¿Por qué el co­rre­dor pro­fe­sio­nal es un ac­tor cla­ve en el nue­vo mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio?

Clarin - Clasificados - - CLASIFICADOS - Héc­tor D´Odo­ri­co. Presidente de CUCICBA. Co­le­gio Pro­fe­sio­nal In­mo­bi­lia­rio.

Los co­rre­do­res in­mo­bi­lia­rios son los en­car­ga­dos de fa­ci­li­tar los pro­ce­sos de com­pra-ven­ta y al­qui­ler de in­mue­bles, ase­so­ran­do a las par­tes so­bre las me­jo­res op­cio­nes del mer­ca­do y brin­dan­do el ase­so­ra­mien­to que su for­ma­ción y ex­pe­rien­cia re­quie­ren para ga­ran­ti­zar un fi­nal exi­to­so para am­bas par­tes en una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria. Po­nen especial én­fa­sis en ca­da eta­pa de la ope­ra­ción y en los pro­ce­di­mien­tos, cui­dan­do la pro­li­ja con­fec­ción de los ins­tru­men­tos, don­de cons­ta­rá el pre­cio, las con­di­cio­nes de ven­ta, los tiem­pos pac­ta­dos de eje­cu­ción y sus de­ri­va­cio­nes le­ga­les. Una de las prin­ci­pa­les fun­cio­nes del co­rre­dor in­mo­bi­lia­rio con­sis­te en pre­sen­tar op­cio­nes de in­mue­bles que se ade­cuen al pre­su­pues­to y ne­ce­si­da­des del com­pra­dor. Unien­do a las par­tes y me­dian­do para un acuer­do sa­tis­fac­to­rio de com­pra­dor y ven­de­dor. Para ello los co­rre­do­res pro­fe­sio­na­les in­mo­bi­lia­rios, cuen­tan con ex­ce­len­tes he­rra­mien­tas para brin­dar a sus clien­tes opor­tu­ni­da­des de com­pra de acuer­do a sus re­qui­si­tos. A tra­vés de la Red CUCICBA, se pue­de ac­ce­der a una am­plia ba­se de da­tos en In­ter­net con las pro­pie­da­des que ca­da ma­tri­cu­la­do ofre­ce a los po­ten­cia­les com­pra­do­res or­de­na­das por ba­rrio, pre­cio o ca­rac­te­rís­ti­cas del in­mue­ble y le ga­ran­ti­za al po­ten­cial ven­de­dor o com­pra­dor, la fia­bi­li­dad, ya que el por­tal, cuen­ta con pro­fe­sio­na­les to­dos de­bi­da­men­te ma­tri­cu­la­dos y su desem­pe­ño es re­gi­do por las nor­ma­ti­vas del Co­le­gio Pro­fe­sio­nal In­mo­bi­lia­rio.

Una vez que el clien­te ha en­con­tra­do la pro­pie­dad, se ini­cia el análisis de las con­di­cio­nes de la ofer­ta. En es­te pun­to es su­ma­men­te im­por­tan­te la la­bor del pro­fe­sio­nal, ya que es me­nes­ter po­der in­ter­pre­tar y equi­li­brar la ofer­ta y la de­man­da, pu­dien­do ha­cer un buen tras­la­do de la in­for­ma­ción y al aten­der las di­fe­ren­tes in­quie­tu­des de ca­da par­te se po­drá lle­gar a un acuer­do que sa­tis­fa­ga a los in­tere­sa­dos y con­cre­tar así la ope­ra­ción.

Otra ta­rea vi­tal de un Co­rre­dor, es la ta­sa­ción de un in­mue­ble, ya se tra­te de Ven­ta o Al­qui­ler, de acuer­do a los co­no­ci­mien­tos y es­tu­dios com­pa­ra­ti­vos en cuan­to a zo­na, es­ta­do, su­per­fi­cie y de­más con­si­de­ra­cio­nes, de­ter­mi­nan­do el va­lor más pre­ci­so del mer­ca­do de acuer­do a ca­da mo­men­to.

La in­ter­ven­ción de un co­rre­dor ma­tri­cu­la­do en las ope­ra­cio­nes de un al­qui­ler de in­mue­ble, tie­ne un mi­nu­cio­so co­no­ci­mien­to de los re­qui­si­tos co­rrec­tos y be­ne­fi­cio­sos para pro­te­ger a las par­tes de un jus­to y se­gu­ro com­pro­mi­so de los con­tra­tan­tes, de­bien­do el co­rre­dor, rea­li­zar to­das las ave­ri­gua­cio­nes per­ti­nen­tes de las ga­ran­tías ofre­ci­das para el cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes in­he­ren­tes al lo­ca­ta­rio y pro­te­ger sus de­re­chos a que se cum­pla con los ser­vi­cios y ca­li­dad que le fue­ron ofre­ci­dos. La ta­rea ema­na­da de un co­rre­dor es im­pres­cin­di­ble por los co­no­ci­mien­tos y con­di­cio­nes que, acor­de al Nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial vi­gen­te, de­ben te­ner­se en cuen­ta. Una bue­na con­fec­ción del ins­tru­men­to a fir­mar y so­li­ci­tud de in­for­mes, ha­cen que las par­tes se ri­jan so­bre ba­ses cla­ras y le­gal­men­te se­gu­ras y dan tran­qui­li­dad para el pro­pie­ta­rio que ofre­ce su vi­vien­da en al­qui­ler. En es­te pun­to, un ma­tri­cu­la­do res­pon­sa­ble, pro­te­ge­rá y ac­tua­ra siem­pre en be­ne­fi­cio de los con­tra­tan­tes, ho­nes­ta y efi­caz­men­te.

En to­do es­te pro­ce­so, el co­rre­dor es el que es­ta­rá des­de el co­mien­zo has­ta el fi­nal por­que co­no­ce to­dos los re­qui­si­tos y de­ta­lles y se en­cuen­tra for­ma­do aca­dé­mi­ca­men­te.

Es muy im­por­tan­te que siem­pre que vi­si­te una pro­pie­dad, re­quie­ra de quien lo en­tre­vis­ta la acre­di­ta­ción de su ma­trí­cu­la vi­gen­te (por me­dio de su cre­den­cial con el lo­go del Co­le­gio Pro­fe­sio­nal In­mo­bi­lia­rio). De es­te mo­do, ten­drá el ase­so­ra­mien­to que pue­de dar­le la tran­qui­li­dad que en otro ca­so no po­dría­mos brin­dar. Re­cor­dar es­te pun­to, es qui­zá, co­men­zar a co­no­cer có­mo fun­cio­na y se desem­pe­ña un buen Co­rre­dor In­mo­bi­lia­rio y su co­rrec­to y efi­cien­te desem­pe­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.