La jo­ven de 20 años que ama­só una for­tu­na des­de Ins­ta­gram

Con su fir­ma “Ky­lie Cos­me­tics” y su fa­ma, Ky­lie Jen­ner es­tá a pun­to de en­trar al club de las mu­je­res con más de US$1.000 mi­llo­nes.

Clarin - Económico - - CONTRATAPA - Luis Vin­ker lvin­ker@cla­rin.com

En 1976, cuan­do con­clu­ye­ron los Jue­gos Olím­pi­cos de Mon­treal, una de las re­vis­tas de­por­ti­vas de la épo­ca ti­tu­ló su por­ta­da con es­ta pre­gun­ta: “¿Por qué Bru­ce Jen­ner es el atle­ta más gran­de de nues­tro tiem­po (y tal vez de to­dos los tiem­pos?)”. Se­gu­ra­men­te exa­ge­ra­ba. Pe­ro, por otra par­te, re­fle­ja­ba el im­pac­to por la ac­tua­ción de un no­ta­ble cam­peón. Bru­ce Jen­ner ha­bía ga­na­do el de­cath­lon con un ré­cord mun­dial de 8.618 pun­tos. Co­mo ilus­tró el pe­rio­dis­ta Juan Jo­sé Fer­nán­dez en El País, “era un hom­bre al­to, for­ni­do y gua­po, la per­fec­ta en­car­na­ción del hé­roe ame­ri­cano”.

Más de cua­tro dé­ca­das des­pués, la ima­gen de una chi­ca lla­ma­da Ky­lie Jen­ner —sí, la hi­ja de Bru­ce— ilus­tra la por­ta­da de la revista For­bes: es­tá a pun­to de con­ver­tir­se en una de las 60 mu­je­res de EE.UU. con una for­tu­na de US$1.000 mi­llo­nes. En me­nos de tres años, su fir­ma Ky­lie Cos­me­tics ya le ga­ran­ti­za un pa­tri­mo­nio de US$900 mi­llo­nes. Y si al­can­za aque­lla ci­fra, se­rá la per­so­na más jo­ven en con­se­guir­lo: cum­pli­rá 21 años en agos­to y el ré­cord es de Mark Zuc­ker­berg, quien al­can­zó la con­di­ción de “mil­mi­llo­na­rio” re­cién a los 23.

Ky­lie era co­no­ci­da co­mo la ima­gen más ju­ve­nil y no­ve­do­sa de un reality te­le­vi­si­vo, por sus ci­ru­gías es­té­ti­cas (igual que sus her­ma­nas) y por su al­ta ex­po­si­ción en las re­des so­cia­les: so­la­men­te en Ins­ta­gram tie­ne unos 100 mi­llo­nes de se­gui­do­res.

En no­viem­bre de 2015 apro­ve­chó su fa­ma pa­ra in­cur­sio­nar en el mun­do de los ne­go­cios. Y lan­zó una lí­nea de cos­mé­ti­cos, ofre­cien­do un “pack” de la­bia­les por US$29. En la en­tre­vis­ta con For­bes, de­cla­ró que “la ba­se de mi éxi­to son las re­des so­cia­les, me die­ron una ex­pan­sión in­creí­ble”. Mu­chos, a la vez, cues­tio­nan la pre­sen­ta­ción de la revista en el sen­ti­do de “la mi­llo­na­ria he­cha a sí mis­ma”.

Pe­ro en­tre aquel Bru­ce Jen­ner cam­peón olím­pi­co de atle­tis­mo y es­ta Ky­lie que se ex­pan­de en el mer­ca­do de los cos­mé­ti­cos no só­lo pa­só el tiem­po, sino que se vi­vie­ron una y mil his­to­rias que des­bor­dan la ima­gi­na­ción. Y to­do, a tra­vés de la más ex­tra­va­gan­te de las fa­mi­lias que co­pa­ron la TV es­ta­dou­ni­den­se: el clan de los Kar­das­hian.

