Cris­ti­na en­cua­der­na­da fa­ci­li­ta acuer­dos con el otro pe­ro­nis­mo

Mis­te­rios. La si­tua­ción ju­di­cial de la ex pre­si­den­ta al­te­ró el cli­ma po­lí­ti­co en el Go­bierno y la opo­si­ción. Des­de la Rosada van a fre­nar al­gu­nos be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos y se ha­bla de un bis en el blanqueo. Los rui­dos po­lí­ti­cos del 30%.

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Es­cri­be Ig­na­cio Zu­le­ta.

El Go­bierno pu­so sus ne­go­cia­cio­nes con la opo­si­ción en mo­do ac­ti­vo pa­ra apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que le da el “cua­der­na­zo”.

El cua­der­na­zo desata­do por los pro­ce­di­mien­tos del juez Clau­dio Bo­na­dio pue­de al­te­rar la ac­tual ar­qui­tec­tu­ra po­lí­ti­ca. Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta cree en la ne­ce­si­dad de un acuer­do “lar­go” con el pe­ro­nis­mo, igual que pien­sa Ma­ría Eu­ge­nia Vidal.

El Go­bierno pu­so a sus ne­go­cia­cio­nes de la opo­si­ción en mo­do ac­ti­vo, pa­ra apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que le da el “cua­der­na­zo” pa­ra ce­rrar un acuer­do que ya no se ago­te só­lo en la san­ción de un nue­vo pre­su­pues­to, sino que blin­de la go­ber­na­bi­li­dad en el nue­vo ci­clo y que des­dra­ma­ti­ce in­clu­so la co­yun­tu­ra elec­to­ral del año que vie­ne. En las reunio­nes que si­guie­ron a la pu­bli­ca­ción del cua­der­na­zo del sub­ofi­cial Cen­teno, el ala acuer­dis­ta del ofi­cia­lis­mo ce­le­bró los efec­tos que tie­ne el ca­so en el pe­ro­nis­mo. No es lo mis­mo Cris­ti­na-la-que-mi­de, que Cris­ti­na-je­fa-de-ban­da, co­mo con­sig­nó Clau­dio Bo­na­dío en su pe­di­do de desafue­ro al Se­na­do del jue­ves. En ese es­cri­to ca­li­fi­ca a la ex pre­si­den­te de “co­man­dar” una aso­cia­ción ilícita. Con eso es­tá ade­lan­tan­do que des­pués de la in­da­ga­to­ria del 13 de agos­to, la pro­ce­sa­rá por una fi­gu­ra

que im­po­ne la pri­sión pre­ven­ti­va. Es­te nue­vo rol frena, en la per­cep­ción del Go­bierno, el dre­na­je de pe­ro­nis­tas que le ha­bían per­di­do el mie­do a la foto con ella, em­pu­ja­dos por la caí­da de pres­ti­gio del Go­bierno en las en­cues­tas, y del con­ge­la­mien­to del pe­ro­nis­mo ra­cio­nal co­mo op­ción opo­si­to­ra. Con es­te diag­nós­ti­co, el Go­bierno cree aho­ra que la opo­si­ción que se re­fe­ren­cia en los blo­ques fe­de­ra­les del Con­gre­so y la li­ga de go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas, es­tá en es­ta­do de ca­pi­tu­la­ción pa­ra cual­quier ofer­ta de acuer­do que le acer­que el Go­bierno. Y más aún, pa­ra es­cu­char al me­nos un acuer­do más am­plio, que pue­da lle­gar a com­pro­me­ter alian­zas de Cam­bie­mos con man­da­ta­rios pe­ro­nis­tas en dis­tri­tos en don­de no go­bier­na el ofi­cia­lis­mo na­cio­nal, y en don­de no tie­ne chan­ces de ga­nar­le a esos go­ber­na­do­res.

