Ma­rrue­cos y Tú­nez van por la historia

SE SU­MA­RON A LOS YA CLA­SI­FI­CA­DOS SE­NE­GAL, EGIP­TO Y NI­GE­RIA, Y AFRI­CA COM­PLE­TO SU CU­PO

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Wal­de­mar Igle­sias wi­gle­sias@cla­rin.com

Ba­dou Eza­ki vo­la­ba de pa­lo a pa­lo. Se es­ti­ra­ba de un mo­do tal que pa­re­cía in­clu­so más enor­me que lo enor­me que era. Ma­rrue­cos ju­ga­ba ba­jo cielo me­xi­cano como si es­tu­vie­ra en su ca­sa, allá en la an­te­sa­la del Saha­ra. El Mun­dial de 1986 y de Diego Ma­ra­do­na era tam­bién la con­fir­ma­ción en so­cie­dad de que el fút­bol de Afri­ca te­nía mu­cho pa­ra ofre­cer. En la edi­ción an­te­rior, en Es­pa­ña, Ar­ge­lia se ha­bía ani­ma­do a to­do. En­ton­ces, ven­ció a Ale­ma­nia y des­nu­dó uno de los bo­chor­nos más gran­des de la historia de los Mun­dia­les. Aquel par­ti­do en­tre ale­ma­nes y aus­tría­cos que un es­ta­dio en­te­ro, El Mo­li­nón, acom­pa­ñó con un gri­to que to­da­vía re­tum­ba: “¡Ton­go/ton­go/ton­go!”.

Aque­llas par­ti­ci­pa­cio­nes ochen­to­sas y exi­to­sas de los se­lec­cio­na­dos afri­ca­nos mar­ca­ron un prin­ci­pio: el con­ti­nen­te más po­bre era tam­bién un con­ti­nen­te de fút­bol. A pe­sar de to­do. Y de todos.

Des­de en­ton­ces, el pla­ne­ta sa­be que des­de Afri­ca lle­gan a la má­xi­ma ci­ta equi­pos ca­pa­ces de asom­brar. Como el Ca­me­rún de 1990 o el Se­ne­gal de 2002 o esa Gha­na tan que­ri­ble, en 2010.

Aho­ra, ya se co­no­cen los cin­co nom­bres afri­ca­nos que es­ta­rán en los bo­li­lle­ros del sor­teo del primer día de di­ciem­bre en el Krem­lin de Mos­cú. Ya se sa­bía que el Egip­to de Héc­tor Cú­per, Ni­ge­ria y Se­ne­gal es­ta­ban aden­tro. Aho­ra se su­ma­ron los úl­ti­mos dos pa­sa­je­ros del tren: Ma­rrue­cos, tras su his­tó­ri­ca vic­to­ria por 2-0 an­te Cos­ta de Mar­fil; y Tú­nez, lue­go de su em­pa­te sin go­les y sin opo­si­cio­nes an­te Li­bia.

Los he­re­de­ros de Eza­ki cons­tru­ye­ron un triun­fo de esos que se guar­dan pa­ra siem­pre. Fue­ron cin­co minutos de vér­ti­go, en­tre los 25 y los 30 del primer tiem­po, en los que el se­lec­cio­na­do ma­rro­quí con­si­guió esos dos go­les que le ga­ran­ti­za­ron la cla­si­fi­ca­ción. Na­bil Di­rar -me­dio­cam­pis­ta del Fe­ner­bah­ce; ex Mó­na­co- con­vir­tió el pri­me­ro; Meh­di Be­na­tia -na­ci­do en Fran­cia, ma­rro­quí por he­ren­cia de san­gre, de­fen­sor de la Ju­ven­tus, ex Ba­yern Munich- hi­zo el segundo. Ellos apa­re­cen aho­ra en to­das las por­ta­das de los sitios del mundo que al Mun­dial del año que viene se re­fie­ren. En Ra­bat, en Ma­rra­kech y en ca­da rin­cón ma­rro­quí se vi­ve como lo que es: una fies­ta.

Ma­rrue­cos, di­ri­gi­do por el fran­cés Her­vé Re­nard -un gu­rú del fút­bol afri­cano; cam­peón de la Co­pa del con­ti­nen­te con Zam­bia y Cos­ta de Mar­fil- es un se­lec­cio­na­do ma­de in Eu­ro­pe. Cin­co de los con­vo­ca­dos, por ejem­plo, jue­gan en la ve­ci­na Li­ga de Es­pa­ña. An­te Cos­ta de Mar­fil fue­ron ti­tu­la­res Mu­nir, ar­que­ro del Nu­man­cia; Achraf, jo­ven de­fen­sor del Real Ma­drid; y Nor­din Am­ra­bat, ata­can­te del Le­ga­nés. En el ban­co es­tu­vie­ron el vo­lan­te del Ge­ta­fe, Fa­yçal Fajr, y el ar­que­ro del Gi­ro­na, Yas­si­ne Bou­nou. En­tre los ci­ta­dos por Re­nard, só­lo cin­co fut­bo­lis­tas jue­gan en la Li­ga de Ma­rrue­cos, cu­yo prin­ci­pal equi­po, el Ra­ja Ca­sa­blan­ca, lle­gó a ser fi­na­lis­ta del Mun­dial de Clu­bes de la FIFA, en 2013. Só­lo el Ba­yern Munich lo­gró ven­cer­lo en esa opor­tu­ni­dad.

