Le­des­ma lu­chó, vol­vió a ga­nar y es un fir­me can­di­da­to en el TC

El mar­pla­ten­se ha­bía con­se­gui­do su úl­ti­ma vic­to­ria en no­viem­bre de 2014. Ya ha­bía es­ta­do cer­ca en Río Hon­do.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO -

Jac­ke­li­ne Bianchi no tu­vo du­das. “Aho­ra va­mos a sa­lir cam­peo­nes”. La mu­jer que sol­tó la fra­se es la es­po­sa de Ch­ris­tian Le­des­ma, quien dis­fru­tó en Concordia de un triun­fo que le per­mi­tió enar­bo­lar las ban­de­ras de va­rias re­van­chas en el Turismo Ca­rre­te­ra: los 1043 días que lle­va­ba sin ga­nar en la ca­te­go­ría; el tra­go amar­go que sig­ni­fi­có en su ca­rre­ra haber te­ni­do que aban­do­nar tem­po­ral­men­te cuan­do, en 2016, se que­dó sin el his­tó­ri­co apo­yo de la fa­mi­lia Lin­ge­ri; e in­clu­so el ges­to es­qui­vo de la for­tu­na en la fe­cha an­te­rior, en Río Hon­do, cuan­do su Che­vro­let se mos­tra­ba muy su­pe­rior al res­to pe­ro el sor­teo con el que se dis­pu­so la gri­lla en aque­lla com­pe­ten­cia lo man­dó al fon­do del lo­te (lar­gó 29º) y tu­vo que con­for­mar­se, des­pués de una fe­no­me­nal re­mon­ta­da, con el 2° pues­to de­trás del Ford de Ma­riano Wer­ner. Y que la com­pa­ñe­ra de siem­pre de Le­des­ma ha­ya arries­ga­do se­me­jan­te sentencia es por­que su es­po­so es uno de los 12 pi­lo­tos cla­si­fi­ca­dos al pla­yoff, que en las úl­ti­mas cin­co fe­chas de la tem­po­ra­da de­fi­ni­rá al nue­vo cam­peón. Tal co­mo el mar­pla­ten­se lo fue en 2007.

Una dé­ca­da des­pués de su úni­ca co­ro­na en la ca­te­go­ría, Le­des­ma vuel­ve a ves­tir­se de fa­vo­ri­to. Tie­ne, ade­más del gran au­to que le en­tre­ga el equi­po Las Tos­cas Ra­cing, la vic­to­ria que im­po­ne el re­gla­men­to de­por­ti­vo co­mo con­di­ción pa­ra ga­nar el tí- tu­lo. Una ven­ta­ja que dis­fru­ta por en­ci­ma de Fa­cun­do Ar­dus­so, ga­na­dor de la eta­pa re­gu­lar pe­ro ca­ren­te del triun­fo que se le ne­gó en las diez pri­me­ras fe­chas del año (ayer fue 7°). Por ello, el pi­lo­to san­ta­fe­sino em­pe­za­rá se­gun­do el pla­yoff, por de­trás de Jo­si­to Di Pal­ma, quien co­se­chó me­nos pun­tos que el Fla­co de Las Pa­re­jas pe­ro, al haber ga­na­do dos ca­rre­ras, em­pe­za­rá con 16 uni­da­des (ocho por ca­da vic­to­ria) con­tra los 15 de Ar­dus­so.

