Ri­ver lo ga­nó des­de la ca­be­za y lo de­fi­nió con dos bom­ba­zos

El 10 mi­llo­na­rio abrió la cuen­ta en el me­jor mo­men­to de su equi­po y Nacho fre­nó cual­quier reac­ción.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Da­niel La­ga­res dla­ga­res@cla­rin.com

El Su­per­clá­si­co ca­yó en ma­la fe­cha. La sex­ta fe­cha de la Su­per­li­ga no de­fi­ne po­si­cio­nes pe­ro hay que ju­gar­lo y más que ga­nar­lo, no hay que per­der­lo. En­ci­ma, en la bi­tá­co­ra de Bo­ca y de Ri­ver es­tá la Co­pa. Es el pre­mio ma­yor que pro­me­te un all in­clu­si­ve en el via­je al pa­raí­so del re­co­no­ci­mien­to internacional. Que­da una se­ma­na pa­ra que Bo­ca va­ya a Be­lo Ho­ri­zon­te y pa­ra que Ri­ver se jue­gue el pa­sa­je en ca­sa an­te In­de­pen­dien­te. En ese con­tex­to, evi­tar una de­rro­ta es un triun­fo, así que “ga­nar co­mo sea”, se­gún la ple­ga­ria pa­ga­na de es­tos tiem­pos fut­bo­le­ros, se di­lu­ye.

Ri­ver se lle­vó el par­ti­do, con jus­ti­cia in­cues­tio­na­ble, tal vez más de lo que iba a bus­car a la Bom­bo­ne­ra. Ya Bo­ca se le hi­zo más hon­do el mar de du­das por don­de na­ve­ga su jue­go. El plus es lo aními­co, con la Co­pa a la vis­ta.

Su­ce­dió, co­mo a ve­ces su­ce­de, que cuan­do la pe­lo­ta co­rre, las pre­sun­cio­nes mue­ren por las cir­cuns­tan­cias del jue­go. Los go­la­zos del Pity Mar­tí­nez y de Nacho Scoc­co ca­ye­ron en los mo­men­tos jus­tos. El pri­me­ro fue la con­fir­ma­ción del me­jor mo­men­to de Ri­ver por­que ma­ne­ja­ba bien la pe­lo­ta y cons­truía es­pa­cios siem­pre bien apro­ve­cha­dos por la mo­vi­li­dad de Bo­rré, Pa­la­cios y Prat­to. El se­gun­do fue el nocaut al em­pu­je de Bo­ca en el pri­mer cuar­to de ho­ra de la se­gun­da par­te cuan­do a fuer­za de co­rrer y des­pa­bi­lar­se de la pa­si­vi­dad del pri­mer tiem­po, ha­bía en­ce­rra­do a Ri­ver en su cam­po y le ha­bía crea­do al­gu­nas si­tua­cio­nes. In­clu­si­ve esa mano pe­nal de Ponzio no san­cio­na­da, in­me­dia­ta­men­te des­pués del re­cla­ma­do pe­nal inexis­ten­te de Montiel a Be­ne­det­to. Di­fí­cil re­po­ner­se aun­que se vis­ta una ca­mi­se­ta con mís­ti­ca.

El mi­nu­to 18 mos­tró de qué iban Bo­ca y Ri­ver. El Pity Mar­tí­nez le me­tió un ca­ño an­to­ló­gi­co a Ja­ra, quien lo ba­rrió sin cle­men­cia. Ama­ri­lla pa­ra el la­te­ral y ra­ti­fi­ca­ción del es­ta­do de gra­cia de Mar­tí­nez, sím­bo­lo de lo que pa­sa­ba por la ca­be­za de los ju­ga­do­res de Ri­ver. Sa­lió la fal­ta, Bo­ca re­cu­pe­ró la pe­lo­ta en­se­gui­da y Be­ne­det­to pa­teó al ar­co des­de su pro­pio cam­po. Ob­via­men­te des­via­do. Eso era Bo­ca. Aque­llo era Ri­ver.

