San Mar­tín ase­gu­ró su re­gre­so a Pri­me­ra con una go­lea­da inol­vi­da­ble

Dos go­les de Ace­ve­do, dos de Bie­ler y uno de Gon­za­lo Ro­drí­guez. Así Tu­cu­mán ten­drá dos equi­pos en la Su­per­li­ga.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Juan Ma­nuel Ro­vi­ra tucuman@cla­rin.com

Una frase es­cri­ta en le­tras ro­jas y blan­cas, in­mor­ta­les en uno de los tan­tos tra­pos que hay jun­to al alam­bra­do de La Ciu­da­de­la de­cía: “Los gran­des co­mo San Mar­tín lu­chan

has­ta el fi­nal”. Y te­nía ra­zón el hin­cha. Por­que acos­tum­bra­do a com­par­tir mo­men­tos inol­vi­da­bles abra­za­do a la glo­ria, pe­ro tam­bién a su­frir du­ros gol­pes que lo lle­va­ron a es­tar hun­di­do en pro­fun­dos po­zos de in­cer­ti­dum­bre, el San­to tu­cu­mano es­pe­ró años pa­ra lle­gar has­ta el úl­ti­mo par­ti­do de la B Na­cio­nal y así vol­ver -con go­lea­da in­clui­da- a es­cri­bir una de las pá­gi­nas más im­por­tan­te de su his­to­ria.

El as­cen­so a la Su­per­li­ga con­se­gui­do es el pre­mio a un equi­po que man­tu­vo la re­gu­la­ri­dad a lo lar­go del tor­neo y que la lu­chó des­de el pri­mer mo­men­to. Sin gran­des fi­gu­ras, pe­ro fiel a un es­que­ma tác­ti­co don­de el fun­cio­na­mien­to co­lec­ti­vo es­tá por en­ci­ma de las in­di­vi­dua­li­da­des, San Mar­tín jus­ti­fi­có la ob­ten­ción del as­cen­so. De la mano de Ru­bén Fo­res­te­llo (re­em­pla­zó a Diego Cagna), el ca­mino fue lar­go y no­ta­ble tan­to en jue­go co­mo en re­sul­ta­dos.

Y así fue que el San­to vol­vió a la Pri­me­ra Di­vi­sión, tras ocho su­fri­dos años en la ter­ce­ra y se­gun­da ca­te­go- ría. El equi­po de La Ciu­da­de­la as­cen­dió a la Su­per­li­ga y re­gre­só al lu­gar de don­de nun­ca de­bió ir­se. Fue 5-1 (4-2 glo­bal) en su can­cha to­tal­men­te co­lap­sa­da y ante un Sar­mien­to de Ju­nín que so­ña­ba con el ba­ta­ca­zo pe­ro que no pu­do con la his­to­ria y el pe­so de un equi­po gran­de.

Fue el par­ti­do más es­pe­ra­do pa­ra San Mar­tín, el que so­ña­ba des­de ha­ce tan­to tiem­po en la ca­te­go­ría. Y arran­có de la me­jor ma­ne­ra, des­de lo con­cre­to, lo prác­ti­co, lo tra­ba­ja­do, lo lu­cha­do y lo plan­tea­do por Fo­res­te­llo. Por­que, al fin y al ca­bo, fue lo que el téc­ni­co que­ría.

San Mar­tín gol­peó tem­prano. Las dos pri­me­ras con­quis­tas fue­ron lo­gra­das en me­nos de tres mi­nu­tos. Un arran­que desea­do, sa­bien­do que en la ida ha­bían caí­do por 1 a 0. El pri­mer gol vino lue­go de un cor­ner que lle­gó a los pies de Lu­cas Ace­ve­do que la em­pu­jó al fondo de la red.

