Ney­mar vol­vió con to­do des­pués de 98 días y Bra­sil se sien­te otra vez can­di­da­to

El crack tu­vo un re­gre­so triun­fal tras la ope­ra­ción del quin­to me­ta­tar­siano. Ju­gó el se­gun­do tiem­po, hi­zo un go­la­zo y le cam­bió la ca­ra al equi­po de Ti­te con sus gam­be­tas y su atre­vi­mien­to. Croacia, se­gun­do ri­val de Ar­gen­ti­na, no lo pu­do pa­rar.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Ja­vier Quin­te­la jquin­te­la@cla­rin.com

Los bra­si­le­ños ce­le­bran, mien­tras el res­to del mun­do de la pe­lo­ta mi­ra des­de un cos­ta­do un tan­to preo­cu­pa­do: tras 98 días de inac­ti­vi­dad por una le­sión, Ney­mar, el an­cho de es­pa­das de la ver­de­ma­re­la, re­gre­só a las can­chas. Y lo hi­zo de la me­jor ma­ne­ra, con un gol y una gran ac­tua­ción en la vic­to­ria ante Croacia (2-0), pre­ci­sa­men­te un ri­val con el que la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na de­be­rá cruzarse en la fa­se de gru­pos del Mun­dial.

Ha­ce po­co más de tres me­ses, la in­cer­ti­dum­bre ha­bía inun­da­do las ca­lles de Bra­sil: el 25 de fe­bre­ro, en un par­ti­do ante Olym­pi­que de Mar­se­lla, el de­lan­te­ro del Pa­ris Saint-Ger­main de­bió ser re­em­pla­za­do a fal­ta de diez mi­nu­tos pa­ra el fi­nal del en­cuen­tro y las alar­mas se en­cen­die­ron. En un prin­ci­pio se ha­bló de un sim­ple es­guin­ce de to­bi­llo de­re­cho, pe­ro con el correr de los días el diag­nós­ti­co fue mu­cho más pre­ci­so y, tam­bién, gra­ve: esa le­sión es­ta­ba acom­pa­ña­da de una frac­tu­ra en el quin­to me­ta­tar­siano, tal co­mo ex­pli­ca­ron des­de el cuer­po mé­di­co de la se­lec­ción bra­si­le­ña. El pri­mer im­pac­to de su ba­ja fue a ni­vel clu­bes: tras es­ta con­fir­ma­ción, Ney­mar se per­de­ría el cho­que de vuelta de los oc­ta­vos de fi­nal de la Cham­pions Lea­gue ante el Real Ma­drid, en la que el PSG de­bía re­po­ner­se del 3-1 que los es­pa­ño­les ha­bían con­se­gui­do en la ida (fi­nal­men­te los me­ren­gues pa­sa­rían de ron­da y ter­mi­na­rían sien­do cam­peo­nes). Pe­ro cla­ro: con el Mun­dial en el ho­ri­zon­te, el problema to­ma­ba otro co­lor.

Con es­to en la ba­lan­za -y con la cer­te­za de que es­ta­ría au­sen­te por lo que res­ta­ba de la tem­po­ra­da-, to­das las fuer­zas de Ney es­tu­vie­ron apun­ta­das a la re­cu­pe­ra­ción, una que, tras lo visto ayer en Li­ver­pool, fue óp­ti­ma. “Vol­ver pa­ra ha­cer lo que más amo, que es ju­gar al fútbol, y en­ci­ma con gol, es un fe­li­ci­dad muy gran­de. Aún siento al­gu­nas mo­les­tias, pe­ro son nor­ma­les por ha­ber es­ta­do mu­cho tiem­po sin pi­sar. Es­toy al 80 por cien­to”, re­co­no­ció el ex Bar­ce­lo­na.

Tal co­mo ha­bía anun­cia­do Ti­te -DT de Bra­sil- en la pre­via, Ney­mar arran­có en el ban­co de su­plen­tes el amistoso ante Croacia, el pri­me­ro de la Se­leçao des­de que el pa­sa­do 21 de ma­yo se con­cen­tra­ron en Rio de Ja­nei­ro. Le cos­tó ha­cer pie al pen­ta­cam­peón del mun­do en la pri­me­ra eta­pa, pe­ro to­do cam­bia­ría en el se­gun­do tiem­po. Ney in­gre­só por Fer­nan­din­ho, y el de­lan- te­ro le cam­bió la ca­ra a su equi­po a ba­se de lo que me­jor sa­be ha­cer: gam­be­tas in­des­ci­fra­bles y pre­ci­sión en ve­lo­ci­dad. Tar­dó, al ca­bo, 24 mi­nu­tos en es­cri­bir su nom­bre en el mar­ca­dor, con un ver­da­de­ro go­la­zo: de­jó en el ca­mino a Ši­me Vr­salj­ko den­tro del área y fu­si­ló a Da­ni­jel Su­baši con un vio­len­to de­re­cha­zo que ca­si as­ti­lló el tra­ve­sa­ño.

Fue un desaho­go pa­ra Ney­mar, cla­ro, uno que ade­más to­mó for­ma de gra­ti­tud. Es que tras fes­te­jar jun­to a sus com­pa­ñe­ros, Ney fue al ban­co de su­plen­tes en bus­ca del doc­tor Ro­dri­go Las­mar, quien el pa­sa­do 3 de mar­zo lo ope­ró en el hos­pi­tal Ma­ter Dei de Be­lo Ho­ri­zon­te. “Fue un agra­de­ci­mien­to. No so­lo a Las­mar, sino tam­bién a Ra­fa y Rica (fi­sio­te­ra­peu­ta y pre­pa­ra­dor fí­si­co de la se­lec­ción bra­si­le­ña, res­pec­ti­va­men­te). Y a to­das las per­so­nas que fue­ron im­por­tan­tes pa­ra mí”, ex­pli­có Ney.

Tras el 1-0, los de Ti­te se sol­ta­ron. El ex San­tos con­ti­nuó ha­cien­do de las su­yas, to­do el equi­po to­mó con­fian­za y so­bre el fi­nal Ro­ber­to Fir­mino ter­mi­nó mar­can­do el se­gun­do gol. Ney­mar es­tá de vuelta. Y Bra­sil, ese eterno can­di­da­to a ga­nar to­do lo que se jue­gue con una pe­lo­ta en los pies, son­ríe.

Ney­mar es hu­mano, pe­ro tam­bién su­peró mis ex­pec­ta­ti­vas. Vol­vió de la le­sión por en­ci­ma del ni­vel es­pe­ra­do”. Ti­te (en­tre­na­dor de Bra­sil) Es her­mo­so ver­lo ju­gar nue­va­men­te, es es­pe­cial, uno de los me­jo­res del mun­do. Bra­sil me­jo­ró cuan­do Ney­mar in­gre­só”. Lu­ka Mo­dric (vo­lan­te de Croacia)

Co­mo mues­tra, un go­la­zo. Ney­mar ya de­fin tras va­rios ama­gues den­tro del área. Fue el pri­mer gol de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.