Un com­pac­to mo­derno y muy bien equi­pa­do

Des­de la ver­sión más eco­nó­mi­ca trae con­trol de eta­bi­li­dad y cua­tro air­bags, pe­ro los “chi­ches” so­lo los trae la full.

Clarin - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - vrus­so@cla­rin.com Vic­tor Rus­so

Pri­me­ro me­re­ce una acla­ra­ción el nom­bre. Por­que al lla­mar­se Po­lo pue­de con­fun­dir al pú­bli­co ar­gen­tino. Has­ta ha­ce muy po­co, acá se ven­día un Volks­wa­gen Po­lo que lle­ga­ba im­por­ta­do de la In­dia, un se­dán me­diano que tu­vo la mi­sión de ocu­par el lu­gar que ha­bía de­ja­do va­can­te el Bo­ra, un escalón por de­ba­jo del Ven­to. Ese Po­lo in­dio tam­po­co te­nía mu­cho que ver con el pri­mer Po­lo que se ven­dió en el país e in­clu­so de pro­du­jo du­ran­te más de 10 años en la plan­ta de Ge­ne­ral Pa­che­co, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Aquel Po­lo (1996-2008) era un se­dán po­pu­lar (hu­bo mu­chos, y aún que­dan, ta­xis y re­mi­ses de es­te mo­de­lo), co­pia­do del Seat Cór­do­ba, la ver­sión se­dán del Seat Ibi­za. Mu­cho lío, ¿no? Es­to es por­que los Po­lo an­te­rio­res fue­ron mo­de­los ex­clu­si­vos pa­ra mer­ca­dos emer­gen­tes, nun­ca se co­mer­cia­li­za­ron en Eu­ro­pa, don­de el Po­lo siem­pre fue co­mo es­te que aca­ba de lle­gar a nues­tro mer­ca­do. El nue­vo Volks­wa­gen Po­lo es idén­ti­co al eu­ro­peo. Es un mo­de­lo glo­bal. ¿Có­mo que­da la ga­ma de Volks­wa­gen en la Ar­gen­ti­na? Sin con­tar los SUV y pic­kups ni Fox y Su­ran, que es­tán cer­ca de ser des­con­ti­nua­dos, hay va­rios mo­de­los que en al­gu­nas ver­sio­nes se pi­san en pre­cio unos con otros: en­tre los hatch­back o “sin co­la”, el más eco­nó­mi­co es el Up!, le si­gue el Gol (que de a po­co irá per­dien­do pro­ta­go­nis­mo, es otro ejem­plo de mo­de­lo no glo­bal, que en nues­tra re­gión aún si­gue sien­do muy exi­to­so), des­pués apa­re­ce es­te nue­vo Po­lo y, por úl­ti­mo, el Golf. En­tre los se­da­nes o “con co­la”, el más ba­ra­to es el Vo­ya­ge (mis­mo ca­so que el Gol, irá per­dien­do te­rreno), des­pués apa­re­ce el Vir­tus (que es la ver­sión se­dán del nue­vo Po­lo y ocu­pa el es­pa­cio del vie­jo Bo­ra o el Po­lo in­dio), lue­go el Ven­to y, al fi­nal,el más lu­jo­so Pas­sat. He­chas es­tas acla­ra­cio­nes, ha­ble­mos del nue­vo VW Po­lo. Su es­ti­lo y tec­no­lo­gía, tan­to por el equi­pa­mien­to de con­fort y en­tre­te­ni­mien­to co­mo por el de se­gu­ri­dad, son sus fa­ce­tas más “glo­ba­les”. En es­tos as­pec­tos, nues­tro Po­lo (se fa­bri­ca en Bra­sil) es­tá a la al­tu­ra de los Volks­wa­gen ale­ma­nes. Ya ve­re­mos que me­cá­ni­ca­men­te es­tá un escalón por de­ba­jo.

El di­se­ño del Po­lo es muy Volks­wa­gen. Lo que pa­ra al­gu­nos pue­de si­gi­ni­fi­car una vir­tud y, pa­ra otros, un ras­go de con­ser­va­du­ris­mo. Los VW no son muy dis­rup­ti­vos, y son to­dos muy pa­re­ci­dos (po­dría­mos de­cir que es­te Po­lo es un Gol grande o un Golf chi­co), pe­ro, a mi jui­cio, es­tán es­té­ti­ca­men­te muy bien lo­gra­dos. A mí me gus­tan. Por den­tro, el Po­lo sor­pren­de con su gran pan­ta­lla en el pa­nel fron­tal y un ta­ble­ro de ins­tru­men­tos (que tam­bién es una pan­ta­lla, ya no más re­lo­jes de agu­ja) que pa­re­cen fu­sio­nar­se co­mo un úni­co y enor­me ins­tru­men­tal. Es­to es real­men­te muy lla­ma­ti­vo pa­ra un au­to po­pu­lar. Cla­ro que es­te “ta­ble­ro-pan­ta­lla” y la pan­ta­lla cen­tral de 8 pul­ga­das só­lo vie­ne en la ver­sión High­li­ne, que de po­pu­lar no tie­ne mu­cho (las otras ver­sio­nes traen un ta­ble­ro con­ven­cio­nal y una pan­ta­lla cen­tral de 6,5 pul­ga­das). Es­te Po­lo High­li­ne, con ca­ja au­to­má­ti­ca de 6 mar­chas, cues­ta 461.231 pe­sos y, pa­ra ra­ti­fi­car lo que di­ji­mos an­tes de que los mo­de­los de VW se pi­san en pre­cio, el Golf, con es­te mis­mo mo­tor 1.6 de 110 CV, pe­ro con ca­ja ma­nual, es más ba­ra­to: $ 443.629. Lo mis­mo su­ce­de en la ga­ma ba­ja del Po­lo: el más eco­nó­mi­co cues­ta 344.064 pe­sos, mien­tras que el Gol to­pe de ga­ma sa­le ca­si lo mis­mo, $ 336.559. El mo­tor 1.6 del Po­lo es lo me­nos “glo­bal” del au­to. Tan­to en Bra­sil co­mo en Eu­ro­pa, las ver­sio­nes full se ofre­cen con un mo­tor 1.0 tur­bo de 116 CV (en Bra­sil llega a los 128 CV por el com­bus­ti­ble, al­cohol), cu­ya ma­yor vir­tud es el tor­que o mo­men­to de ma­yor fuer­za de em­pu­je: 200 Nm (New­ton me­tro) en­tre las 2.000 y las 3.500 rpm (re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to). En cam­bio, el 1.6 del Po­lo que se ven­de acá, si bien en po­ten­cia no pier­de mu­cho (ape­nas 6 CV), con­su­me más y tie­ne un tor­que de 155 Nm, que re­cién apa­re­ce en las 4.000 rpm. Es­to ha­ce que sea mu­cho me­nos ágil en ciu­dad, que es don­de más se usa un au­to de es­te seg­men­to. De to­das for­mas, es­to ca­si es un de­ta­lle pa­ra un usua­rio “nor­mal”. Es­te Po­lo 1.6 anda muy bien, es con­for­ta­ble, lin­do y tie­ne un gran equi­pa­mien­to. ¿Qué más? Ah, sí: la ver­sión High­li­ne es un po­co ca­ra… ■

CREDITO FO­TO

Equi­pa­mien­to de se­gu­ri­dad. La ma­yor vir­tud del mo­de­lo: des­de la ver­sión de en­tra­da de ga­ma trae ESP y 4 air­bags. Ade­más, ob­tu­vo la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción en prue­bas de cho­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.