“Ha­ce años que ve­ni­mos cho­can­do a la Se­lec­ción con­tra las pa­re­des”

Sin anes­te­sia, el Che­cho va a fon­do so­bre la pro­fun­da cri­sis que po­ne en du­da la cla­si­fi­ca­ción ar­gen­ti­na al Mun­dial 2018.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Da­niel Ave­lla­ne­da da­ve­lla­ne­da@cla­rin.com

Pun­tual, co­mo ca­da vez que an­ti­ci­pa­ba en el círcu­lo cen­tral, Ser­gio Ba­tis­ta es­pe­ra en la es­qui­na de Ola­zá­bal y Bau­ness. Ter­mi­na el ci­ga­rri­llo, se sien­ta en la me­sa de un bar y pi­de agua mi­ne­ral. Aso­ma el me­dio­día en Vi­lla Ur­qui­za y, co­mo en ca­da rin­cón del país, só­lo se ha­bla de la atri­bu­la­da Se­lec­ción y esa en­tre­ve­ra­da cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial. La in­cer­ti­dum­bre in­va­de al fut­bo­le­ro. Al Che­cho, tam­bién. Cam­peón en Mé­xi­co ‘86 en pan­ta­lon­ci­tos cor­tos, tam­bién fue el téc­ni­co du­ran­te esos Jue­gos Olim­pí­cos que ter­mi­na­ron con una me­da­lla do­ra­da col­ga­da en el cue­llo de Lio­nel Mes­si en 2008. Y es­tu­vo a car­go de la Ma­yor en la Co­pa Amé­ri­ca 2011, esa ilu­sión nacional que se di­lu­yó por pe­na­les an­te Uru­guay. Co­no­ce el pa­ño ce­les­te y blan­co co­mo po­cos , cla­ro.

La bar­ba de siem­pre, aho­ra cor­ta­da al ras, y el ca­be­llo lar­go de aque­llos años fe­li­ces, pe­ro en­go­mi­na­do. Ba­tis­ta ya no se pa­re­ce a Je­sús, aun­que ha­ya ju­ga­do con Dios y di­ri­gi­do a otra dei­dad de la pe­lo­ta. Ma­ra­do­na fue su com­pa­ñe­ro y Mes­si, su as de es­pa­das. El mano a mano con Cla­rín, en­ton­ces, gi­ra en torno a es­te vía cru­cis que atra­vie­sa Ar­gen­ti­na, a só­lo 72 ho­ras del due­lo con Ecua­dor en Qui­to. -¿Qué diag­nós­ti­co se pue­de ha­cer de es­ta di­fí­cil co­yun­tu­ra? ¿Qué le pa­sa a la Se­lec­ción, Che­cho? -Que lle­gues al último par­ti­do afue­ra del Mun­dial, mar­ca lo mal que es­ta­mos. Veo que to­dos ha­cen cuen­tas, pe­ro el pro­ble­ma so­mos no­so­tros. Con Ve­ne­zue­la es­tá­ba­mos cla­si­fi­ca­dos y no pu­di­mos ga­nar. Con Pe­rú, igual. Ar­gen­ti­na no en­cuen­tra el rum­bo. Pe­ro es­to no vie­ne de aho­ra. Es­te es el fi­nal de una pe­lí­cu­la que ven­go vien­do ha­ce diez años. Se tra­ba­ja mal. Yo creo mu­cho en los pro­yec­tos y en nues­tro fút­bol, no exis­ten. No pue­den pa­sar sie­te téc­ni­cos en una dé­ca­da y tres en una mis­ma Eli­mi­na­to­ria. En nin­gu­na par­te del mun­do su­ce­de. Y lle­ga­mos a es­ta si­tua­ción por la ma­la or­ga­ni­za­ción y la de­ses­pe­ra­ción de ga­nar al­go. En­tien­do que el ar­gen­tino no tie­ne pa­cien­cia. Pe­dían re­cam­bio. To­dos que­rían que se fue­ran esos ju­ga­do­res que ha­ce ra­to vie­nen vis­tien­do es­ta ca­mi­se­ta. Y afron­tar es­te mo­men­to con fut­bo­lis­tas que tie­nen dos par­ti­dos en la Se­lec­ción, por más ex­pe­rien­cia que ha­yan ad­qui­ri­do en Eu­ro­pa, no es fá­cil. Es­to iba a pa­sar. -Pe­ro los que tie­nen dos par­ti­dos en la Se­lec­ción o los que es­tán ha­ce una dé­ca­da, no co­mul­gan ni em­bo­can la pe­lo­ta. ¿Es po­si­ble creer en la teo­ría del blo­queo men­tal? -Cuan­do las co­sas no sa­len, ju­gás tres fi­na­les y no ga­nás nin­gu­na, aque­llos que ha­ce años for­man par­te de la Se­lec­ción pue­den sen­tir­lo. Los nuevos, no, por­que ellos tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad a futuro. Pe­ro en es­te ti­po de si­tua­cio­nes, no po­dés te­ner nin­gún ti­po de blo­queo. Hay que te­ner fuer­za. -Ha­ce tiem­po que son re­cu­rren­tes los pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les en la AFA, los di­ri­gen­tes cam­bia­ron de téc­ni­co co­mo de za­pa­tos, pe­ro los que de­fi­nen son los ju­ga­do­res, ¿no creés que tie­nen la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en es­te mo­men­to?

