La ti­ra­nía del me­tro cua­dra­do

¿Cuán­to va­le el m2? ¿Cuán­tos m2 tie­ne? ¿Cuán­tos m2 se pue­den cons­truir?

Clarin - Clasificados - - INMUEBLES -

Se­gu­ra­men­te, si Ud. ha ini­cia­do la bús­que­da de una vi­vien­da, sa­brá - o al­guien le ha­brá ad­ver­ti­do – que la su­per­fi­cie de la ca­sa se mi­de en me­tros cua­dra­dos, y en­ton­ces siem­pre, in­elu­di­ble­men­te , an­tes, du­ran­te o des­pués de la vi­si­ta a la que po­dría ser su nue­va ca­sa, dis­pa­ra­rá la con­sa­bi­da pre­gun­ta: Cuan­tos m2. tie­ne?. Más tar­de, co­no­cien­do el va­lor del in­mue­ble y con el au­xi­lio de una cal­cu­la­do­ra o rá­pi­da­men­te se­gún la com­ple­ji­dad arit­mé­ti­ca de la ecua­ción o su ha­bi­li­dad pa­ra la ma­te­má­ti­ca, sacará una con­clu­sión: El m2 va­le tan­tos $. Una vez ha­ya arri­ba­do a es­ta con­clu­sión, pue­de que in­ten­te es­ta­ble­cer co­mo pa­rá­me­tro de com­pa­ra­ción en­tre las dis­tin­tas pro­pie­da­des que vi­si­te a es­te in­di­ca­dor e in­clu­so con­si­de­rar me­dian­te él si el pre­cio que es­tán so­li­ci­tan­do por la ca­sa es el que “co­rres­pon­de”. Pe­ro, va­yan aquí al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes pa­ra que Ud. apli­que y ten­ga en cuen­ta a la ho­ra de uti­li­zar el fa­mo­so pa­trón del m2 y del pre­cio por m2. Ud. sa­bía o creía sa­ber que 1 m x 1 m era igual a 1 m2. Pe­ro, la­men­ta­mos de­silu­sio­nar­lo, en la prác­ti­ca, no siem­pre es así, y no por­que ha­yan cam­bia­do las le­yes de la geo­me­tría y las ma­te­má­ti­cas, sino por­que en­tre otras co­sas:

• Los me­tros cua­dra­dos sue­len su­frir una suer­te de “elon­ga­ción”, a la ho­ra de in­for­mar los que con­tie­ne una ca­sa en ven­ta, Ud., en mu­chos ca­sos sacará la cuen­ta y se sor­pren­de­rá. ¡Que ba­jo es­tá el m2!

• Des­pués de re­co­rrer la pro­pie­dad y aven­tu­rar­se en el li­ving-co­me­dor, co­ci­na y dor­mi­to­rios, pe­ro tam­bién en in­ter­mi­na­bles y an­gos­tos pa­si­llos, en­tre­pi­sos de 1,80 m. de al­tu­ra, y lue­go de pa­sar por un pa­tio os­cu­rí­si­mo en­tre los dor­mi­to­rios. Ud. co­no­ce los m2. de la pro­pie­dad. No lo pue­de creer!! No pue­de ser tan ba­ra­to el m2!

• El sá­ba­do a me­dia mañana cuan­do es­tá pre­pa­ran­do el “fix­tu­re” de vi­si­tas a de­par- ta­men­tos a vi­si­tar, pre­ten­de ha­cer una pre­se­lec­ción en la cual con­si­de­rar ade­más de la zo­na y co­mo­di­da­des la va­ria­ble m2. En­ton­ces, a par­tir de los dis­tin­tos lla­ma­dos Ud. se en­te­ra­rá que los de­par­ta­men­tos cuen­tan con in­con­ta­bles su­per­fi­cies: Tan­tos m2 de su­per­fi­cie to­tal, Tam­bién tie­ne tan­tos de co­mún, pe­ro tam­bién tan­tos m2 de su­per­fi­cie pro­pia, o tan­tos m2 de su­per­fi­cie cu­bier­ta y tan­tos otros de semicubierta. Y, por fa­vor, no du­de de ello, por­que esa es la su­per­fi­cie que fi­gu­ra en el tí­tu­lo de pro­pie­dad. Así, co­mo po­drá com­pro­bar el m2 y por el en­de el va­lor del m2, que Ud. calculará o que le in­for­ma­rán es­tá su­je­to a in­nu­me­ra­bles va­ria­bles que ten­drá que apren­der a ajus­tar pa­ra uti­li­zar es­te pa­trón. Pe­ro más allá de es­to, tan­to Ud. co­mo quien es­tá del otro la­do ya sea in­mo­bi­lia­rio, ta­sa­dor o deserro­lla­dor de­ben pres­tar aten­ción al es­pa­cio y sus re­la­cio­nes y no sim­ple­men­te a la can­ti­dad de me­tros cua­dra­dos. Ud. ha­bi­ta­rá y vi­vi­rá en su ca­sa ro­dea­do por m2 de pi­sos, pa­re­des y cie­lo­rra­sos, pe­ro tam­bién por sen­sa­cio­nes; por la par­ti­cu­lar per­cep­ción que ten­drá del ai­re, de la luz, del sol, de los so­ni­dos, de los aro­mas y de las vis­tas. Por ello, cuan­do vi­si­te la que po­dría ser su nue­va ca­sa o cuan­do ins­pec­cio­ne la vi­vien­da con el fin de ta­sar­la si esa es su es­pe­cia­li­dad, o si es­tá pen­san­do en cons­truir, re­duz­ca a su jus­ta me­di­da (en de­fi­ni­ti­va es só­lo eso) al m2. No se de­je so­juz­gar por él sin la fi­na re­fle­xión, sen­si­bi­li­dad y per­cep­ción del con­jun­to de cua­li­da­des que van más allá de la mag­ni­tud de una su­per­fi­cie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.