Peu­geot-Ci­troën ya los lar­ga so­los...

Al­gu­nos vehícu­los de es­te gru­po fran­cés pue­den cir­cu­lar por au­to­pis­tas sin que un hu­mano los con­duz­ca. To­da­vía no los ven­den al pú­bli­co, por­que hay cues­tio­nes le­ga­les aún sin re­sol­ver, pe­ro la po­si­bi­li­dad de via­jar sin ma­ne­jar ya es un he­cho.

Clarin - Autos - - EXPERIENCIA VEHÍCULOS AUTÓNOMOS - Victor Rus­so vrus­so@cla­rin.com

La pri­me­ra re­vo­lu­ción fue a fi­nes del si­glo XIX, cuan­do ca­si si­mul­tá­nea­men­te los ale­ma­nes Karl Benz y Gottlieb Daim­ler pa­ten­ta­ron los pri­me­ros au­to­mó­vi­les. El co­che ti­ra­do por ca­ba­llos pa­so a ser au­to­mó­vil; es de­cir, que se da­ba mo­vi­li­dad a sí mis­mo. Hoy vi­vi­mos otro mo­men­to his­tó­ri­co, que se­gu­ra­men­te la pos­te­ri­dad re­cor­da­rá co­mo no­so­tros a aquel pri­mer au­to. Por­que ya po­de­mos tras­la­dar­nos en vehícu­los que no só­lo son au­to­mó­vi­les, tam­bién son au­tó­no­mos; es de­cir, que se go­bier­nan a sí mis­mos.

Si bien ya ha­ce unos años que se vie­ne ha­blan­do de los vehícu­los au­tó­no­mos, es­ta fue la pri­me­ra vez que pu­di­mos ex­pe­ri­men­tar­los en una si­tua­ción de via­je real. El gru­po fran­cés Peu­geo­tCi­troën or­ga­ni­zó una jor­na­da de prue­bas pa­ra 200 in­vi­ta­dos de to­do el mun­do, y Cla­rín fue el úni­co me­dio ar­gen­tino que es­tu­vo allí, en el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de Vé­lizy, en las afue­ras de Pa­rís, don­de pri­me­ro hu­bo una se­rie de ex­pli­ca­cio­nes teó­ri­cas so­bre el pro­gra­ma AVA (Au­to­no­mous Vehi­cle for All) y lue­go sí, sa­li­mos a que es­tos vehícu­los “nos lle­ven”.

Mu­chas mar­cas, no só­lo Peu­geot y Ci­troën, vie­nen tra­ba­jan­do en el desa­rro­llo de sis­te­mas au­tó­no­mos. In­clu­so va­rios mo­de­los que hoy ya se co­mer­cia­li­zan en to­do el mun­do (y en la Ar­gen­ti­na tam­bién) ofre­cen equi­pa­mien­tos de se­rie que, en de­fi­ni­ti­va, mues­tran cier­to gra­do de au­to­no­mía. Por ejem­plo, au­tos que es­ta­cio­nan so­los, que fre­nan so­los cuan­do de­tec­tan que un obs­tácu­lo se apro­xi­ma vio­len­ta­men­te (por­que el con­duc­tor se dis­tra­jo y no fre­nó), que nos de­vuel­ven al ca­rril au­to­má­ti­ca­men­te cuan­do nos des­via­mos de él so­bre­pa­san­do las lí­neas de­mar­ca­to­rias, o con­tro­les de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro que dis­mi­nu­yen o au­men­tan la ve­lo­ci­dad por sí mis­mos cuan­do “ven” que el vehícu­lo que te­ne­mos ade­lan­te dis­mi­nu­ye o au­men­ta su ve­lo­ci­dad. To­dos es­tos dis­po­si­ti­vos for­man par­te de lo que se de­no­mi­na gra­dos de au­to­no­mía 1 y 2. En cam­bio, los vehícu­los que pu­di­mos ex­pe­ri­men­tar en Fran­cia (de­ci­mos ex­pe­ri­men­tar por­que ma­ne­jar no se­ría exac­ta­men­te lo que hi­ci­mos...) ya son par­te de lo que se co­no­ce co­mo el ni­vel 3 de au­to­no­mía: pue­den cir­cu­lar por au­to­pis­tas (no por ru­tas de do­ble mano o en ciu­dad) ab­so­lu­ta­men­te so­los, sin que nin­gún hu­mano los con­duz­ca.

