AU­DI R8 Un po­der que te qui­ta el alien­to

En 9,9 se­gun­dos se pue­de pa­sar de 0 a 200 km/h. Y no pa­ra de ace­le­rar nun­ca: en 29,5 se­gun­dos po­de­mos al­can­zar los 300 km/h. El cha­sis, los fre­nos y la trac­ción en las cua­tro rue­das le ase­gu­ran, ade­más, un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co ejem­plar.

Clarin - Autos - - TAPA - Vic­tor Rus­so vrus­so@clarin.com

Prue­ba de ma­ne­jo. De­trás de los asien­tos, ru­ge un mo­tor V10 de 610 ca­ba­llos con el que pue­de ace­le­rar de 0 a 100 km/h en 3,2 se­gun­dos y al­can­zar una má­xi­ma de 330 km/h. Ya se ven­de en el país por 414.500 dó­la­res.

El Au­di R8 V10 Plus, la se­gun­da ge­ne­ra­ción del de­por­ti­vo más ex­tre­mo de la mar­ca ale­ma­na, ya se ven­de en nues­tro país. Es­ta­mos an­te un ver­da­de­ro “pu­ra san­gre”, y pa­ra dis­fru­tar de to­do su po­ten­cial es me­jor exi­gir­lo en un cir­cui­to ce­rra­do, pe­ro tam­bién es un au­to que pue­de usar­se co­ti­dia­na­men­te en la ciu­dad. Por­que su ar­se­nal tec­no­ló­gi­co (sus­pen­sio­nes y res­pues­ta del mo­tor re­gu­la­bles) per­mi­te trans­for­mar­lo de un au­to bas­tan­te dó­cil a una bes­tia que pa­ra do­mi­nar, con­vie­ne antes ha­cer un cur­so de ma­ne­jo avan­za­do. Y eso es lo que hi­ci­mos: es­tu­vi­mos en el Au­di Dri­ving Ex­pe­rien­ce Cen­ter de Neu­burg, Ale­ma­nia (ver no­ta pá­gi­na 14) pa­ra apren­der a sa­car­le el ju­go a un de­por­ti­vo de es­te ni­vel.

Una de las cla­ves pa­ra con­se­guir la tre­men­da per­for­man­ce de es­te R8 es su re­la­ción pe­so-po­ten­cia. Pe­sa 1.630 ki­los (pu­do re­du­cir 200 ki­los de pe­so res­pec­to de la primera edi­ción del R8 gra­cias a in­cre­men­tar el uso de alu­mi­nio) y su mo­tor desa­rro­lla una po­ten­cia de 610 CV. La re­la­ción es en­ton­ces de 2,7 ki­los por ca­da CV. Pa­ra te­ner una idea com­pa­ra­ti­va de es­te va­lor, los au­tos de ca­lle con­ven­cio­na­les tie­nen por lo ge­ne­ral una re­la­ción pe­so-po­ten­cia de en­tre 9 y 10 kg/CV.

Es­te mo­tor V10 es com­ple­ta­men­te de alu­mi­nio, as­pi­ra­do (no es­tá so­bre­ali­men­ta­do con un tur­bo), con in­yec­ción di­rec­ta de com­bus­ti­ble, y tie­ne una ci­lin­dra­da de 5.2 li­tros (más pre­ci­sa­men­te 5.204 cm3). En si­tua­cio­nes de ba­ja ve­lo­ci­dad, pue­de fun­cio­nar só­lo con 5 ci­lin­dros pa­ra eco­no­mi­zar com­bus­ti­ble, un sis­te­ma que se de­no­mi­na Cy­lin­der on de­mand.

