Ejer­cer en li­ber­tad

Clarin - Clasificados - - INMUEBLES -

La pro­fe­sión del co­rre­ta­je in­mo­bi­lia­rio es una pro­fe­sión pro­pia de eco­no­mías en las que, co­mo la nues­tra, exis­te la pro­pie­dad pri­va­da y la li­bre con­tra­ta­ción.

El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, se ri­ge por la ley de la ofer­ta y la de­man­da, don­de los pre­cios se for­man con re­glas de jue­go ab­so­lu­ta­men­te cla­ras, sin que exis­ta una po­si­ción do­mi­nan­te de nin­gu­na de las par­tes. Y es­to es así, en bue­na me­di­da gra­cias a la exis­ten­cia de los co­rre­do­res in­mo­bi­lia­rios.

En efec­to, los co­rre­do­res in­mo­bi­lia­rios son pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes que bus­can acer­car a las par­tes in­ter­vi­nien­tes, aten­dien­do sus ne­ce­si­da­des, in­tere­ses, ex­pec­ta­ti­vas, po­si­bi­li­da­des, tiem­pos e in­se­gu­ri­da­des.

Se tra­ta de pro­fe­sio­na­les al ser­vi­cio de am­bas par­tes. Tan­to el pro­pie­ta­rio co­mo el com­pra­dor son sus clien­tes. Tan­to el lo­ca­dor co­mo el in­qui­lino. A am­bas par­tes de la ope­ra­ción el co­rre­dor ase­so­ra, edu­ca, con­tie­ne, ayu­da, orien­ta; en fin, a am­bas par­tes sir­ve. No só­lo en cues­tio­nes in­mo­bi­lia­rias pro­pia­men­te di­chas, sino tam­bién en as­pec­tos con­ta­bles, im­po­si­ti­vos y le­ga­les. Y to­do el que tra­ba­ja me­re­ce ser re­mu­ne­ra­do de acuer­do a lo que pac­te con sus clien­tes.

En la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, exis­ten más de 6000 co­rre­do­res in­mo­bi­lia­rios ma­tri­cu­la­dos. La in­men­sa ma­yo­ría son cuen­ta­pro­pis­tas. Un por­cen­ta­je me­nor es­tá or­ga­ni­za­do co­mo em­pre­sas, que cuen­tan con de­pen­dien­tes, con­tri­bu­yen­do de esa for­ma a ge­ne­rar pues­tos de tra­ba­jo for­ma­les. De es­tos úl­ti­mos, más del 90% son pe­que­ñas y me­dia­nas uni­da­des pro­duc­ti­vas. El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio es­tá muy ato­mi­za­dos y ca­da co­rre­dor in­mo­bi­lia­rio tie­ne un al­can­ce lo­cal que le per­mi­te ser­vir mer­ca­dos geo­grá­fi­cos de pro­xi­mi­dad, es­ta­ble­cien­do re­la­cio­nes de largo pla­zo con quie­nes con­tra­tan sus ser­vi­cios.

Ca­da ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria es­tá car­ga­da de es­pe­ran­za, de te­mo­res, de de­seos, de ne­ce­si­da­des, de sue­ños, de ca­pri­chos, de es­ta­dos de áni­mo, de pun­tos de vis­ta, etc.: una “tormenta de hu­ma­ni­dad” que re­quie­re de un pro­fe­sio­nal que se­pa ca­na­li­zar, en­cau­zar y ali­near ob­je­ti­vos en pos del cie­rre del ne­go­cio.

Es­ta vo­ca­ción de ser­vi­cio lo ha­ce te­ner es­pe­cial sen­si­bi­li­dad a la ho­ra de aten­der si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res, con­tri­bu­yen­do, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, a que las fa­mi­lias pue­dan ac­ce­der a la vi­vien­da.

Por otro la­do, con­tri­bu­yen a dar cer­te­zas a las par­tes. El in­qui­lino, pue­de es­tar tran­qui­lo de que el lo­ca­dor es real­men­te el pro­pie­ta­rio y que no tie­ne res­tric­cio­nes pa­ra dis­po­ner de su in­mue­ble y por tan­to, po­drá ce­le­brar el con­tra­to con to­tal tran­qui­li­dad. Mi­les de in­qui­li­nos así lo re­co­no­cen y va­lo­ran es­tos ser­vi­cios. El pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción en que es­tán in­ser­tos los co­rre­do­res in­mo­bi­lia­rios, ha pues­to mu­cho én­fa­sis en la ad­qui­si­ción de nue­vas he­rra­mien­tas téc­ni­cas, le­ga­les y co­mer­cia­les. Es­to es muy loa­ble y muy im­por­tan­te. La so­cie­dad ne­ce­si­ta y re­quie­re más y me­jo­res ser­vi­cios an­te clien­tes ca­da vez más exi­gen­tes. En es­te pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción es­tá com­pro­me­ti­do el Co­le­gio Pro­fe­sio­nal In­mo­bi­lia­rio.

La ley con­sa­gra a tra­vés de es­te in­ci­so el de­re­cho al co­bro de hono- ra­rios a am­bas par­tes del ne­go­cio. Pe­ro más allá de la ley, el co­rre­dor in­mo­bi­lia­rio es una per­so­na que con su im­pron­ta per­so­nal vol­ca­da a la ta­rea de acer­car a las par­tes de un ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio, es ca­paz de apor­tar a los clien­tes un va­lor agre­ga­do al­tí­si­mo, in­sos­pe­cha­do, que lo ayu­da­rá en la to­ma de de­ci- sio­nes de gran im­por­tan­cia en su vi­da. Por eso el Co­le­gio tam­bién es­tá com­pro­me­ti­do con la de­fen­sa de los ho­no­ra­rios de los pro­fe­sio­na­les ma­tri­cu­la­dos.

El tér­mino “ho­no­ra­rios” es un de­ri­va­do de la pa­la­bra “ho­nor” y se re­fie­re a la re­tri­bu­ción que re­ci­ben las per­so­nas que pres­tan ser­vi­cios ba­sa­dos en las ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les. Es mu­cho más que di­ne­ro, es de­fen­der la pro­fe­sión que ejer­ce­mos con amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.