Tan cer­ca, tan le­jos

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - LONDRES, INGLATERRA EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Mariano Ryan mr­yan@cla­rin.com

Des­pués de mu­cho tiem­po de tra­ba­jo y de apren­der a los gol­pes, hoy so­mos un equi­po que se les pue­de plan­tar a los me­jo­res”.

To­más Cu­be­lli En es­te ni­vel, los pe­que­ños de­ta­lles mar­can la di­fe­ren­cia en los par­ti­dos y to­do es apren­di­za­je”.

Mar­cos Ayer­za

El co­ra­zón es­tá partido al me­dio en es­te mo­men­to en el que la lu­na sa­le so­bre el cie­lo de Twic­ken­ham y aparece de­trás de una de sus tri­bu­nas. Otra vez, co­mo ha­ce ocho años, hay lá­gri­mas de tris­te­za, de do­lor, de frus­tra­ción. En 2007, ha­bía con­mo­vi­do el abra­zo de Her­nán­dez y Pi­chot en un Sta­de de Fran­ce que fue tes­ti­go de una enor­me de­mos­tra­ción de con­tun­den­cia por par­te de Su­dá­fri­ca. Hoy, en 2015, sa­cu­de las tri­pas ver el llan­to de Da­niel Hour­ca­de, Pa­blo Ma­te­ra y Facundo Isa. Tam­bién es­tre­me­ce esa fo­to de Juan Mar­tín Fernández Lob­be jun­to a sus hi­jos sa­bien­do que le aca­ban de “ro­bar” la úl­ti­ma chan­ce de ser cam­peón del mun­do. To­más La­va­ni­ni no pue­de le­van­tar sus más de dos me­tros re­par­ti­dos en 130 ki­los y en­ton­ces se va apo­ya­do en Ch­ris­tian Ba­rrea, uno de los ki­ne­sió­lo­gos. Mar­tín Lan­da­jo da una no­ta pa­ra la te­le­vi­sión ofi­cial y se le no­ta en la ca­ra que odia es­tar ahí pa­ra­do, en ese mo­men­to, cuan­do va­rios de sus com­pa­ñe­ros no pue­den le­van­tar­se del pi­so. Los Pu­mas es­tán gol­pea­dos, des­truí­dos, ani­qui­la­dos. Agus­tín Creevy lla­ma a sus com­pa­ñe­ros pa­ra una ron­da. El ca­pi­tán tie­ne al­go ro­to en su in­te­rior y no es só­lo su po­si­ble des­ga­rro. Los con­vo­ca a ha­cer el due­lo, a se­guir llo­ran­do lo que ca­da uno quie­ra o sien­ta llo­rar y a pen­sar en el vier­nes, en los Spring­boks, en el bron­ce. ¿Al­guien lo es­ta­rá es­cu­chan­do? ¿Al­guien que­rrá que­dar­se un mi­nu­to más den­tro de ese es­ta­dio? To­dos pre­fie­ren ir­se a un ves­tua­rio que pron­to se car­ga­rá de esos si­len­cios que ha­blan.

Se pue­de de­cir que Los Pu­mas ya no tie­nen na­da en Inglaterra 2015 por el só­lo he­cho de ha­ber que­da­do afue­ra de la fi­nal, pe­ro tam­bién se pue­de afir­mar que Los Pu­mas ga­na­ron por la idea y por lo que se ven­drá en los pró­xi­mos años por la ju­ven­tud de mu­chos que ga­ran­ti­zan un ma­ña­na pa­ra ilu­sio­nar­se a lo gran­de. Y ade­más pue­de ase­gu­rar­se que se es­tu­vo cer­ca pe­ro le­jos a la vez. Cer­ca por­que Ar­gen­ti­na es­tu­vo só­lo sie­te pun­tos aba­jo en el mar­ca­dor du­ran­te 17 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po, un lap­so en el que se bus­có el try de di­fe­ren­tes mo­dos aun­que siem­pre res­pe­tan­do el sis­te­ma, pe­ro un tiem­po tam­bién en el que los Wa­lla­bies de­fen­die­ron a “lo ar­gen­tino”, con fie­re­za, con el tac­kle aba­jo, con la pre­sión ne­ce­sa­ria pa­ra que los me­dios nun­ca pu­die­ran te­ner el tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra pen­sar y, lue­go, eje­cu­tar. Y le­jos se es­tu­vo por­que, jus­ta­men­te, Aus­tra­lia siem­pre dio la sen­sa­ción de lo que en de­fi­ni­ti­va es: un mejor equi­po. Y a es­te con­cep­to no hay que bus­car­le más vuel­tas. ¿Dón­de se vio esa su­pe­rio­ri­dad? Fun­da­men­tal­men­te en ese úl­ti­mo try del in­tra­ta­ble Adam Ash­ley-Coo­per que lle­gó des­pués que

AFP

Re­co­no­ci­dos en la derrota. Los Pu­mas aban­do­nan el cam­po de jue­go de Twic­ken­ham en me­dio del pa­si­llo que les hi­cie­ron los Wa­lla­bies. No era el es­ce­na­rio que so­ña­ban.

REUTERS

Do­lor. El que mues­tra To­más La­va­ni­ni re­fle­ja­do en su llan­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.