Ba­jo la pre­sión de los con­ser­va­do­res, el Pa­pa des­ace­le­ra el plan de re­no­va­ción en la Igle­sia

Es un mo­men­to de­li­ca­do pa­ra el Pa­pa, quien de­be avan­zar en sus re­for­mas con gran cau­te­la pa­ra evi­tar una rup­tu­ra. Es­te año en­fren­ta el re­em­pla­zo de va­rias fi­gu­ras cla­ve en la Cu­ria.

Clarin - - EL MUNDO - VA­TI­CANO. CORRESPONSAL Ju­lio Al­ga­ña­raz jal­ga­na­raz@cla­rin.com

El pe­li­gro de un cis­ma si­gue la­ten­te en la sor­da gue­rra ci­vil en­ta­bla­da por los con­ser­va­do­res El Pa­pa de­be afron­tar el car­bón ca­lien­te del re­em­pla­zo del se­cre­ta­rio de Eco­no­mía va­ti­cano

La con­clu­sión del Año de la Mi­se­ri­cor­dia, el arri­bo en di­ciem­bre a los 80 años --una edad que en la Igle­sia sig­ni­fi­ca el re­ti­ro pa­ra to­dos, sal­vo pa­ra el Pa­pa rei­nan­te-- y la en­tra­da en mar­zo pró­xi­mo en el quin­to año del pon­ti­fi­ca­do, se acu­mu­lan pa­ra in­di­car que 2017 abre una nue­va eta­pa en el rei­na­do de Fran­cis­co, je­fe es­pi­ri­tual de 1.200 mi­llo­nes de cre­yen­tes. Es un mo­men­to de­li­ca­do por­que el Pa­pa ar­gen­tino de­be ar­mo­ni­zar con mu­cho cui­da­do la con­ti­nui­dad de su pro­gra­ma de re­no­va­ción del ca­to­li­cis­mo mun­dial y la ne­ce­si­dad de evi­tar ro­tu­ras, en nom­bre de la esen­cial uni­dad de la Igle­sia, con la fie­ra re­sis­ten­cia que le ha­cen los sec­to­res tra­di­cio­na­lis­tas. El pe­li­gro de un cis­ma si­gue la­ten­te en la sor­da gue­rra ci­vil que han en­ta­bla­do los gru­pos más con­ser­va­do­res a Jorge Ber­go­glio, den­tro y fue­ra de la Igle­sia. Es­ta es so­bre to­do una ame­na­za: los ul­tras han ten­di­do una fuer­te lí­nea de for­ti­nes pa­ra es­te­ri­li­zar los im­pul­sos más avan­za­dos de la lla­ma­da “re­vo­lu­ción” ber­go­glia­na. Y en bue­na par­te han lo­gra­do el pro­pó­si­to de man­dar a una vía muer­ta cam­bios que con­si­de­ran un ul­tra­je

a los dog­mas y la tra­di­ción de la Igle­sia. A la es­pe­ra de un nue­vo pon­tí­fi­ce me­nos ani­ma­do a im­pul­sar lo nue­vo, aun­que el tiem­po les co­rre en con­tra por­que Fran­cis­co si­gue acu­mu­lan­do car­de­na­les “ber­go­glia­nos” pa­ra el Cón­cla­ve que de­be­rá ele­gir al­gún día al 266° su­ce­sor de San Pedro en la cá­te­dra epis­co­pal de Ro­ma.

Un tema cla­ve es el re­em­pla­zo de al­gu­nas fi­gu­ras de gran im­por­tan­cia en la Cu­ria Ro­ma­na, el go­bierno cen- tral de la Igle­sia, y en el ma­pa epis­co­pal ita­liano, po­bla­do de más de tres­cien­tos obis­pos. En mar­zo el Pa­pa ha­rá su re­tar­da­da vi­si­ta a Mi­lán, la dió­ce­sis más gran­de del mun­do, don­de se­rá re­ci­bi­do ca­lu­ro­sa­men­te por el car­de­nal An­ge­lo Sco­la, que fue su ri­val prin­ci­pal en el Cón­cla­ve en el que Ber­go­glio fue ele­gi­do el 13 de mar­zo de 2013.

Sco­la, que pro­vie­ne del cle­ro de Co­mu­nión y Li­be­ra­ción, un gru­po que tu­vo su mo­men­to de má­xi­ma ex­pan­sión en la épo­ca que go­ber­nó el tres ve­ces pri­mer mi­nis­tro, mul­ti­mi­llo­na­rio due­ño de un im­pe­rio te­le­vi­si­vo y cau­di­llo con­ser­va­dor, Sil­vio Ber­lus­co­ni, ha ya pre­sen­ta­do su re­nun­cia des­pués de ha­ber cum­pli­do los 75 años, co­mo mar­can las nor­mas ca­nó­ni­cas.

Aun­que el ar­zo­bis­po con­ser­va­dor Sco­la, que sus­ti­tu­yó al pa­dre no­ble de los pro­gre­sis­tas en la Igle­sia, el fa­lle­ci­do car­de­nal je­sui­ta Car­lo Ma­ría Mar­ti­ni (que era fa­vo­ra­ble a un pon­ti­fi­ca­do de Jorge Ber­go­glio cuan­do el ele­gi­do fue el ale­mán Jo­seph Rat­zin­ger, Be­ne­dic­to XVI, en 2005), tra­ta de no mos­trar un per­fil de con­tre­ra a Fran­cis­co, el Pa­pa ar­gen­tino apro­ve­cha­ría el mo­men­tum del via­je pa­ra ac­ti­var la sus­ti­tu­ción por un can­di­da­to pro­gre­sis­ta.

