MER­CE­DES-BENZ E400 4MA­TIC

Ca­li­dad y téc­ni­ca de van­guar­dia

Clarin - Autos - - TAPA - Gabriel Sil­vei­ra gsil­vei­ra@cla­rin.com

Prue­ba de ma­ne­jo. La nue­va ge­ne­ra­ción de es­te clá­si­co se­dán se des­ta­ca por un in­te­rior con ma­te­ria­les de ca­te­go­ría y tec­no­lo­gía de pun­ta en con­fort y se­gu­ri­dad. Ade­más, su­ma una ca­ja de 9 mar­chas y trac­ción in­te­gral.

La evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía y la de­mo­cra­ti­za­ción de la mis­ma, han he­cho que no siem­pre las mar­cas de lu­jo es­tén a la van­guar­dia. Es más, a ve­ces por una cues­tión de es­ca­la o por de­fa­sa­je ge­ne­ra­cio­nal, hay cier­tos ele­men­tos que pue­den fi­gu­rar en un mo­de­lo de una mar­ca ge­ne­ra­lis­ta an­tes que en el de una pre­mium. Sin em­bar­go, y a pe­sar de que las bre­chas pa­re­cen ha­ber­se acor­ta­do, son es­te ti­po de fa­bri­can­tes los que mar­can el rit­mo. A lo que hay que su­mar­le la di­fe­ren­cia que ha­cen con los de­ta­lles. To­do eso ter­mi­na jus­ti­fi­can­do las dis­tan­cias de pre­cio res­pec­to de las mar­cas más po­pu­la­res. La nue­va ge­ne­ra­ción del Mer­ce­des-Benz Cla­se E, un clá­si­co en­tre los se­da­nes pre­mium, es un per­fec­to ejem­plo.

El nue­vo E400 4Ma­tic se su­ma a la evo­lu­ción de es­ti­lo de la mar­ca ale­ma­na. Lo que his­tó­ri­ca­men­te fue un se­dán se­ño­rial y re­fi­na­do, aho­ra es un vehícu­lo muy atrac­ti­vo, con ras­gos que dan cier­ta idea de de­por­ti­vi­dad, pe­ro sin per­der la ele­gan­cia. El kit AMG, con llan­tas es­pe­cí­fi­cas y otros ele­men­tos de di­se­ño re­fuer­zan ese ai­re sport. Ade­más, con sus nue­vas lí­neas y pro­por­cio­nes se di­si­mu­la el cre­ci­mien­to que tu­vo en ta­ma­ño (es 43 mm más lar­go res­pec­to del an­te­rior) y por fue­ra da la idea de ser un mo­de­lo más chi­co.

Ese cre­ci­mien­to que tu­vo por fue­ra se po­ten­cia por den­tro, es­pe­cial­men­te por­que la dis­tan­cia en­tre ejes tam­bién au­men­tó (+65 mm). Y eso lo apli­ca di­rec­ta­men­te a las pla­zas tra­se­ras, que dan un muy buen es­pa­cio pa­ra los pa­sa­je­ros. Sin em­bar­go, y en con­tra de lo que pue­da pen­sar­se de que un vehícu­lo de es­ta cla­se es pa­ra que te lle­ve un cho­fer, el me­jor pla­cer que ofre­ce el E400 es ma­ne­jar­lo.

Pa­ra ello ofre­ce un pues­to de con­duc­ción im­pe­ca­ble, con unas bu­ta­cas có­mo­das que su­je­tan bien el cuer­po, múl­ti­ples re­gu­la­cio­nes eléc­tri­cas y un vo­lan­te con un grip digno de un de­por­ti­vo. El di­se­ño de la plan­cha de a bor­do con on­das dan la sen­sa­ción de mu­cha am­pli­tud. To­dos los ma­te­ria­les, las ter­mi­na­cio­nes, los bor­des, las jun­tas y los en­cas­tres pre­sen­tan al­to ni­vel de ca­li­dad. A lo que hay que su­mar­le una in­so­no­ri­za­ción del ha­bi­tácu­lo di­fí­cil de igua­lar.

So­bre la con­so­la cen­tral hay una pan­ta­lla de 12,3” con una de­fi­ni­ción tre­men­da, la me­jor de las que he­mos pro­ba­do. Allí se in­ter­cam­bian dis­tin­tas fun­cio­nes que se ma­ne­jan des­de un co­man­do en­tre los asien­tos. La pan­ta­lla es tan gran­de, que su bor­de iz­quier­do se pe­ga con el ta­ble­ro de ins­tru­men­tos, com­pues­to por dos in­di­ca­do­res de agu­ja y un dis­play di­gi­tal. Tam­bién pro­yec­ta in­for­ma­ción so­bre el pa­ra­bri­sas (ve­lo­ci­dad, in­di­ca­cio­nes del sis­te­ma de na­ve­ga­ción, en­tre otras) pa­ra no qui­tar la vis­ta del ca­mino.

