Desafío to­do te­rreno de Pors­che en Pe­rú

Las du­nas de Pa­ra­cas, a ori­llas del Pa­cí­fi­co, fue el es­ce­na­rio don­de lu­cie­ron sus cua­li­da­des los Ca­yen­ne y Ma­can.

Clarin - Autos - - EXPERIENCIA 4X4/ESPACIO DE PUBLICIDAD -

Pors­che or­ga­ni­zó, por pri­me­ra vez en Pe­rú, su desafío off road, a bor­do de los sport uti­li­ties de­por­ti­vos Ca­yen­ne y Ma­can. Co­mo par­te de las ac­ti­vi­da­des que el Pors­che Dri­ving Ex­pe­rien­ce rea­li­za en to­do el mun­do, tan­to con los tra­di­cio­na­les su­per­de­por­ti­vos de la mar­ca co­mo con es­tas va­rian­tes 4x4, más ver­sá­ti­les, con con­di­cio­nes pa­ra desa­rro­llar un ma­ne­jo se­gu­ro y ve­loz en ru­ta, y tam­bién pa­ra en­ca­rar di­fe­ren­tes obs­tácu­los fue­ra del ca­mino.

La ca­ra­va­na de los Pors­che Ca­yen­ne y Ma­can, con pe­rio­dis­tas de va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo in­vi­ta­dos, sa­lió de Lima ha­cia al sur, pa­ra lle­gar a la ciu­dad cos­te­ra de Pa­ra­cas, en la re­gión de Ica. Dos cu­rio­si­da­des de Pa­ra­cas: la más im­por­tan­te es que allí, en la bahía de Pa­ra­cas, fue que des­em­bar­có el ejér­ci­to li­ber­ta­dor, li­de­ra­do por el Ge­ne­ral San Mar­tín, el 8 de sep­tiem­bre de 1820, he­cho que mar­ca el ini­cio de la ges­ta in­de­pen­den­tis­ta del Pe­rú, que se con­cre­tó el 15 de ju­lio de 1821. La otra cu­rio­si­dad es de or­den me­teo­ro­ló­gi­co, por­que si bien el nom­bre de la ciu­dad es Pa­ra­cas, una pa­ra­ca, así con mi­nús­cu­la, es una tor­men­ta de vien­to y are­na muy in­ten­sa, y jus­ta­men­te el vo­ca­blo pa­ra­ca, que de­ri­va de la len­gua que­chua, sig­ni­fi­ca “llu­via de are­na“.

El pai­sa­je de­sér­ti­co de las du­nas de Pa­ra­cas, a ori­llas del Pa­cí­fi­co, fue el es­ce­na­rio en el que se lu­cie­ron es­tos po­ten­tes y tec­no­ló­gi­cos SUV de Pors­che. Por su­pues­to, una in­ten­sa pa­ra­ca le pu­so más co­lor a la ex­pe­rien­cia. El fuer­te vien­to a ve­ces no per­mi­tía abrir las puer­tas de los vehícu­los y, si ha­bía que se­guir a un vehícu­lo guía, la are­na que “llo­vía“di­fi­cul­ta­ba su vi­si­bi­li­dad y has­ta bo­rra­ba sus hue­llas.

Tre­par las du­nas no re­pre­sen­ta mu­cha di­fi­cul­tad pa­ra la po­ten­cia de los mo­to­res que lle­van es­tos Pors­che, e in­clu­so pa­ra el des­cen­so, el “Hill Descent“le per­mi­te al con­duc­tor ca­si de­sen­ten­der­se de la ma­nio­bra, por­que sin pi­sar ni el freno ni el ace­le­ra­dor, con es­te dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do, el vehícu­lo ba­ja solo, siem­pre trac­cio­nan­do con las cua­tro rue­das. Si bien pa­ra ma­ne­jar en las du­das, más si son de una al­tu­ra con­si­de­ra­ble, hay que co­no­cer al­gu­nos se­cre­tos de ma­ne­jo (que los ins­truc­to­res de Pors­che se en­car­ga­ron de tras­mi­tir­les a los par­ti­ci­pan­tes), la tec­no­lo­gía de es­tos vehícu­los fa­ci­li­ta mu­cho la cues­tión, brin­dan­do mu­chí­si­ma se­gu­ri­dad.

Los Pors­che des­ti­na­dos pa­ra la tra­ve­sía fue­ron el Ca­yen­ne V6, con un mo­tor 3.6 at­mos­fé­ri­co de 300 ca­ba­llos, el Ca­yen­ne S, que lle­va un mo­tor V6 bi­tur­bo de 420 CV, el Ma­can con mo­tor 2.0 tur­bo de 252 CV y el Ma­can S, con el V6 tur­bo de 340 CV. Ade­más de te­ner con­di­cio­nes pa­ra las du­nas, los cua­tro vehícu­los, por su­pues­to, son es­pec­ta­cu­la­res pa­ra ha­cer via­jes en ru­ta co­mo el de Lima-Pa­ra­cas, tres­cien­tos ki­ló­me­tros (gran par­te de au­to­pis­ta) con una es­ta­bi­li­dad y un con­fort ex­cep­cio­na­les.

Pors­che Dri­ving Ex­pe­rien­ce. Se tra­ta

de una ac­ti­vi­dad ofi­cial que la mar­ca rea­li­za en to­do el mun­do, tan­to con los tra­di­cio­na­les su­per­de­por­ti­vos de la mar­ca co­mo con es­tas va­rian­tes 4x4. Pa­ra es­ta oca­sión, las uni­da­des fue­ron los Ca­yen­ne V6 y S, de 300 y 420 ca­ba­llos de fuer­za, res­pec­ti­va­men­te; y los Ma­can 2.0 y S, con mo­to­res que en­tre­gan 252 y 340 ca­ba­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.