Tan­tea el Go­bierno una nue­va re­for­ma pre­vi­sio­nal

Ti­je­ras. Sin do­cu­men­to for­mal, el Go­bierno co­men­zó a tan­tear una fór­mu­la pa­ra desin­de­xar las ju­bi­la­cio­nes, uno de los ma­yo­res ru­bros del gas­to pú­bli­co. Se re­lan­zan las ne­go­cia­cio­nes por el Pre­su­pues­to.

Clarin - Económico - - PORTADA - Es­cri­be Ignacio Zu­le­ta.

Sin pa­pe­les. En for­ma oral, el Go­bierno co­men­zó a plan­tear­les a los go­ber­na­do­res la po­si­bi­li­dad de crear un me­ca­nis­mo al­ter­na­ti­vo a la in­de­xa­ción ju­bi­la­to­ria. Una reunión Fri­ge­rio-Pi­chet­to.

El Go­bierno pu­so en la dis­cu­sión con las pro­vin­cias del nue­vo pre­su­pues­to 2019, la pro­pues­ta de un nue­vo cálcu­lo del au­men­to a las ju­bi­la­cio­nes. Se tra­ta de la pro­pues­ta más au­daz que les pudieron su­ge­rir los fun­cio­na­rios na­cio­na­les a las pro­vin­cias, en las ron­das de con­ver­sa­ción que ocu­pa­ron el cen­tro de la ac­ti­vi­dad en una se­ma­na sin reuniones de coor­di­na­ción, ni gran­des ga­bi­ne­tes. La pro­pues­ta avanza en un for­ma­to que desin­de­xe las ju­bi­la­cio­nes y las des­en­gan­che de la in­fla­ción, al­go que que­dó con­te­ni­do en la úl­ti­ma re­for­ma del sis­te­ma pre­vi­sio­nal, la que pro­du­jo una fór­mu­la de ac­tua­li­za­ción que su­ma­ba a esa in­de­xa­ción a mi­llo­nes de be­ne­fi­cia­rios de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo. En las con­ver­sa­cio­nes so­bre una nue­va fór­mu­la, tam­bién son des­aco­pla­dos de la ac­tua­li­za­ción por in­fla­ción. Los de­le­ga­dos de las pro­vin­cias es­cu­cha­ron esa po­si­bi­li­dad co­mo la que más efec­tos pue­de te­ner en la re­duc­ción del gas­to de la Na­ción. Los que re­pre­sen­tan a dis­tri­tos de la opo­si­ción son más que es­cép­ti­cos so­bre el trá­mi­te que ten­dría, en el Con­gre­so, una nue­va re­for­ma pre­vi­sio­nal a la ba­ja. La ma­yo­ría ad­mi­te en­ten­der que un sis­te­ma pre­vi­sio­nal que se ac­tua­li­za por in­fla­ción es una in­de­xa­ción fatal de bue­na par­te del gas­to na­cio­nal, pe­ro tam­bién re­co­no­cen que nin­gún par­ti­do

ni di­ri­gen­te — ofi­cia­lis­ta u opo­si­tor — que­rrá le­van­tar la mano pa­ra una ley que re­pi­ta el de­ba­te de la úl­ti­ma re­for­ma, que se lo­gró por un acuer­do en­tre el ofi­cia­lis­mo y el lla­ma­do pe­ro­nis­mo ra­cio­nal. Es­ta re­for­ma, ade­más, mue­ve to­da una re­lo­je­ría ins­ti­tu­cio­nal que com­pro­me­te fa­llos de la Jus­ti­cia. ¿Y si hu­bie­ra un DNU? Siem­pre en el ni­vel in­for­mal de las con­ver­sa­cio­nes de la úl­ti­ma se­ma­na, en ese ca­so el ofi­cia­lis­mo pa­ga­ría to­do el cos­to, y la opo­si­ción ra­cio­nal po­dría ayu­dar mi­ran­do pa­ra otro la­do. Pa­ra el Go­bierno pa­gar el cos­to de una re­for­ma así es un de­ta­lle me­nor des­pués de echar­se en bra­zos del FMI. Lo hi­zo por ne­ce­si­dad extrema de go­ber­na­bi­li­dad, la mis­ma que lo mo­vió a ofre­cer es­te ca­mino de ma­ne­ra in­for­mal. “Lo es­ta­mos dis­cu­tien­do”, me ad­mi­tió ha­ce unas horas uno de los mi­nis­tros que par­ti­ci­pa de ese con­ci­lio.