Ya cuan­do uno se sien­ta al vo­lan­te sa­be que es­tá por ma­ne­jar un au­to muy es­pe­cial. En el mis­mo vo­lan­te es­tá el bo­tón rojo de en­cen­di­do del mo­tor. Tam­bién tie­ne el bo­tón de Dri­ve Se­lect, pa­ra se­lec­cio­nar en­tre los dis­tin­tos mo­dos de uso, des­de uno más con­for­ta­ble a otros más di­ná­mi­cos, mo­di­fi­can­do la du­re­za de las sus­pen­sio­nes, la res­pues­ta del mo­tor o la asis­ten­cia y des­mul­ti­pli­ca­ción de la di­rec­ción. Y tie­ne otro bo­tón con el di­bu­jo de una ban­de­ra a cua­dros, que sir­ve pa­ra des­ac­ti­var to­dos los con­tro­les elec­tró­ni­cos de trac­ción y de es­ta­bi­li­dad, y po­der así apro­ve­char­lo has­ta los lí­mi­tes fí­si­cos de ad­he­ren­cia. De más es­tá de­cir que pa­ra usar el au­to en es­te mo­do “Ra­ce” no só­lo hay que te­ner mu­cha ex­pe­rien­cia en ma­ne­jo de­por­ti­vo sino que ade­más hay que estar en una pis­ta de ca­rre­ras, sin po­ner en ries­go a ter­ce­ros.

La ace­le­ra­ción de es­te R8 real­men­te te qui­ta el alien­to. La fuer­za g a la que nos so­me­te­mos al pa­sar de 0 a 100 km/h en ape­nas 3,2 se­gun­dos es si­mi­lar a la que sen­ti­mos en una mon­ta­ña ru­sa. Y pa­re­ce no pa­rar nun­ca de ace­le­rar, por­que en 9,9 se­gun­dos lle­ga de 0 a 200 km/h, y al­can­za los 300 km/h en 29,5 se­gun­dos. La ve­lo­ci­dad má­xi­ma a la que pue­de lle­gar es de 330 km/h y, an­te un bó­li­do

se­me­jan­te, de­be­mos in­sis­tir en que no es un au­to pa­ra cual­quie­ra, más allá de la ex­clu­si­vi­dad en la que lo ins­ta­la su pre­cio (414.500 dó­la­res). Au­di Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, tam­bién cuen­ta en nues­tro país con un Dri­ving Ex­pe­rien­ce como el de Ale­ma­nia, y allí podrían ca­pa­ci­tar­se quie­nes quie­ran y pue­dan te­ner un R8.

De to­das for­mas hay que de­cir que el R8 tie­ne mu­chí­si­mo desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co pues­to en fa­vor de la se­gu­ri­dad. El cha­sis, con sus­pen­sio­nes de alu­mi­nio de du­re­za re­gu­la­ble; los fre­nos a dis­cos de gran diá­me­tro, cons­trui­dos en una alea­ción de car­bono y ce­rá­mi­ca, y la trac­ción in­te­gral per­ma­nen­te, gran­ti­zan una enor­me te­ni­da di­rec­cio­nal y un asom­bro­so po­der de fre­na­do. El cen­tro de gra­ve­dad ba­jo, la per­fec­ta dis­tri­bu­ción de pe­sos en am­bos ejes o la gran pi­sa­da de los neu­má­ti­cos, con­tri­bu­yen a que el com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co sea im­pe­ca­ble. Pe­ro así y to­do, aun­que sea­mos reite­ra­ti­vos no po­de­mos de­jar de acon­se­jar que, sal­vo en un cir­cui­to ce­rra­do, no hay que des­co­nec­tar nun­ca los con­tro­les elec­tró­ni­cos de trac­ción y es­ta­bi­li­dad.w

En pis­ta. Ése es su ám­bi­to pa­ra desa­rro­llar to­do su po­ten­cial, pe­ro tam­bién es un au­to que pue­de ser usa­do co­ti­dia­na­men­te un la ciu­dad.

Di­men­sio­nes su­pers­port. Mi­de 1,94 de an­cho y ape­nas 1,24 de al­to.

Re­la­ción pe­so-po­ten­cia. La cla­ve de su per­for­man­ce: 2,7 kg/CV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.