Na­dal es im­pa­ra­ble y ter­mi­na el año co­mo un nú­me­ro 1

El español jue­ga co­mo en sus épo­cas jó­ve­nes. Ayer, de mo­do aplas­tan­te, lo­gró en EE.UU. el 16° Grand Slam de su ca­rre­ra.

Clarin - Deportivo - - TAPA - Ma­riano Ryan mr­yan@cla­rin.com

El tenis es un de­por­te que la ma­yo­ría de las ve­ces se ri­ge por los nú­me­ros. Las es­ta­dís­ti­cas es­tán a la or­den del día y las hay pa­ra to­dos los gus­tos. E in­clu­so un par­ti­do se pue­de ana­li­zar mu­chas ve­ces só­lo a par­tir de ellas. Pe­ro al tenis, co­mo a cual­quier otra de­mos­tra­ción del hom­bre (¿quién pue­de ne­gar que el de­por­te for­ma par­te de la vi­da mis­ma?), tam­bién hay que en­ten­der­lo -y com­pren­der­lo­des­de las emo­cio­nes. Des­de el co­ra­zón y des­de el al­ma. O des­de las pro­pias “tri­pas”, si se pre­fie­re el tér­mino más bru­tal. Y lo que atle­tas co­mo Ra­fael Na­dal hi­cie­ron y ha­cen a lo lar­go de sus ca­rre­ras tie­ne que ver con eso: con las sen­sa­cio­nes que des­pier­ta en to­dos los que lo ven. Y lo go­zan en ca­da tor­neo en el que jue­ga. Siem­pre, más allá de un re­sul­ta­do fi­nal.

Na­dal lo­gró ayer su 16° Grand Slam. Fue el ter­ce­ro en Flus­hing Mea­dows y el 74° tí­tu­lo de una vi­da pla­ga­da de éxi­tos. Pe­ro lo que más sor­pren­de en Na­dal es que a los 31 años, ha­bien­do ga­na­do ab­so­lu­ta­men­te to­do en to­dos la­dos, to­da­vía si­ga lu­chan­do por más. La ra­zón es sim­ple de en­ten­der pe­ro di­fí­cil de lle­var ade­lan­te pa­ra cual­quier mor­tal: es que él re­pre­sen­ta a esa ra­za de ele­gi­dos que no jue­ga con­tra los de­más. Por­que lo ha­ce con­tra los re­cords. Y con­tra la his­to­ria. Co­mo lo ha­cen hoy tam­bién Ro­ger Fe­de­rer y No­vak Djo­ko­vic. O co­mo lo hi­cie­ron Pe­te Sam­pras, Roy Emer­son, Rod La­ver y Björn Borg. O has­ta el pro­pio Bill Til­den en una épo­ca ab­so- lu­ta­men­te di­fe­ren­te a la del de­por­tes­how sú­per pro­fe­sio­nal de hoy. Son ele­gi­dos. To­ca­dos. Hom­bres que na­cie­ron pa­ra sor­pren­der. Y ma­ra­vi­llar...

Lo par­ti­cu­lar en Na­dal es que tu­vo la ca­pa­ci­dad de rein­ven­tar­se una vez más a los 28 años. En su cuer­po y en su jue­go. Cuan­do pa­ra muchos ya es­ta­ba aca­ba­do por sus pro­ble­mas fí­si­cos y -co­mo di­rec­ta con­se­cuen­cia de ellos- te­nís­ti­cos que lo em­pe­za­ron a ator­men­tar des­pués de per­der en los cuar­tos de fi­nal de Wim­ble­don en 2014, se rehi­zo.

Le cos­tó mu­cho, cla­ro. Por­que ape­nas pu­do ga­nar tres tor­neos en 2015 y otros dos en 2016 y, en­tre ellos, no ce­le­bró en nin­gún Grand Slam, lo que sig­ni­fi­có un gol­pe du­rí­si­mo pa­ra él. ¿Más? Lo me­jor que hi­zo en los cua­tro “gran­des” en esas dos úl­ti­mas tem­po­ra­das fue haber ac­ce­di­do a los cuar­tos de fi­nal en Aus­tra­lia y Ro­land Ga­rros en 2015. Po­co (o na­da, en reali­dad) pa­ra un “cam­peón de cam­peo­nes”, co­mo lo de­fi­nió en la en­tre­ga de

pre­mios Ka­tri­na Adams, la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Es­ta­dos Uni­dos de Tenis.

