Un gran mu­seo ba­jo tie­rra: el pa­seo en­tre el ar­te y la his­to­ria que ofre­ce el sub­te por­te­ño

En 86 es­ta­cio­nes se pue­den ver 450 obras des­de maes­tros co­mo Quin­que­la a mu­ra­lis­tas ca­lle­je­ros. Y hay ho­me­na­jes, en­tre ellos, el de­di­ca­do a las víc­ti­mas del aten­ta­do en la AMIA.

Clarin - - LA CIUDAD - No­ra Sánchez nsan­chez@cla­rin.com

La Lí­nea A fue pio­ne­ra en Amé­ri­ca la­ti­na en 1913. Y es Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal.

De­ba­jo de las ca­lles de Bue­nos Ai­res, hay una ciu­dad pa­ra­le­la do­mi­na­da por los 54 ki­ló­me­tros de la red de sub­te­rrá­neo. Y aun­que las 1.200.000 per­so­nas que la re­co­rren a dia­rio po­cas ve­ces se de­tie­nen a mi­rar al­re­de­dor, el sub­te bien me­re­ce ser con­si­de­ra­do un pa­seo en sí mis­mo. En sus 86

es­ta­cio­nes se es­con­den his­to­rias, pe­que­ños mu­seos y se desa­rro­lla una ga­le­ría de ar­te ba­jo tie­rra con 450 obras de di­fe­ren­tes ar­tis­tas.

Inau­gu­ra­da en 1913, la A fue la pri­me­ra lí­nea de La­ti­noa­mé­ri­ca y la 11° del mun­do. Sus es­ta­cio­nes fue­ron de­cla­ra­das Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal en 1997. Una de las más ca­rac­te­rís­ti­cas es Perú, que trans­por­ta a co­mien­zos del si­glo XX, con 40 obras de Pedro Cue­vas que re­pro­du­cen pu­bli­ci­da­des. Mues­tran la mo­da de Gath & Cha­ves o Ha­rrods, las bon­da­des del pur­gan­te Ri­ci­nol y tien­tan con el ver­mouth Hen­zi. Mien­tras, en Con­gre­so hay ob­je­tos del Mu­seo Par­la­men­ta­rio, in­clu­so una ban­ca. El le­ga­do del pri­mer sub­te con­vi­ve con obras de 40 ar­tis­tas en las 18 es­ta­cio­nes de la lí­nea que une Pla­za de Ma­yo con San Pe­dri­to. Des­de tra­ba­jos de Gui­ller­mo Roux en San Jo­sé de Flo­res, inau­gu­ra­da en 2013, has­ta el ar­te ur­bano de Gua­li­cho, Pum Pum y otros en Ca­ra­bo­bo.

La B em­pe­zó a fun­cio­nar en 1930. Ini­cial­men­te só­lo cir­cu­la­ba en­tre La­cro­ze y Ca­llao pe­ro en 1931 la ex­ten­die­ron has­ta Pe­lle­gri­ni y des­pués, has­ta Alem. Hoy lle­ga aVi­lla Ur­qui­za y cuen­ta con 17 es­ta­cio­nes in­ter­ve­ni­das por 91 ar­tis­tas. Co­mo Do­rre­go, con un bos­que sub­te­rrá­neo crea­do por Fe­de­ri­co Ba­cher. O Me­drano, que in­vi­ta a par­ti­ci­par en un bai­le ca­lle- je­ro de Mar­tín Ron, Mar­tín Agaz­zi y Le­ti-B. En Eche­ve­rría, Ca­ro­li­na An­to­nia­dis pin­tó per­so­nas su­per­pues­tas, ca­si co­mo usua­rios del sub­te.

Es­ta lí­nea, ade­más, ape­la a la me­mo­ria en la es­ta­ción Pas­teur-AMIA. Allí hay un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción del aten­ta­do a la mu­tual ocu­rri­do en 1994. En un an­dén es­tá la ré­pli­ca del mu­ro ne­gro que ro­deó las rui­nas del edi­fi­cio, con los nom­bres de las 85 víc­ti­mas es­cri­tos por sus fa­mi­lia­res. Tam­bién hay un re­loj que mar­ca 9.53, la ho­ra de la tra­ge­dia. El mi­nu­te­ro no avan­za, co­mo no avan­za la Jus­ti­cia. Ade­más hay ilus­tra­cio­nes de 25 ar­tis­tas, en­tre ellos, Ca­loi, Crist, Fon­ta­na­rro­sa, Lan­ger, Sá­bat y Sen­dra.

La lí­nea C, que sa­le de Cons­ti­tu­ción, em­pe­zó a fun­cio­na­ren 1934 has-

ta Dia­go­nal Nor­te y en 1936 lle­gó a Re­ti­ro. Le de­cían “la lí­nea de los es­pa

ño­les”, por­que fue cons­trui­da por la Com­pa­ñía His­pano-Ar­gen­ti­na de Obras Pú­bli­cas y Finanzas. Sus es­ta­cio­nes in­vi­tan a co­no­cer los pai­sa­jes de Es­pa­ña, en ma­yó­li­cas. “No hay más ven­ce­dor que Dios”, di­ce en ára

be un fri­so en In­de­pen­den­cia, con el es­ti­lo na­za­rí de Gra­na­da. En el an­dén ha­cia Re­ti­ro hay un mu­ral con imá­ge­nes de esa ciu­dad y de Cór­do­ba, Ron­da, Pa­los y Huel­va. En el de en­fren­te, hay otro con es­ce­nas se­vi­lla

nas. Se ba­san en bo­ce­tos de Mar­tín Noel y Ma­nuel Es­ca­sany y fue­ron rea­li­za­dos por Hi­jos de Ra­mos Re­jano en Se­vi­lla. La úl­ti­ma es­ta­ción que su­mó

la lí­nea fue San Mar­tín, en 1937. Ro­dol­fo Me­di­na la de­co­ró con ocho fri­sos en ce­men­to po­li­cro­ma­do que re­pre­sen­tan las cam­pa­ñas de li­be­ra­ción de Chi­le y Perú. En 1994, agre­ga­ron una obra de Luis Fe­li­pe Noé, so­bre la di­ver­si­dad geo­grá­fi­ca ar­gen­ti­na, y otra de Luis Fer­nan­do Be­ne­dit con pai­sa­jes pa­ta­gó­ni­cos. Y el año pa­sa­do se in­cor­po­ró una en mo­sai­cos de Mar­ce­la Mou­ján, que con­ti­núa den­tro del sub­te la ve­ge­ta­ción de Pla­za San Mar­tín.

