El pa­go en efec­ti­vo ga­na es­pa­cio en la ca­rre­ra de las pro­mo­cio­nes

Im­pac­to de las ta­sas. Em­pre­sas, co­mer­cios y con­su­mi­do­res bus­can va­rian­tes fren­te al es­ce­na­rio que di­bu­ja un dó­lar al­to y un cos­to fi­nan­cie­ro ele­va­do. Las op­cio­nes en dan­za.

Clarin - Económico - - PORTADA - Es­cri­be Da­mián Kan­tor.

El im­pac­to de la suba de ta­sas mo­di­fi­có el es­que­ma pro­mo­cio­nal en mu­chos ru­bros, es­pe­cial­men­te aque­llos que tie­nen un tic­ket promedio al­to, co­mo in­du­men­ta­ria y elec­tró­ni­cos. Por esos ma­yo­res cos­tos del cré­di­to, que se tras­la­dan a las cuo­tas, los co­mer­cios se in­cli­nan por ofre­cer im­por­tan­tes des­cuen­tos por el pa­go en efec­ti­vo o tar­je­ta de dé­bi­to, co­mo for­ma de im­pul­sar la de­man­da. Des­de una ca­de­na de elec­tro­do­més­ti­cos acla­ran que los pla­nes en cuo­tas continúan, pe­ro acla­ran que el alza del cos­to del fi­nan­cia­mien­to de ban­cos y tar­je­tas se tras­la­da al con­su­mi­dor.

En lí­neas ge­ne­ra­les y den­tro de es­te con­tex­to re­ce­si­vo, la ar­ti­lle­ría pro­mo­cio­nal no ce­de. Pe­ro es no­to­rio el

avan­ce de las ofer­tas ba­sa­das en las re­ba­jas por pa­go al con­ta­do o en un

so­lo pa­go con dé­bi­to. La ra­zón es sim­ple y tiene que ver con la suba de las ta­sas y con la de­mo­ra de ban­cos y tar­je­tas de cré­di­to en li­qui­dar las ven­tas. Una ope­ra­ción con dé­bi­to es acre­di­ta­da por el co­mer­cio a las 72 horas. Las de cré­di­to, 18 días. “Con una ta­sa del 60% y la al­ta vo­la­ti­li­dad es ló­gi­co que se prio­ri­ce el cash, por­que se co­bra más rá­pi­do”, ex­pli­can fuen­tes del sec­tor co­mer­cial y fi­nan­cie­ro.

“En mo­men­tos crí­ti­cos co­mo el ac­tual, ha­cer­se con el di­ne­ro rá­pi­da­men­te es vi­tal. Mu­chas ca­de­nas de pa­go es­tán ro­tas o a pun­to de rom­per­se”, in­tro­du­ce Fer­nan­do Aguirre, vo­ce­ro de la Fe­de­ra­ción Argentina de Su­per­mer­ca­dos. Y agre­ga que “las pro­mo­cio­nes con tar­je­ta de cré­di­to pier­den atrac­ti­vo por­que ade­más del des­cuen­to (com­par­ti­do con el banco emi­sor), el sú­per re­ci­be el di­ne­ro tres se­ma­nas más tar­de, o más”.

Los co­mer­cios pa­de­cen el do­ble im­pac­to de la con­trac­ción de la de­man­da y la ne­ce­si­dad de di­ne­ro pa­ra afron­tar los cos­tos de la ope­ra­ción: sa­la­rios, pro­vee­do­res e im­pues­tos. “El cam­bio de las pro­mo­cio­nes es por la ne­ce­si­dad de li­qui­dez y ob­ser­va­mos un es­ti­ra­mien­to en la ca­de­na de pa­gos, par­ti­cu­lar­men­te en el seg­men­to py­me”, gra­fi­ca Pe­dro Cas­ca­les, de la CAME. El di­rec­ti­vo ex­pli­ca que al can­je de che­ques se le apli­ca una ta­sa de en­tre 40 y 50% anual, pe­ro “hay cue­vas que co­bran en­tre 7 y 10% men­sual”. Por ca­so, por un che­que de $1.000 a 30 días, el co­mer­cio re­ci­be $930, en el me­jor de los ca­sos. Se­gún la pro­pia CAME, las ven­tas mi­no­ris­tas ca­ye­ron en ju­nio 4,2% fren­te a igual mes del año pa­sa­do. Y un 2,8% en el acu­mu­la­do del año. Los ru­bros más cas­ti­ga­dos fue­ron ma­rro­qui­ne­ría (-7%), elec­tró­ni­cos (-4,9%), in­du­men­ta­ria (-4,8%), cal­za­do (-4,7%) y ali­men­tos y be­bi­das (-1,1%).

