Los ra­da­res ru­sos que to­do lo mi­den de­tec­ta­ron un cú­mu­lo de sue­ños

Clarin - Deportivo - - MISIÓN MUNDIAL - Pa­blo Cal­vo pcal­vo@cla­rin.com

En el país más gran­de del mun­do, don­de se pro­du­jo la Re­vo­lu­ción más em­ble­má­ti­ca del si­glo XX y se li­bró la ba­ta­lla más de­ci­si­va de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, un chi­co de Ro­sa­rio le pi­de al fút­bol que lo ame pa­ra siem­pre.

Ru­sia es tan an­cha que mien­tras en Vla­di­vos­tok ce­nan, en Ka­li­nin­gra­do desa­yu­nan, y cuan­do al­guien quie­re ir a la pla­ya tie­ne que ele­gir en­tre 12 ma­res. To­da esa in­men­si­dad, en unas ho­ras, se­rá me­nos que 100 me­tros de pas­to. Ven­drá la pe­lo­ta del es­pa­cio, ha­bla­rá uno de los pre­si­den­tes más po­de­ro­sos de la Tie­rra, los mi­llo­na­rios ocu­pa­rán las me­jo­res bu­ta­cas y los spon­sors in­ten­ta­rán sa­car ta­ja­da, pe­ro no ha­brá na­da más emo­cio­nan­te que un gri­to de gol.

El fút­bol ha trans­for­ma­do a Moscú. De a cin­co o de a diez, hin­chas abra­za­dos ca­mi­nan por el Krem­lin co­mo ra­ci­mos de ilu­sio­nes, otros lle­gan en bi­ci­cle­ta has­ta la Pla­za Ro­ja y otros co­men ham­bur­gue­sas de McDo­nald’s al pie de la es­ta­tua de Car­los Marx.

Los ar­gen­ti­nos lle­ga­ron en ca­sas ro­dan­tes des­de Eu­ro­pa o en avio­nes “le­che­ros” que los pa­sea­ron por Pa­ra­guay, Bra­sil y Por­tu­gal. Una chi­ca de Men­do­za, que nun­ca ha­bía sa­li­do de la Argentina, se vino so­la has­ta aquí pa­ra alen­tar a la Se­lec­ción. Un mu­cha­cho de Azul se com­pro­me­tió a tra­ba­jar tres me­ses en la ven­di­mia fran­ce­sa pa­ra de­vol­ver­le a la ma­dre los 3.000 eu­ros que le pi­dió pres­ta­dos pa­ra po­der lle­gar. Y uno de Mar del Pla­ta re­nun­ció a su em­pleo es­ta­ble y ven­dió su au­to pa­ra lan­zar­se a la aven­tu­ra sin red.

Si Mes­si pien­sa en ellos, o en los 20 mil chi­cos que ma­dru­ga­ron un do­min­go pa­ra ver­lo ju­gar en la can­cha sin pas­to de Hu­ra­cán, al­go bueno pue­de pa­sar. Qui­zás no sea el éxi­to, pe­ro sí el or­gu­llo por ha­ber­lo in­ten­ta­do.

Con­tra las ad­ver­ten­cias es­cu­cha­das en Bue­nos Ai­res, los ru­sos se mues­tran sú­per ama­bles con los extranjeros que vi­nie­ron al Mun­dial. Y

pro­me­ten alen­tar a la Argentina si Ru­sia se que­da afue­ra. La se­gu­ri­dad es ex­tre­ma: los au­tos que se acer­can al es­ta­dio Luzh­ni­ki y al del Spar­tak son re­vi­sa­dos por ex­per­tos en ex­plo­si­vos. Hay mi­cros lle­nos de po­li­cías a me­tros de la Ca­te­dral de San Ba­si­lio, por las no­ches pa­tru­lla tam­bién el Ejér­ci­to, ca­da pa­so de los pea­to­nes es­tá fil­ma­do y pa­ra en­trar a los shop­pings hay que pa­sar por de­tec­to­res de me­ta­les.

His­to­rias mí­ni­mas ha­bi­tan lu­ga­res gi­gan­tes. En un puen­te so­bre el río Mos­co­va, de 400 me­tros, un cor­do­bés ven­día bu­fan­das al­bi­ce­les­tes pa­ra re­cu­pe­rar al­go del di­ne­ro in­ver­ti­do. Al pie de una ca­le­si­ta de dos plan­tas, un por­te­ño jun­ta­ba ru­blos de pro­pi­na a cam­bio de abrir su ban­de­ra con Mes­si y Ma­ra­do­na pa­ra la foto.

Ven­de­do­res ru­sos se la­men­tan por­que las ma­trios­kas que ofre­cían con la ca­ra de Mes­si se ago­ta­ron en dos días, mien­tras que las de Ro­nal­do les que­da­ron de cla­vo.

El bu­lli­cio mos­co­vi­ta con­tras­ta con la cal­ma de Bron­nitsy, el pue­bli­to ru­so don­de re­po­sa Ja­vier Mas­che­rano, el gue­rre­ro que se apres­ta a dar su úl­ti­ma ba­ta­lla. Allí con­cen­tra la Se­lec­ción y los ra­da­res ru­sos que to­do lo mi­den han de­tec­ta­do un cú­mu­lo de

sue­ños. Las au­to­ri­da­des no sa­len de su asom­bro. Pa­sa­dos por un scan­ner de ul­tra tec­no­lo­gía, más pre­ci­sa que la del VAR, apa­re­cen imá­ge­nes de abue­los con los de­dos en un alam­bra­do, pe­lo­tas de go­ma, pe­lo­tas de cue­ro con ga­jos he­xa­go­na­les, des­co­no­ci­dos que se abra­zan, pa­dres yen­do a la can­cha con sus hi­jos de la mano, fi­gu­ri­tas, go­rros, ban­de­ras, vin­chas, humo de cho­ri­pán.

Se ha or­de­na­do una in­ves­ti­ga­ción a es­ca­la pla­ne­ta­ria. Pa­re­ce que en­tre los sue­ños hay uno pen­dien­te.

AFP

A pu­ra eu­fo­ria. Los ar­gen­ti­nos co­pa­ron la Pla­za Ro­ja y sus al­re­de­do­res aguar­dan­do el de­but.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.