Los lu­jos que Die­go Ma­ra­do­na se lle­va­rá de Du­bai a Bie­lo­rru­sia

Ten­drá una man­sión, au­tos de lu­jo y un avión pri­va­do en Minsk. ¿Se­rá el “pa­trón” del Kun Agüe­ro en el City?

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Julio Chiap­pet­ta jchiap­pet­ta@cla­rin.com

Die­go Ma­ra­do­na de­jó ayer Co­lom­bia. En Ca­li, el doc­tor Ger­mán Gar­cía Ochoa le reali­zó una ar­tros­co­pía en su mal­tre­cha ro­di­lla iz­quier­da. En Car­ta­ge­na de In­dias vi­si­tó al doc­tor Car­los Fe­li­pe Chaux Mos­que­ra, quien le reali­zó una re­vi­sión de su bo­tón gás­tri­co. Es el mis­mo que lo ope­ró en 2005. Ma­ra­do­na in­ten­ta ba­jar 10 ki- los pa­ra es­tar en for­ma al en­fren­tar la pan­ta­lla de te­le­vi­sión en el pro­gra­ma “De la mano del Diez”, que arran­ca­rá es­te miér­co­les en Mos­cú pa­ra la ca­de­na ve­ne­zo­la­na Te­le­sur.

To­dos es­tos viajes y obli­ga­cio­nes no im­pi­den que co­mien­ce la mu­dan­za des­de Du­bai (Emi­ra­tos Ára­bes) has­ta Minsk (Bie­lo­rru­sia), su pró­xi­mo des­tino la­bo­ral. Ale­xan­der Lu­kas­hen­ko es el pre­si­den­te de Bie­lo­rru­sia des­de 1994. Es uno de los más fuer­tes de la re­gión ya que por su país pa­sa el gas que pro­vie­ne de Ru­sia y ali­men­ta a va­rios paí­ses eu­ro­peos. Una mues­tra de ese po­de­río la dio ha­ce unos años cuan­do por unos días de­ci­dió cor­tar el flu­jo has­ta que no co­bra­ra la deu­da que al­gu­nos te­nían por el ser­vi­cio. Lu­kas­hen­ko vino una so­la vez a Su­da­mé­ri­ca pa­ra el ve­lo­rio

de Hu­go Chá­vez en Ve­ne­zue­la. Lo hi­zo de in­cóg­ni­to. Pe­ro no pa­só inad­ver­ti­do pa­ra Ma­ra­do­na, quien des­de en­ton­ces co­men­zó a mi­rar a Bie­lo­rru­sia con otros ojos.

El des­tino ju­gó en fa­vor del Diez y cuan­do ter­mi­ne el Mun­dial, Die­go asu­mi­rá co­mo pre­si­den­te, en­car­ga­do del fút­bol y en­tre­na­dor del Di­na­mo Brest, un club que en la úl­ti­ma Li­ga ter­mi­nó en la mi­tad de la ta­bla y cu­yo due­ño quie­re po­ten­ciar pa­ra ju­gar una Co­pa eu­ro­pea.

El gru­po em­pre­sa­rio que tie­ne el con­trol eco­nó­mi­co del Di­na­mo fir­mó un con­tra­to que li­ga­rá al Diez con el club por tres años. El con­tra­to tie­ne cin­co pun­tos es­pe­cí­fi­cos so­bre las fun­cio­nes que cum­pli­rá Ma­ra­do­na: 1) Die­go es­ta­rá a car­go de la con­for­ma­ción del equi­po, ele­gi­rá los re­fuer- zos y los con­tra­ta­rá; tam­bién ven­de­rá y ne­go­cia­rá a cual­quie­ra de los in­te­gran­tes del plan­tel ac­tual. 2) Or­ga­ni­za­rá el tra­ba­jo de bús­que­da y se­lec­ción de los fut­bo­lis­tas pa­ra in­cor­po­rar al Di­na­mo. 3) Se en­car­ga­rá de la ne­go­cia­ción con los fut­bo­lis­tas y los clu­bes res­pec­to a las trans­fe­ren­cias que ha­rá el club. 4) Acor­da­rá la ven­ta de los fut­bo­lis­tas del Di­na­mo. 5) Se ocu­pa­rá de la or­ga­ni­za­ción de los equi­pos ju­ve­ni­les y ten­drá el con­trol ab­so­lu­to del fút­bol des­de la Pri­me­ra has­ta las ca­te­go­rías me­no­res. “Es el me­jor con­tra­to de mi vi­da”, di­jo Die­go. “Tie­ne ra­zón. No fue sen­ci­llo. Fue­ron mu­chas reunio­nes, pe­ro ru­bri­ca­mos un com­pro­mi­so que no so­lo ase­gu­ra­rá el fu­tu­ro de Ma­ra­do­na, sino el de to­dos sus he­re­de­ros”, ase­gu­ró el doc­tor Ma­tías Mor­la, en­car­ga­do de lle­var ade­lan­te las ne­go­cia­cio­nes.

