Ágil, ce­ro emi­sio­nes y con una au­to­no­mía de 200 km

En ciu­dad, su mo­tor eléc­tri­co reac­cio­na con ra­pi­dez pa­ra mo­ver­se en el trán­si­to y su au­to­no­mía es más que su­fi­cien­te pa­ra un día de tra­ba­jo. Pa­ra la ru­ta le fal­ta po­ten­cia y, en un país con nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra, no po­drían ha­cer­se via­jes muy lar­gos.

Clarin - Autos - - VIDRIERA - FRAN­CIA. EN­VIA­DO ESPECIAL Ga­briel Silveira gsil­vei­ra@cla­rin.com

Ha­ce tiem­po que la mar­ca del rom­bo vie­ne anun­cian­do que va a ven­der un vehícu­lo eléc­tri­co en nues­tro mer­ca­do. Más pre­ci­sa­men­te su mo­de­lo Kangoo Z.E., que lo vie­ne pro­mo­cio­nan­do ha­ce unos años y que es­tu­vo, a mo­do de ade­lan­to, en el pa­sa­do Sa­lón del Au­to­mó­vil de Bue­nos Ai­res. En Fran­cia ma­ne­ja­mo­ses­te mo­de­lo que se mue­ve ex­clu­si­va­men­te gra­cias a la elec­tri­ci­dad y que lle­ga­rá en di­ciem­bre.

Por fue­ra no tie­ne di­fe­ren­cias con un mo­de­lo con­ven­cio­nal. Sí va­mos a en­con­trar una fi­gu­ra dis­tin­ta a la que se fa­bri­ca y ven­de en la Ar­gen­ti­na ya que el mo­de­lo so­bre el que se fa­bri­ca la ver­sión eléc­tri­ca es más mo­derno que el que co­no­ce­mos en el país.

Es­ta va­rian­te eléc­tri­ca, que se lo iden­ti­fi­ca con la ci­fra 33 por la ca­pa­ci­dad de car­ga am­plia­da de las ba­te­rías (33 kWh), es ade­más una evo­lu­ción del mo­de­lo que se ven­de en Eu­ro­pa des­de 2011.

Es­tas ba­te­rías de ma­yor ca­pa­ci­dad le dan ma­yor au­to­no­mía. Mien­tras el mo­de­lo an­te­rior es­ta­ba ho­mo­lo­ga­do con un ran­go de 160 ki­ló­me­tros, el vehícu­lo ac­tual al­can­za los 270 ki­ló­me­tros­se­gún el ci­clo eu­ro­peo de con­duc­ción (NEDC, por sus si­glas en in­glés).

Lo cier­to es que ese mé­to­do de me­di­ción re­crea una si­tua­ción irre­pe­ti­ble en una con­duc­ción con­ven­cio­nal. Es por eso que Re­nault ha­bla de una au­to­no­mía real de 200 ki­ló­me­tros, que se re­du­ce a 135 ki­ló­me­tros en in­vierno, te­nien­do en cuen­ta el uso de la ca­le­fac­ción. Ade­más, el frío es uno de los ma­yo­res enemi­gos de los acu­mu­la­do­res.

El mo­tor no ha cam­bia­do. En­tre­ga una po­ten­cia de 60 ca­ba­llos fuer­za y un to­que (mo­men­to de fuer­za má­xi­ma) de 225 Nm. Ade­más de ser es­te úl­ti­mo un buen va­lor, en un mo­tor eléc­tri­co ad­quie­re otra re­le­van­cia ya que es­tá dis­po­ni­ble des­de ce­ro. Es de­cir, pa­ra mo­ver el vehícu­lo de­te­ni­do dis­po­ne­mos de la má­xi­ma fuer­za.

Pe­ro esa fuer­za de­cae a me­di­da que ga­na­mos ve­lo­ci­dad. Por eso, pa­ra ir de 0 a 50 km/h, so­lo pre­ci­sa 5,2 se­gun­dos. Pe­ro el 0-80 km/h lo ha­ce en 12,4 se­gun­dos. Y el 0-100 km/h en 22,6 se­gun­dos.

Es­to ayu­da a que el Kangoo Z.E. ten­ga un buen ren­di­mien­to en ciu-

dad. Al ace­le­rar­lo brin­da una óp­ti­ma res­pues­ta en cir­cui­tos ur­ba­nos. Y eso que es bas­tan­te más pe­sa­do que una ver­sión con­ven­cio­nal con mo­tor de com­bus­tión: 1.553 ki­los con­tra 1.275 de una va­rian­te Die­sel. Ade­más, la uni­dad que pro­ba­mos lle­va­ba 250 ki­los de pe­so ex­tra. La ca­pa­ci­dad má­xi­ma de car­ga es de 650 ki­los.

Esa di­fe­ren­cia de pe­so es­tá da­da prin­ci­pal­men­te por el pa­que­te de ba­te­rías, pe­ro su dis­tri­bu­ción co­la­bo­ra con el com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co. Dis­pues­to de­ba­jo del pi­so y en­tre am­bos ejes, el pa­que­te de ba­te­rías de io­nes de li­tio con­tri­bu­ye a ge­ne­rar un cen­tro de gra­ve­dad ba­jo, lo que ha­ce que tran­si­te las cur­vas con aplo­mo y con un ba­lan­ceo de ca­rro­ce­ría me­nor al es­pe­ra­do te­nien­do en cuen­ta la al­tu­ra del mo­de­lo (1.812 mm).