“Los pla­nes con tar­je­ta tiene ta­sas im­plí­ci­tas in­clui­das. Sin em­bar­go, hay co­mer­cios que de­ci­den tra­ba­jar igual con plás­ti­co, en al­gu­nos ca­sos con ren­ta­bi­li­dad ne­ga­ti­va, pe­ro que re­sul­ta me­nos one­ro­so que pa­gar el des­cu­bier­to”, des­cri­be Ma­rio Grin­man, se­cre­ta­rio de la Cá­ma­ra Argentina de Co­mer­cio. A es­ta di­fí­cil coyuntura el di­rec­ti­vo aña­de los te­mas im­po­si­ti­vos: “Por una ven­ta de $100, el

co­mer­cian­te re­ci­be $87, des­con­ta­do el pa­go de la co­mi­sión de la tar­je­ta, IVA, Ganancias e In­gre­sos Bru­tos”.

Des­de el sec­tor fi­nan­cie­ro ad­vier­ten que, pe­se a to­do, las ven­tas con tar­je­ta no se re­sin­tie­ron. “No ob­ser­va­mos una caí­da de con­su­mo con plás­ti­cos. Lo que sí ocu­rre es que en ju­nio ca­ye­ron 30% las ven­tas en dó­la­res, que de­man­da el tu­ris­mo al ex­te­rior y la com­pra de pa­sa­jes”, dice Ma­xi­mi­li­ano Coll, ge­ren­te de Mar­ke­ting del Banco Ciu­dad. A di­fe­ren­cia de los pri­va­dos, la ban­ca pú­bli­ca am­plió su me­nú de op­cio­nes a ta­sas sub­si­dia­das pa­ra alen­tar el con­su­mo. Lo cier­to es que los por­ta­les e-com­mer­ce de las ca­de­nas de elec­tro­do­més­ti­cos es­tán en­ca­be­za­dos por pro­mo­cio­nes con ban­cos pú­bli­cos (25 y 12 cuo­tas sin in­te­rés) y otras ba­sa­das en pro­duc­tos pun­tua­les, con des­cuen­tos de has­ta el 50% al con­ta­do.

Una fuen­te del sec­tor sub­ra­yó va­rias co­sas, en­tre ellas que no se cor­tó la fi­nan­cia­ción al clien­te, que los

“En mo­men­tos crí­ti­cos, ha­cer­se con el di­ne­ro rá­pi­da­men­te es vi­tal. Mu­chas ca­de­nas de pa­go es­tán ro­tas”.

pro­gra­mas co­mo Aho­ra 12 y las pro­mos de los ban­cos pú­bli­cos son es­tí­mu­los im­por­tan­tes, pe­ro ad­vier­te que los cos­tos de fi­nan­cia­ción y los pla­zos de li­qui­da­ción a los co­mer­cios subie­ron. “Pa­sa­mos de co­brar a las 48 horas a 10 días”, se la­men­tó.

Ca­da seg­men­to tiene su ló­gi­ca. A con­tra­mano de otros ru­bros, ae­ro­lí­neas y por­ta­les es­pe­cia­li­za­dos en tu­ris­mo se lan­za­ron los úl­ti­mos días a ofre­cer ven­tas de pa­sa­jes en cuo­tas sin in­te­rés en for­ma muy agre­si­va. (ver pá­gi­na 5). Otros mer­ca­dos, co­mo el de los au­tos, con el cam­bio de es­ce­na­rio mo­di­fi­ca­ron sus pro­mo­cio­nes. “Ca­da com­pa­ñía de­ci­de se­gún su ba­lan­za fi­nan­cie­ra y sus me­tas de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción con Bra­sil”, ex­pli­có un eje­cu­ti­vo de Ford.