-Ellos tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro no se les pue­de echar to­da la cul­pa. Si vos te­nés des­or­ga­ni­za­da tu fá­bri­ca, se­gu­ro que los em­plea­dos van a tra­ba­jar mal. Hay ju­ga­do­res que ha­ce diez años que es­tán en la Se­lec­ción y ya tu­vie­ron sie­te téc­ni­cos. Yo pien­so dis­tin­to a Diego y Ba­si­le, a Sa­be­lla. Si vos le cam­biás el chip al ju­ga­dor ca­da cin­co par­ti­dos, co­mo pa­só en es­ta Eli­mi­na­to­ria, in­ci­de en el ren­di­mien­to. Con Mar­tino ju­gás de una ma­ne­ra, con Bau­za, de otra. Lle­ga Sam­pao­li, es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y no hay tiem­po pa­ra tra­ba­jar. Ha­ce años que ve­ni­mos cho­can­do la Se­lec­ción con­tra las pa­re­des por la de­ses­pe­ra­ción de ga­nar. Y así nos es­tá yen­do. -In­de­pen­dien­te­men­te del téc­ni­co de turno, ¿no creés que de­pen­de­mos de­ma­sia­do de la inspiración de Mes­si y con eso no al­can­za?

-Los ar­gen­ti­nos nos re­la­ja­mos cuan­do la aga­rra Lio­nel; el te­ma es que no les pa­se lo mis­mo a los que jue­gan a su la­do. Por ejem­plo, con­tra Pe­rú, Ar­gen­ti­na no ju­gó bien. Pe­ro tu­vo ocho po­si­bi­li­da­des de gol y en sie­te es­tu­vo Lio­nel. De­jó so­lo al Pa­pu Gó­mez, a Ri­go­ni, a Be­ne­det­to... Nos es­tá fal­tan­do un plan B pa­ra Mes­si. No­so­tros lo te­nía­mos en el 86. Si no fun­cio­na­ba Diego, es­ta­ba Bu­rru­cha­ga.

-¿De­cís que us­te­des res­pal­da­ban me­jor a Ma­ra­do­na de lo que sus com­pa­ñe­ros apo­yan a Mes­si? -Sa­bía­mos que te­nía­mos el as de es­pa­das, que en cual­quier mo­men­to te de­fi­nía el par­ti­do. Pe­ro te­nía­mos cla-

ro que, si Diego es­ta­ba ta­pa­do, apa­re­cía Bu­rru­cha­ga y era un desaho­go. Y cum­plía­mos nue­tras fun­cio­nes a la per­fec­ción. Acá, se de­pen­de mu­cho de Mes­si y no se lo ro­dea bien. Cuan­do di­ri­gía la Se­lec­ción, bus­ca­ba que Lio­nel es­tu­vie­ra có­mo­do con ju­ga­do­res que sien­tan el fút­bol del mis­mo mo­do, pe­ro mu­chas ve­ces es di­fí­cil. -Sam­pao­li di­jo que tie­ne que ha­cer­le en­ten­der a Mes­si que de­be ju­gar cer­ca del área. Y es­tá cla­ro que en los me­tros fi­na­les es le­tal. Vos lo ubi­cas­te de fal­so 9, co­mo en Bar­ce­lo­na. ¿Por qué re­tro­ce­de tan­to? -Por­que es un ju­ga­dor que tie­ne que es­tar en con­tac­to con la pe­lo­ta siem­pre. Y pa­ra mí, es un de­fi­ni­dor, pe­ro si no te­nés los me­dio­cam­pis­tas que pue­dan me­ter una pe­lo­ta en­tre lí­neas, es muy di­fí­cil. Uru­guay le dio la pe­lo­ta a Pi­za­rro y a Bi­glia, que la­te­ra­li­zan más. No son co­mo Ga­go, que pue­de me­ter o pa­se cla­ro. En­ton­ces, Lio­nel re­tro­ce­de por­que no le lle­ga. Y nun­ca se es­con­de, siem­pre la pi­de. -¿Có­mo se ga­na el mar­tes? -Si ju­gás con la in­ten­si­dad que ha­bi­tual­men­te mues­tra Ar­gen­ti­na, va a es­tar bra­vo. Por­que la al­tu­ra se sien­te. Sam­pao­li di­ri­gió mu­cho tiem­po en Ecua­dor, tie­ne que sa­ber có­mo plan­tear­lo. Si ata­cás los no­ven­ta minutos, vas a ter­mi­nar muer­to. Igual, yo creo que nos cla­si­fi­ca­mos. -¿Qué te ha­ce pen­sar qué va a ser así si no se pu­do ga­nar en tres par­ti­dos? -Soy ar­gen­tino y ten­go fe. Eso sí, que cla­si­fi­car al Mun­dial no ta­pe lo mal que se es­tán ha­cien­do las co­sas. Hay que cam­biar de ver­dad.

Ba­tis­ta. Ju­gó y di­ri­gió. Ga­nó y per­dió. El Che­cho es “hom­bre de Se­lec­ción” y tie­ne au­to­ri­dad su­fi­cien­te pa­ra opi­nar so­bre es­ta hora del equi­po.

ROLANDO AN­DRA­DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.