Don­de sí se sien­te la fal­ta de po­ten­cia es via­jan­do en ru­ta. Si se cir­cu­la a 90 km/h y el ca­mino pre­sen­ta una le­ve pen­dien­te en subida, a es­te Re­nault le cues­ta bas­tan­te ga­nar ve­lo­ci­dad.

Du­ran­te los tra­mos que pu­di­mos ma­ne­jar en au­to­pis­tas, se sin­tió esa reac­ción len­ta en la re­cu­pe­ra­ción. En el llano avan­za, al­go re­mo­lón pe­ro pro­gre­si­vo. En subida, en cam­bio, pro­ba­ble­men­te so­lo man­ten­ga la ve­lo­ci­dad. Hu­bo mo­men­tos que da­ban ga­nas de ti­rar un “re­ba­je”, pe­ro ni mo­do, la ca­ja es de una so­la mar­cha; co­mo si fue­se un ci­clo­mo­tor.

El in­te­rior es­tá muy bien he­cho y los ma­te­ria­les son de ca­li­dad. Es­to con­tri­bu­ye a que no se sien­tan tan­to los rui­dos ae­ro­di­ná­mi­cos y los de ro­da­mien­tos que, al no te­ner un mo­tor a ex­plo­sión, son los úni­cos so­ni­dos que pue­den alterar el con­fort in­te­rior.

So­bre la con­so­la cen­tral hay una pan­ta­lla en la que, ade­más de ser na­ve­ga­dor y cen­tral mul­ti­me­dia, per­mi­te ob­te­ner to­da la in­for­ma­ción de uso de ener­gía y con­su­mos del sis­te­ma de pro­pul­sión.

El ta­ble­ro de ins­tru­men­tos ofre­ce en el cen­tro un in­di­ca­dor con­ven­cio­nal de ve­lo­ci­dad, que mar­ca los 150 km/h co­mo to­pe (la má­xi­ma de es­te mo­de­lo es­tá li­mi­ta­da en los 130 km/h). So­bre la iz­quier­da, hay otro in­di­ca­dor de agu­ja que mues­tra el ni­vel de car­ga de las ba­te­rías y, so­bre la de­re­cha, hay otro que in­di­ca en tiem­po real la can­ti­dad que ener­gía que es­ta­mos so­li­ci­tan­do en fun­ción de la po­si­ción del ace­le­ra­dor.

Los tiem­pos de car­ga va­rían en fun­ción del to­ma en el que se lo co­nec­te. En un to­ma co­rrien­te con­ven­cio­nal de una red eléc­tri­ca do­més­ti­ca, pue­de tar­dar has­ta 17 ho­ras pa­ra pa­ra lle­nar la car­ga de unas ba­te­rías com­ple­ta­men­te va­cías. En cam­bio, pue­de ser de 6 ho­ras si se lo ha­ce en un car­ga­dor rá­pi­do.

Es in­te­re­san­te la op­ción de pro­gra­ma­ción de car­ga que ofre­ce el sis­te­ma. En Fran­cia la elec­tri­ci­dad tie­ne dis­tin­tos va­lo­res en fun­ción del ho­ra­rio. Es por eso que uno pue­de de­jar en­chu­fa­do el Kangoo Z.E. a las 18 ho­ras, por ejem­plo, pe­ro ac­ti­var la re­car­ga a par­tir de las 22, cuan­do es más ba­ra­ta.

El Re­nault Kangoo Z.E. tie­ne un pre­cio de arran­que de unos 21.000 eu­ros en Fran­cia. A ese mon­to hay que res­tar­le unos 6 mil eu­ros de un sub­si­dio es­ta­tal por au­to no con­ta­mi­nan­te, lo que lo po­ne ca­si al mis­mo pre­cio que una ver­sión con mo­tor de com­bus­tión. Pe­ro por la ba­te­ría hay que pa­gar una cuo­ta men­sual. En la Ar­gen­ti­na no se ten­drá que pa­gar apar­te por la ba­te­ría, pe­ro su pre­cio de­be­ría ser el do­ble que el de un Kangoo con­ven­cio­nal, cu­ya va­rian­te fur­gón más ca­ra tie­ne un pre­cio ape­nas por de­ba­jo de los 300 mil pe­sos.

Su pre­cio se­rá al­to, cla­ro es­tá. Pe­ro es el pri­mer pa­so de un au­to eléc­tri­co de se­rie en nues­tro mer­ca­do. Y, ade­lan­tan des­de Re­nault, que se­gún sus re­sul­ta­dos, po­dría ser so­lo el pri­me­ro en lle­gar. El otro que es­tá en es­tu­dio es el Zoe, equi­va­len­te a un Re­nault Clio y con au­to­no­mía de 400 ki­ló­me­tros.w

Arri­bo. El Re­nault Kangoo Z.E. le­ga­rá en di­ciem­bre y su pre­cio ron­da­rá los 600 mil pe­sos

Di­fe­ren­cias. En Fran­cia, los usua­rios de­ben abo­nar una cuo­ta men­sual por la ba­te­ría. Aquí, en cam­bio, no, pe­ro el va­lor del vehícu­lo es muy su­pe­rior.

Estética. Por fue­ra no tie­ne di­fe­ren­cias con un mo­de­lo con­ven­cio­nal.

Car­ga. Es­te mo­de­lo tie­ne una ca­pa­ci­dad má­xi­ma de 650 ki­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.