Si las for­ma­cio­nes son el men­sa­je de lo que pre­ten­de un téc­ni­co, que­dó cla­ro qué pen­sa­ban Gui­ller­mo y Ga­llar­do. Lue­go, des­de el re­sul­ta­do, pue­den con­fir­mar­se esas in­ten­cio­nes. O no tan­to, co­mo ayer. Ri­ver ju­gó me­jor y a ca­si igual­dad de si­tua­cio­nes, acer­tó con los go­la­zos de Mar­tí­nez y Scoc­co. A los cin­co mi­nu­tos Be­ne­det­to ha­bía man­da­do un mi­sil que Ar­ma­ni ca­che­teó al cór­ner. To­do pu­do ser al re­vés, de­be de­cir­se. Ade­más, ¿qué hu­bie­ra pa­sa­do si Vi­gliano da­ba el pe­nal por mano de Ponzio cuan­do ha­bía só­lo un gol de di­fe­ren­cia? Im­po­si­ble sa­ber­lo, pe­ro es sa­lu­da­ble te­ner­lo en cuen­ta. La cha­pa fi­nal sue­le jus­ti­fi­car cual­quier co­sa.

Ga­llar­do ape­ló a lo me­jor que tie­ne, pe­ro no fue el Ri­ver de pre­sión as­fi­xian­te que dis­lo­có a Ra­cing, por ejem­plo. O el de la mis­ma in­ten­si­dad

que pu­so en aprie­tos a In­de­pen­dien­te. Ju­gó con un cam­bio me­nos, apo­ya­do en un do­ble 5 de con­ten­ción de­cla­ra­do con Ponzio-Pé­rez. La du­pla, al fin de cuen­tas, ce­rró la puer­ta del fon­do pa­ra que los cua­tro ra­pi­di­tos tra­ta­ran de di­ver­tir­se ade­lan­te. No hu­bo flo­reo, so­bró efi­ca­cia an­te un Bo­ca so­bre el que ha­bría que ha­cer­se mu­chas pre­gun­tas: ¿a qué ju­gó?, ¿a qué quie­re ju­gar? La sen­sa­ción es que Gui­ller­mo ar­mó el equi­po del Su­per­clá­si­co pen­san­do en la Co­pa. ¿O Te­vez es ti­tu­lar?, ¿Car­do­na y Zá­ra­te son ti­tu­la­res?, ¿Al­men­dra es­tá pa­ra ban­car­se es­tos due­los?, ¿Pa­blo Pé­rez fue al ban­co por­que es­tá al bor­de de la exi­gen­cia fí­si­ca? Si es así, ¿por qué fue te­ni­do en cuen­ta co­mo va­rian­te?

Y lue­go, el jue­go. Si hu­bo ba­ta­lla

tác­ti­ca, la ga­nó Ga­llar­do. Pri­me­ro des­de esa do­ble con­ten­ción, des­pués ti­ran­do a Prat­to a cu­brir las tre­pa­das de Mas sin que se le ca­ye­ran los ani­llos, ni a Ga­llar­do ni al es­for­za­do Prat­to. Des­pués, con Pity afue­ra, cam­bió de ban­da de Prat­to. Ja­ra ya ha­bía su­fri­do con Mar­tí­nez y au­sen­te el

Pity, la pe­lo­ta la iban a ma­ne­jar Quin­te­ro y Pa­la­cios. El in­gre­so de Car­do­na (o el re­ti­ro de Nan­dez al fon­do tras su inope­ran­cia co­mo vo­lan­te) fue el com­bus­ti­ble del re­na­ci­mien­to de Bo­ca en el pri­mer cuar­to de ho­ra de la eta­pa fi­nal. Fue el lap­so en el que Te­vez dio el res­to. Y en el que cre­ció Al­men­dra pa­ra no de­jar tan ex­pues­to a Ba­rrios. Pe­ro Ben­det­to si­guió per­dien­do con Pi­no­la o Mai­da­na. Tar­de fue el in­gre­so de Zá­ra­te, ape­nas an­tes del gol de Scoc­co. Pa­ra la fo­to fi­nal, la ata­ja­da de Ar­ma­ni a un ca­be­za­zo de Mas. Una anéc­do­ta. No cam­bia­ba na­da. Lo que ha­bía que ha­cer, ya es­ta­ba he­chow

JUAN MA­NUEL FOGLIA

El en­lo­que­ci­do fes­te­jo fi­nal. Los ju­ga­do­res de Ri­ver can­tan y gri­tan tras la vic­to­ria en una Bom­bo­ne­ra que se em­pe­za­ba a va­ciar y sin hin­chas vi­si­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.