La fór­mu­la se­cre­ta que vie­ne del es­pa­cio

Es ho­ra de ac­ti­var lo que sa­bía Ga­ga­rin

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Pa­blo Cal­vo pcal­vo@cla­rin.com

Aho­ra que la pe­lo­ta del Mun­dial an­du­vo por la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, em­pe­cé a pre­gun­tar­me có­mo lle­gó el cos­mo­nau­ta ru­so Yuri Ga­ga­rin a un vi­deo de la FIFA que pro­mo­cio­na la co­pa.

Bus­qué al­gu­na pis­ta que co­nec­ta­ra a es­te hom­bre, el pri­mer ser hu­mano en via­jar al es­pa­cio, con el fút­bol, el más alu­ci­nan­te de los jue­gos te­rre­na­les.

En las fil­ma­cio­nes del des­pe­gue de su na­ve Vos­tok, el 12 de abril de 1961, no se ve na­da ex­tra­ño, nin­gu­na pe­lo­ta co­mo la que aho­ra subie­ron a la So­yuz MS-08 con un as­tro­nau­ta ru­so y dos ame­ri­ca­nos, al­go im­po­si­ble en aque­llos tiem­pos de Gue­rra Fría.

Mien­tras des­ci­fra­ba el enig­ma, re­cor­dé co­sas mun­da­nas: el re­la­tor que se apia­da de los pe­lo­ta­zos cuan­do di­ce que “la pe­lo­ta se ha­ce Lu­na”, la me­tá­fo­ra del “ba­rri­le­te cós­mi­co” pa­ra des­cri­bir la ju­ga­da de Die­go y la can­ción del Ca­pi­tán Be­to sur­can­do los pe­li­gros con su ban­de­rín de Ri­ver Pla­te.

Aún es­ta­ba le­jos del se­cre­to de Ga­ga­rin. ¿Por qué eli­gie­ron su mirada ce­les­te co­mo uno de los sím­bo­los de es­te Mun­dial de Rusia 2018?

En un mo­men­to, se in­si­nuó un da­to: has­ta po­co an­tes de la par­ti­da, Ga­ga­rin era el su­plen­te del cos­mo­nau­ta ti­tu­lar, Ger­mán Ti­tov. Era el Ser­gio Goy­coe­chea de la Ar­gen­ti­na en Ita­lia ‘90, cuan­do Nery Pum­pi­do se le­sio­nó y tu­vo que ce­der­le el pues­to, jus­to con­tra los ru­sos, en el úl­ti­mo Mun­dial que ellos ju­ga­ron ba­jo la de­no­mi­na­ción de Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas (URSS), allá en el San Pao­lo na­po­li­tano.

Goy­coe­chea ter­mi­nó sien­do el me­jor ar­que­ro de esa co­pa. Y Ga­ga­rin fue ad­mi­ra­do por to­dos los as­tro­nau­tas que lo su­ce­die­ron, in­clu­so por Neil Arms­trong, aquel nor­te­ame­ri­cano que en­tre­nó en Is­lan­dia an­tes de ser el pri­mer hom­bre en pi­sar la Lu­na. Arms­trong fue co­man­dan­te de la na­ve Apo­lo XI al mis­mo tiem­po que so­cio 80.400 de In­de­pen­dien­te.

Pe­ro la cla­ve que bus­ca­ba es­ta­ba en otra es­ce­na, que re­cién se de­jó en­tre­ver en la es­ce­na de la cuen­ta re­gre­si­va de Yuri Ga­ga­rin en el ca­mino ha­cia su le­yen­da.

Con­fir­ma­do co­mo na­ve­gan­te ti­tu­lar, pa­ra bron­ca de Ti­tov, Ga­ga­rin se cal­zó el tra­je, se ajus­tó el cas­co y en ese mo­men­to apa­re­ció un agen­te vin­cu­la­do a la mi­sión y le di­jo al­go al oí­do. Era un có­di­go se­cre­to, que só­lo él po­día sa­ber, por­que ac­ti­va­ba los con­tro­les ma­nua­les de la na­ve si se per­día el con­tac­to des­de la Tie­rra. El hom­bre mis­te­rio­so le re­pi­tió el có­di­go y se fue de allí. Y Ga­ga­rin lo mur­mu­ró dos ve­ces an­tes de me­mo­ri­zar­lo pa­ra siem­pre: “3-2-5”, “3-2-5”.

Y es ahí don­de es­tá la co­ne­xión to­tal con el fút­bol. Yuri no lo co­men­tó ni si­quie­ra con su es­po­sa as­tro­nau­ta Va­len­ti­na Te­resh­ko­va al vol­ver, por­que los có­di­gos, tan­to en el fút­bol co­mo en el es­pa­cio, es­tán pa­ra ser res­pe­ta­dos. Pe­ro ahí es­ta­ba el se­cre­to, que ni Tom Hanks en sus pe­lí­cu­las hu­bie­ra des­en­tra­ña­do.

Y sí, que­ri­dos fut­bo­le­ros, es eso que us­te­des es­tán pen­san­do: el “3-2-5” que Ga­ga­rin nos trae des­de el más allá no es otra co­sa que el di­bu­jo táctico que de­be em­plear el equi­po que quie­ra ga­nar el Mun­dial. Lí­nea de tres en la de­fen­sa, dos vo­lan­tes ta­po­nes y el res­to del equi­po, a ha­cer go­les. ¡Cin­co de­lan­te­ros, qué tan­to!

Bas­ta de es­que­mas mez­qui­nos, de en­sa­yos de úl­ti­ma ho­ra, los par­ti­dos, co­mo los días co­mu­nes de la vi­da, tie­nen que plan­tear­se con la ilu­sión de los que van al es­pa­cio.

J. TESONE

Ga­ga­rin. El as­tro­nau­ta que sa­bía có­mo ga­nar el Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.