Có­mo EE.UU. de­be­ría fre­nar el as­cen­so tec­no­ló­gi­co de Chi­na

Do­nald Trump le pu­so tra­bas al co­mer­cio pe­ro los ex­per­tos re­co­mien­dan au­men­tar la in­ver­sión en cien­cia.

Clarin - Económico - - PORTADA - Far­had Man­joo

En el co­ra­zón de la gue­rra co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na sub­ya­ce una pre­gun­ta pro­fun­da e in­quie­tan­te: ¿Quién con­tro­la­rá las tec­no­lo­gías cla­ve que im­pe­ra­rán ma­ña­na? Es in­quie­tan­te por­que, en es­te mo­men­to, la gue­rra co­mer­cial plan­tea so­lo una op­ción do­ble. Por un la­do, un pu­ña­do de cor­po­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses gi­gan­tes­cas pa­re­cen des­ti­na­das a con­ver­tir­se en los ju­ga­do­res cla­ve en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, in­for­má­ti­ca cuán­ti­ca, ma­nu­fac­tu­ra de avan­za­da y tec­no­lo­gías ener­gé­ti­cas. O po­dría ser un pu­ña­do li­ge­ra­men­te más gran­de de gi­gan­tes­cas cor­po­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y chi­nas, con fuer­te apo­yo del go­bierno chino.

Es­ta evo­lu­ción po­dría al­te­rar to­do lo re­fe­ren­te a có­mo vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos. ¿No de­be­ría al­gu­na otra en­ti­dad, co­mo tal vez un go­bierno ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te, te­ner cier­ta in­ter­ven­ción en su desa­rro­llo?

He aquí una idea lo­ca. Es­ta­dos Uni­dos po­dría di­se­ñar un plan e in­ver­tir di­ne­ro en una vi­sión al­ter­na­ti­va pa- ra la in­dus­tria de la tec­no­lo­gía glo­bal. Si se lo eje­cu­ta con cui­da­do, ese plan po­dría im­pul­sar una ma­yor com­pe­ten­cia en tec­no­lo­gía y brin­dar más be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y so­cia­les. Qui­zás un gru­po de com­pa­ñías nue­vas, en vez de so­lo las gi­gan­tes a las que es­ta­mos ha­bi­tua­dos, pue­da pla­near un rol pa­ra sí mis­mas en el fu­tu­ro.

¿Pa­re­ce an­ti-nor­te­ame­ri­cano es­to? No de­be­ría ser así. No ha­ce mu­cho, cuan­do los es­ta­dou­ni­den­ses afron­ta­mos la po­si­bi­li­dad de que­dar atrás an­te el avan­ce de la tec­no­lo­gía de otros paí­ses, el go­bierno na­cio­nal in­ter­vino con re­cur­sos ca­si in­ter­mi­na­bles pa­ra es­ti­mu­lar la crea­ción de muy nu­me­ro­sas em­pre­sas nue­vas.

Por eso te­ne­mos la in­dus­tria nu­clear, el pro­gra­ma es­pa­cial, la in­dus­tria de la avia­ción e In­ter­net, que ini­cial­men­te es­tu­vo fi­nan­cia­da por el De­par­ta­men­to de De­fen­sa. Ca­si to­dos los com­po­nen­tes cla­ve de un smartp­ho­ne, des­de la ba­te­ría has­ta el GPS, se ba­san en in­ves­ti­ga­cio­nes he­chas pri­me­ro por el go­bierno de EE.UU. No es una exa­ge­ra­ción de­cir que, pa­ra bien o pa­ra mal, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se in­ven­tó el mun­do mo­derno.

Pe­ro hoy en Es­ta­dos Uni­dos, son los ca­pi­ta­lis­tas de ries­go y las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les quie­nes li­de­ran el desa­rro­llo —y se­rán los due­ños— de las tec­no­lo­gías de ma­ña­na. Mien­tras tan­to, el go­bierno chino desem­pe­ña el rol que en otro mo­men­to ejer­cía EE.UU. Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, Chi­na im­pul­só una se­rie de pla­nes agre­si­vos pa­ra ad­qui­rir do­mi­nio en áreas tec­no­ló­gi­cas que con­si­de­ra cru­cia­les pa­ra la eco­no­mía glo­bal.

Uno de esos pro­gra­mas —Ma­de in Chi­na 2025— tra­za una ho­ja de ru­ta pa­ra que Chi­na lle­gue a ser lí­der mun­dial en ma­nu­fac­tu­ra de avan­za­da (co­sas co­mo ro­bots, ae­ro­na­ves y má­qui­nas he­rra­mien­ta). Otro plan apun­ta a que Chi­na do­mi­ne la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Ba­sán­do­se en ini­cia­ti­vas si­mi­la­res, los chi­nos ya han ob­te­ni­do gran­des lo­gros. A la in­dus­tria mo­der­na de la ener­gía so­lar la in­ven­ta­ron los es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro gra­cias a la in­ter­ven­ción del go­bierno chino, la in­dus­tria chi­na de la ener­gía so­lar es lí­der en el mun­do. Al igual que su sis­te­ma fe­rro­via­rio de al­ta ve­lo­ci­dad.