La am­plia­ción del mar­ca­dor vino a tra­vés de Gon­za­lo Ro­drí­guez, que re­ci­bió una pe­lo­ta pre­ci­sa de Ma­tías Ca­co García, aguan­ta­da an­tes por el Taca Bie­ler, y en­ca­ró pa­ra ven­cer al ar­que­ro Pe­lle­grino a 10 se­gun­dos del mi­nu­to 3. Era el 2 a 0. Era la lo­cu­ra.

A par­tir de allí el San­to co­men­zó a mo­ver la pe­lo­ta y nun­ca pa­só sus­tos. Ya en el com­ple­men­to y con to­da la con­fian­za, Claudio Bie­ler, una de las fi­gu­ras, marcó el ter­cer gol al mi­nu­to de la se­gun­da par­te, lue­go de un pa­se de Ma­tías García tras un error de Ba­zán en Sar­mien­to.

Y el cuar­to lle­gó nue­va­men­te a tra­vés de Lu­cas Ace­ve­do: tras un cór­ner des­de la iz­quier­da, el cen­tral se ade­lan­tó a su mar­ca­dor y pu­so un ca­be­za­zo inata­ja­ble pa­ra el ar­que­ro.

Bie­ler pu­so la fru­ti­lla del pos­tre de una go­lea­da inol­vi­da­ble, lue­go de una ju­ga­da pre­pa­ra­da. El “ve­ní, ve­ní...” sa­lía des­de el co­ra­zón de la bra­va. Y en la pla­tea se su­ma­ban con el “can­tá con­mi­go...”; y los apre­ta­dos de la Pe­lle­gri­ni em­pe­za­ban a sal­tar, mien­tras son­reían, se pa­ra­ban y agre­ga­ban “que un ami­go vas a en­con­trar...”. Y ahí fue cuan­do cal­za­ron las sí­la­bas jus­ti­tas pa­ra que pe­gue la can­ción. Es ahí cuan­do ya la Ciu­da­de­la era un pu­ño apre­ta­do y se lo ha­cía sa­ber al país: “que de la mano... de Fo­res­te­llo... la vuelta va­mos a dar”.

La fies­ta de las tri­bu­nas (más de 23 mil lo­ca­les) se tras­la­dó al cam­po y el pi­ta­zo fi­nal cer­ti­fi­có un re­sul­ta­do his­tó­ri­co, el más es­pe­ra­do pa­ra el club y los hin­chas que siem­pre acom­pa­ña­ron y fes­te­jan a lo gran­de. Y que ten­drán un clá­si­co en Pri­me­ra.

Bien me­re­ci­do por San Mar­tín, que aho­ra acom­pa­ña­rá a Al­do­si­vi de Mar del Pla­ta, que con­si­guió el as­cen­so di­rec­to lue­go de de­rro­tar a Al­ma­gro en un par­ti­do de des­em­pa­te tras com­par­tir el pri­mer pues­to en la fa­se re­gu­lar de la ca­te­go­ría.

Quie­ro fe­li­ci­tar a to­da es­ta gen­te; a to­da la ins­ti­tu­ción; a Diego (por Cagna, el an­te­rior DT) y al res­to de mi cuer­po téc­ni­co; to­dos ellos son me­re­ce­do­res de es­te as­cen­so”. Ru­bén Fo­res­te­llo. DT de San Mar­tín. Yo ju­gué en clu­bes gran­des: In­de­pen­dien­te y Huracán, pe­ro en San Mar­tín la mo­chi­la es muy pe­sa­da y en­tre to­dos nos pu­di­mos sa­car­la. Gra­cias tam­bién a Cagna”. Wal­ter Busse. Vo­lan­te de San Mar­tín.

FOTOREPORTER

El fes­te­jo in­ter­mi­na­ble. San Mar­tín ju­gó un par­ti­do perfecto y sus ju­ga­do­res ce­le­bra­ron ca­da gol co­mo si fue­ra el de­ci­si­vo.

TELAM

Un co­mien­zo de­mo­le­dor. A los 3 mi­nu­tos el lo­cal ya ga­na­ba 2-0. Sar­mien­to que­dó no­caut.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.