El do­ble es­fuer­zo de las mu­je­res pa­ra lle­gar a di­rec­to­ras de Fi­nan­zas

Ca­sos. Aun­que en el área hay mu­cha pre­sen­cia fe­me­ni­na en las po­si­cio­nes ini­cia­les, po­cas lle­gan a ro­les di­rec­ti­vos. La his­to­ria de 5 mu­je­res que lo lo­gra­ron.

Clarin - Económico - - MANAGEMENT - Ga­brie­la Sa­me­la gsa­me­la@cla­rin.com

Es sa­bi­do que, cuan­to más se as­cien­de en la pi­rá­mi­de la­bo­ral, más di­fí­cil se vuel­ve en­con­trar mu­je­res. Aun­que en mu­chas em­pre­sas re­pre­sen­tan la mi­tad de la plan­ta, cuan­do se pa­sa a man­dos me­dios “la pro­por­ción de mu­je­res ba­ja a 30% y en el ni­vel eje­cu­ti­vo, ape­nas lle­ga a 6%”, di­ce el con­sul­tor en RR.HH., Eduar­do Suá­rez Bat­tán. Se­gún da­tos de la se­lec­to­ra de per­so­nal Pa­ge Per­son­nel, las mu­je­res son el 69% de los in­gre­sos a las áreas de Fi­nan­zas en po­si­cio­nes de ini­cio. No es tan fá­cil, sin em­bar­go, en­con­trar­las unos pues­tos más arri­ba.

¿Có­mo hi­cie­ron las mu­je­res que sí lle­ga­ron a di­rec­to­ras? Las ex­pe­rien­cias coin­ci­den en un pun­to: el es­fuer­zo adi­cio­nal que im­pli­ca lle­var ade­lan­te la ca­rre­ra cor­po­ra­ti­va sien­do mu­jer. “En el mun­do de las em­pre­sas, te acos­tum­brás a que ha­ya muy po­cas mu­je­res”, di­ce Ce­li­na Wallingre, CFO de Bau­fest, em­pre­sa de ser­vi­cios de TI. Li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción, su ca­rre­ra la­bo­ral co­men­zó a fi­nes de los 80. “Pa­ra mí fue di­fí­cil con­se­guir tra­ba­jo, en tan­to que a mis com­pa­ñe­ros va­ro­nes los lla­ma­ban muy rá­pi­do”, di­ce Wallingre.

A Dora Sassoni, CFO del ope­ra­do­ra agrí­co­la Fon­do­mon­te, tam­bién le cos­tó con­se­guir el pri­mer tra­ba­jo. Re­ci­bi­da de con­ta­do­ra pú­bli­ca en los 80, to­da­vía re­cuer­da una fra­se —hoy in­du­da­ble­men­te ofen­si­va— de un pro­fe­sor de en­ton­ces: “Qué bueno que hay más mu­je­res que le agre­gan co­lo­ri­do a la cla­se’”. “El he­cho de ser mu­jer afec­tó al co­mien­zo de mi ca­rre­ra. Yo pen­sa­ba: ‘si me die­ran la opor­tu­ni­dad de en­trar, les po­dría de­mos­trar lo que val­go’”, re­me­mo­ra.

Unos años más tar­de, la reali­dad ha­bía cam­bia­do. Ma­ría Laura Zablackas, di­rec­to­ra re­gio­nal de Fi­nan­zas de la di­vi­sión Be­bi­das de Pep­sico, re­cuer­da que cuan­do se re­ci­bió de con­ta­do­ra, a fi­nes de los 90, “era bas­tan­te in­dis­tin­to ser mu­jer o va­rón pa­ra en­trar al mun­do la­bo­ral”. Ella lo hi­zo apro­ve­chan­do pa­san­tías y pro­gra­mas de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les.

Tam­bién pa­ra Va­le­ria Zambrana, ge­ren­te de Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas de Vi­trium Ca­pi­tal, la ca­rre­ra co­men­zó sin con­tra­tiem­pos: “Mi ge­ne­ra­ción se ve mu­cho más en car­gos ge­ren­cia­les en Fi­nan­zas. Y cuan­do vas a bus­car per­fi­les, la ma­yo­ría son mu­je­res”, ase­gu­ra.

Una vez en el tra­ba­jo, Sassoni, en cam­bio, sin­tió el “te­cho de cris­tal”: “Re­cuer­do du­ran­te los 10 pri­me­ros años te­ner que ha­cer un es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra ga­nar­me el res­pe­to pro­fe­sio­nal, pa­ra te­ner voz y vo­to en las reunio­nes. De­bo ha­ber pe­ca­do de in­ten­sa pa­ra te­ner vi­si­bi­li­dad”, di­ce.

“Las mu­je­res te­ne­mos que ser el do­ble de bue­nas pa­ra que nos re­co­noz­can por lo mis­mo”, coin­ci­de Wallingre. “Pa­ra man­te­ner­te, te­nés que ser me­jor que un va­rón”, agre­ga. “Cuan­do es­ta­ba al­re­de­dor de los 30 años, me pa­sa­ba que no me to­ma­ran de­ma­sia­do en se­rio por ser mu­jer. Con­for­me fui más gran­de y más for­ma­da, me fui ga­nan­do el res­pe­to”.