La ad­mi­nis­tra­ción Trump se opo­ne a la vi­sión de Chi­na en cuan­to a tec­no­lo­gía. Ha men­cio­na­do el apo­yo del go­bierno chino a la tec­no­lo­gía co­mo ra­zón pri­ma­ria pa­ra im­po­ner aran­ce­les adua­ne­ros a las im­por­ta­cio­nes chi­nas. Pe­ro si a Es­ta­dos Uni­dos le preo­cu­pa que Chi­na se adue­ñe del fu­tu­ro por­que es­tá in­vir­tien­do di­ne­ro pa­ra adue­ñar­se del fu­tu­ro, ¿por qué no ha­ce lo mis­mo?

“Es un des­per­di­cio que no es­te­mos uti­li­zan­do el avan­ce de Chi­na co­mo un gri­to gal­va­ni­za­dor pa­ra in­ver­tir más en cien­cia y tec­no­lo­gía en Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Yas­heng Huang, eco­no­mis­ta que es­tu­dia po­lí­ti­cas y ne­go­cios chi­nos en la Es­cue­la de Ma­na­ge­ment Sloan del MIT. Huang sos­tie­ne que me­jor que im­po­ner aran­ce­les de im­por­ta­ción pa­ra con­tra­rres­tar pro­gra­mas co­mo Ma­de in Chi­na 2025, “los es­ta­dou­ni­den­ses de­be­ría­mos reac­cio­nar co­mo lo hi­ci­mos en 1957, cuan­do au­men­ta­mos cla­ra­men­te la in­ver­sión del go­bierno en cien­cia des­pués de que la Unión So­vié­ti­ca lan­za­ra el pri­mer sa­té­li­te he­cho por el hom­bre, el Sput­nik 1”.

Pue­de ar­gu­men­tar­se que el mun­do mo­derno tie­ne po­ca se­me­jan­za con la épo­ca Sput­nik. Hoy te­ne­mos una in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca muy di­ná­mi­ca. Ama­zon, Ap­ple, Goo­gle, Fa­ce­book, Mi­cro­soft y nu­me­ro­sos ca­pi­ta­lis­tas de ries­go ya es­tán in­vir­tien­do fuer­te­men­te en el fu­tu­ro. ¿Por qué tie­ne que in­ter­ve­nir el go­bierno?

Pe­ro ésa es una vi­sión mio­pe. Huang se­ña­la que la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca es­ta­ble es­tá destinando fon­dos prin­ci­pal­men­te a las tec­no­lo­gías uti­li­za­bles de ma­ne­ra más in­me­dia­ta. “La cien­cia de la vi­da y el soft­wa­re re­ci­ben mon­to­nes de di­ne­ro”, di­jo. Las tec­no­lo­gías más es­pe­cu­la­ti­vas, sin re­torno evi­den­te tie­nen me­nos suer­te. “To­do lo de­más cuen­ta con fi­nan­cia­ción in­su­fi­cien­te”, di­jo Huang, y co­men­tó que co­mo por­cen­ta­je de la eco­no­mía, la in­ver­sión fe­de­ral en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo vie­ne ca­yen­do des­de los 70.

In­ten­té ha­blar con Mi­chael Krat­sios, au­xi­liar ad­jun­to del pre­si­den­te Trump en po­lí­ti­ca tec­no­ló­gi­ca, pa­ra pre­gun­tar­le por el pa­pel que el pre­si­den­te les asig­na a los fon­dos pú­bli­cos en el fo­men­to a la tec­no­lo­gía.

Krat­sios no dio la en­tre­vis­ta, pe­ro un por­ta­voz in­for­mó que el acuer­do pre­su­pues­ta­rio ge­ne­ral fir­ma­do por Trump en mar­zo mos­tra­ba un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el gas­to fe­de­ral pa­ra in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo.

Es ver­dad; el acuer­do pre­vió el ma­yor in­cre­men­to en in­ver­sión fe­de­ral en in­ves­ti­ga­ción des­pués de la ley de es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en 2009. Ca­be des­ta­car que Trump fir­mó la ley ba­jo pre­sión —tui­teó que “NUN­CA vol­ve­ré a fir­mar una ley co­mo és­ta”— y que en la ma­yo­ría de las áreas del pre­su­pues­to pre­sen­ta­do ini­cial­men­te por la Ca­sa Blan­ca se pre­vió mu­cho me­nos.

Otros as­pec­tos de la agen­da de Trump tam­bién es­tán po­nien­do en des­ven­ta­ja a EE.UU. Chi­na in­vier­te en ener­gía so­lar, y no­so­tros apun­ta­la­mos in­dus­trias que son im­por­tan­tes pa­ra Trump, co­mo el car­bón y, qui­zá den­tro de po­co, la so­ja. Des­ti­nar fon­dos al pa­sa­do mien­tras tu ad­ver­sa­rio in­vier­te en el fu­tu­ro pro­ba­ble­men­te no sea el me­jor mo­do de man­te­ner­se ade­lan­te eco­nó­mi­ca­men­te.

