San Lo­ren­zo va­lo­ra el em­pa­te con uno me­nos y pe­que­ñas se­ña­les pa­ra la Co­pa

El equi­po de Boe­do ju­gó un tiem­po con diez hom­bres por la ex­pul­sión in­co­rrec­ta de Salazar y aguan­tó sin su­frir a Cen­tral en Ro­sa­rio. Fue bueno el in­gre­so de Bot­ta en la eta­pa fi­nal.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - An­drés Ac­tis ro­sa­rio@cla­rin.com

Por el ri­val, por el es­ce­na­rio, por la apues­ta de guar­dar a la ma­yo­ría de los ti­tu­la­res y por haber jugado más de un tiem­po con diez ju­ga­do­res, la ex­cur­sión de San Lo­ren­zo por Ro­sa­rio arro­jó se­ña­les po­si­ti­vas. El pun­to, “im­por­tan­tí­si­mo”, en la va­lo­ra­ción de los ju­ga­do­res y del cuer­po téc­ni­co, se ci­men­tó en el or­den y la dis­ci­pli­na tác­ti­ca. El equi­po ca­si no tu­vo fi­su­ras ni en la mar­ca ni en el re­tro­ce­so. ¿La deu­da? La do­sis de fút­bol. Pin­ce­la­das de Ru­bén Bot­ta, que in­gre­só en el se­gun­do tiem­po y ju­gó 27 mi­nu­tos, y po­co más.

La ca­be­za de San Lo­ren­zo, se sa­be, es­tá pues­ta en la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Con solo un pu­ña­do de par­ti­dos ju­ga­dos en lo que va del se­mes­tre, Die­go Agui­rre plan­tó en Arro­yi­to un equi­po con muchos par­ches pa­ra no fa­ti­gar múscu­los de ca­ra al par­ti­do del miér­co­les an­te La­níus.

Se­bas­tián To­rri­co se pa­ró ba­jo los tres pa­los des­pués de cua­tro me­ses. Su úl­ti­mo par­ti­do ha­bía si­do aquel fa­tí­di­co con­tra Tem­per­ley, que mar­có el fin de su in­dis­cu­ti­da ti­tu­la­ri­dad. El ar­que­ro cum­plió. Es­tu­vo al­go dubitativo en el jue­go aé­reo, pe­ro res­pon­dió en las po­cas apro­xi­ma­cio­nes de Cen­tral. Pu­so los guan­tes en un re­ma­te cru­za­do de Mar­co Ruben y en un ca­be­za­zo a que­ma­rro­pa de Fer­nan­do Zam­pe­dri.

Al la­do de Gonzalo Ro­drí­guez se pa­ró Mar­cos Se­ne­si, un pi­be con muy po­co ro­da­je por la sú­per­po­bla­ción de ju­ga­do­res en su pues­to. Le to­có bai­lar con la más fea, con la po­ten­cia de Ruben y Zam­pe­dri. Así y to­do, ga­nó más de las que per­dió, aun­que mos­tró du­das con la pe­lo­ta en los pies.

En la mi­tad de la can­cha, Agui­rre se la ju­gó por Fa­cun­do Quig­non, de buen pa­so por Ne­well´s en el se­mes­tre pa­sa­do, pe­ro que co­rre de atrás en la con­si­de­ra­ción del DT, y por Ro­bert Pi­ris Da Mot­ta, quien solo ha­bía jugado un par­ti­do des­de su lle­ga­da a Boe­do. En la lu­cha, en el or­den y en la fric­ción, los dos cum­plie­ron. En el jue­go que­da­ron bas­tan­te en deu­da.

Y arri­ba, pa­ra pi­vo­tear y des­car­gar, se ubi­có Ni­co­lás Re­nie­ro, re­le­vo ha­bi­tual de Ni­co­lás Blan­di, ti­tu­lar por pri­me­ra vez con la ca­sa­ca azul­gra­na. Le cos­tó en­trar en sin­to­nía con un equi­po re­ple­ga­do y po­co am­bi­cio­so, más des­pués de la ex­pul­sión de Víc­tor Salazar (mal echa­do por Pa­tri­cio Lous­tau). Su­plió su po­ca par­ti­ci­pa­ción en el jue­go con sa­cri­fi­cio. Ato­ró y mo­les­tó en ca­da sa­li­da de Cen­tral.

Pe­ro la señal más po­si­ti­va pa­ra Agui­rre lle­gó re­cién a los 18 mi­nu­tos del com­ple­men­to con el in­gre­so de Bot­ta, una bo­ca­na­da de ai­re pa­ra un equi­po que co­rre mu­cho pe­ro jue­ga

po­co. El zur­do vol­vió a ju­gar des­pués de ser ope­ra­do a prin­ci­pio de agos­to tras un fuer­te gol­pe en el amis­to­so con­tra Pe­ña­rol. Y lo hi­zo con su ha­bi­tual re­per­to­rio: pau­sa y mu­cho pa­no­ra­ma. No se­ría des­ca­be­lla­do, en­ton­ces, pen­sar en su ti­tu­la­ri­dad en el cho­que co­pe­ro del miér­co­les.

Aho­ra bien, el va­lio­so pun­to que res­ca­tó San Lo­ren­zo se ex­pli­ca tam­bién por la con­fu­sión de Cen­tral en ofen­si­va, un lla­ma­ti­vo dé­fi­cit que los ro­sa­ri­nos no pu­die­ron re­sol­ver a lo lar­go de to­do el par­ti­do. Fue­ron to­dos desa­cier­tos al cru­zar el me­dio. Ni jue­go pe­ri­fé­ri­co ni jue­go pro­fun­do pa­ra apro­ve­char a Ruben y Zam­pe­dri. To­ques horizontales e in­tras­cen­den­tes.

Was­hing­ton Ca­ma­cho y Fe­de­ri­co Ca­rri­zo no gra­vi­ta­ron por las ban­das. Sin pro­fun­di­dad, la pe­lo­ta pa­só mu­cho por los pies de Leo­nar­do Gil y del uru­gua­yo San­tia­go Ro­me­ro, es­tá­ti­cos y muy im­pre­ci­sos. Cen­tral tu­vo pe­lo­ta y te­rreno a dis­po­si­ción, pe­ro no tu­vo cla­ri­dad pa­ra las­ti­mar.

Montero tar­dó una eter­ni­dad en mo­ver el ban­co. Rom­pió el do­ble cin­co re­cién a los 20 del com­ple­men­to. El in­gre­so de Col­man le apor­tó me­jor cir­cu­la­ción, pe­ro si­guió fal­tán­do­le pro­fun­di­dad. Nin­gún vo­lan­te lo­gró en 90 mi­nu­tos en­ca­jar un pa­se fil­tra­do pa­ra los de­lan­te­ros. San Lo­ren­zo, más que agra­de­ci­do. En­tre erro­res aje­nos y vir­tu­des pro­pias se lle­vó más que un pun­to de Ro­sa­rio.

JUAN JO­SÉ GAR­CÍA

No se es­ca­pa. Se­bas­tián To­rri­co atra­pa el ca­be­za­zo en so­le­dad de Fer­nan­do Zam­pe­dri, en la si­tua­ción más cla­ra de Cen­tral. Ahí San Lo­ren­zo se ase­gu­ró la igual­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.