Es­te asun­to es más co­no­ci­do. Tu­vo co­mo par­ti­da el ma­tri­mo­nio en­tre Ro­bert y Kris Kar­das­hian. Ro­bert, un abo­ga­do de as­cen­den­cia ar­me­nia, al­can­zó la fa­ma con la de­fen­sa del po­lé­mi­co O.J. Sim­pson. En 2007 se vi­ra­li­zó un vi­deo se­xual de su se­gun­da hi­ja, Kim, de quien só­lo se sa­bía por en­ton­ces que le lle­va­ba las va­li­jas a otra me­diá­ti­ca, Pa­ris Hil­ton.

Aun­que era pre­su­mi­ble que aquel vi­deo pu­do hun­dir­la, su­ce­dió lo con­tra­rio. Al­guien vio el fi­lón pa­ra trans­for­mar a Kim en un per­so­na­je de TV y des­de allí a to­da su fa­mi­lia. “Las Kar­das­hian” se con­vir­tió en un reality, ilus­tran­do la vi­da de la se­ño­ra Kris y sus hi­jas Kourt­ney, Kim (ca­sa­da con el ra­pe­ro Kan­ye West) y Kh­loé. En un prin­ci­pio, por­que fue­ron fie­les el pos­tu­la­do de Andy War­hol: “To­do el mun­do tie­ne de­re­cho a los cin­co mi­nu­tos de fa­ma”.

Y des­pués, por­que el reality siem­pre le rin­dió a la TV. Si la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to re­que­ría de guio­nis­tas y pro­duc­to­res, aquí la cues­tión fue más sen­ci­lla: se tra­ta sim­ple­men­te del ex­hi­bi­cio­nis­mo de la se­ño­ra y sus hi­jas, des­de su man­sión en Ca­la­ba­sas, Ca­li­for­nia. Ya lle­van 215 epi­so­dios en más de diez tem­po­ra­das, sin in­te­rrup­ción, se pue­den ver en 160 paí­ses des­de la se­ñal de E!. “La cla­ve fue mi­rar­nos en la te­le­vi­sión co­mo quien se mi­ra en un es­pe­jo”, sin­te­ti­zó la se­ño­ra Kar­das­hian.

Di­vor­cia­da del abo­ga­do Ro­bert, Kris re­ci­bió a otro me­diá­ti­co en su vi­da: Bru­ce Jen­ner. Una vez con­clui­da su no­ta­ble cam­pa­ña de­por­ti­va, Bru­ce in­ten­tó ren­ta­bi­li­zar­la en los más di­ver­sos pro­yec­tos (ca­si to­dos fa­lli­dos): pu­bli­ci­dad de ce­rea­les, or­ga­ni­za­ción de even­tos de­por­ti­vos, pro­duc­ción de vi­deos mu­si­ca­les, pa­pe­les de po­ca mon­ta en el ci­ne, se­ries de TV. Has­ta que su ter­cer ca­sa­mien­to, es­ta vez con Kris, lo de­vol­vió a la fa­ma; tu­vie­ron dos hi­jas: Ky­lie y la co­ti­za­da mo­de­lo Ken­dall.

A par­tir del ex­hi­bi­cio­nis­mo en TV y sus de­ri­va­dos, las hi­jas del pri­mer ma­tri­mo­nio de Kris hoy co­ti­zan, se­gún For­bes: US$8 mi­llo­nes pa­ra Kourt­ney (39 años, la ma­yor), US$300 mi­llo­nes pa­ra Kim (37 años, la más co­no­ci­da y que tu­vo esas ga­nan­cias por el lan­za­mien­to de su app pa­ra vi­deo­jue­gos) y US$12 mi­llo­nes pa­ra Kh­loé (la me­nor). Ken­dall, del ma­tri­mo­nio con Jen­ner, fi­gu­ra con US$14 mi­llo­nes. Pe­ro Ky­lie las pa­só a to­das.