En­tre las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, se des­ta­can sus fa­ros de­lan­te­ros, com­pues­tos por 84 LED que pue­den fun­cio­nar de mo­do au­to­má­ti­co pa­ra ilu­mi­nar con po­ten­cia el ca­mino y sin en­can­di­lar a los que vie­nen de fren­te. Y tam­bién es muy no­ve­do­so el sis­te­ma Pre Sa­fe Sound, que, an­te la in­mi­nen­cia de un im­pac­to, emi­te un gol­pe de so­ni­do por me­dio de los al­ta­vo­ces que pro­du­ce una con­trac­ción re­fle­ja del múscu­lo es­ta­pe­dial si­tua­do den­tro del oí­do, que al­te­ra bre­ve­men­te la po­si­ción del tím­pano en el oí­do in­terno y pro­te­ge me­jor fren­te a la ele­va­da pre­sión acústica que ocu­rre du­ran­te un ac­ci­den­te. Así se re­du­ce la car­ga que de­be so­por­tar el ór­gano au­di­ti­vo.

Las otras gran­des no­ve­da­des son me­cá­ni­cas. La pri­me­ra es la trac­ción in­te­gral, por pri­me­ra vez dis­po­ni­ble en nues­tro país pa­ra es­te mo­de­lo. De he­cho, só­lo lle­ga con es­ta op­ción. Y la se­gun­da es una ca­ja au­to­má­ti­ca de nue­ve ve­lo­ci­da­des. De es­ta ma­ne­ra el apro­ve­cha­mien­to de los 333 ca­ba­llos de po­ten­cia y los 480 Nm de tor­que del mo­tor (el mis­mo de la ge­ne­ra­ción an­te­rior) es to­tal. La res­pues­ta que ofre­ce, ya sea por la elas­ti­ci­dad del pro­pul­sor o por el aba­ni­co de mar­chas dis­po­ni­bles, es sor­pren­den­te. Ade­más, con es­ta ca­ja, es po­si­ble man­te­ner una ve­lo­ci­dad cru­ce­ro con el mo­tor muy re­la­ja­do: por ejem­plo, a 100 km/h y en no­ve­na mar­cha, el gi­ro del mo­tor es­tá en ape­nas 1.250 rpm. Pe­ro si apu­ra­mos la mar­cha (hay cua­tro con­fi­gu­ra­cio­nes de con­duc­ción), el E400 res­pon­de con ener­gía y los amor­ti­gua­do­res que brin­da­ban con­fort to­tal pa­san a un apo­yo fir­me que per­mi­ten te­ner con­tro­la­da la mar­cha. Por­que se pue­de ser lu­jo­so, con­for­ta­ble y di­ver­ti­do de ma­ne­jar. Al me­nos es­te se­dán pue­de.

1. El di­bu­jo de on­das de la par­te me­dia de la plan­cha de a bor­do dan sen­sa­ción de ma­yor es­pa­cio. La ca­li­dad en ge­ne­ral es so­bre­sa­lien­te 2. En los man­dos a dis­tan­cia del vo­lan­te hay dos pe­que­ñas su­per­fi­cies tác­ti­les pa­ra usar dis­tin­tas fun­cio­nes. re­quie­ren un tiem­po de adap­ta­ción pa­ra lo­grar pre­ci­sión. 3. La ca­li­dad de la pan­ta­lla es no­ta­ble. 4. Los fa­ros de­lan­te­ros es­tán com­pues­tos por 84 LED. 5. Y los tra­se­ros va­rían la in­ten­si­dad de su ilu­mi­na­ción en fun­ción de la fuer­za de fre­na­do.

FO­TOS: GEN­TI­LE­ZA CE­CI­LIA HERRMANN-RUNTUNPH

FO­TOS: GEN­TI­LE­ZA CE­CI­LIA HERRMANN-RUNTUNPH Con­duc­ción. Tie­ne cua­tro op­cio­nes de ma­ne­jo, que mo­di­fi­can pa­rá­me­tros de la di­rec­ción, la ca­ja y la en­tre­ga de fuer­za del mo­tor.

Ba­jo con­trol. In­clu­so for­zan­do si­tua­cio­nes com­pli­ca­das, la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad en mar­cha es cons­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.