A Le­des­ma lo com­pli­có la llu­via del vier­nes, en la pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción, y el sá­ba­do que­dó ca­si me­dio se­gun­do de­trás de Ar­dus­so, quien con su To­rino se per­fi­la­ba co­mo el gran can­di­da­to del fin de se­ma­na, aun­que haber ga­na­do la se­rie más len­ta y una de­ci­sión en la elec­ción de neu­má­ti­cos (apos­tó por los más adap­ta­bles al pi­so mo­ja­do y du­ran­te la fi­nal no llo­ra vió) lo de­ja­ron sin chan­ces de ob­te­ner la vic­to­ria que ne­ce­si­ta. Ar­dus­so fue, pre­ci­sa­men­te, una de las víc­ti­mas de Le­des­ma en una ex­tra­or­di­na­ria pri­me­ra vuel­ta del mar­pla­ten­se. Es que cons­tru­yó el triun­fo en los pri­me­ros me­tros de la com­pe­ten­cia, cuan­do tras la lar­ga­da, con­fia­do por con­tar con un gran au­to, su­peró a Ar­dus­so y Ma­tías Ros­si (Ford) por el la­do ex­terno de la pis­ta en el cur­vón. Y un par de va­rian­tes más ade­lan­te, lue­go de re­co­rrer la rec­ta cor­ta del cir­cui­to vie­jo, tam­bién se ti­ró por afue­ra pa­ra su­pe­rar a Agus­tín Ca­na­pino por el la­do ex­terno y do­blar pri­me­ro.

A par­tir de ahí, el mar­pla­ten­se ace­le­ró en ca­da oca­sión que de­bió ha­cer­lo (hubo cin­co in­ter­ven­cio­nes del Au­to de se­gu­ri­dad) sin nin­gún ti­po de in­con­ve­nien­te pe­se a los ata­ques de Ca­na­pino so­bre el fi­nal. “No te­nía pa- más es­te fin de se­ma­na. Ch­ris­tian apro­ve­chó en la pri­me­ra vuel­ta un gran au­to y la con­di­ción de la pis­ta pa­ra pa­sar­nos en dos gran­des ma­nio­bras”, ana­li­zó Ca­na­pino.

Le­des­ma lle­gó a su 23ª vic­to­ria en el TC. No ga­na­ba des­de el 2/11/14, en el cir­cui­to pam­peano de Toay, cuan­do aún es­ta­ba ba­jo cobijo de Lin­ge­ri, que apa­dri­nó la ca­rre­ra del pi­lo­to des­de que era ado­les­cen­te. En abril del año pa­sa­do, una se­ma­na an­tes de los 500 Km de Ola­va­rría, Le­des­ma su­po de bo­ca del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del gre­mio de AySA que por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos le qui­ta­ban el apo­yo y de­bían ven­der el Che­vro­let. Le­des­ma es­tu­vo cin­co me­ses afue­ra, has­ta que el equi­po Las Tos­cas le dio a con­du­cir en las cua­tro fe­chas fi­na­les de 2016 la Chevy de Leo­nel Per­nía. Lin­ge­ri vol­vió a unir­se al TC, co­mo so­por­te del Jet Ra­cing de los Ca­na­pino.

En Concordia, des­pués de ha­ber­se sen­ti­do tan cer­ca del triun­fo en Ter­mas, Le­des­ma sabía que es­ta­ba fren­te a su gran opor­tu­ni­dad. “Sabía que te­nía que arries­gar, no te­nía na­da que per­der, ha­bía que bus­car la vic­to­ria pa­ra en­trar a la Co­pa de Oro y el au­to fun­cio­nó muy bien en to­do el fin de se­ma­na sal­vo en la se­rie, cuan­do la pis­ta hú­me­da no nos per­mi­tió se­guir a Agus­tín (Ca­na­pino)”, des­ta­có.

Pi­lo­to ce­re­bral, lu­cha­dor e ícono de Che­vro­let, Le­des­ma se po­ne la ro­pa de can­di­da­to. Sa­be que no se­rá fá­cil en una tem­po­ra­da don­de To­rino (so­bre to­do) y Ford es­tán me­jor per­fi­la­dos, al ha­ber­se re­par­ti­do sie­te triun­fos (cua­tro del To­ro, tres del Ova­lo) en diez fe­chas. Pe­ro él tam­bién es cons­cien­te de que lo su­yo no pa­sa por ba­jar los bra­zos. Co­mo su fa­mi­lia: “Mi mu­jer y mis hi­jos me acom­pa­ña­ron en es­te tiem­po y sa­ben el sa­cri­fi­cio que hi­ci­mos pa­ra lle­gar has­ta acá”.

TONY BOS­CO

Un gran au­to. Tras su ale­ja­mien­to de Lin­ge­ri, Le­des­ma co­rre con una Chevy del equi­po Las Tos­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.