Una ne­go­cia­ción en la fa­se oral y to­da­vía sin pa­pe­les

La ofer­ta de ese pro­gra­ma má­xi­mo del Go­bierno pa­ra re­du­cir el gas­to que­dó li­mi­ta­da en las úl­ti­mas horas a la fa­se oral de la ne­go­cia­ción con las pro­vin­cias. Se en­tien­de que no hu­bie­ra pa­pe­les en esos en­cuen­tros, de los en-

via­dos de los go­ber­na­do­res con las ne­go­cia­cio­nes de Interior y de Ha­cien­da: só­lo pa­la­bras pa­ra tan­tear has­ta dón­de es­tán dis­pues­tos los go­ber­na­do­res a ce­der po­si­cio­nes y

par­ti­das, pa­ra man­te­ner la ba­ja del gas­to y cum­plir el año que vie­ne el nú­me­ro má­gi­co del dé­fi­cit fis­cal del 1,3% del PBI. ¿No tie­nen na­da es­cri­to? Na­da, fue la res­pues­ta de los mi­nis­tros pro­vin­cia­les, y tam­bién los na­cio­na­les, cuan­do se les pre­gun­ta­ba so­bre el re­sul­ta­do de las ne­go­cia­cio­nes. Los pa­pe­les que cir­cu­la­ron fue­ron pro­yec­cio­nes que hi­cie­ron al­gu­nos me­dios so­bre có­mo se dis­tri­bui­rán los re­cor­tes den­tro del re­par­to por ter­cios, for­ma­to que Ni­co­lás Du­jov­ne mar­có pa­ra re­du­cir el gas­to glo­bal en los $300.000 mi­llo­nes. El ter­cio de las pro­vin­cias, di­cen esos per­ge­ños pro­vi­so­rios, se re­par­ti­ría se­gún la ta­bli­ta de la co­par­ti­ci­pa­ción. El có­mo de ese re­par­to es­tá tam­bién pa­ra ne­go­ciar, siem­pre sin pa­pe­les pa­ra no to­mar com­pro­mi­sos ries­go­sos, y pa­ra que na­die le to­me la pa­la­bra a na­die. Ca­da sec­tor que se acer­ca a la ne­go­cia­ción pregunta por el des­tino de las gran­des ca­jas, que van ga­nan­do pro­tec­ción. Un ejem­plo es el des­tino del Fondo Fe­de­ral So­li­da­rio o Fondo So­je­ro, que se ali­men­ta con el 30% de lo re­cau­da­do en con­cep­to de de­re­cho de ex­por­ta­ción de so­ja, en to­das sus va­rie­da­des y de­ri­va­dos. En esas char­las el Go­bierno na­cio­nal ha ha­bla­do de que­dar­se con ese fondo du­ran­te la emer­gen­cia de la mis­ma ma­ne­ra con la que ame­na­za otras par­ti­das, co­mo el apor­te na­cio­nal co­mo in­cen­ti­vo a la ac­ti­vi­dad do­cen­te, que ayuda a las pro­vin­cias en el pa­go de los suel­dos.

