.

Lo mis­mo con un co­mi­sa­rio que es­tu­vo por años a car­go de la co­mi­sa­ría de On­ce don­de pro­li­fe­ra­ron las ma­fias de los man­te­ros que pro­vo­ca­ron los in­ci­den­tes de ayer. Tam­bién fue as­cen­di­do es­ta se­ma­na.

La Ciu­dad iden­ti­fi­ca en­tre los man­te­ros a un sec­tor de gen­te que tie­ne la ne­ce­si­dad le­gí­ti­ma de tra­ba­jar, y les ofre­ce ins­ta­lar­se en dos fe­rias pú­bli­cas so­bre las ca­lles La Rio­ja y Pe­rón, con ca­pa­ci­dad pa­ra 1.000 pues­tos. Pe­ro na­die quie­re ir a ven­der aden­tro lo que otros se­gui­rán ofre­cien­do en la ve­re­da. Con los de­más, pre­vén un con­flic­to sos­te­ni­do. Por eso di­fun­die­ron ayer mis­mo que 21 lí­neas de co­lec­ti­vos cam­bian su re­co­rri­do tem­po­ra­ria­men­te des­de hoy. To­das pa­san por la ave­ni­da Puey­rre­dón.

Cuan­do se li­be­re la ca­lle de­be­ría es­tar re­suel­to el tema de los man­te­ros. Si no, to­do ha­brá que­da­do en una aven­tu­ra de ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.