Pe­ro más allá de abrir la ca­ni­lla del di­ne­ro, de­be­ría­mos im­pul­sar al go­bierno es­ta­dou­ni­den­se pa­ra que cree una al­ter­na­ti­va a la vi­sión de Chi­na en cuan­to al do­mi­nio tec­no­ló­gi­co por otra ra­zón: pa­ra desa­rro­llar una in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca más ac­ce­si­ble.

Un pro­ble­ma enor­me del ne­go­cio tec­no­ló­gi­co es la ma­ne­ra de­sigual en que dis­tri­bu­ye sus ga­nan­cias. Los ade­lan­tos de la ac­ti­vi­dad han ge­ne­ra­do una ri­que­za in­men­sa, pe­ro gran par­te de ese di­ne­ro ha ido a pa­rar a so­lo una can­ti­dad re­du­ci­da de per­so­nas de dos ciu­da­des de la Cos­ta Oes­te. Aho­ra — cuan­do de pron­to nos es­ta­mos dan­do cuen­ta del po­der que los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos pue­den ejer­cer en la po­lí­ti­ca, en la in­for­ma­ción, en nues­tra men­te y en otros as­pec­tos bá­si­cos de la de­mo­cra­cia— apa­re­ce una pre­gun­ta acer­ca de si es­tán o no fren­te a al­gu­na ame­na­za a su desa­rro­llo.

Tam­bién en es­to pue­de ayu­dar el apo­yo gu­ber­na­men­tal. Cuan­do el go­bierno crea tec­no­lo­gía, sus be­ne­fi­cios tien­den a ex­pan­dir­se am­plia­men­te. In­ter­net es hoy el sis­te­ma abier­to en el que se ha con­ver­ti­do por­que fue fi­nan­cia­do por el go­bierno y no por gi­gan­tes de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes co­mo AT&T. El sis­te­ma sa­te­li­tal GPS es­tá dis­po­ni­ble pa­ra quien quie­ra uti­li­zar­lo por­que lo pa­ga­ron los con­tri­bu­yen­tes. Lo mis­mo pue­de ser reali­dad res­pec­to de gran par­te de lo que in­ven­te­mos ma­ña­na. Si el go­bierno de EE.UU. de­ci­die­ra planificar el fu­tu­ro, en vez de sen­tar­se a ver có­mo se va dan­do, po­dría es­ti­mu­lar un desa­rro­llo del mis­mo ti­po de la es­truc­tu­ra des­cen­tra­li­za­da y abier­ta que fo­men­tó los mi­la­gros de hoy.

No es un asun­to de ac­ce­si­bi­li­dad sino de vo­lun­tad ins­ti­tu­cio­nal. Mu­chas de las tec­no­lo­gías que do­mi­na­rán el fu­tu­ro po­drían cam­biar la vi­da de ma­ne­ra sus­tan­cial. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la robótica pue­den mo­di­fi­car los mer­ca­dos de tra­ba­jo y mu­cho más acer­ca de có­mo tra­ba­jan los es­ta­dou­ni­den­ses. Las tec­no­lo­gías ener­gé­ti­cas pue­den trans­for­mar la ciu­dad en la que vi­vi­mos. Sin em­bar­go, no te­ne­mos una bue­na for­ma de pre­pa­rar­nos pa­ra es­tos cam­bios.

Du­ran­te va­rias dé­ca­das, en Es­ta­dos Uni­dos he­mos es­ta­do que­da­dos en el mo­do de reac­cio­nar al cam­bio tec­no­ló­gi­co en lu­gar de an­ti­ci­par­nos a él y pla­ni­fi­car­lo. Co­mo he sos­te­ni­do an­tes, eso nos po­ne en un es­ta­do cons­tan­te de lo que el fu­tu­ró­lo­go Al­vin Tof­fler de­no­mi­nó “shock del fu­tu­ro”: un es­ta­do de in­tran­qui­li­dad siem­pre pre­sen­te de­bi­do a lo que ha cau­sa­do la tec­no­lo­gía.

No hay ga­ran­tía de que un plan na­cio­nal pa­ra que nos im­pon­ga­mos en es­ta o en aque­lla otra in­dus­tria va­ya a dar re­sul­ta­do. Pe­ro por lo me­nos va a ha­cer que, co­mo país, pen­se­mos en lo que se vie­ne. Tra­duc­ción: Ro­mán Gar­cía Az­cá­ra­te

EE.UU. se que­dó en reac­cio­nar fren­te al cam­bio tec­no­ló­gi­co, y no se an­ti­ci­pó a él ni lo pla­ni­fi­có.

DOUG CHAYKA/NYT

Mi­ra­das. Mien­tras Trump apo­ya in­dus­trias tra­di­cio­na­les, en Chi­na apues­tan al fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.