Fri­ge­rio-Pi­chet­to reha­cen su vi­da

Es­ta se­ma­na to­das es­tas con­ver­sa­cio­nes tie­nen que sa­lir de la fa­se oral, que hay que des­en­gan­char del con­cep­to freu­diano, pa­ra que no pa­se a otras fa­ses más an­ti­pá­ti­cas y do­lo­ro­sas que las pro­vin­cias quie­ren evi­tar. Pre­fie­ren que se ha­ble de fa­se es­cri­ta y con la pre­sen­cia de los go­ber­na­do­res en per­so­na. Co­mo se tra­ta de una ley, es es­pe­ra­ble que se reanu­den las con­sul­tas con los di­ri­gen­tes de quie­nes se pue­de te­ner un com­pro­mi­so, pa­ra avan­zar en la de pre­su­pues­to, y eso re­con­du­ce a los co­no­ci­dos de siem­pre. Ro­ge­lio Fri­ge­rio se cru­zó con Mi­guel Pi­chet­to en un ca­nal de TV en las úl­ti­mas horas —es­ta­ban in­vi­ta­dos a par­ti­ci­par en sket­ches se­pa­ra­dos— y se com­pro­me­tie­ron a ha­blar es­ta se­ma­na. Ma­ña­na se co­no­ce­rá al­go más de es­te ca­nal que se in­te­rrum­pió por efec­to de la pu­bli­ci­dad del pac­to de San Isi­dro —el en­cuen­tro de Mar­cos Peña, Fri­ge­rio, Pi­chet­to, Ro­drí­guez La­rre­ta, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y Ser­gio Mas­sa— por­que es­tá ci­ta­do el Ga­bi­ne­te na­cio­nal. To­do el co­lec­ti­vo po­lí­ti­co se re­en­cuen­tra des­pués de una se­ma­na de al­to pro­se­li­tis­mo, con la ac­tua­ción de Mau­ri­cio Ma­cri en las pan­ta­llas, y la dia­léc­ti­ca FMI-opo­si­ción en las ca­lles, que acom­pa­ñó a la reunión de los mi­nis­tros de Fi­nan­zas del G20. Cuan­do hay más pro­se­li­tis­mo de su­per­fi­cie es cuan­do hay que es­pe­rar más ac­cio­nes en­cu­bier­tas de los plo­me­ros de la po­lí­ti­ca. El pro­se­li­tis­mo ex­plo­ta los re­cur­sos del en­fren­ta­mien­to des­pia­da­do, pa­ra marcar po­si­cio­nes. Pe­ro la po­lí­ti­ca en se­rio busca, mu­chas ve­ces de ma­ne­ra so­la­pa­da, en­ten­di­mien­tos pa­ra que al­go fun­cio­ne al­gu­na vez. Los par­ti­ci­pan­tes de aquel en­cuen­tro de San Isi­dro fue­ron a acor­dar, no a pe­lear­se. Y no ha pa­sa­do na­da pa­ra que no in­sis­tan en lo mis­mo.

Pe­ro­nis­mo ra­cio­nal del Se­na­do cons­pi­ra pa­ra sa­car­le la ma­yo­ría a Cam­bie­mos

Se en­tien­de la re­frie­ga de su­per­fi­cie por­que la cam­pa­ña elec­to­ral ya es­tá lan­za­da, y ca­da cual

to­ma po­si­cio­nes pa­ra lle­gar a ese mo­men­to con la ma­yor fuer­za. El Go­bierno se ade­lan­ta so­bre el pe­ro­nis­mo del Con­gre­so, por­que sa­be que sin turno elec­to­ral es­te año, la com­po­si­ción de las fuer­zas de­pen­de de los mo­vi­mien­tos in­ter­nos de los blo­ques. Lo más no­ta­ble es el es­fuer­zo que ha­ce Pi­chet­to pa­ra sa­car al blo­que que pre­si­de, del lu­gar de se­gun­da mi­no­ría que tiene hoy fren­te a Cam­bie­mos y sus alia­dos. Se tiene con­fian­za en la cap­tu­ra de un se­na­dor pe­ro­nis­ta por San­tia­go del Es­te­ro, pa­ra que se su­me al in­ter­blo­que Argentina Fe­de­ral. Con eso in­ten­ta em­pa­tar con Cam­bie­mos co­mo pri­mer pa­so pa­ra la cap­tu­ra de otro se­na­dor, cu­ya ex­trac­ción ocul­ta, que le per­mi­ti­rá su­pe­rar al ofi­cia­lis­mo en la Cá­ma­ra. Se mue­ve con la se­gu­ri­dad de que lo ha­rá, pe­ro no se la ha­ce fá­cil Ge­rar­do Zamora, go­ber­na­dor de San­tia­go del Es­te­ro, que es­tu­vo con Ma­cri ha­blan­do de pla­ta, pe­ro tam­bién de esto. Su blo­que le­gis­la­ti­vo es una bi­sa­gra que au­men­ta el va­lor en un mo­men­to co­mo és­te.