Por me­dio de ra­da­res, cá­ma­ras, sen­so­res y la na­ve­ga­ción sa­te­li­tal, to­do sin­cro­ni­za­do, el vehícu­lo se mue­ve en la au­to­pis­ta con mu­cha más se­gu­ri­dad que co­mo lo ha­ría un hu­mano. El vehícu­lo “lee” las se­ña­les de trán­si­to, res­pe­ta la má­xi­ma ve­lo­ci­dad per­mi­ti­da y no se cam­bia de ca­rril sin an­tes avi­sar con las lu­ces de gi­ro. Ve­nía­mos a 110 km/h, que era lo per­mi­ti­do, y de­lan­te nues­tro, a unos 200 o 300 me­tros, unos au­tos cir­cu­la­ban a una ve­lo­ci­dad me­nor. En­ton­ces el au­to “de­ci­dió” po­ner lu­ces de gi­ro y pa­sar­se al ca­rril de la iz­quier­da pa­ra so­bre­pa­sar­los. Lue­go apa­re­ció un car­tel de “má­xi­ma 90”, por lo tan­to nues­tro Peu­geot (en ese mo­men­to íba­mos en un 3008, pe­ro tam­bién pro­ba­mos el sis­te­ma con un Ci­troën C4 Pi­cas­so) ba­jó la ve­lo­ci­dad a 90 km/h. Era una au­to­pis­ta que en ese mo­men­to con­ta­ba só­lo con dos ca­rri­les, se­guía­mos por la iz­quier­da por­que a la de­re­cha ha­bía mu­chos au­tos, pe­ro un au­to atrás nues­tro nos que­ría pa­sar (un hu­mano que no res­pe­ta­ba

la má­xi­ma per­mi­ti­da, co­mo sue­le ocu­rrir), en­ton­ces nues­tro Peu­geot es­pe­ró que hu­bie­ra un hue­co a la de­re­cha, pu­so luz de gi­ro y dejó pa­sar a ese hombre apu­ra­do. Una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, que no se equi­vo­ca, que es más se­gu­ra, así se evi­ta­rán tan­tas muer­tes por ac­ci­den­tes de trán­si­to en un fu­tu­ro.

Es­te es el ni­vel 3 de au­to­no­mía, pe­ro ya exis­te la tec­no­lo­gía pa­ra se­guir avan­zan­do. Se es­pe­ra que es­tos au­tos pron­to co­mien­cen a ser ven­di­dos al pú­bli­co (el nue­vo Au­di A8 que se pre­sen­ta es­te mes en Eu­ro­pa, si bien es un au­to de ni­cho que muy poca gen­te pue­de com­prar, ya lo ofre­ce­ría de se­rie pa­ra ser usa­do en Ale­ma­nia). Tan­to Peu­geot co­mo Ci­troën ya es­tán au­to­ri­za­dos a cir­cu­lar con es­tos vehícu­los por las au­to­pis­tas de Fran­cia, pe­ro es­ti­man que re­cién en 2020 co­men­za­rían a ven­dér­se­los a la gen­te. A es­te ni­vel 3 tam­bién se lo co­no­ce co­mo “eyes off” ya que se pue­de via­jar sin mi­rar ha­cia ade­lan­te. El pró­xi­mo pa­so es el ni­vel “mind off”, en el que ya via­ja­ría­mos de­sen­ten­dién­do­nos de ab­so­lu­ta­men­te to­do, co­mo en un trans­por­te puer­ta a puer­ta pa­ra no­so­tros so­los, en el que po­dría­mos via­jar desa­yu­nan­do o ju­gan­do a las car­tas sin que na­die es­té aten­to a di­ri­gir­lo. La tec­no­lo­gía pa­ra dar es­te pa­so ya exis­te, pe­ro hay le­gis­la­cio­nes que re­pen­sar (las com­pa­ñías de se­gu­ro, por ejem­plo, jun­to con las au­to­mo­tri­ces es­tán pen­san­do en eso) y, so­bre, to­do, ha­brá que dar un gi­gan­te pa­so cul­tu­ral.

AVA. Au­to­no­mous Vehi­cle for All o Vehícu­los Au­tó­no­mos pa­ra To­dos, así se de­no­mi­na el pro­gra­ma que es­tá lle­van­do a ca­bo el gru­po PSA.

Au­to­pis­ta del sur de Pa­rís. Las tres mar­cas del gru­po, Peu­geot, Ci­troën y DS, ya tie­nen mo­de­los au­tó­no­mos.

Pan­ta­lla. Así se mues­tran los vehícu­los que via­jan por de­lan­te y los que vie­nen atrás.

Sé­bas­tien Loeb. El campeón de rally fue “na­ve­gan­te” de un au­tó­no­mo.

La ma­trix en el baúl. To­do pa­ra sin­cro­ni­zar cá­ma­ras, ra­da­res y GPS.

Sin ma­nos. Hu­bo 200 in­vi­ta­dos en las prue­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.