“No sé si se­rá mi úl­ti­mo Mun­dial, de­pen­de­rá de có­mo nos va­ya”

El crack, a pun­to de cum­plir 31 años, agre­gó: “Por más que ga­ne es­te tor­neo mi mo­ti­va­ción se­rá la mis­ma”.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO -

Re­fle­xi­vo y emo­cio­na­do. Así es­tu­vo Lio­nel Mes­si en la úl­ti­ma en­tre­vis­ta que con­ce­dió an­tes del Mun­dial de Rusia. Fue pa­ra el dia­rio Sport de Bar­ce­lo­na. Y el crack ar­gen­tino de­jó al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes que po­nen en du­da su fu­tu­ro con la ca­mi­se­ta ar­gen­ti­na. “No sé si se­rá mi úl­ti­mo Mun­dial. De­pen­de­rá de los re­sul­ta­dos, de có­mo nos va­ya”, ase­gu­ró el ro­sa­rino y, así, de­jó abier­tas va­rias puer­tas. ¿Ce­rra­rá al­gu­nas o to­das lue­go de la má­xi­ma ci­ta fut­bo­lís­ti­ca? ¿Qué ca­mino to­ma­rá el astro ar­gen­tino?

Evi­den­te­men­te, las tres fi­na­les per­di­das y las opi­nio­nes so­bre él y sus com­pa­ñe­ros siguen pe­san más que un ca­mión de aco­pla­dos en las es­pal­das de Mes­si. “Pa­sa­ron tres fi­na­les sin ga­nar, y pa­sa­mos mo­men­tos com­pli­ca­dos con la pren­sa y la agen­te de Ar­gen­ti­na por la ma­ne­ra de ver lo que hi­ci­mos. Si bien lo im­por­tan­te es ga­nar­la, es­tar ahí, en la fi­nal, no es fá­cil”, ex­pre­só la Pul­ga.

En­ton­ces, se abre un in­te­rro­gan­te. Si Ar­gen­ti­na no gana el Mun­dial, ¿de­ja­rá la Se­lec­ción co­mo pa­só lue­go de per­der la fi­nal con­tra Chi­le en la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio de Es­ta­dos Uni­dos, ha­ce dos años? A fi­nes del año pa­sa­do, Mes­si fue muy du­ro y con­tun­den­te res­pec­to a es­te te­ma. Di­jo que “si no ga­na­mos es­te Mun­dial te­ne­mos que des­apa­re­cer to­dos”.

En sen­ti­do con­tra­rio, si Ar­gen­ti­na ob­tie­ne la Co­pa del Mun­do, pa­ra Mes­si lle­ga­rá el ali­vio. ¿Se­gui­rá ju­gan­do en la Se­lec­ción o con el ob­je­ti­vo cum­pli­do ce­rra­rá una eta­pa de su vi­da fut­bo­lís­ti­ca? “Por más que ga­ne es­te tor­neo, mi mo­ti­va­ción se­rá la mis­ma. Ga­né to­do lo que se pue­de ga­nar a ni­vel club, va­rias ve­ces, y al año si­guien­te fue vol­ver a ga­nar o in­ten­tar ha­cer­lo. Y acá se­ría lo mis­mo. Si se da lo del Mun­dial, no cam­bia­ría na­da”, di­jo so­bre su hambre de glo­ria, que cru­za fron­te­ras. En esa res­pues­ta al dia­rio Sport da a en­ten­der que se­gui­ría aun­que

es so­lo una in­ter­pre­ta­ción, da­do que Leo no tu­vo la mis­ma cer­te­za que tie­ne an­te los ar­que­ros ri­va­les.

