LA BRE­CHA SA­LA­RIAL CRE­CE A PAR­TIR DE LA MA­TER­NI­DAD

Clarin - Económico - - MANAGEMENT - Sil­vi­na Pre­ka­jac Di­rec­to­ra fun­da­do­ra de Gi­ving Birth

La bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res ha lo­gra­do ins­ta­lar­se en la agen­da pú­bli­ca y pri­va­da. Sin em­bar­go, de­trás de las es­ta­dís­ti­cas, hay cau­sas que re­quie­ren so­lu­cio­nes.

La di­fe­ren­cia sa­la­rial de una mu­jer con hi­jos es de un 31% con res­pec­to a su par mas­cu­lino e in­clu­so si se com­pa­ra la re­mu­ne­ra­ción de una pro­fe­sio­nal ma­dre con la de su par fe­me­nino sin hi­jos, la bre­cha es de un 20%. Es­to co­lo­ca a la ma­ter­ni­dad en el eje de la de­sigual­dad, pro­fun­di­zán­do­se cuan­to ma­yor es la je­rar­quía den­tro de una com­pa­ñía. Lo que sub­ya­ce no es ajeno a las pro­fe­sio­na­les que bus­can ser ma­dres y se­guir cre­cien­do en sus ca­rre­ras cor­po­ra­ti­vas: los as­cen­sos y au­men­tos de suel­do pa­re­cen no ir de la mano con la ma­ter­ni­dad, des­de el mo­men­to en que la mu­jer co­mu­ni­ca su em­ba­ra­zo. Es­te pun­to no es me­nor si se con­si­de­ra la mo­ti­va­ción y com­pro­mi­so de una mu­jer al mo­men­to de ser ma­dre. Hoy só­lo 4 de ca­da 10 mu­je­res con­ti­núan con el ejer­ci­cio de su pro­fe­sión lue­go de te­ner un hi­jo, im­pac­tan­do en su ba­ja re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de me­nos de un 15% en pues­tos cla­ves de de­ci­sión, al ser la ma­ter­ni­dad ca­da vez más coin­ci­den­te con mo­men­tos crí­ti­cos de ca­rre­ra.

Se ha­bla del per­fil me­nos am­bi­cio­so de la mu­jer, pe­ro po­co se di­ce so­bre si se de­be a un de­seo ge­nuino o a la cons­truc­ción de es­te­reo­ti­pos que la lle­van a re­sig­nar su cre­ci­mien­to la­bo­ral. Los es­que­mas de tra­ba­jo po­co ade­cua­dos a la reali­dad ac­tual, que si­guen pon­de­ran­do las ho­ras de ofi­ci­na por so­bre el tra­ba­jo por ob­je­ti­vos con fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria, ha­cen aún más di­fí­cil con­ci­liar la ma­ter­ni­dad con el cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal.

Con­tar con po­lí­ti­cas que con­tem­plen la ma­ter­ni­dad en el desa­rro­llo de ca­rre­ra de las pro­fe­sio­na­les, en­ten­dién­do­la co­mo un pe­río­do de em­po­de­ra­mien­to y de su­ma de va­lor, es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar que más mu­je­res al­can­cen po­si­cio­nes de li­de­raz­go.

Im­pul­sar es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma den­tro de las em­pre­sas es vi­tal en el con­tex­to del W20, don­de se se­ña­la la pro­tec­ción de la ma­ter­ni­dad co­mo uno de los prin­ci­pa­les ejes de tra­ba­jo en vis­tas de em­po­de­rar a la mu­jer y re­du­cir la bre­cha de gé­ne­ro en un 25% pa­ra el 2025 da­do su im­pac­to po­si­ti­vo en el PBI glo­bal. Po­ner en va­lor la ma­ter­ni­dad en las com­pa­ñías ya no se tra­ta de una po­lí­ti­ca de res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial, sino de una de­ci­sión de ne­go­cios.

