AGRE­GA­DOS VER­SUS ME­TAS

Op­cio­nes. El Ban­co Cen­tral tie­ne op­cio­nes pa­ra ba­jar la in­fla­ción. Lo cen­tral es la cre­di­bi­li­dad.

Clarin - Económico - - MACROECONOMÍA - Mar­tín Te­taz Eco­no­mis­ta. Es­pe­cia­lis­ta en Eco­no­mía del Com­por­ta­mien­to

En los mer­ca­dos, se sa­be, el Es­ta­do pue­de con­tro­lar el pre­cio o la can­ti­dad, pe­ro nun­ca los dos al mis­mo tiem­po. To­me­mos por ca­so el dó­lar: el Ban­co Cen­tral pue­de fi­jar ar­bi­tra­ria­men­te la co­ti­za­ción por de­ba­jo del ni­vel de equi­li­brio, pe­ro no pue­de evi­tar el ex­ce­so de de­man­da re­sul­tan­te; siem­pre que una co­sa es­tá muy ba­ra­ta so­bran los com­pra­do­res, pe­ro fal­tan los ven­de­do­res. Al­ter­na­ti­va­men­te, co­mo hi­zo en su mo­men­to con el ce­po, la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria po­dría li­mi­tar la de­man­da es­ta­ble­cien­do cu­pos, pe­ro si no hay su­fi­cien­te pa­ra to­dos, su­birá el pre­cio. Si el re­gu­la­dor quie­re con­tro­lar el pre­cio y la can­ti­dad al mis­mo tiem­po, lo que ocu­rri­rá es que ha­brá un mer­ca­do pa­ra­le­lo don­de se en­con­tra­rán los que no es­tán dis­pues­tos a ven­der ba­ra­to con los que se que­da­ron afue­ra de la cuo­ta es­ta­ble­ci­da ofi­cial­men­te.

El mer­ca­do de di­ne­ro no es muy dis­tin­to. Si us­ted ne­ce­si­ta li­qui­dez y no cuen­ta con ella, pue­de ir a una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra y al­qui­lar­la. A cam­bio pa­ga­rá un arren­da­mien­to que nor­mal­men­te se de­no­mi­na “ta­sa de in­te­rés”. El Ban­co Cen­tral pue­de en­ton­ces con­tro­lar la ta­sa de in­te­rés o es­ta­ble­cer el ni­vel de di­ne­ro con que con­ta­rá la eco­no­mía, pe­ro lo im­por­tan­te es que no pue­de ha­cer las dos co­sas al mis­mo tiem­po; de­be ele­gir.

Cuan­do el Go­bierno quie­re fre­nar la ve­lo­ci­dad a la que cre­cen los pre­cios pue­de op­tar por dos ca­mi­nos: o bien es­ta­ble­ce me­tas de in­fla­ción y re­gu­la la ta­sa de in­te­rés, en cu­yo ca­so la can­ti­dad de di­ne­ro que ter­mi­na emi­tien­do es la que de­man­da la eco­no­mía, o pue­de al­ter­na­ti­va­men­te fi­jar el cre­ci­mien­to de los agre­ga­dos mo­ne­ta­rios y ban­car­se la ta­sa re­sul­tan­te.

En un es­ce­na­rio de ple­na cre­di­bi­li­dad en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con es­ta­bi­li­dad en la de­man­da de di­ne­ro y don­de el Ban­co Cen­tral co­no­cie­ra con pre­ci­sión esa mag­ni­tud, no hay ma­yo­res di­fe­ren­cias en­tre am­bos en­fo­ques. Si la au­to­ri­dad di­ce que la in­fla­ción se­rá 20% y to­do el mun­do le cree, pues las re­mar­ca­cio­nes es­ta­rán en ese or­den y la de­ter­mi­na­ción de la ta­sa de in­te­rés se con­vier­te en una ta­rea de sin­to­nía fi­na. Lo mis­mo ocu­rre si lo que hay que es­ta­ble­cer es la ta­sa a la cual cre­ce la can­ti­dad de di­ne­ro.

El prin­ci­pal pro­ble­ma

Por sim­pli­ci­dad voy a ana­li­zar aho­ra el ca­so don­de el prin­ci­pal pro­ble­ma es el de cre­di­bi­li­dad, pues­to que ilus­tra lo que es­tá ocu­rrien­do ha­ce va­rios años en nues­tro país.

¿Co­mo fun­cio­nan las me­tas de in­fla­ción? Ba­jo es­te mo­de­lo, el BCRA es­ta­ble­ce pri­me­ro la me­ta y lue­go usa la ta­sa de in­te­rés (con­tro­la el pre­cio de al­qui­ler del di­ne­ro), pa­ra ajus­tar las di­fe­ren­cias en­tre sus ob­je­ti­vos y la reali­dad. Si el pú­bli­co re­mar­ca por en­ci­ma de lo es­ta­ble­ci­do, el Ban­co Cen­tral es­tá obli­ga­do a ha­cer dos co­sas: por un la­do, de­be emi­tir y me­ter en el sis­te­ma to­do el di­ne­ro que el mer­ca­do pi­da y, por otro la­do, sube la ta­sa de in­te­rés pa­ra que ba­je la in­fla­ción.

Con ta­sas mas al­tas, se en­ca­re­ce el cré­di­to pa­ra con­su­mo (no ne­ce­sa­ria­men­te el que se des­ti­na a la in­ver­sión de lar­go pla­zo), ba­jan las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción y se aba­ra­ta el dó­lar, por­que en­tran ca­pi­ta­les es­pe­cu­la­ti­vos a bus­car esas ta­sas más al­tas. De­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da eco­no­mía, esos tres efec­tos fre­nan en ma­yor o me­nor me­di­da la in­fla­ción.

