Los al­qui­le­res no subie­ron más que la in­fla­ción

Re­fle­xio­nes del Co­le­gio Pro­fe­sio­nal In­mo­bi­lia­rio an­te el pa­no­ra­ma ac­tual del mer­ca­do de las lo­ca­cio­nes ur­ba­nas

Clarin - Clasificados - - INMUEBLES -

A raíz de las pu­bli­ca­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas que son de pú­bli­co co­no­ci­mien­to res­pec­to a la mag­ni­tud de los ajus­tes en los con­tra­tos de lo­ca­cio­nes ur­ba­nas, nos ve­mos en la obli­ga­ción de acla­rar que, en pro­me­dio, los al­qui­le­res no subie­ron más que la in­fla­ción. Pa­ra ana­li­zar el te­ma, de­be­mos par­tir de co­no­cer el en­torno de ne­go­cios, la si­tua­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca afec­ta­da por la in­fla­ción y las ex­pec­ta­ti­vas fu­tu­ras res­pec­to a la evo­lu­ción de los pre­cios. Un mer­ca­do se crea por la in­ter­ac­ción de la ofer­ta y la de­man­da y el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, no es la ex­cep­ción. En efec­to, el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio es una gran ca­ja de re­so­nan­cia en la que im­pac­tan da­tos du­ros de la economía, ex­pec­ta­ti­vas de los agen­tes eco­nó­mi­cos y es­ta­dos de áni­mo de las par­tes (pro­pie­ta­rios e in­qui­li­nos). Fac­to­res ob­je­ti­vos y sub­je­ti­vos que se su­per­po­nen e im­pac­tan, en de­fi­ni­ti­va, en el mer­ca­do de al­qui­le­res de in­mue­bles. Los in­qui­li­nos (la de­man­da) le­jos de ser “to­ma­do­res de pre­cios”, ha­cen sus pro­pues­tas y con­tra­pro­pues­tas, y al ca­bo de re­co­rrer un com­ple­jo pro­ce­so de ne­go­cia­ción con la par­ti­ci­pa­ción in­dis­pen­sa­ble del co­rre­dor in­mo­bi­lia­rio, las par­tes lle­gan al pre­cio de cie­rre. Ca­da in­mue­ble es úni­co y ca­da localización es úni­ca. Cier­tos in­mue­bles en cier­tos lu­ga­res pue­den per­mi­tir a la ofer­ta la po­si­bi­li­dad de te­ner una po­si­ción más du­ra, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra se pue­de ha­blar de una “car­te­li­za­ción”. Lo que pri­ma es el li­bre jue­go de la ofer­ta y la de­man­da. Por otro la­do es erró­neo que no ha­ya su­fi­cien­te ofer­ta de in­mue­bles en al­qui­ler. No hay po­si­cio­nes do­mi­nan­tes, si un in­qui­lino bus­ca pa­ra al­qui­lar tie­ne una am­plia ofer­ta en­tre la que pue­de ele­gir. Como con­se­cuen­cia del ce­po cam­bia­rio mu­chos pro­pie­ta­rios que no pu­die­ron ven­der sus pro­pie­da­des de­ci­die­ron po­ner­las en al­qui­ler. Lo que su­ce­de es que gran par­te de la de­man­da no quie­re re­sig­nar zo­na y eso ha­ce que los pro­pie­ta­rios se for­ta­lez­can en las zo­nas más de­man­da­das. En es­te con­tex­to, tie­ne una im­por­tan­cia fun­da­men­tal la pro­fe­sio­na­li­za­ción del co­rre­dor in­mo­bi­lia­rio. En­ca­rar la ta­sa­ción con ri­gu­ro­si­dad y co­no­cien­do que ca­da in­mue­ble es úni­co. An­te to­do es fun­da­men­tal evi­tar las ge­ne­ra­li­za­cio­nes. No se pue­de ta­sar di­cien­do “los dos am­bien­tes se al­qui­lan en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res a $ 6500 men­sua­les”. Ca­da in­mue­ble es úni­co. Ha­ya que re­cu­rrir a pro­fe­sio­na­les a la ho­ra de ta­sar. La ta­sa­ción es una ta­rea pro­pia e in­de­le­ga­ble del co­rre­dor in­mo­bi­lia­rio. No se pue­de ta­sar por me­tro cua­dra­do, como si se tra­ta­ra de co­mo­di­ties. Si hay al­go que cla­ra­men­te no es un co­mo­dity, eso es un in­mue­ble. Co­mer­cia­li­za­mos ex­pe­rien­cias de vi­da, uni­da­des fun­cio­na­les de vi­vien­da ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des, con de­ter­mi­na­das pres­ta­cio­nes y orien­ta­das a un tar­get de clien­tes de­ter­mi­na­do. En es­ta ta­rea nos to­ca mu­chas ve­ces trans­mi­tir la no­ti­cia de que, como con­se­cuen­cia de la in­fla­ción ha­brá que ajus­tar el al­qui­ler en la re­no­va­ción. Pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra se pue­de res­pon­sa­bi­li­zar por eso al pro­fe­sio­nal in­mo­bi­lia­rio. Se­ría como cul­par al car­te­ro de la ma­la no­ti­cia que con­tie­ne la carta.

No po­de­mos des­co­no­cer el tre­men­do es­fuer­zo que sig­ni­fi­ca con­ven­cer al pro­pie­ta­rio que es mo­men­to de prio­ri­zar te­ner el de­par­ta­men­to al­qui­la­do aun con ba­ja ren­ta. Es­te ti­po de no­ti­cias lo úni­co que lo­gra es que los due­ños crean que sus in­mue­bles va­len más y se alar­gue el tiem­po en ofer­ta, sin que se cie­rren ope­ra­cio­nes. La po­lí­ti­ca del Co­le­gio Pro­fe­sio­nal In­mo­bi­lia­rio ha si­do no par­ti­ci­par de es­te ti­po de de­ba­tes, ya que con­si­de­ra­mos que per­ju­di­can a la pro­fe­sión. Con­si­de­ra­mos que te­ne­mos que se­guir de­fen­dien­do el pro­fe­sio­na­lis­mo del co­rre­dor in­mo­bi­lia­rio y que la me­jor res­pues­ta es la ges­tión que lle­va­mos ade­lan­te, tra­du­ci­da en he­chos con­cre­tos como la re­cien­te Re­so­lu­ción 350, apro­ba­da por una­ni­mi­dad pa­ra de­fen­der los de­re­chos pro­fe­sio­na­les a per­ci­bir ho­no­ra­rios por nues­tra la­bor. Man­te­ner el rum­bo y se­guir avan­zan­do no es na­da sen­ci­llo en esas cir­cuns­tan­cias, pe­ro es nues­tro de­ber ha­cer un lla­ma­do a la cor­du­ra y ma­ne­jar­nos res­pon­sa­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.