CUA­TRO ELE­MEN­TOS PA­RA SA­LIR DE LA ES­TAN­FLA­CIÓN

Po­si­bi­li­dad. Con los ele­men­tos a dis­po­si­ción, el Go­bierno pue­de sa­lir de la ac­tual cri­sis.

Clarin - Económico - - FINANZAS - Ga­briel Rubinstein Eco­no­mis­ta. Di­rec­tor de Ga­briel Rubinstein & Aso­cia­dos

A fin de sa­lir de es­ta nueva si­tua­ción de “es­tan­fla­ción” en que he­mos caí­do, con­ta­mos con cua­tro bue­nos ele­men­tos :

a) Una ajus­te fis­cal en mar­cha bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, lo cual per­mi­ti­rá es­ta­bi­li­zar la deu­da pú­bli­ca más rá­pi­da­men­te que lo que an­tes de la cri­sis se es­pe­ra­ba.

b) Un ti­po de cam­bio real más al­to, lo cual, jun­to con el ajus­te fis­cal, per­mi­ti­rá me­jo­rar las cuen­tas ex­ter­nas de mo­do me­nos re­ce­si­vo y más rá­pi­do que si el pe­so no se hu­bie­ra de­va­lua­do

c) Una ayu­da fi­nan­cie­ra es­pe­cial (FMI), que le per­mi­ti­rá al Te­so­ro so­bre­lle­var la fal­ta de vo­lun­tad de los mer­ca­dos ex­ter­nos de se­guir pres­tán­do­le al país.

d) Unos US$60.000 mi­llo­nes de re­ser­vas bru­tas, que de­be­rían per­mi­tir es­ta­bi­li­zar com­ple­ta­men­te la si­tua­ción cam­bia­ria, po­si­bi­li­tan­do fuer­tes ba­jas de las ta­sas de in­te­rés Re­pa­se­mos bre­ve­men­te dón­de es­ta­mos pa­ra­dos en ca­da uno de los as­pec­tos men­cio­na­dos:

Ajus­te fis­cal

Los com­pro­mi­sos asu­mi­dos con el FMI lu­cen téc­ni­ca y po­lí­ti­ca­men­te cum­pli­bles. Téc­ni­ca­men­te, por­que en esen­cia se tra­ta de se­guir ha­cien­do bá­si­ca­men­te lo que se vie­ne ha­cien­do es­te año: a) sa­la­rios y gas­tos di­ver­sos bas­tan­te por de­ba­jo de la in­fla­ción, b) me­nos trans­fe­ren­cias dis­cre­cio­na­les (co­rrien­tes y de ca­pi­tal) a las pro­vin­cias, c) freno a la obra pú­bli­ca, d) me­no­res sub­si­dios a la ener­gía y al trans­por­te. Po­lí­ti­ca­men­te, el ajus­te lu­ce fac­ti­ble, por­que a los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas no les con­ven­dría que se “queme el ran­cho”: tie­nen que pa­gar suel­dos, agui­nal­dos, y ha­cer obras. Si no se con­ta­ra con fi­nan­cia­mien­to ex­terno, por no cum­plir me­tas acor­da­das con el FMI, la Na­ción de­ja­ría de trans­fe­rir­les to­da cla­se de fon­dos dis­cre­cio­na­les, y el ajus­te se­ría mu­cho peor. Los go­ber­na­do­res vie­nen obran­do cons­truc­ti­va­men­te, dis­cu­tien­do por su­pues­to, pe­ro sin re­cha­zar la ne­ce­si­dad de ajus­tar y cum­plir las me­tas.

Ti­po de cam­bio real más al­to

Con el dó­lar a $28, es­ta­mos, en es­tos días, con un ti­po de cam­bio real mul­ti­la­te­ral de 109 (15 de di­ciem­bre de 2015 =100). Es un 25% más al­to que el de no­viem­bre úl­ti­mo; un 44% más al­to que en no­viem­bre de 2015 (ce­po); un 57% más al­to que el del fin de la Con­ver­ti­bi­li­dad. Ya se em­pie­za a per­ci­bir, en el cam­bio de flu­jos tu­rís­ti­cos, y el ma­yor mo­vi­mien­to de las eco­no­mías re­gio­na­les, un pun­to de in­fle­xión res­pec­to a la si­tua­ción an­te­rior, que per­mi­te que sea­mos op­ti­mis­tas en cuan­to al ajus­te ex­terno en mar­cha. La su­ma del ma­yor aho­rro pú­bli­co (ajus­te fis­cal) y el ma­yor aho­rro pri­va­do (por me­jo­ra del ti­po de cam­bio real) per­mi­ti­rá que ba­je­mos sos­te­ni­da­men­te es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad.