El ele­gi­do pa­ra ha­cer­se car­go de la im­por­tan­tí­si­ma se­de de Mi­lán po­dría ser na­da me­nos que el fran­cis­cano Pier­bat­tis­ta Piz­za­ba­lla, ad­mi­nis­tra- dor apos­tó­li­co del Pa­triar­ca­do de Je­ru­sa­lén. Piz­za­ba­lla es­tá iden­ti­fi­ca­do con la lí­nea del ac­tual Pa­pa en fa­vor de una Igle­sia re­no­va­do­ra y so­bre to­do “po­bre y al ser­vi­cio de los po­bres”, in­clu­si­va y con po­si­cio­nes ne­tas en fa­vor de ini­cia­ti­vas pa­ci­fis­tas en los con­flic­tos en Orien­te Me­dio.

Tam­bién es­tá cum­pli­do con la edad el vi­ca­rio del Pa­pa ar­gen­tino en Ro­ma, car­de­nal Agos­tino Va­lli­ni. Su su­ce­sor po­dría en­trar en la lis­ta de los can­di­da­tos a nue­vo pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal más im­por­tan­te del mun­do, la ita­lia­na, con el adiós al ar­zo­bis­po de Gé­no­va, car­de­nal An­ge­lo Bag­nas­co, que ha man­te­ni­do re­la­cio­nes cor­dia­les pe­ro frías con Ber­go­glio.

En el Va­ti­cano, Fran­cis­co de­be afron­tar el car­bón ar­dien­te del re­em­pla­zo del se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, el car­de­nal aus­tra­liano Geor­ge Pell, que en ju­nio pa­sa­do con­clu­yó su man­da­to y es­tá en “pro­rro­ga­tio”. Pell no fue leal con el Pa­pa ar­gen­tino. Es­tá con­si­de­ra­do un cons­pi­ra­dor que fo­men­tó la car­ta de 13 car­de­na­les (la ma­yo­ría de los cua­les se abrie­ron cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo y se co­no­ció el con­te­ni­do), que an­tes de que co­men­za­ra el Sí­no­do de la Fa­mi­lia de oc­tu­bre 2015 acu­sa­ron ve­la­da­men­te a Ber­go­glio de ma­ni­pu­lar en fa­vor de los pro­gre­sis­tas el rum­bo de la asam­blea mun­dial de obis­pos.

El pres­ti­gio de Pell se des­mo­ro­nó de­fi­ni­ti­va­men­te cuan­do de­bió afron­tar a una co­mi­sion de su país, Aus­tra­lia, que lo in­ves­ti­ga por es­cán­da­los de abu­sos se­xua­les.

La ac­ti­vi­dad cons­pi­ra­ti­va que ha su­fri­do Fran­cis­co por par­te de los ul­tra­con­ser­va­do­res al­can­zó su mo­men­to crí­ti­co con la car­ta que le es­cri­bie­ron el 19 de se­tiem­bre pa­sa­do cua­tro car­de­na­les en­ca­be­za­dos por el nor­te­ame­ri­cano Ray­mond Bur­ke, un ad­mi­ra­dor ex­plí­ci­to del nue­vo pre­si­den­te Do­nald Trump.

La mi­si­va fue re­ve­la­da en no­viem­bre y en ella los cua­tro pur­pu­ra­dos (tam­bién dos ale­ma­nes y el ita­liano Car­lo Ca­fa­rra), le pre­sen­ta­ron en for­ma in­qui­si­to­rial sus “dub­bia”, o du­das, con­tra la aper­tu­ra del Pa­pa en fa­vor de un ca­mino pe­ni­ten­cial que de­vol­vie­ra al­gu­nos sa­cra­men­tos, en al­gu­nos ca­sos, a los di­vor­cia­dos ca­tó­li­cos vuel­tos a ca­sar. El Pa­pa no les con­tes­tó y Bur­ke di­jo que se apres­ta­ba a acu­sar al pon­tí­fi­ce de error ma­te­rial, prác­ti­ca­men­te una he­re­jía,

por no res­pe­tar la vo­lun­tad di­vi­na de Cris­to en fa­vor del ma­tri­mo­nio in­di­so­lu­ble.

Ha­ce unos días, el pre­fec­to de la Doc­tri­na de la Fe, el car­de­nal Geh­rard Mue­ller, que no co­mul­ga con la lí­nea re­no­va­do­ra de Ber­go­glio pe­ro no es­tá dis­pues­to a fa­vo­re­cer un es­cán­da­lo cis­má­ti­co, acla­ró que no ha­brá nin­gún pro­ce­so de car­de­na­les con­tra el Pa­pa. Pe­ro los con­ser­va­do­res quie­ren man­te­ner la pre­sión a fon­do y Jorge Ber­go­glio de­be­rá uti­li­zar es­tos me­ses pa­ra ali­viar­la. Se­gu­ro que el des­tino de la Igle­sia se ju­ga­rá en

Asia, en no­viem­bre vi­si­ta­rá la In­dia y Ban­gla­desh. Ya es­tu­vo dos ve­ces en el con­ti­nen­te que ca­da vez más es el cen­tro de gra­ve­dad de los equi­li­brios mun­dia­les.

Fran­cis­co tam­bién pla­nea re­gre­sar es­te año a Afri­ca, con via­jes a la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y Su­dán del Sur.

AFP

Re­fle­xión. El pa­pa Fran­cis­co en­fren­ta es­te año el di­fí­cil desafío de avan­zar con cam­bios pe­ro man­te­nien­do la uni­dad de la Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.