Tú­nez, en cam­bio, par­ti­ci­pó de un desen­la­ce pre­vi­si­ble. Con­so­li­dó su in­vic­to con la peor ac­tua­ción que ofre­ció en su im­pe­ca­ble re­co­rri­do: el 0-0 an­te Li­bia tu­vo más de bu­ro­crá­ti­co que de lú­di­co o de sus­pen­so. La Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go (ex Zai­re, aquel par­ti­ci­pan­te in­só­li­to de 1974) fue el dam­ni­fi­ca­do en ese Gru­po A: a pe­sar de su vic­to­ria por 3-1 an­te Gui­nea y de sus 13 pun­tos de 18 po­si­bles se que­dó afue­ra.

Des­de el lu­gar de los he­chos, en la ciu­dad por­tua­ria de Ra­dés, la agen­cia EFE re­tra­tó el par­ti­do: “El due­lo ca­re­ció de ries­gos y gran­des opor­tu­ni­da­des. Es­pe­cial­men­te la se­gun­da par­te, cuan­do Tú­nez op­tó por man­te­ner el ba­lón an­te un ri­val inofen­si­vo, que ter­mi­nó en el ter­cer pues­to del cuar­te­to, so­lo por de­lan­te del se­lec­cio­na­do de Gui­nea”. Tú­nez, como Ma­rrue­cos, par­ti­ci­pa­rá por

quin­ta vez en un Mun­dial. Su es­treno fue un hi­to: lle­gó a Ar­gen­ti­na 1978 en­tre mis­te­rios. Los an­te­ce­den­tes afri­ca­nos más re­cien­tes ha­bían si­do pa­pe­lo­nes. El 14 de enero, en el Cen­tro Cul­tu­ral San Mar­tín, se hi­zo el sor­teo: a los tu­ne­ci­nos les to­có el gru­po 2 con Mé­xi­co, Po­lo­nia y el de­fen­sor del tí­tu­lo, Ale­ma­nia Fe­de­ral. Era el úni­co re­pre­sen­tan­te afri­cano. De­bu­tó el 2 de junio fren­te a los me­xi­ca­nos, en la can­cha de Cen­tral, en Ro­sa­rio. Y hu­bo sor­pre­sas re­par­ti­das por todos la­dos: des­pués de un primer tiem­po de in­hi­bi­cio­nes y de­rro­ta par­cial (1-0; gol de Váz­quez Aya­la), Tú­nez ju­gó un segundo tiem­po no­ta­ble. Hi­zo tres go­les (Ali Kaa­bi, Nehib Ghoo­midh y Mokh­tar Dhouieb), re­par­tió fút­bol y re­ci­bió

aplau­sos. Ta­rek Dhiab, la fi­gu­ra, fue in­clui­do en el se­lec­cio­na­do ideal de la revista El Grá­fi­co, acá en la Ar­gen­ti­na.

Aque­lla vez, por un día, Tú­nez que­dó como lí­der del gru­po con esa vic­to­ria, la pri­me­ra en un Mun­dial pa­ra su con­ti­nen­te. Des­pués per­dió 1-0 con la Po­lo­nia de Dey­na y La­to. Y tu­vo a los cam­peo­nes del mundo 74 en la cor­ni­sa de la des­pe­di­da. Pero no pu­do: igua­ló 0-0. Sin em­bar­go, la eli­mi­na­ción no des­hi­zo el ca­rác­ter épi­co de su par­ti­ci­pa­ción.

Aho­ra, como Ma­rrue­cos, Egip­to, Se­ne­gal y Ni­ge­ria, Las Agui­las de Car­ta­go -como les di­cen­van por más: por se­guir de­mos­tran­do que Afri­ca -te­rri­to­rio de fút­bol- sigue le­van­tan­do vue­lo. Tan­to como pa­ra lle­gar por pri­me­ra vez a una se­mi­fi­nal de la má­xi­ma ci­ta, esa que tan­tas veces le sir­ve a Afri­ca pa­ra mo­di­fi­car su fre­cuen­te con­di­ción de in­vi­si­ble.

AP

La pi­rá­mi­de de Ma­rrue­cos. El fes­te­jo tras la his­tó­ri­ca vic­to­ria an­te Cos­ta de Mar­fil.

AP

El tren­ci­to de Tú­nez. El em­pa­te sin go­les con Li­bia le dio el pa­sa­je al Mun­dial de Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.