Con mu­chos ju­ga­do­res apro­ba­dos, Sam­pao­li avan­za en la lis­ta de 23 pa­ra el Mun­dial

Los ob­je­ti­vos del en­tre­na­dor en es­ta gi­ra son afian­zar la idea de juego y em­pe­zar a de­fi­nir los nom­bres pa­ra junio. Tras el primer ca­pí­tu­lo se per­fi­lan al­gu­nos ga­na­do­res y per­de­do­res.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - MOSCU. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Ser­gio Da­nis­hewsky sda­nis­hewsky@cla­rin.com

An­tes del arran­que de la aven­tu­ra por Ru­sia (la pri­me­ra, por­que la que de ver­dad im­por­ta ocu­rri­rá en junio), Jorge Sam­pao­li ha­bía des­li­za­do que uno de los dos ob­je­ti­vos que per­se­guía era avan­zar en la con­for­ma­ción de la ben­di­ta lis­ta de 23 ju­ga­do­res que es­ta­rán en el Mun­dial. El otro, ob­vio, era afian­zar la idea de juego y pu­lir su eje­cu­ción. Un día an­tes del par­ti­do de ayer, y an­te la mi­ra­da de la pren­sa in­ter­na­cio­nal, pro­fun­di­zó el con­cep­to: di­jo que as­pi­ra­ba a lle­gar a la do­ble fe­cha FIFA de marzo (a pro­pó­si­to, aso­ma Ita­lia en Mi­lán y se avan­za en el segundo par­ti­do) con tres ju­ga­do­res por pues­to. La vic­to­ria so­bre los lo­ca­les, un 1-0 con cier­to tono de prác­ti­ca, per­mi­te ir sa­can­do unas cuan­tas con­clu­sio­nes. Al téc­ni­co, cla­ro, y a quie­nes es­pe­cu­lan con los ele­men­tos que la realidad en­tre­ga.

Ni la multitud que col­mó el Luzh­ni­ki, que se ilu­sio­nó con ca­da ata­que lo­cal y ter­mi­nó de­sen­can­ta­da, ni el ma­jes­tuo­so es­ce­na­rio, tor­cie­ron los pla­nes de Sam­pao­li y de sus ju­ga­do­res. Aden­tro, frial­dad pa­ra desa­rro­llar el li­bre­to, pa­cien­cia pa­ra mo­ver la pe­lo­ta pe­se a al­gún sil­bi­do, or­den ca­si to­do el tiem­po. Y afue­ra, un DT sin el ner­vio­sis­mo ma­de in Eli­mi­na­to­rias. De to­do se apren­de.

Una pri­me­ra lec­tu­ra, de ca­ra a la lis­ta de 23, di­rá que la ma­yor par­te de los fut­bo­lis­tas apro­bó el exa­men. Y una se­gun­da sos­ten­drá que de nin­gu­na ma­ne­ra de­bie­ra ser ta­cha­do aquel que pa­só ras­pan­do o que di­rec­ta­men­te no apro­bó.

Lo de Ser­gio Ro­me­ro ya no ad­mi­te dis­cu­sio­nes. Aun­que ca­da uno ten­ga sus gus­tos, el que va­le en es­te aná­li­sis es el del DT. Y si el mi­sio­ne­ro aña­dió ayer sol­ven­cia en el juego con el pie pa­ra ayu­dar en la sa­li­da, lo su­yo se acer­ca al ideal que la con­duc­ción bus­ca. Con su su­plen­te, Nahuel Guz­mán, tan con­fir­ma­do como él, sub­sis­te la pe­lea en­tre Agus­tín Mar­che­sín y Ge­ró­ni­mo Ru­lli por la pla­za de ter­cer ar­que­ro. En ese con­tex­to, es pro­ba­ble que el ex La­nús, ci­ta­do an­te Pe­rú y Ecua­dor y vuel­to a ci­tar aho­ra, ten­ga una chan­ce el mar­tes en Kras­no­dar an­te Ni­ge­ria. El de Real So­cie­dad de­be­rá es­pe­rar.

Javier Mas­che­rano, Germán Pez­ze­lla y Ni­co­lás Ota­men­di, la fi­gu­ra ayer, te­nían un lu­gar ase­gu­ra­do y lo si­guen te­nien­do. Lo del ex Vé­lez es co­sa se­ria: fir­me y seguro fue siem­pre, pero Guar­dio­la pa­re­ce ha­ber­lo po­ten­cia­do en el City. A ellos tres hay que su­mar­les a Ga­briel Mer­ca­do, le­sio­na­do y au­sen­te pero vi­tal pa­ra el téc­ni­co. Fe­de­ri­co Fa­zio ya le de­mos­tró su va­lía a Sam­pao­li. Del resto, Ema­nuel Mam­ma­na se ofre­ce como la­te­ral o cen­tral, Ra­mi­ro Fu­nes Mo­ri ten­drá chan­ces en la medida en que se re­cu­pe­re y Ni­co­lás Pa­re­ja, un co­no­ci­do del ca­sil­den­se, apor­ta juego aé­reo. La es­ta­ción Mos­cú de la gi­ra no en­tre­gó pis­tas.

