EE.UU.: EL AU­GE DE IN­VER­SIO­NES FA­VO­RE­CE A LAS PY­MES

Clarin - Económico - - MIRADA GLOBAL - Jor­ge Cas­tro Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

El boom de in­ver­sio­nes de más de 2 pun­tos del pro­duc­to (US$7 bi­llo­nes en­tre 2017 y 2018) desata­do en EE.UU. por el re­cor­te de im­pues­tos de Trump eli­mi­nó el úni­co obs­tácu­lo que exis­tía pa­ra el pleno des­plie­gue de la nueva re­vo­lu­ción in­dus­trial. Y per­mi­tió la re­cu­pe­ra­ción del al­za de la pro­duc­ti­vi­dad (+2% anual) en los pri­me­ros 6 me­ses de 2018, tras el co­lap­so que ex­pe­ri­men­ta­ra en­tre 2009 y 2016.

Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas han si­do el sec­tor más fa­vo­re­ci­do por el boom in­ver­sor es­ta­dou­ni- den­se, de­bi­do a que son las que su­frie­ron de for­ma más acen­tua­da el de­rrum­be de la pro­duc­ti­vi­dad que ex­pe­ri­men­tó la eco­no­mía de EE.UU., so­bre to­do con re­la­ción a los ni­ve­les ré­cord al­can­za­dos por las gran­des com­pa­ñías de pun­ta, en­ca­be­za­das por las high tech.

Los sec­to­res de pun­ta mos­tra­ron en esa eta­pa un ni­vel de al­za de la pro­duc­ti­vi­dad de 3,5% anual, que en las 4 gran­des high tech su­peró 5% por año - 1/3 pun­tos más que el pro­me­dio de EE.UU. en el úl­ti­mo si­glo -, mien­tras que las más re­tra­sa­das (70% de las com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas) pre­sen­ta­ron un in­cre­men­to de só­lo 0,3% por año.

Por eso el Ín­di­ce Rus­sell 200 -que re­fle­ja el desem­pe­ño de las py­mes en Wall Street - fue el que más cre­ció en 2017 (+19,4% anual), en tan­to que el Dow Jo­nes subió 13,4%.

La ra­zón de es­ta dis­pa­ri­dad es que más de 60% de la in­ver­sión es­ta­dou­ni­den­se se rea­li­za en “ca­pi­tal in­tan­gi­ble” (re­or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­ria + “ca­pi­tal hu­mano”), y no en ca­pi­tal fi­jo o hun­di­do.

El ba­jo ni­vel de in­ver­sio­nes en ca­pi­tal or­ga­ni­za­cio­nal y hu­mano (“ca­pi­tal in­tan­gi­ble”) ha si­do el gran fac­tor de re­tra­so de las py­mes nor­te­ame­ri­ca­nas, no la fal­ta de gas­to en tec­no­lo­gía de avan­za­da, que ha es­ta­do am­plia­men­te dis­po­ni­ble pa­ra to­dos a pre­cios ca­da vez me­no­res.

La abun­dan­cia de tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción es obra de la “Ley de Moo­re” (In­tel/1994) que fi­ja el rit­mo de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en el ca­pi­ta­lis­mo avan­za­do.

Se com­pro­bó en­ton­ces que la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción se du­pli­ca ca­da 18 me­ses, mien­tras que sus cos­tos caen a la mi­tad. Así se es­ta­ble­ce el “ci­clo del pro­duc­to” en el si­glo XXI.

La in­ver­sión en “ca­pi­tal in­tan­gi­ble” in­ten­si­fi­ca de mo­do más que pro­por­cio­nal la adop­ción de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les más avan­za­das; y ace­le­ra la di­gi­ta­li­za­ción de la com­pa­ñía que rea­li­za esa in­ver­sión, al tiem­po que abre­via su pa­so - y el de la ca­de­na de va­lor trans­na­cio­nal que in­te­gra- a las re­glas y ló­gi­ca de la nueva re­vo­lu­ción in­dus­trial.

El re­tar­do de las py­mes de EE.UU. las ca­ta­pul­tó ha­cia la fron­te­ra tec­no­ló­gi­ca del sis­te­ma. El re­tra­so se ha trans­for­ma­do una vez más en un fac­tor po­si­ti­vo del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta por­que sir­ve de oca­sión a su­ce­si­vos sal­tos cua­li­ta­ti­vos.

La Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos de la ONU (OCDE) cons­ta­ta que la in­ver­sión que se rea­li­za en los tra­ba­ja­do­res me­nos ca­li­fi­ca­dos de las em­pre­sas más atra­sa­das pro­du­ce una ta­sa de re­torno su­pe­rior a las que efec­túan las fir­mas de pun­ta con los ope­ra­rios más ca­li­fi­ca­dos.

El con­te­ni­do del “ca­pi­tal in­tan­gi­ble” es ca­da vez más so­fis­ti­ca­do y com­ple­jo a me­di­da que se mo­di­fi­ca la na­tu­ra­le­za del ca­pi­ta­lis­mo y se ace­le­ra la tran­si­ción en­tre una eco­no­mía fun­da­da en bie­nes tan­gi­bles, y otra for­ja­da en las ideas, los im­pon­de­ra­bles o in­tan­gi­bles.

La OCDE es­ti­ma que EE.UU. ope­ra hoy a só­lo 18% de su po­ten­cial di­gi­tal (la UE lo ha­ce al 12%); y que ese po­ten­cial tre­pa­ría a 50%/60% en 2025 a tra­vés del boom de in­ver­sio­nes ac­tual.

El eco­sis­te­ma high tech chino ope­ra hoy a 80% o más de su po­ten­cial di­gi­tal. Tie­ne co­mo sus­ten­to 776 mi­llo­nes de usua­rios de In­ter­net y una cla­se me­dia de 440 mi­llo­nes de per­so­nas con in­gre­sos com­pa­ra­bles a los nor­te­ame­ri­ca­nos (US$35.000/45.000 anua­les), que es la más di­gi­ta­li­za­da del mun­do.

Lo que im­por­ta en el ca­pi­ta­lis­mo es lo cua­li­ta­ti­vo an­tes que lo cuan­ti­ta­ti­vo. Si se mi­de a Chi­na de acuer­do a su ni­vel de in­gre­so per cá­pi­ta, con una po­bla­ción de 1.440 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, su ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad es el Nº46 en el ran­king del mun­do, mien­tras que el de EE.UU. es el Nº1.

Pe­ro si se fi­ja la aten­ción en su eco­sis­te­ma di­gi­tal, si lo que im­por­ta es lo cua­li­ta­ti­vo, no lo cuan­ti­ta­ti­vo, la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar ocu­pa ya el pri­mer lu­gar en el sis­te­ma mun­dial, por en­ci­ma de EE.UU. El ca­pi­ta­lis­mo es un sis­te­ma “de­sigual y com­bi­na­do”, y lo vir­tual se ha fu­sio­na­do con el real en el eco­sis­te­ma di­gi­tal de Chi­na.

El ca­mino de la sal­va­ción, se­ña­ló Os­car Wil­de en el si­glo XIX, es que “la na­tu­ra­le­za imi­te al ar­te”.

El con­te­ni­do del ca­pi­tal in­tan­gi­ble es ca­da vez más so­fis­ti­ca­do y com­ple­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.