Con res­pec­to a la con­tien­da que se ave­ci­na en Rusia, Mes­si dio sus can­di­da­tos. ¿Qué se­lec­cio­na­dos son los

más pe­li­gro­sos en Rusia?, le pre­gun­ta­ron. Y él res­pon­dió: “Bra­sil, Es­pa­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia”. Y lue­go su­mó a otra Se­lec­ción más, a la que Ar­gen­ti­na ven­ció en los cuar­tos de fi­nal de Bra­sil 2014. “Y Bél­gi­ca, que por ahí no se la nom­bra tan­to pe­ro tie­ne bue­nos ju­ga­do­res y la ex­pe­rien­cia del Mun­dial an­te­rior. Creo que se­rá un Mun- dial muy pa­re­jo”. Ha­ce po­co, Mes­si ba­jó la ex­pec­ta­ti­va de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na al de­cir que “no so­mos can­di­da­tos”.

No so­lo en Ar­gen­ti­na le to­có vi­vir mo­men­tos de su­fri­mien­to. Tam­bién, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, en Bar­ce­lo­na, don­de es fe­liz. Pe­ro hu­bo un mo­men­to du­ro, que lo mar­có. “He te­ni­do mo­men­tos de llo­rar con es­te club, son mu­chos los años, mu­chos los mo­men­tos. Vi­ví mo­men­tos tris­tes… Cuan­do uno no con­si­gue los ob­je­ti­vos, so­mos pro­fe­sio­na­les y es co­mo cual­quier tra­ba­jo; cuan­do no sa­len las co­sas uno lo su­fre. Tu­ve un año com­pli­ca­do tam­bién en el mo­men­to que tu­ve to­do el lío con Ha­cien­da. Fue du­ro, no lle­gué a la depresión pe­ro sí que la ma­ne­ra en que se me ata­có, que se de­cían las co­sas de mí, de mi fa­mi­lia, de mi papá, de mi gen­te… Fue du­ro so­bre to­do de Ma­drid, me sen­tí muy ata­ca­do y tu­ve la suer­te de te­ner el res­pal­do de mi gen­te, del Bar­ce­lo­na, de Ca­ta­lu­ña, del pe­rio­dis­mo bar­ce­lo­nés. Y eso me ha­cía es­tar un po­co más tran­qui­lo”, afir­mó Mes­si.

Ac­to se­gui­do, el crack ar­gen­tino le apun­tó a la ca­pi­tal es­pa­ño­la: “Yo creo que die­ron una or­den. De pe­gar­me y de apro­ve­char el mo­men­to de de­bi­li­dad que es­tá­ba­mos pa­san­do por lo que es­ta­ba su­ce­dien­do y ve­nían de Ma­drid. Yo sa­bía que era así e in­clu­so sa­bién­do­lo me mo­les­ta­ba y me do­lía. Fue di­fí­cil por­que ade­más fue el año del Mun­dial tam­bién, tu­ve una le­sión en el me­dio… Fue un pro­ce­so com­pli­ca­do por­que se di­je­ron mu­chas co­sas fue­ra de lu­gar. Pe­ro me res­pal­dé en mi fa­mi­lia, en mi mu­jer, en mis hi­jos. Siem­pre me ais­lé de to­do es­tan­do y dis­fru­tan­do con ellos”.

Por otro la­do, a Mes­si le pre­gun­ta­ron por su fu­tu­ro lue­go de que se re­ti­re. “No me veo co­mo en­tre­na­dor, pe­ro uno nun­ca sa­be lo que pa­sa. Yo lo ha­bía es­cu­cha­do a Zi­da­ne de­cir que nun­ca iba a ser en­tre­na­dor y des­pués le ter­mi­nó pi­can­do y es­tu­vo ahí. En prin­ci­pio no me veo ahí ni en na­da, no sé qué va a pa­sar, tra­to de vi­vir el mo­men­to. Cuan­do lle­gue otra co­sa ve­ré qué ca­mino se­guir”, ex­pre­só el zur­do. Y vi­vir el mo­men­to pa­ra Mes­si se tra­ta de vi­vir el Mun­dial de Rusia. ¿Se­rá el úl­ti­mo? Se ve­rá...

@AR­GEN­TI­NA

Bien­ve­ni­do. Lio­nel Mes­si re­ci­bió ayer a En­zo Pé­rez (re­em­pla­zan­te de Lan­zi­ni) con afec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.