Es­tá pro­ba­do que aque­llas em­pre­sas con al me­nos un 30% de eje­cu­ti­vas, apor­tan un 15% más de ren­ta­bi­li­dad, por eso acom­pa­ñar a las pro­fe­sio­na­les en su ma­ter­ni­dad se tor­na ca­da vez más re­le­van­te, no só­lo en tér­mi­nos so­cia­les sino tam­bién en re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos. La di­ver­si­dad con­tri­bu­ye a ge­ne­rar un me­jor cli­ma la­bo­ral, una ma­yor aper­tu­ra, un ma­yor desafío del sta­tu quo, y a po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad y re­so­lu­ción exi­to­sa de con­flic­tos. Brin­dar igual­dad de opor­tu­ni­da­des y que pue­da cre­cer quien sea el más ca­paz, in­de­pen­dien­te­men­te de su gé­ne­ro o de la eta­pa de la vi­da que es­té tran­si­tan­do, be­ne­fi­cia no só­lo a la mu­jer ma­dre, sino a la em­pre­sa en su to­ta­li­dad.

Es cla­ve la vi­sión de me­diano y lar­go pla­zo si se pien­sa en la sus­ten­ta­bi­li­dad del ne­go­cio. Nues­tro ob­je­ti­vo, des­de los pro­gra­mas de men­to­reo pa­ra fu­tu­ras o re­cien­tes ma­dres pro­fe­sio­na­les que eli­gen man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vas en el mer­ca­do la­bo­ral, es po­ten­ciar tan­to a la pro­fe­sio­nal co­mo a los re­sul­ta­dos de la em­pre­sa don­de se desa­rro­lla, sa­bien­do que la in­ver­sión que se reali­ce hoy en re­te­ner y mo­ti­var al ta­len­to cla­ve, es fun­da­men­tal pa­ra po­ten­ciar­se mu­tua­men­te.

Que la li­cen­cia por ma­ter­ni­dad sea mu­cho más lar­ga que la li­cen­cia por pa­ter­ni­dad, su­ma­da a la au­sen­cia de po­lí­ti­cas de fle­xi­bi­li­dad ma­si­vas en las em­pre­sas tan­to pa­ra ma­dres co­mo pa­ra pa­dres du­ran­te los me­ses pos­te­rio­res al na­ci­mien­to de un hi­jo, ha­ce que la pro­fe­sio­nal necesite ga­nar so­li­dez en las de­ci­sio­nes que va to­man­do pa­ra cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te en sin­to­nía con su rol de ma­dre.

Afir­mar­se en sus for­ta­le­zas y re­co­no­cer el va­lor úni­co de su apor­te a los re­sul­ta­dos de su tra­ba­jo es im­por­tan­te pa­ra que las ma­dres ca­pi­ta­li­cen y ha­gan va­ler su di­fe­ren­cial en pos de un ma­na­ge­ment más in­clu­si­vo. Des­de ahí es que se acom­pa­ña tan­to a la mu­jer co­mo a la em­pre­sa, con­tri­bu­yen­do con la vi­sión ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar acuer­dos de ca­li­dad en es­te pe­rio­do cla­ve de vi­da y de ca­rre­ra.

Di­chas de­ci­sio­nes no só­lo se en­mar­can en lo la­bo­ral, sino tam­bién en la ges­tión de su fa­mi­lia, ya que la mu­jer hoy es quien se ocu­pa de más de la mi­tad de las ta­reas del ho­gar, y es ne­ce­sa­ria la au­to­con­fian­za pa­ra es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des y re­co­no­cer cuán­do es mo­men­to de de­le­gar, de qué ma­ne­ra y en quién. Com­pren­der que los hi­jos y los as­cen­sos son com­pa­ti­bles, y que la ma­ter­ni­dad pue­de ca­pi­ta­li­zar­se en el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión, re­quie­re de un pro­ce­so de pro­fun­do au­to­co­no­ci­mien­to don­de el rol orien­ta­dor de una men­to­ra es cla­ve. Asi­mis­mo, es im­por­tan­te in­te­grar al equi­po de tra­ba­jo y al je­fe di­rec­to en el pro­ce­so de adap­ta­ción, pa­ra ase­gu­rar un ma­yor éxi­to en es­ta eta­pa bi­sa­gra pa­ra la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de la mu­jer ma­dre.

Es­tá cla­ro que no es sen­ci­llo con­ju­gar ma­ter­ni­dad y pro­fe­sión, y es por eso que con­tar con ejem­plos y prác­ti­cas que fun­cio­na­ron pa­ra otras mu­je­res que tran­si­ta­ron ca­mi­nos si­mi­la­res y que pue­den ayu­dar a las fu­tu­ras y re­cien­tes ma­dres a po­ten­ciar el su­yo, re­sul­ta muy va­lio­so.

AFP

Di­fe­ren­cia. Una mu­jer con hi­jos ga­na un 31% me­nos que su par mas­cu­lino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.