Lle­gó en si­len­cio y enamo­ró a to­dos

Ma­xi Me­za. Se adap­tó rá­pi­do a la Se­lec­ción, su­ma elo­gios y tie­ne mu­chas chan­ces de ser ti­tu­lar.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - BRONNITSY, RUSIA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Nahuel Lan­zi­llot­ta nlan­zi­llot­ta@cla­rin.com

¿D e los nue­vos quién sor­pren­de? “Ma­xi”. La res­pues­ta es un de­no­mi­na­dor co­mún an­te la mis­ma pre­gun­ta. Ya sea en una en­tre­vis­ta o en una con­ver­sa­ción con los mi­cró­fo­nos apa­ga­dos, los más gran­des de la Se­lec­ción no du­dan en des­ta­car a Maximiliano Me­za co­mo el ju­ga­dor que les hi­zo abrir gran­de los ojos des­de la pri­me­ra vez.

El vo­lan­te de In­de­pen­dien­te es el nue­vo que se me­tió más rá­pi­do en el gru­po y que apro­ve­chó al má­xi­mo sus (po­cas) opor­tu­ni­da­des pa­ra mos­trar­se. Eso lo ven to­dos. Lo vie­ron en Ma­drid: cuan­do el equi­po era una ca­la­mi­dad, el ex Gim­na­sia de La Pla­ta fue el úni­co que se sal­vó del in­cen­dio del 6-1 an­te Es­pa­ña, y ape­nas era su pri­mer par­ti­do con la ca­mi­se­ta de su país. Lo vie­ron en Bar­ce­lo­na: se des­ta­có en ca­da prác­ti­ca, ya sea por el me­dio al la­do de Ja­vier Mas­che­rano o Lu­cas Bi­glia, o por los cos­ta­dos. Su ver­sa­ti­li­dad enamo­ra al téc­ni­co y su ca­li­dad arran­ca elo­gios en­tre sus com­pa­ñe­ros, so­bre to­dos de los his­tó­ri­cos.

Y es­pe­ran se­guir vién­do­lo así es­ta se­ma­na, aquí en Bronnitsy, en los úl­ti­mos en­sa­yos an­tes del gran de­but en el Mun­dial, el sá­ba­do an­te Is­lan­dia (a las 10 de la Ar­gen­ti­na). “Tie­ne es­tir­pe eu­ro­pea, no hay du­da, se le no­ta cuan­do lo ves con la pe­lo­ta; es di­fe­ren­te”, le ad­mi­te a Cla­rín uno de los fut­bo­lis­tas de ma­yor re­nom­bre de es­te plan­tel des­pués de Lio­nel Mes­si, que no es de an­dar do­nan­do flo­res por­que sí. “Me­za me es­tá sor­pren­dien­do mu­cho. Gio Lo Cel­so tam­bién”, con­fe­só Wil­fre­do Ca­ba­lle­ro, quien se per­fi­la pa­ra adue­ñar­se de los guan­tes ti­tu­la­res del equi­po por so­bre Fran­co Ar­ma­ni. El ar­que­ro de Ri­ver tam­bién ha­bló de Me­za: “Tie­ne gran­des con­di­cio­nes, me sor­pren­dió mu­cho”. Y, co­mo no hay dos sin tres, Nahuel Guz­mán agre­gó: “Me sor­pren­dió por des­plie­gue y ca­pa­ci­dad pa­ra ubi­car­se en di­fe­ren­tes po­si­cio­nes. En­tre to­dos lo va­mos a acom­pa­ñar pa­ra que pue­da se­guir ex­po­nien­do lo que tie­ne”.

El na­ci­do en Caá Ca­tí, pro­vin­cia de Co­rrien­tes, ha­ce 26 años tu­vo una subida ver­ti­gi­no­sa en el con­jun­to ce­les­te y blan­co. De rom­per­la con­tra Es­pa­ña a me­ter­se en­tre los 35 pre­se­lec­cio­na­dos. De pu­jar por un lu­gar en­tre los 23 de­fi­ni­ti­vos con Ri­car­do Cen­tu­rión y Die­go Pe­rot­ti a pe­lear por la ti­tu­la­ri­dad pa­ra el es­treno mun­dia­lis­ta. “To­do se lo ga­nó él so­lo, le es­tá me­tien­do mu­cho”, co­men­tan des­de el cuer­po téc­ni­co, ca­da vez más con­ven­ci­dos de sus ap­ti­tu­des pa­ra dar­le la con­fian­za de ser ti­tu­lar.

