Ce­lio Sch­wartz, un ejem­plo a imi­tar

Con más de cin­cuen­ta años en el ru­bro, es un re­fe­ren­te en el ba­rrio por­te­ño de Pa­ler­mo.

Clarin - Clasificados - - TAPA -

Cuan­do ca­mi­na­mos por las ca­lles de Pa­ler­mo, ve­mos co­mo en ca­da cua­dra o ca­da man­za­na hay una in­mo­bi­lia­ria. Es­to no nos sor­pren­de por el au­ge que to­mó el ba­rrio en la úl­ti­ma dé­ca­da, por tra­tar­se de el lu­gar de mo­da y por ser el mas se­gu­ro de la ciu­dad pa­ra la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria. Pe­ro no siem­pre fue así. En los ‘ 60 Pa­ler­mo era una zo­na de ca­sas, edi­fi­cios ba­jos y co­mer­cios. Las co­lec­ti­vi­da­des se mez­cla­ban y con­vi­vían ar­mo­nio­sa­men­te, ára­bes, ju­díos, ar­me­nios, es­pa­ño­les e ita­lia­nos. En 1961 ini­ció sus ac­ti­vi­da­des el con­ta­dor Ce­lio Sch­wartz en la ave­ni­da Cór­do­ba al 4300. Uti­li­zan­do el lo­cal del fren­te de la an­ti­gua ca­sa fa­mi­liar, pu­so un car­tel en la vi­drie­ra que de­cía Es­tu­dio Con­ta­ble In­mo­bi­lia­rio. Re­cor­dó una fra­se de sus pa­dres que allí mis­mo ha­bían te­ni­do la Sas­tre­ría Pa­rís: “La vi­drie­ra es una ma­dre que dá de co­mer”. En sus pri­me­ros pa­sos fue cap­tan­do gran can­ti­dad de clien­tes que an­te el buen tra­to y la so­li­dez en sus co­no­ci­mien­tos que­da­ban en­can­ta­dos en tra­ba­jar y re­co­men­dar al jo­ven Ce­lio. En 1981 inau­gu­ra sus ofi­ci­nas en Ju­lián Ál­va­rez y San­ta Fé don­de am­plía su clien­te­la y desa­rro­lla sus ac­ti­vi­da­des con la pu­jan­za de siem­pre. En esa ofi­ci­na pa­sa épo­cas bue­nas y otras no tan fe­li­ces, en con­so­nan­cia con el país. Sin em­bar­go, es en esos momentos du­ros don­de es más va­lo­ra­do por sus clien­tes y ve­ci­nos, a quie­nes ase­so­ra có­mo pa­sar los tran­ces di­fí­ci­les de la me­jor ma­ne­ra. Y re­ci­bie­ron siem­pre la pa­la­bra jus­ta y el con­se­jo leal. En 2003 am­plía las ofi­ci­nas mu­dán­do­se a un lo­cal de la mis­ma cua­dra que tri­pli­ca la su­per­fi­cie. Es el mo­men­to co­rrec­to pa­ra que el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de tan­tos años se vea re­fle­ja­do en un lo­cal a la al­tu­ra del pro­yec­to. En el re­co­rri­do de es­tos más de 50 años, ha su­ma­do a su es­po­sa, que siem­pre le ha brin­da­do un apo­yo in­con­di­cio­nal, y a sus hi­jos, que des­de dis­tin­tas pro­fe­sio­nes le dan una vi­sión in­ter­dis­ci­pli­na­ria que en­ri­que­ce y op­ti­mi­za la res­pues­ta a la de­man­da del nue­vo mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Y ha lo­gra­do el ar­ma­do de un equi­po de tra­ba­jo idó­neo ocu­pán­do­se del en­tre­na­mien­to y ca­pa­ci­ta­ción de ca­da uno de sus em­plea­dos. Cuan­do abrió las puer­tas de su lo­cal hi­zo po­ner tres pa­la­bras en sus pa­re­des pa­ra que se lean co­mo los va­lo­res que siem­pre lo han iden­ti­fi­ca­do: se­rie­dad, se­gu­ri­dad y efi­cien­cia. Es­tos con­cep­tos que pa­re­cen na­tu­ra­les y pro­pios de cual­quier pro­fe­sio­nal lo han eri­gi­do por en­ci­ma del res­to de sus co­le­gas y lo han con­ver­ti­do en un ejem­plo ci­ta­do una y mil ve­ces de lo que “de­be­ría ser” un ciu­da­dano y, la­men­ta­ble­men­te, no ocu­rre con fre­cuen­cia. Quien co­no­ce a Ce­lio Sch­wartz que­da cau­ti­va­do por su fres­cu­ra, es­pí­ri­tu jo­ven, sim­pa­tía, hu­mil­dad, pu­jan­za y con­vic­cio­nes. Sir­van es­tas pa­la­bras de ho­me­na­je a al­guien que nos ha­ce creer que se pue­de te­ner éxi­to sin trai­cio­nar­se y que re­cuer­da que el es­fuer­zo es el úni­co ca­mino al pro­gre­so. El 14 de Ju­lio cum­ple 80 años, brin­da­mos a su sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.