Acá apa­re­ce en­ton­ces la cla­ve mas im­por­tan­te; si la gen­te no le cree al Ban­co Cen­tral o la eco­no­mía tie­nen me­ca­nis­mos de ajus­te de pre­cios que le im­pri­men iner­cia al pro­ce­so, la con­se­cuen­cia es que la in­fla­ción ba­ja más des­pa­cio de lo que quie­re el Go­bierno, aun­que la eco­no­mía nun­ca se que­da­rá sin li­qui­dez pa­ra tra­ba­jar.

¿Có­mo ope­ra el con­trol de agre­ga­dos?

Si en cam­bio el BCRA con­tro­la la can­ti­dad de di­ne­ro, lo que ha­rá es ase­gu­rar­se que los agre­ga­dos mo­ne­ta­rios (la ofer­ta de di­ne­ro) crez­can a una

ve­lo­ci­dad com­pa­ti­ble con la in­fla­ción bus­ca­da y el cre­ci­mien­to es­pe­ra­do; por ejem­plo y sim­pli­fi­can­do la ma­te­má­ti­ca fi­nan­cie­ra, si el Ban­co Cen­tral bus­ca una in­fla­ción del 20% pa­ra los pró­xi­mos 12 me­ses y pro­yec­ta un cre­ci­mien­to real de la ac­ti­vi­dad del or­den del 3%, en­ton­ces la can­ti­dad de di­ne­ro de­be­ría cre­cer 23% en los pró­xi­mos do­ce me­ses.

A la lar­ga, si la de­man­da de di­ne­ro no se de­rrum­ba, los pre­cios de la eco­no­mía no pue­den cre­cer en pro­me­dio por en­ci­ma de la can­ti­dad

de di­ne­ro. El pro­ble­ma es a la cor­ta. Si los for­ma­do­res de pre­cios no le creen al Go­bierno y es­pe­ran una in­fla­ción del 30%, en­ton­ces los al­qui­le­res se fir­ma­rán con clau­su­las del 30%, las pa­ri­ta­rias se ce­rra­rán en torno a ese mis­mo ni­vel, los co­mer­cian­tes re­mar­ca­rán tam­bién cer­ca del 30% y así su­ce­si­va­men­te se irán for­man­do to­dos los pre­cios de la eco­no­mía de acuer­do con las ex­pec­ta­ti­vas de pró­xi­mos au­men­tos. Pe­ro in­clu­so si le cre­ye­ran, po­drían exis­tir con­tra­tos es­ca­lo­na­dos, con clau­su­las de au­men­tos, o ex­pec­ta­ti­vas de re­com­po­si­cio­nes de in­gre­sos de al­gu­nos sec­to­res, que le die­ran iner­cia al pro­ce­so e hi­cie­ran que, aun­que el di­ne­ro cre­cie­ra al 23% los pre­cios co­rrie­ran al 30%.

Y aquí sur­ge en­ton­ces la cla­ve del mo­de­lo de con­trol de agre­ga­dos; ba­jo ese mo­de­lo, en el cor­to pla­zo, la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se pa­ga con me­nor ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca,

por­que si no hay di­ne­ro su­fi­cien­te co­mo pa­ra efec­tuar to­das las transac­cio­nes de la eco­no­mía con au­men­tos del 30%, pues fal­ta­rá di­ne­ro y con­se­cuen­te­men­te su­birá el pre­cio de al­qui­lar­lo.

Aun­que Phi­llips se vis­ta de se­da…

Si no hay cre­di­bi­li­dad en la eco­no­mía, el Go­bierno de­be­rá ele­gir en­tre ba­jar la in­fla­ción más len­ta­men­te (me­tas de in­fla­ción) o ha­cer­lo más rá­pi­do, pe­ro al cos­to de una re­ce­sión (con­trol de agre­ga­dos).

La úni­ca sa­li­da al di­le­ma que plan­tea es­ta suer­te de cur­va de Phi­llips es que­brar las ex­pec­ta­ti­vas y lo­grar que to­dos es­pe­ren me­nos in­fla­ción ha­cia de­lan­te, pues­to que de ese mo­do es po­si­ble reac­ti­var la eco­no­mía y des­ace­le­rar los pre­cios al mis­mo tiem­po.

Esas ex­pec­ta­ti­vas na­tu­ral­men­te no na­cen de un re­po­llo, sino que sur­gen de la in­ter­pre­ta­ción que el pú­bli­co ha­ce de las me­di­das del Go­bierno y de la cre­di­bi­li­dad que tie­nen en las au­to­ri­da­des, re­tro­ali­men­tán­do­se con los re­sul­ta­dos que, a su vez, tie­nen una cuo­ta de azar.

Por suer­te la nueva con­duc­ción del BCRA tie­ne una chan­ce de re­com­po­ner la con­fian­za de la gen­te si es que lo­gra do­mi­nar al dó­lar. Ade­más, si el cam­bio al es­que­ma de con­trol de agre­ga­dos es co­rrec­ta­men­te co­mu­ni­ca­do, con­tri­bui­rá en el mis­mo sen­ti­do y el Cen­tral ten­drá la chan­ce de mo­de­rar el di­le­ma en­tre in­fla­ción y re­ce­sión.

Si el cam­bio al es­que­ma de con­trol de agre­ga­dos se co­mu­ni­ca bien, se po­dría mo­de­rar el di­le­ma en­tre in­fla­ción y re­ce­sión.

Es­pe­ran­za. El BCRA, en­ca­be­za­do por Luis Capu­to, pue­de re­cu­pe­rar cre­di­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.