Es­te no es el mo­men­to

Los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das, ofi­ci­nas, gal­po­nes y lo­ca­les co­mer­cia­les de­ben tra­tar de cui­dar a los in­qui­li­nos y no per­der­los con un ajus­te acor­de al ni­vel in­fla­cio­na­rio.

Clarin - Clasificados - - TAPA - Por Os­val­do Da­niel Gil­ges, ti­tu­lar de In­mo­bi­lia­ria Gil­ges

En mo­men­tos co­mo el que nos to­ca atra­ve­sar en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de al­qui­le­res, los va­lo­res se des­com­pen­san y la gen­te en­tra en pá­ni­co o de­ses­pe­ra­ción. Por eso, lo acon­se­ja­ble es to­mar el te­ma con mu­cha tran­qui­li­dad. Lo que pa­sa es que al ha­ber in­fla­ción, los due­ños de pro­pie­da­des en al­qui­ler no es­tán con­for­mes con los va­lo­res, y aun­que pue­dan te­ner ra­zón, en el ca­so de las vi­vien­das en al­qui­ler hay que te­ner en cuen­ta que el in­qui­lino es, en la ma­yo­ría de los ca­sos, un asa­la­ria­do que va a tar­dar mu­cho tiem­po en re­com­po­ner su suel­do. Es­to quie­re de­cir que no siem­pre po­drán res­pon­der a cláu­su­las ga­ti­llo, o a un au­men­to del con­tra­to se­gún los va­lo­res in­fla­cio­na­rios que se ma­ne­jen al mo­men­to de la re­no­va­ción. Los pro­pie­ta­rios de­ben com­pren­der que si el in­mue­ble que­da de­socu­pa­do en mo­men­tos co­mo es­tos, exis­ti­rán me­nos pro­ba­bi­li­da­des de con­se­guir un in­qui­lino rá­pi­da­men­te que vuel­va a ocu­par­lo a los va­lo­res ac­tua­li­za­dos; con el con­si­guien­te per­jui­cio del pro­pie­ta­rio de te­ner su vi­vien­da des­ha­bi­ta­da, de­bien­do pa­gar im­pues­tos, ser­vi­cios y ex­pen­sas por tiem­po in­cier­to. A no de­ses­pe­rar­se, en es­tos mo­men­tos hay que pen­sar que con un buen in­qui­lino va­le la pe­na ne­go­ciar el al­qui­ler aun­que el va­lor no sea el óp­ti­mo pa­ra el bol­si­llo del pro­pie­ta­rio. Con el pa­so del tiem­po el mer­ca­do se vol­ve­rá a aco­mo­dar, tal cual co­mo pa­só en otras cri­sis. Lo mis­mo ocu­rre con el mer- ca­do co­mer­cial de lo­ca­les, gal­po­nes y ofi­ci­nas. Los pro­duc­tos que co­mer­cia­li­zan los in­qui­li­nos au­men­tan de pre­cio, en con­se­cuen­cia, las ven­tas dis­mi­nu­yen. En es­tos mo­men­tos el país es­tá atra­ve­san­do sin du­das una mi­ni­cri­sis que pue­de pa­sar o con­ver­tir­se en cri­sis y, al igual que las vi­vien­das, los lo­ca­les no con­vie­ne te­ner­los va­cíos. El mer­ca­do se va ir aco­mo­dan­do de a po­co, lo más im­por­tan­te pa­ra el pro­pie­ta­rio es que du­ran­te es­tos me­ses crí­ti­cos su pro­pie­dad es­té al­qui­la­da. Y en la ma­yo­ría de los ca­sos va a de­pen­der de él mis­mo pa­ra que es­to sea po­si­ble. Re­cor­de­mos que hu­bo épo­cas en que se in­de­xa­ba mes por mes, con un re­sul­ta­do desas­tro­so; has­ta tu­vi­mos un desagio en el me­dio en el que hu­bo que des­con­tar­le al in­qui­lino di­ne­ro ya co­bra­do. En ese mo­men­to, has­ta el Es­ta­do ayu­da­ba a pa­gar los al­qui­le­res; a tra­vés del ban­co, el pro­pie­ta­rio co­bra­ba una par­te de la lo­ca­ción. Co­mo di­je an­te­rior­men­te, son mo­men­tos com­pli­ca­dos que fi­nal­men­te pa­san. Una vez que el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio se aco­mo­de, ven­drán tiem­pos tran­qui­los co­mo el de ha­ce unos me­ses atrás y, sin du­da, “el la­dri­llo va a se­guir sien­do siem­pre el me­jor re­fu­gio de in­ver­sión”, in­clu­so en es­tos mo­men­tos tan di­fí­ci­les co­mo el que nos to­ca atra­ve­sar.

Lo­ca­les. Los pre­cios au­men­tan, las ven­tas no. Que el al­qui­ler no sea un con­flic­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.