Lo cier­to es que pa­ra tra­ba­jar y te­ner una ca­rre­ra exi­to­sa “he­mos re­si­gan­do ho­ras de sue­ño”, co­mo di­ce Zablackas. Muy es­pe­cial­men­te du­ran- te la ma­ter­ni­dad. “El prin­ci­pal desafío es có­mo con­vi­vir con la cul­pa que se sien­te cuan­do no es­tás con los chi­cos: no co­noz­co mu­jer que no lle­ve esa mo­chi­la”, di­ce Sassoni.

Ve­ró­ni­ca Binaghi, hoy country ma­na­ger del fa­bri­can­te de au­to­par­tes Vis­teon, vi­vió un mo­men­to crí­ti­co en su ca­rre­ra cuan­do se com­pli­có el em­ba­ra­zo de su hi­ja me­nor. “Es­ta­ba con una li­cen­cia an­ti­ci­pa­da cuan­do me lla­ma­ron de la em­pre­sa di­cién­do­me que el nue­vo ge­ren­te ge­ne­ral me que­ría co­no­cer, que la si­tua­ción iba a re­que­rir que vol­vie­ra an­tes a mi po­si­ción de con­tro­ller”, re­cuer­da. Co­mo no te­nía pre­vis­to ha­cer­lo, se reunió con el nue­vo je­fe lo­cal, que la es­pe­ra­ba con un or­ga­ni­gra­ma so­bre la me­sa y le di­jo: ‘¿Qué ves en el or­ga­ni­gra­ma? Que vos no es­tás: me aca­bo de en­te­rar de que exis­tís; ya te­ne­mos a una per­so­na pa­ra en­trar en tu pues­to’. Yo nun­ca ha­bía co­mu­ni­ca­do que no iba a vol­ver... Mi hi­ja na­ció de 36 se­ma­nas y me tu­ve que re­in­cor­po­rar”, re­cuer­da Binaghi.

Su es­tra­te­gia fue en­fo­car­se: “No me en­gan­ché: yo ha­go mi tra­ba­jo, lo sé ha­cer, soy res­pon­sa­ble”. Un año y me­dio más tar­de la pro­mo­cio­na­ron a la po­si­ción de di­rec­ción “y de ahí a que me re­co­no­cie­ran el sa­la­rio, fue otra lu­cha. Ter­mi­né ele­van­do el pro­ble­ma a la ca­sa ma­triz, y ellos ba­ja­ron la or­den”, re­me­mo­ra. La ex­pe­rien­cia fue dis­tin­ta pa­ra Zambrana: “Ten­go 4 hi­jos y só­lo to­mé las li­cen­cias de ley. Siem­pre tu­ve apo­yo de las em­pre­sas: me ofre­cían la fle­xi­bi­li­dad que da la ley, y con eso me arre­gla­ba. La ho­ra de lac­tan­cia y pun­to”.

Las en­tre­vis­ta­das coin­ci­den en que pa­ra afron­tar la ma­ter­ni­dad es cla­ve aso­ciar­se con otras mu­je­res y bus­car ayu­da. “Pa­ra mí fue fun­da­men­tal apa­lan­car­me en otras per­so­nas”, di­ce Sassoni, que en­viu­dó cuan­do sus hi­jos te­nían 4 y 6 años.

“Cuan­do me to­có em­pe­zar a te­ner una vi­da fa­mi­liar más com­pro­me­ti­da, me ayu­dó mu­cho po­der plan­tear te­mas de fle­xi­bi­li­dad”, cuen­ta Zablackas. “Hoy lo te­ne­mos más ar­ma­do co­mo com­pa­ñía”, di­ce. “La cla­ve fue el com­pro­mi­so, por­que la fle­xi­bi­li­dad no es gra­tis: es un ida y vuel­ta. La com­pa­ñía es fle­xi­ble con vos, pe­ro vos tam­bién te­nés que ser fle­xi­ble con la com­pa­ñía”.

VE­RÓ­NI­CA BINAGHI Country ma­na­ger de Vis­teon

“Des­de el pun­to de vis­ta del es­fuer­zo, tu­ve que ha­cer mu­cho más que lo que ha­cían los hom­bres en es­te ne­go­cio”.

CE­LI­NA WALLINGRE CFO de Bau­fest

“Te­ne­mos que ser el do­ble de bue­nas pa­ra que nos re­co­noz­can. Pa­ra man­te­ner­te, te­nés que ser me­jor que un va­rón”.

DORA SASSONI CFO de Fon­do­mon­te

“Los pri­me­ros años tu­ve que ha­cer un es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra te­ner voz y vo­to en las reunio­nes. Tu­ve que ser ‘in­ten­sa’”.

MA­RÍA LAURA ZABLACKAS Di­rec­to­ra de Fi­nan­zas en Pep­siCo

“El com­pro­mi­so fue la cla­ve. La fle­xi­bi­li­dad no es gra­tis. La em­pre­sa es fle­xi­ble con vos, pe­ro vos te­nés que ser fle­xi­ble”.

VA­LE­RIA ZAMBRANA Gte. de Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas de Vi­trium Ca­pi­tal

“Ten­go cua­tro hi­jos y so­la­men­te to­mé las li­cen­cias por ley. Me arre­glé con la ho­ra de lac­tan­cia y pun­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.