La le­sión y la ba­ja de Ma­nuel Lan­zi­ni le abren la puer­ta de par en par a Ma­xi pa­ra es­tar des­de el arran­que. Al menos eso fue lo que pro­bó Jor­ge Sam­pao­li en la úl­ti­ma prác­ti­ca de fút­bol for­mal el sá­ba­do en Bar­ce­lo­na. “Igual, él ya ve­nía tor­cien­do el bra­zo pa­ra en­con­trar un es­pa­cio en­tre los ti­tu­la­res des­de an­tes”, re­ve­lan des­de la ofi­ci­na téc­ni­ca des­de el cen­tro de en­tre­na­mien­to de Bronnitsy, en la no­che del sá­ba­do, la nue­va ca­sa al­bi­ce­les­te. “Ade­más del jue­go, mues­tra agre­si­vi­dad en la mar­ca. Y lo que es im­por­tan­te es que ex­pan­de pro­fun­di­dad con Mes­si. Con­tra Hai­tí se die­ron mu­chos to­ques en po­co tiem­po”, re­sal­ta la mis­ma fuente.

Pa­re­ce tí­mi­do, pe­ro es to­do lo con­tra­rio. Mu­cho lo ayu­dó a sol­tar­se en el gru­po el he­cho de com­par­tir va­rios mo­men­tos con Ni­co­lás Ta­glia­fi­co, vie­jos co­no­ci­dos en In­de­pen­dien­te que aho­ra son com­pa­ñe­ros de ha­bi­ta­ción. Ta­glia­fi­co tam­bién es de los más nue­vos, pe­ro en­tre am­bos se van abrien­do ca­mino en la Se­lec­ción.

Sa­be de re­mar­la, Me­za. Da­río El In­dio Or­tiz fue quien lo vio en el club Cam­bá Po­rá y lo lle­vó a las in­fe­rio­res de Gim­na­sia. En­tró con edad de Quin­ta di­vi­sión y fue es­ca­lan­do. De­bu­tó en 2013 por la Co­pa Ar­gen­ti­na y fue par­te del As­cen­so a Pri­me­ra. De la mano de Pe­dro Tro­glio, cre­ció y se ga­nó la ti­tu­la­ri­dad. Con Gus­ta­vo Al­fa­ro ya de­mos­tra­ba te­ner co­sas di­fe­ren­tes. Has­ta que Ga­briel Mi­li­to, en ese mo­men­to en In­de­pen­dien­te, se lo lle­vó pa­ra Avellaneda.

Le costó la adap­ta­ción en el pri­mer se­mes­tre. Sin em­bar­go, con la lle­ga­da de Ariel Ho­lan, su ca­rre­ra to­mó otro impulso. Ubi­ca­do co­mo fal­so en­la­ce, de­trás del 9 en un es­que­ma 4-2-31, fue el con­duc­tor del Ro­jo en la ob­ten­ción de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na 2017. Esa po­si­ción le per­mi­tió des­ple­gar al to­pe su ca­pa­ci­dad de jue­go.

La vir­tud de ser po­li­fun­cio­nal y de po­der ser una al­ter­na­ti­va por el in­te­rior o por los ex­tre­mos, fue uno de los po­ro­tos más pe­sa­dos que in­cli­nó la ba­lan­za de Sam­pao­li pa­ra traer­lo a Rusia. Y por aho­ra, le­jos de des­en­to­nar o de achi­car­se, Me­za se agran­da. Ha­ce lo su­yo sin te­mo­res y eso es lo que más se­du­ce a to­dos.

Fue uno de los úl­ti­mos en me­ter­se en la lis­ta de 23, des­pués de pe­lear un lu­gar con Cen­tu­rión y Pe­rot­ti. Y aho­ra se es­tá ga­nan­do un pues­to en­tre los 11 pa­ra el de­but.

REUTERS

Un vo­lan­te que pue­de ser so­cio de Mes­si. Maximiliano Me­za apro­ve­cha to­das las opor­tu­ni­da­des pa­ra mos­trar­se en la Se­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.