Un do­bles que no ayu­dó en una se­rie crí­ti­ca

Só­lo dos paí­ses des­cen­die­ron un año des­pués de ga­nar la Co­pa Da­vis. ¿Se­rá Ar­gen­ti­na el ter­ce­ro?

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO -

El da­to es es­ta­dís­ti­co pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te po­ten­te como para ha­cer aún más su­fri­da una an­gus­tia de­por­ti­va: ape­nas dos cam­peo­nes de la Co­pa Da­vis des­cen­die­ron el año pos­te­rior al de su con­sa­gra­ción. El pri­me­ro fue Fran­cia en 1997 y el se­gun­do, Sue­cia, dos años más tar­de. Ar­gen­ti­na que­dó al bor­de de ser el ter­ce­ro des­pués de la muy flo­ja ac­tua­ción de su do­bles, que per­dió fren­te a los ka­za­jos Ti­mur Kha­bi­bu­lin y Alek­sandr Ne­dov­ye­sov por 5-7, 6-4, 7-5 y 6-4 en tres ho­ras y 28 mi­nu­tos de juego.

Esta vez la apues­ta de Da­niel Or­sa­nic no re­sul­tó y el lo­cal que­dó 2 a 1 y con la chan­ce cier­ta de man­dar a Ar­gen­ti­na a la zo­na Ame­ri­ca­na, don­de no jue­ga desde 2001.

Todo que­da­ba esta ma­dru­ga­da, desde las 5 de la Ar­gen­ti­na, pri­me­ro en ma­nos de Die­go Sch­war­tz­man. Y si el pri­mer sin­glis­ta ar­gen­tino le ga­na a Mik­hail Ku­kush­kin, des­pués Gui­do Pe­lla es­ta­rá fren­te a Ne­dov­ye­sov, que re­em­pla­za­rá al flo­ji­to Dmitry Pop­ko. Del in­te­rés de ca­da ar­gen­tino de­pen­de­rá la ho­ra a la que pu­sie­ron el des­per­ta­dor. Si es que se lo pu­sie­ron...

Or­sa­nic, an­te la fal­ta de ma­te­rial dis­po­ni­ble por re­nun­cias, le­sio­nes y au­sen­cias ines­pe­ra­das, se la ju­gó por la pa­re­ja de los de­bu­tan­tes Má­xi­mo Gon­zá­lez y Andrés Mol­te­ni y am­bos es­tu­vie­ron le­jos (es­pe­cial­men­te el se­gun­do, a quien le que­bra­ron el sa­que cin­co ve­ces en todo el par­ti­do y en dos con sen­das so­ble fal­tas) de cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas.

Lo de la du­pla na­cio­nal fue muy po­bre por­que des­apro­ve­chó el re­em­pla­zo de Ku­kush­kin, su mejor ju­ga­dor, por un de­bu­tan­te Kha­bi­bu­lin que ac­túa en el ni­vel de Fu­tu­res y Cha­llen­gers, por­que nun­ca pu­do con­tro­lar la agre­si­vi­dad de los ka­za­jos, que siem­pre fue­ron su­pe­rio­res por su ma­yor ve­lo­ci­dad de gol­pes y por­que la ma­ne­ra de ju­gar de Gon­zá­lez y Mol­te­ni po­drá ser mas só­li­da, pe­ro en una can­cha de ce­men­to como la Cen­tro Na­cio­nal de Te­nis de As­ta­na se hu­bie­ra ne­ce­si­ta­do una ma­yor potencia de pe­lo­ta para no es­tar siem­pre a la de­fen­si­va.

Ar­gen­ti­na ex­ten­dió a tres su ra­cha de do­bles per­di­dos como vi­si­tan­te en for­ma con­se­cu­ti­va. El nú­me­ro no es lla­ma­ti­vo, pe­ro lo que vale es que nun­ca una pa­re­ja im­pro­vi­sa­da, por más que ten­ga a dos ju­ga­do­res con bue­nos re­sul­ta­dos en el cir­cui­to de do­bles, es la ga­ran­tía se­gu­ra de un re­sul­ta­do po­si­ti­vo, por más que del otro lado ha­ya ju­ga­do­res de un me­nor ran­king in­di­vi­dual.

Fue­ra de los dos en­cuen­tros de hoy, ya ha­brá tiem­po su­fi­cien­te en el fu­tu­ro cer­cano para ana­li­zar si al­gu­nos hi­pó­cri­tas vol­vie­ron al in­di­vi­dua­lis­mo tan ló­gi­co del te­nis y de­ja­ron muy solo al equi­po -al que di­cen per­te­ne­cer-, cuan­do pu­die­ron ha­ber da­do una mano im­por­tan­te para lle­gar al úl­ti­mo día de la se­rie sin la so­ga tan apre­ta­da al cue­llo...

CESARO DE LU­CA

Caí­da. De­si­lu­sio­na­ron los de­bu­tan­tes Gon­zá­lez y Mol­te­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.