Sin em­bar­go Na­dal le dio una vuel­ta de ti­món drás­ti­ca a su equi­po de tra­ba­jo y con­tra­tó a Car­los Mo­yá, ex nú­me­ro 1 del mun­do y un gran ami­go su­yo des­de los pri­me­ros tiem­pos de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, pa­ra que em­pe­za­ra la tran­si­ción del adiós a Toni Na­dal (se ale­ja­rá de su so­brino a fin de año) y se su­ma­ra al cuer­po téc­ni­co que com­ple­ta Fran­cis­co Roig. Pe­ro ade­más él se ani­mó a ha­cer dos cam­bios téc­ni­cos que le rin­die­ron: le pu­so tres gra­mos de plo­mo a la ca­be­za de su ra­que­ta y así con­si­guió un cam­bio ra­di­cal en su dri­ve ga­nan­do en ve­lo­ci­dad con ese gol­pe aún a ries­go de per­der con­trol y me­jo­ró no­ta­ble­men­te la efec­ti­vi­dad del se­gun­do sa­que pa­ra evi­tar que lo ata­ca­ran con la de­vo­lu­ción. Por úl­ti­mo, per­dió pe­so y ma­sa mus­cu­lar pe­ro ga­nó en ra­pi­dez en sus mo­vi­mien­tos gra­cias a una die­ta im­pues­ta por su nu­tri­cio­nis­ta y al tra­ba­jo de su pre­pa­ra­dor fí­si­co Joan For­ca­des. El res­to lo hi­zo su men­te pri­vi­le­gia­da. Y con eso le so­bró, en­ton­ces.

Na­dal su­peró sin pro­ble­mas al “lar­gi­ru­cho” Ke­vin An­der­son, quien con sus 2,03 me­tros de al­tu­ra po­co pu­do ha­cer an­te quien lo ven­ció por 6-3, 63 y 6-4 en dos ho­ras y 27 mi­nu­tos de jue­go. Y si el par­ti­do (abu­rri­do) se ex­ten­dió tan­to fue por­que el sud­afri­cano, en su pri­me­ra fi­nal de Grand Slam a los 32 años, tu­vo en el sa­que el ar­ma que lo man­tu­vo a flo­te du­ran­te bue­na par­te de su desa­rro­llo.

Sin em­bar­go, una vez que el ma­llor­quín pu­so en jue­go la pe­lo­ta con su de­vo­lu­ción, ca­si siem­pre to­do tu­vo el fi­nal más pre­vi­si­ble: pun­to pa­ra Na­dal. Nue­ve chan­ces de break point y cua­tro quie­bres de Na­dal con­tra nin­gu­na opor­tu­ni­dad de que­dar­se con el sa­que de su ad­ver­sa­rio pa­ra el sud­afri­cano; 40 erro­res no for­za­dos de An­der­son con­tra ape­nas 11 de su ad­ver­sa­rio; só­lo sie­te pun­tos ce­di­dos con el pri­mer sa­que por par­te del cam­peón con­tra na­da me­nos que un 36 por cien­to de efec­ti­vi­dad en pun­tos ga­na­dos con el se­gun­do ser­vi­cio pa­ra el fi­na­lis­ta... De­ma­sia­das po­cas equi­va­len­cias en­tre am­bos y de­ma­sia­da po­ca emo­ción pa­ra las 25.755 per­so­nas que asis­tie­ron a la fi­nal en el Art­hur As­he, el es­ta­dio de tenis más gran­de del mun­do.

Na­dal se­gui­rá sien­do des­de hoy el nú­me­ro 1 del ran­king mun­dial con una apre­cia­ble di­fe­ren­cia con res­pec­to a Fe­de­rer, su nue­vo es­col­ta en la lis­ta y el otro pro­ta­go­nis­ta cen­tral de la tem­po­ra­da. Con ellos mi­ran­do al res­to des­de ahí arri­ba el pa­no­ra­ma que te­nía el cir­cui­to ha­ce diez años se re­pi­te de una ma­ne­ra im­pac­tan­te gra­cias a la vi­gen­cia de dos mons­truos que se ríen del pa­so del tiem­po y que, ade­más, avi­sa­ron du­ran­te 2017 que irán por más en 2018.

Por eso ya se pue­de sen­tir el aro­ma de una tem­po­ra­da ex­tra­or­di­na­ria aun­que to­da­vía que­de bas­tan­te ca­mino por re­co­rrer es­te año, con dos Mas­ters 1000 y el Mas­ters de Lon­dres por de­lan­te. Pe­ro la gran atrac­ción pa­sa por­que am­bos com­pi­ten con­tras los li­bros.

Na­dal lo ha­bía he­cho en Ro­land Ga­rros y lo ra­ti­fi­có so­bre el ce­men­to neo­yor­quino. Y eso lo hi­zo aún más gi­gan­te.

A mi tío nun­ca po­dré agra­de­cer­le lo su­fi­cien­te lo que ha he­cho por mí. Sin él no hu­bie­ra jugado si­quie­ra”. Ra­fael Na­dal y la des­pe­di­da de Toni.

EFE

Gi­gan­te. Ra­fael Na­dal fes­te­ja otra con­sa­gra­ción en Flus­hing Mea­dows.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.