Ale­ja­dos ya de la me­ta del mi­llón de uni­da­des ven­di­das en el mercado in­terno, las mar­cas fo­ca­li­zan sus pro­mos (bo­ni­fi­ca­cio­nes y cuo­tas sin in­te­rés) en al­gu­nos mo­de­los es­pe­cí­fi­cos. Por ca­so, Volks­wa­gen ha­ce equi­li­brio con ofer­tas mix­tas en­tre fi­nan­cia­ción con ta­sas ba­jas, bo­ni­fi­ca­cio­nes y des­cuen­tos en al­gu­nos ca­sos pun­tua­les, “to­do con el fin de man­te­ner el vo­lu­men y mo­ver el stock”, di­je­ron. A esto se su­ma la de­va­lua­ción. Los pre­cios de los elec­tro­do­més­ti­cos en ge­ne­ral (he­la­de­ras, co­ci­nas y la­va­rro­pas) au­men­ta­ron en ma­yo 5,4%, “lo que re­pre­sen­ta el do­ble de la in­fla­ción ge­ne­ral”, gra­fi­ca Eduar­do Echa­va­rría, de la con­sul­to­ra GfK. Es­te analista cree que en el pró­xi­mo bi­mes­tre (ju­nio, ju­lio), las es­ta­dís­ti­cas co­men­za­rán a re­fle­jar las nuevas con­di­cio­nes de un sec­tor muy de­pen­dien­te del cré­di­to. “En escenarios con pre­cios tan vo­lá­ti­les, se su­per­po­nen di­ver­sas es­tra­te­gias”, dice. Eche­va­rría, por un la­do, cree que con la suba del cos­to del fi­nan­cia­mien­to “es muy di­fí­cil man­te­ner el ni­vel de ven­tas”. Pe­ro por otro la­do, re­mar­ca que los bie­nes du­ra­bles “es un buen re­fu­gio pa­ra de­fen­der el in­gre­so”.

Pa­ra la in­du­men­ta­ria, la si­tua­ción re­sul­ta muy com­ple­ja. Pa­ra los ex­per­tos, es un ru­bro con de­man­da muy elás­ti­ca y es uno de los pri­me­ros en reac­cio­nar a la ba­ja en tiem­pos de cri­sis. Fa­bri­can­tes, mar­cas y lo­ca­les in­ten­tan com­pen­sar una tem­po­ra­da de me­dio­cre a ma­la con pro­mo­cio­nes sus­ten­ta­das en el pa­go efec­ti­vo y las cuo­tas a muy cor­to pla­zo. Por ejem­plo, re­ba­jas del 20% al con­ta­do, o fi­nan­cia­ción en dos cuo­tas sin in­te­rés, co­mo mu­cho. En­tre la caí­da de ven­tas y la suba de ta­sas, en el ru­bro re­mar­can los pro­ble­mas en la ca­de­na de pa­gos y sostienen que “hoy es tan di­fí­cil ven­der co­mo co­brar”.

“Mu­chos co­mer­cios, so­bre to­do las py­mes, es­tán ne­ce­si­ta­dos de li­qui­dez. En ru­bros muy cas­ti­ga­dos, co­mo el tex­til y el cal­za­do, esas di­fi­cul­ta­des se pue­den sin­te­ti­zar con dos datos: la can­ti­dad de che­ques re­cha­za­dos y las em­pre­sas con­cur­sa­das”, sen­ten­cia Cas­ca­les, de la CAME. Al me­nos en el ru­bro in­du­men­ta­ria, se co­no­ce que hay tres mar­cas lí­de­res (Le­gacy, Wa­na­ma y John L. Cook) que so­li­ci­ta­ron en la Jus­ti­cia el con­cur­so de acree­do­res pa­ra re­ne­go­ciar sus deu­das.

De to­dos mo­dos, el se­cre­ta­rio de la CAC, Ma­rio Grin­man, des­dra­ma­ti­za. “Los che­ques re­cha­za­dos au­men­ta­ron y hay pro­ble­mas en la ca­de­na de pa­gos. Pe­ro son pro­ble­mas de coyuntura. No es­ta­mos en 2001, ni por aso­mo”, di­jo en for­ma ta­jan­te.

GERMAN GAR­CÍA ADRASTI

Li­qui­da­ción. Re­ba­jas por pa­go al con­ta­do, un re­cur­so que se ex­pan­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.