Se­ña­les: so­bre­vue­la un blanqueo y sus­pen­den re­va­lúo por inflación

Ba­jo el pa­ra­guas pro­tec­tor de los ti­tu­la­res es­tri­den­tes, so­bre­vue­lan otros blin­da­jes a la go­ber­na­bi­li­dad, que afec­ta­rán al pla­ne­ta de los

em­pre­sa­rios. Uno es el pro­yec­to de ley que es­tu­dian en el Go­bierno de sus­pen­sión de la cláu­su­la que habilita a un nue­vo re­va­lúo de ba­lan­ces por inflación de las em­pre­sas. Ese mecanismo, que re­du­ce la re­cau­da­ción, se fi­jó pa­ra otra pre­vi­sión de inflación, pe­ro aho­ra im­pli­ca un ca­ño­na­zo a las fi­nan­zas del Es­ta­do. La ley cam­bia­rá la fór­mu­la, y se pre­sen­ta­rá es­ta se­ma­na. La úl­ti­ma re­for­ma fis­cal in­cluía una cláu­su­la que dis­pa­ra au­to­má­ti­ca­men­te el re­va­lúo, que era por una úni­ca vez, en los ejer- ci­cios si­guien­tes si la inflación acu­mu­la­da su­pe­ra­ba de­ter­mi­na­do por­cen­ta­je (ar­tícu­lo 65° de la Ley 27430). Otra ini­cia­ti­va es por aho­ra in­nom­bra­ble, pe­ro te la cuen­tan to­dos: la reaper­tu­ra de un nue­vo blanqueo de ca­pi­ta­les, que no ne­ce­si­ta ley por­que es­tá abier­ta la po­si­bi­li­dad de am­pliar el an­te­rior. La pla­ta ha­ce fal­ta, pe­ro hay un pro­ble­ma de pres­ti­gio. En es­te mo­men­to hay que dar só­lo men­sa­jes po­si­ti­vos, y un blanqueo pue­de ser una se­ñal pro­ble­má­ti­ca jus­to cuan­do se le ali­nean los pla­ne­tas al ofi­cia­lis­mo.

El pe­ro­nis­mo ra­cio­nal con las de­fen­sas ba­jas

Mau­ri­cio Ma­cri si­gue mi­ran­do con re­ce­lo un plan de acer­ca­mien­to ex­plí­ci­to al pe­ro­nis­mo, de ma­ne­ra de no re­sen­tir los cru­jien­tes ci­mien­tos del Par­ti­do del Ba­llo­ta­ge que ne­ce­si­ta ín­te­gro pa­ra las re­elec­cio­nes de 2019. Se di­fe­ren­cia del sec­tor de Ho­ra­cio Ro­drí­guez

La­rre­ta y Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, que en­tien­de que úni­ca­men­te hay fu­tu­ro con un acuer­do que no só­lo cie­rre el pre­su­pues­to —que es una va­li­da­ción le­gis­la­ti­va del acuer­do con el FMI— sino que com­pro­me­ta al pe­ro­nis­mo ra­cio­nal en la con­for­ma­ción de lis­tas en las

pro­vin­cias más pe­ro­nis­tas e in­clu­so, en al­gu­nas si­llas del Ga­bi­ne­te. En es­te pa­drón cuen­tan con el apo­yo del dúo Emi­lio Mon­zóNi­co­lás Mas­sot, que sos­tie­nen el mis­mo cri­te­rio y trans­mi­ten la idea de que los acuer­dos le­gis­la­ti­vos sir­ven, pe­ro son in­su­fi­cien­tes pa­ra ase­gu­rar la go­ber­na­bi­li­dad de Cam­bie­mos an­tes y des­pués de 2019. Ma­cri habilita la con­ver­sa­ción por­que com­par­te la idea de que Cris­ti­na en­cua­der­na­da po­ne al pe­ro­nis­mo an­ti-K en si­tua­ción de de­bi­li­dad ex­tre­ma. Lo obli­ga, ade­más, a sol­tar­le la mano en el Se­na­do, cuan­do se re­plan­tee el desafue­ro. Es­to es in­mi­nen­te por­que ya hay pe­di­dos de que se tra­te es­ta se­ma­na, an­tes de la in­da­ga­to­ria del 13. Los de­fen­so­res de Cris­ti­na, que son ca­da vez me­nos, es­gri­men que hay que es­pe­rar un dic­ta­men. Pe­ro no res­pon­den a otro he­cho: Cris­ti­na tie­ne un pe­di­do an­te­rior de desafue­ro por la cau­sa Irán, que de­be re­sol­ver­se en los 6 me­ses des­de la pre­sen­ta­ción, al­go que ocu­rre en no­viem­bre pró­xi­mo. Irán se tra­ta, se­gún el pe­ro­nis­mo, que has­ta aho­ra ha de­fen­di­do la te­sis Pi­chet­to que sin con­de­na no hay desafue­ro, de una me­di­da de go­bierno no ju­di­cia­ble ra­ti­fi­ca­da por el Con­gre­so. Pe­ro el ca­so de Cris­ti­na en­cua­der­na­da es otra co­sa, un he­cho de de­lin­cuen­cia co­mún. En po­cas pa­la­bras, el Go­bierno cree que hay que gol­pear en ca­lien­te pa­ra ce­rrar el acuer­do que el pe­ro­nis­mo ra­cio­nal aho­ra acep­ta­rá, pa­ra no que­dar arro­lla­do por es­te nue­vo round de des­pres­ti­gio de la ex­pre­si­den­te.