Mor­la tam­bién es­tá ar­man­do la lo­gís­ti­ca pa­ra que Die­go y su pa­re­ja Ro­cío Oli­va se mu­den a Minsk, la ca­pi­tal bie­lo­rru­sa, dos días des­pués de la fi­nal de la Co­pa del Mun­do. “Te­ne­mos se­lec­cio­na­das dos man­sio­nes y de­ci­di­rá cual es la que quie­re pa­ra vivir. Am­bas es­tán en una zo­na re­si­den­cial y tie­nen las co­mo­di­da­des que pi­dió, con es­pa­cios ver­des y pi­le­tas cli­ma­ti­za­das”, le con­tó el abo­ga­do a

Cla­rín. Co­mo es­ta­rá mo­vién­do­se to­do el tiem­po, Ma­ra­do­na dis­pon­drá de un avión pri­va­do, de uso ex­clu­si­vo,

con el que se tras­la­da­rá de una pun­ta a la otra en Eu­ro­pa. “Die­go ten­drá no so­lo fun­cio­nes de­por­ti­vas, sino tam­bién di­ri­gen­cia­les que lo obli­ga­rán a tras­la­dar­se por Eu­ro­pa. Por eso pe­di­mos un avión pa­ra acor­tar los tiem­pos”, re­ve­ló su ami­go y abo­ga­do.

En­tre las par­ti­cu­la­ri­da­des que tie­ne el arri­bo de Die­go al Di­na­mo es­tá que se­rá el “pa­trón” del Kun Agüe­ro, su ex yerno, con quien no que­dó en bue­nas re­la­cio­nes. ¿Có­mo es eso? Los due­ños del club tie­nen -en­tre sus dis­tin­tas in­ver­sio­nes- el 5% de las ac­cio­nes del Man­ches­ter City, don­de jue­ga el de­lan­te­ro de la Se­lec­ción. El con­tra­to que fir­mó Ma­ra­do­na de­ja ex­pre­sa cons­tan­cia que él ma­ne­ja la to­ta­li­dad de las de­ci­sio­nes fut­bo­lís­ti­cas de ese gru­po em­pre­sa­rio por lo que po­dría sen­tar­se en las reunio­nes del club in­glés pa­ra pre­sen­ciar al­gu­na de las asam­bleas directivas.

“Mien­tras Die­go ha­ga el pro­gra­ma ‘De la mano del Diez” pa­ra Te­le­sur es­ta­re­mos mu­dan­do to­do des­de Du­bai. Uno de los pro­ble­mas es có­mo lle­va­mos sus dos au­tos. Es­tá enamo­ra­do de la coupé BMW que com­pró en Du­bai y de un Rolls Roy­ce Phan­tom. Die­go ya tie­ne dos au­tos nue­vos au­tos en Bie­lo­rru­sia, pe­ro él quie­re los de Du­bai y va­mos a ver co­mo se los tras­la­da­mos”, di­jo Mor­la. ¿La so­lu­ción? Que sean des­ar­ma­dos... To­do pa­ra que cum­plir el de­seo de Ma­ra­do­na, el “nue­vo rey” de Bie­lo­rru­sia.

Enamo­ra­do. Ma­ra­do­na quie­re tan­to es­ta coupé BMW que se­rá des­ar­ma­da pa­ra tras­la­dar­la a Bie­lo­rru­sia.

Fe­liz. Die­go con una ban­de­ra, A su la­do, Mor­la y el due­ño del Di­na­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.