Pri­mer test elec­to­ral: el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra

La in­ten­ción del pe­ro­nis­mo del Se­na­do es ha­cer múscu­lo pa­ra un mo­men­to cla­ve,

Ro­ge­lio Fri­ge­rio se re­uni­rá con Mi­guel Án­gel Pi­chet­to pa­ra avan­zar en un acuer­do por el Pre­su­pues­to y el ajus­te anun­cia­do.

Ge­rar­do Zamora, el go­ber­na­dor san­tia­gue­ño, es una figura central pa­ra de­fi­nir el des­tino de la ma­yo­ría en el Se­na­do.

aun­que po­co per­cep­ti­ble aún, que es la re­no­va­ción de la in­te­gra­ción del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, que se ha­rá en no­viem­bre pró­xi­mo. To­dos los par­ti­dos jue­gan fi­chas pa­ra ese test, que es la elec­ción de re­pre­sen­tan­tes de los es­ta­men­tos de jue­ces y abo­ga­dos, en los úl­ti­mos años un ade­lan­to del hu­mor, aun­que sec­to­rial, de ese seg­men­to de in­fluen­cers en la bur­gue­sía, que son los le­tra­dos. Ocu­rri­rán en­tre se­tiem­bre y oc­tu­bre. El ofi­cia­lis­mo ya lo­gró que el re­pre­sen­tan­te de los aca­dé­mi­cos uni­ver­si­ta­rios sea

un hom­bre permea­ble a Cam­bie­mos —lo eli­gió el Con­se­jo de Rec­to­res en mar­zo pa­sa­do, es el pe­ro­nis­ta ra­cio­nal Die­go Mo­lea, de la uni­ver­si­dad de Lo­mas de Zamora. Es una se­ñal. En el nue­vo for­ma­to los jue­ces pue­den re­pe­tir elec­cio­nes an­te­rio­res con la par­ti­ci­pa­ción de las lis­tas Bor­dó (Ri­car­do Re­con­do), Ce­les­te (Luis Lu­go­nes), Com­pro­mi­so Ju­di­cial (Juan Ma­nuel Cu­lot­ta), con ami­gos del Go­bierno. En­tre los abo­ga­dos, Cam­bie­mos se re­par­te: la UCR se en­car­ga de la elec­ción de los re­pre­sen­tan­tes del interior, y alza una nue­va figura, la de la mar­pla­ten­se (neé ro­sa­ri­na) Mar­ce­la Sán­chez He­rre­ro, que en­ca­be­za­rá la lis­ta acom­pa­ña­da del cor­do­bés Luis Quas­so­lo. Sán­chez He­rre­ro es la mu­jer de Ma­xi­mi­li­ano Abad, dipu­tado pro­vin­cial por Bue­nos Ai­res y re­fe­ren­te de Er­nes­to Sanz. Quas­so­lo vie­ne de Cór­do­ba, dis­tri­to de Ma­rio Ne­gri, que re­pe­ti­rá man­da­to por el blo­que de Dipu­tados, co­mo el ma­cris­ta Pablo To­ne­lli y el kirch­ne­ris­ta Ro­dol­fo Tail­ha­de. El Pro se en­car­ga del re­pre­sen­tan­te de la Ca­pi­tal, fae­na que es un ca­pí­tu­lo de sus ne­go­cia­cio­nes con la UCR de es­te dis­tri­to, pa­ra crear Cam­bie­mos en la úni­ca pla­za en don­de no exis­te. To­do un te­ma, por­que en la Ca­pi­tal gra­vi­ta Da­niel An­ge­li­ci, lun­ga ma­nu del ma­cris­mo en la Jus­ti­cia. Por el Se­na­do, le ven­ce el man­da­to a Án­gel Ro­zas y la mo­vi­da de Pi­chet­to pre­ten­de que se man­ten­gan los dos pe­ro­nis­tas, Ro­dol­fo Ur­tu­bey y Ma­rio Pais. Lo lo­gra­rá si el pe­ro­nis­mo con­si­gue la ma­yo­ría que no tiene. Si no le sa­le, el pe­ro­nis­mo que­da­rá con un so­lo re­pre­sen­tan­te y Cam­bie­mos pa­sa­rá a te­ner dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.