Tiem­pos de cam­bio (de se­xo)

Pe­ro an­tes atra­ve­só la “tor­men­ta” de su pro­pio pa­dre, quien dos años atrás, ya di­vor­cia­do de Kris, anun­ció con to­da pom­pa su cam­bio de se­xo. Y se con­vir­tió en la rei­na de los/las tran­se­xua­les de Es­ta­dos Uni­dos. Lo hi­zo des­de la por­ta­da de Va­nity Fair, tras una se­sión de fo­to­gra­fías con otra ce­le­brity: An­ne Lei­bo­vitz. So­bre to­da su vi­da co­mo hom­bre, más aún, co­mo un su­per­hom­bre y sím­bo­lo de la vi­ri­li­dad en el de­por­te olím­pi­co, Bru­ce Jen­ner (aho­ra con­ver­ti­do en Caitlyn Jen­ner) con­fe­só: “Qui­se man­te­ner a mi mu­jer in­te­rior a ra­ya. Me por­ta­ba co­mo un ver­da­de­ro hom­bre pa­ra de­mos­trar­me a mí mis­mo que mi mu­jer no es­ta­ba allí”.

A la jo­ven Ky­lie Jen­ner, to­do es­to le im­por­ta po­co. En 2015, co­mo ya se di­jo, lan­zó su pri­me­ra lí­nea de cos­mé­ti­cos a ba­jo pre­cio, que en la re­ven­ta tre­pa­ba muy por en­ci­ma de lo ima­gi­na­ble. La pri­me­ra ofer­ta (US$29) du­ró ape­nas un mi­nu­to y se ago­tó. En la re­ven­ta lle­gó a co­ti­zar al­re­de­dor de US$1.000.

Hoy Ky­lie Cos­me­tics es una em­pre­sa con una ad­mi­nis­tra­ción re­du­ci­da, pe­ro con 500 em­pleos sub­con­tra­ta­dos en fa­bri­ca­ción, em­ba­la­je, dis­tri­bu­ción y ven­tas. Se hi­zo fuer­te con la ven­ta de som­bras de ojos, aque­llos la­bia­les del pri­mer lan­za­mien­to y ba­ses de ma­qui­lla­je. Sin em­bar­go, en el me­dio hu­bo com­pli­ca­cio­nes; por ca­so, afron­tó una ba­ta­lla ju­di­cial cuan­do otra Ky­lie fa­mo­sa (la can­tan­te aus­tra­lia­na Ky­lie Mi­no­gue) la de­man­dó an­te la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes y Mar­cas de Es­ta­dos Uni­dos por el uso del nom­bre. Na­da cam­bió.

“La ba­se de mi éxi­to son las re­des so­cia­les, me die­ron una ex­pan­sión in­creí­ble”, re­cor­da­ba Ky­lie en la en­tre­vis­ta con For­bes. Mu­chos, a la vez, cues­tio­nan la pre­sen­ta­ción de la revista en el sen­ti­do de “la mi­llo­na­ria he­cha a sí mis­ma”. Ky­lie par­tió de una fa­mi­lia ri­ca y fa­mo­sa, y ella mis­ma re­co­no­cía una cuen­ta ini­cial de US$250.000 pa­ra po­ner en mar­cha el em­pren­di­mien­to. Aho­ra, en pa­re­ja con Tra­vis Scott (un ra­pe­ro más pa­ra la sa­ga Kar­das­hian) y ma­dre de “Stor­mi” (tor­men­ti­ta) des­de fe­bre­ro, Ky­lie Jen­ner va di­rec­to a los US$1.000 mi­llo­nes en su cuen­ta ban­ca­ria.

FO­TO: @KYLIEJENNER

Pu­ra fa­ma. Ky­lie lan­zó una lí­nea de cos­mé­ti­cos y tie­ne más de 100 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.