La ayu­da del FMI

El Te­so­ro con­ta­rá, si fue­ra ne­ce­sa­rio, con US$ 48.000 MM (US$42.500 mi­llo­nes del FMI, y US$5.600 mi­llo­nes del BID-FIRF-CAF), de los cua­les US$31.000 po­drá usar­los es­te go­bierno y US$ 17.000 mi­llo­nes, el pró­xi­mo. Se­gún es­ti­ma­cio­nes de nues­tra con­sul­to­ra, si se re­nue­van to­das las Le­tes, res­ta­ría co­lo­car unos US$9.000 mi­llo­nes has di­ciem­bre de 2019 pa­ra ce­rrar el pro­gra­ma fis­cal. Im­pli­ca ne­ce­si­dad de co­lo­car deu­da por un pro­me­dio men­sual de US$500 mi­llo­nes. Com­pa­re­mos es­to con los US$2.500 mi­llo­nes, pro­me­dio por mes, que hu­bo que co­lo­car des­de enero de 2016 has­ta ju­nio de 2018, y po­dre­mos in­tuir que es­ta­mos bas­tan­te me­nos “de­pen­dien­tes” de la deu­da que an­tes.

Las re­ser­vas bru­tas

Los US$60.000 MM de dó­la­res, re­pre­sen­tan el 47% de to­do aque­llo, que en ca­so de pá­ni­co, po­drían lle­gar a que­rer con­ver­tir­se en dó­la­res (M4 pri­va­do= de­pó­si­tos en pe­sos y dó­la­res, más Le­bac no ban­ca­rias). Es­te ra­tio cre­ció más en es­tos úl­ti­mos 7 me­ses que lo que ha­bía cre­ci­do en los 23 me­ses an­te­rio­res (del fin del ce­po has­ta no­viem­bre 2017), y se en­cuen­tra en un ni­vel con­for­ta­ble, que de­be­ría per­mi­tir ha­cer fren­te a cual­quier co­rri­da con­tra el pe­so.

Pe­ro aquí te­ne­mos un pro­ble­ma. He­mos ad­he­ri­do en­fá­ti­ca­men­te a sos­te­ner un es­que­ma de flo­ta­ción cua­si-pu­ra con el FMI. Y es­to no es po­si­ti­vo. El Go­bierno de­be­ría en­con­trar la for­ma de re­ne­go­ciar es­te com­pro­mi­so pa­ra ha­cer­lo más fle­xi­ble.

Por cier­to, no se tra­ta de ad­he­rir a un cam­bio fi­jo, ni de ab­ju­rar de la flo­ta­ción. Pe­ro to­da vez que hu­bie­ra pá­ni­co, ha­bi­da cuen­ta del ajus­te en mar­cha y siem­pre que se man­ten­ga un ti­po de cam­bio real al­to, el FMI de­be­ría acep­tar que lo úni­co que pue­de di­sua­dir a los te­ne­do­res de pe­sos se­ría que se les die­ran dó­la­res. Que se los den re­la­ti­va­men­te “ca­ros”, pe­ro que se los den. Si no, se co­rre ries­go de una es­pi­ra­li­za­ción de la suba del dó­lar, al­ta­men­te dis­rup­ti­va. E in­ne­ce­sa­ria­men­te des­qui­cian­te.

Una do­sis im­por­tan­te de ma­yor cer­ti­dum­bre cam­bia­ria, per­mi­ti­ría, y sin que suba el dó­lar, una rá­pi­da ba­ja de las ta­sas de in­te­rés. La ma­yor es­ta­bi­li­dad per se, uni­da a una ta­sa de in­te­rés mu­cho me­nos ago­bian­te, fa­ci­li­ta­ría una re­ver­sión de la re­ce­sión más rá­pi­da.

La ma­yor es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria, jun­to al ajus­te fis­cal en mar­cha, más la au­sen­cia de me­ga­ta­ri­fa­zos en el ho­ri­zon­te, per­mi­ti­rían ir ba­jan­do la in­fla­ción, es­ta vez sí, de for­ma sos­te­ni­da.

No es que no ha­ya ele­men­tos ne­ga­ti­vos con­di­cio­nan­tes (in­cer­ti­dum­bre ex­ter­na y po­lí­ti­ca in­ter­na, cua­dro re­ce­si­vo de ini­cio, ries­gos de ro­llo­ver de Le­tes y Le­bac, et­cé­te­ra), pe­ro si se pi­vo­tea ade­cua­da­men­te en los cua­tro ele­men­tos se­ña­la­dos, po­de­mos ale­jar­nos de la es­tan­fla­ción, pa­ra re­to­mar el ca­mino de cre­ci­mien­to e in­fla­ción en des­cen­so que (ca­si) to­dos an­he­la­mos.

La ma­yor es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria, el ajus­te fis­cal en mar­cha y la au­sen­cia de me­ga­ta­ri­fa­zos per­mi­ti­rían ba­jar la in­fla­ción.

Opor­tu­ni­dad. La tie­ne Ni­co­lás Du­jov­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.