Ju­gar con tres de­fen­so­res, es­tá cla­ro, re­du­ce - aun­que no anu­la- las chan­ces de mar­ca­do­res de pun­ta clá­si­cos. El DT di­jo ha­ce po­co que a veces hay que cam­biar de es­que­ma cuan­do el pen­sa­do ori­gi­nal­men­te no cuen­ta con in­tér­pre­tes ade­cua­dos. No se lo ve de­ma­sia­do con­ven­ci­do a Sam­pao­li con los la­te­ra­les: Jo­sé Luis Gó­mez y Ta­glia­fi­co no ter­mi­na­ron de con­ven­cer­lo en la pri­me­ra gi­ra, lo de Mil­ton Cas­co pa­re­ció un ma­no­ta­zo de aho­ga­do an­te el desafío de la al­tu­ra, Mar­cos Ro­jo se ale­ja de a po­co y aca­so todos ellos nau­fra­guen an­te la po­li­fun­cio­na­li­dad de Mar­cos Acu­ña, otro con un lu­gar ga­na­do.

De Lu­cas Bi­glia, le­sio­na­do y au­sen­te, no que­dan du­das. Y como al­ter­na­ti­va sur­ge Matías Kra­ne­vit­ter, vo­lan­te cen­tral clá­si­co que cum­plió con cre­ces y fue uno de los gran­des ga­na­do­res de es­ta ca­rre­ra rum­bo a Ru­sia: tu­vo per­so­na­li­dad, ubi­ca­ción y qui­te, las tres cla­ves de un pues­to vi­tal en la es­truc­tu­ra que per­ge­ña el DT. No tie­ne la duc­ti­li­dad y el ma­ne­jo de Gui­do Pizarro, y ahí hay un pues­to en dispu­ta. Al­go pa­re­ci­do a lo que ocu­rre con los vo­lan­tes que se mue­ven a los cos­ta­dos del “5”. Ba­ne­ga y En­zo Pé­rez de un la­do, con ven­ta­ja pa­ra el segundo pe­se a un par­ti­do dis­cre­to, y

Acu­ña (de nue­vo Acu­ña) del otro con

Pa­pu Gó­mez, otro que cum­plió ayer, como al­ter­na­ti­va. De allí la apues­ta por Lo Cel­so, cu­ya flo­ja ta­rea aca­so me­rez­ca otra chan­ce. El nom­bre de Lean­dro Pa­re­des es otro que se escucha alrededor del cuer­po téc­ni­co ca­da vez que se ha­bla de va­rian­tes.

Mes­si ti­tu­lar y Pau­lo Dy­ba­la su­plen­te en el pues­to de vo­lan­te más suel­to, se es­cri­be tan fá­cil como re­suel­to lo tie­ne el en­tre­na­dor. En los ex­tre­mos, es más cla­ro el pa­so ade­lan­te que dio Pa­vón que el pa­so atrás que dio Sal­vio, con Ri­go­ni a la es­pe­ra de mos­trar­se an­te Ni­ge­ria. Del otro la­do, Di María en­ca­be­za una lis­ta que tie­ne a Pe­rot­ti como al­ter­na­ti­va.

Pa­ra el final que­da el ca­so del “9”, esa gran po­lé­mi­ca na­cio­nal que a veces arran­ca como ri­co de­ba­te fut­bo­le­ro y ter­mi­na en las re­vis­tas de chi­men­tos. Ser­gio Agüe­ro, que como Ota­men­di cuen­ta con la ines­ti­ma­ble ayu­da de Pep Guar­dio­la, aca­ba de de­mos­trar que no pien­sa ce­der esa ca­mi­se­ta.

Be­ne­det­to se per­fi­la como al­ter­na­ti­va, pero se le exi­gi­rán go­les pa­ra se­guir con­si­de­rán­do­lo. Y Gon­za­lo Hi­guaín, a fuer­za de go­les nue­vos que ha­cen ol­vi­dar los per­di­dos y tam­bién gra­cias a de­ser­cio­nes aje­nas, aso­ma como ter­ce­ra y úl­ti­ma op­ción. Cuán­tos go­les de­be­rá ha­cer Icar­di, y cuántas ex­pli­ca­cio­nes de­be­rá dar­les a esos com­pa­ñe­ros que cie­rran fi­las en torno al Pi­pi­ta, es im­po­si­ble sa­ber­lo.

Co­rre de atrás Mau­ro, uno de los per­de­do­res en es­ta pri­me­ra eta­pa de la gi­ra.

EFE

Agüe­ro y un re­gre­so triun­fal. El Kun vol­vió con un gol y una bue­na ac­tua­ción. En el fes­te­jo se su­ma­ron el Pa­pu Gó­mez y Diego Pe­rot­ti, dos que pe­lean por es­tar en el Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.