El nue­vo desafio del sec­tor in­mo­bi­lia­rio

Clarin - Clasificados - - IN­MUE­BLES -

E l blan­queo y las nue­vas lí­neas de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios me­jo­ran las pers­pec­ti­vas so­bre el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, el éxi­to de és­tos de­ter­mi­na­rá el pul­so del sec­tor en los pró­xi­mos se­mes­tres. No obs­tan­te, el sec­tor ya mues­tra se­ña­les de re­cu­pe­ra­ción. La res­pues­ta se de­be a la es­ta­bi­li­za­ción del ti­po de cam­bio. La ma­yor cer­ti­dum­bre so­bre la evo­lu­ción del ti­po de cam­bio fa­vo­re­ce la con­cre­ción de ope­ra­cio­nes en un sec­tor don­de los pre­cios es­tán do­la­ri­za­dos. No so­lo las de cor­to pla­zo, co­mo la com­pra de un in­mue­ble ter­mi­na­do, sino tam­bién las de cons­truc­ción que de­mo­ran ci­clos su­pe­rio­res al año. El pe­río­do de ma­yor tur­bu­len­cia ha pa­sa­do, si al­go sa­lió me­jor de lo pla­nea­do pa­ra el nue­vo go­bierno, eso es la po­lí­ti­ca cam­bia­ria. Ha­ce un año no se sa­bía don­de se en­con­tra­ría el va­lor del dó­lar en los 3 o 6 me­ses pró­xi­mos. Hoy en día exis­te me­nos dis­per­sión en las pro­yec­cio­nes acer­ca del va­lor de re­fe­ren­cia del ti­po de cam­bio. Una vez su­pe­ra­da es­ta tra­ba, el sec­tor in­mo­bi­lia­rio que vie­ne ya se per­fi­la pa­ra re­ci­bir las de­ci­sio­nes pos­ter­ga­das de años an­te­rio­res al tiem­po que se adap­ta a las no­ve­da­des de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. En ma­te­ria de cré­di­tos, el stock de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios ron­dan los 3.900 mi­llo­nes de dó­la­res, es­to equi­va­le so­lo a un 6% del to­tal del cré­di­to al sec­tor pri­va­do pro­vis­to por el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Es­te por­cen­ta­je en pe­río­dos pre­vios a las res­tric­cio­nes so­bre el mer­ca­do de cam­bios im­pues­tas des­de Oc­tu­bre 2011 su­pe­ra­ba el 10%. Es es­pe­ra­ble que la economía re­to­me esos ni­ve­les a me­di­da que los nue­vos pro­gra­mas im­pul­sa­dos por el BCRA y el Ban­co Na­ción se afian­cen al tiem­po que se nor­ma­li­za el en­torno ma­cro­eco­nó­mi­co. Re­to­mar los ni­ve­les de cré­di­to a los va­lo­res de pe­río­dos de es­ta­bi­li­dad in­cre­men­ta­ría la de­man­da de cré­di­to en al me­nos 2.400 mi­llo­nes de dó­la­res, un flu­jo que di­na­mi­za­ría la com­pra ven­ta de in­mue­bles nue­vos y usa­dos. Si la de­man­da lle­ga sin un acom­pa­ña­mien­to de la ofer­ta, se tra­du­ci­ría so­lo en un in­cre­men­to de pre­cios, no obs­tan­te, tam­bién hay op­ti­mis­mo por par­te de nue­va ofer­ta. Los cos­tos de cons­truc­ción en dó­la­res cre­cie­ron un 11% en­tre 2011 y 2016 al tiem­po que el va­lor del me­tro cua­dra­do pro­me­dio en CA­BA pa­ra el mis­mo pe­río­do subió 41% en pro­me­dio pa­ra pro­pie­da­des a es­tre­nar de 50 m2. Es­to im­pli­ca que quien in­vir­tio un dó­lar en el sec­tor, ob­tu­vo 3.6 ve­ces más ren­ta­bi­li­dad de lo que ob­te­nía en 2011. El desafío del sec­tor in­mo­bi­lia­rio es­ta­rá en coor­di­nar en for­ma ac­ti- va a los dis­tin­tos ac­to­res pa­ra que ofe­ren­tes y de­man­dan­tes mues- tren sus pos­tu­ras, acer­car po­si­cio­nes e in­for­mar a quie­nes deseen par­ti­ci­par. En otras pa­la­bras, es mo­men­to que el sec­tor in­mo­bi­lia­rio ac­túe co­mo un crea­dor de mer­ca­do (mar­ket ma­ker). Las opor­tu­ni­da­des es­tán pa­ra to­dos los agen­tes, los in­cen­ti­vos tam­bién, los ga­na­do­res se­rán quie­nes se in­vo­lu­cren ac­ti­va­men­te,los per­de­do­res se­rán quie­nes en lu­gar de crear va­lor bus­quen ex­cu­sas. Dr Héc­tor Do­do­ri­co. Pre­si­den­te – Co­le­gio Pro­fe­sio­nal In­mo­bi­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.