La His­pano-Ar­gen­ti­na tam­bién hi­zo la D, que em­pe­zó a cir­cu­lar en 1937, y tam­bién re­cu­rrió a ma­yó­li­cas y mu­ra­les. En Tri­bu­na­les, con­me­mo­ran las dos fun­da­cio­nes de Bue­nos Ai­res. Y en el pi­so de Pla­za Ita­lia, es­tán re­pro­du­ci­das las obras “Tra­ba­jo en el puer­to de Bue­nos Ai­res” y “La des­car­ga de los con­vo­yes”, de Quin­que­la Mar­tín. En 2014, Ma­rino San­ta Ma

ría in­ter­vino el ves­tí­bu­lo ins­pi­rán­do

se en los Zoo­ló­gi­co y Bo­tá­ni­co. Con la téc­ni­ca del tren­ca­dís, que con­sis­te en ar­mar mo­sai­cos con azu­le­jos ro­tos, hi­zo plan­tas y ani­ma­les exó­ti­cos.

Mien­tras, Jo­sé Her­nán­dez es la es­ta­ción más fut­bo­le­ra de la red: la con­vir­tie­ron ca­si en un tem­plo a Lio­nel

Mes­si. Es­tá ta­pi­za­da con imá­ge­nes de la “Pul­ga” y hay una es­cul­tu­ra. To­do es­to con­vi­ve con cua­tro mu­ra­les en ce­rá­mi­ca de cua­dros de Raúl Sol­di.

Inau­gu­ra­da en 1944, la lí­nea E tie­ne 15 es­ta­cio­nes, don­de los mu­ra­les so­bre hi­tos his­tó­ri­cos y pai­sa­jes tí­pi­cos co­exis­ten con ar­te con­tem­po­rá

neo. En Bel­grano, por ejem­plo, en 2015 Ma­riano Fe­rran­te hi­zo mu­ra­les, cu­ra­dos por San­tia­go Ben­go­lea, en los que se re­pi­ten un círcu­lo y una me­dia lu­na, una re­fle­xión so­bre el mo­vi­mien­to y el es­pa­cio.

Esa lí­nea tam­bién re­cuer­da la his­to­ria re­cien­te. El 25 de mar­zo de 1977, Ro­dol­fo Walsh fue em­bos­ca­do en San Juan y En­tre Ríos por un gru­po de ta­reas co­man­da­do por Alfredo As­tiz. El es­cri­tor se re­sis­tió con una pis­to­la. Le res­pon­die­ron con una rá­fa­ga de FAL y ca­yó gra­ve­men­te he­ri­do. Allí, jun­to a la es­ta­ción En­tre Ríos, lo subie­ron a un au­to y se lo lle­va­ron. So­bre­vi­vien­tes de­cla­ra­ron que vie­ron su cuer­po en la ESMA. Nun­ca apa­re­ció. Des­de 2013 la es­ta­ción lle­va su nom­bre.

La H, inau­gu­ra­da en 2007, fue con­ce­bi­da co­mo Pa­seo Tu­rís­ti­co Cul­tu­ral Sub­te­rrá­neo del Tan­go. En Hos­pi­ta­les, Lean­dro Friz­ze­ra y Mar­tín Ron pin­ta­ron mu­ra­les de Án­gel Vi­llol­do y Ti­ta Me­re­llo. Mien­tras, Her­me­ne­gil

do Sá­bat re­creó pa­sa­jes de la vi­da de Ju­lio de Ca­ro jun­to a As­tor Piaz­zo­lla y Eduar­do Aro­las en Ca­se­ros y ho­me­na­jeó a Aní­bal Troi­lo en On­ce. En Venezuela, el ilus­tra­dor Car­los Ni­ne re­cons­tru­yó la vi­da de Os­val­do Fre­se­do. En Co­rrien­tes, los maes­tros del

fi­le­te Jorge Mus­cia y Alfredo Martínez re­tra­ta­ron a Dis­cé­po­lo y Gar­del. Y en Las He­ras, Ma­rino San­ta Ma­ría ho­me­na­jeó a Hu­go del Ca­rril.

La lí­nea más nue­va re­cuer­da al fun­da­dor de la Co­mu­ni­dad Ho­mo­se­xual Ar­gen­ti­na: en di­ciem­bre, la Le­gis­la­tu­ra apro­bó bau­ti­zar a la es­ta­ción de San­ta Fe y Puey­rre­dón co­mo “San­ta Fe-Car­los Jáu­re­gui”. Y es en es­ta es­qui­na em­ble­má­ti­ca pa­ra la co­mu­ni­dad LGBT que ter­mi­na es­te pa­seo por par­te de las his­to­rias que guar­da el sub­te por­te­ño.

Me­mo­ria. Es cla­ve en es­te mu­ral y en bue­na par­te de la lí­nea E. Tam­bién allí re­bau

In­de­pen­den­cia. En la es­ta­ción de la lí­nea C

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.