Ma­cri ce­dió an­te pe­di­do de go­ber­na­do­res

Ma­cri, el es­cép­ti­co, apor­tó ade­más el prin­ci­pal in­gre­dien­te pa­ra el acuer­do, cuan­do anun­ció que ha­brá tras­pa­so de Ede­nor y Ede­sur — es de­cir del sub­si­dio que les da la Na­ción— a los dis­tri­tos de La­rre­ta y Vidal. Es lo más im­por­tan­te que ocu­rrió en la se­ma­na, y que­dó ta­pa­do por otros ti­tu­la­res —abor­to, cua­der­na­zo—, pe­ro le cum­ple a la li­ga de go­ber­na­do­res en el re­cla­mo más vehe­men­te y que en­ca­be­za­ba Juan Schia­ret­ti. El lu­nes, en la con­fian­za que ase­gu­ra la ca­bi­na de un he­li­cóp­te­ro, com­par­tie­ron Ma­cri y el go­ber­na­dor un via­je cor­to en­tre dos ac­tos en Cór­do­ba. Se pi­co­tea­ron to­do ese día, le­jos e la afa­bi­li­dad que han te­ni­do esos dos ami­gos con pa­sa­do co­mún en la ac­ti­vi­dad pri­va­da. Ma­rio Ne­gri, a quien Ma­cri dis­tin­guió co­mo el ter­cer acompa­ñante, tra­tó de rom­per el hie­lo pre­gun­tan­do so­bre el des­tino del pre­su­pues­to. Schia­ret­ti, sin ablan­dar el ges­to, res­pon­dió an­te el si­len­cio de Ma­cri: hay que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra lo­grar­lo. Al­go pa­re­ci­do a lo que en la no­che del jue­ves le di­jo Ser­gio Uñac en San Juan a Mi­guel Pi­chet­to, en la ce­na a so­las que com­par­tie­ron allí. Schia­ret­ti men­cio­nó que es­ta­ba cer­ca del acuer­do con los gran­des dis­tri­tos, y que lo que que­da­ba ha­cia ade­lan­te no era di­fí­cil lo­grar­lo. Po­cas ho­ras des­pués de ese diá­lo­go de gran al­tu­ra —era un he­li­cóp­te­ro, tam­po­co es pa­ra tan­to— Ma­cri con­fir­mó los tras­pa­sos. Vidal se sal­va de que le pa­sen Ay­sa. En el ca­so de La­rre­ta, Ma­cri cree que la ciu­dad aguan­ta me­jor el cim­bro­na­zo por­que tie­ne pla­ta. Has­ta se per­mi­te bro­mas del ti­po: “Che, ¿a Ho­ra­cio no se le ocu­rrió me­jor idea que arre­glar la pla­za de Ma­yo? ¿Pa­ra qué, pa­ra que ven­gan a pro­tes-

tar con­tra no­so­tros?” Ri­sas de com­pro­mi­so. El ca­la­brés no da pun­ta­da sin hi­lo.

La inflación del 30% po­ne en ries­go acuer­do con UCR y Ca­rrió

Tam­bién di­jo al­go igual­men­te im­por­tan­te, y al que hay que sa­car­le pun­ta. Que la inflación de 2018 lle­ga­rá al 30%. Se di­ce fá­cil, pe­ro po­ne en re­vi­sión el acuer­do al que ha­bía lle­ga­do Ma­cri con Eli­sa Ca­rrió y los ra­di­ca­les en di­ciem­bre de 2017, pa­ra que apo­ya­sen el cam­bio en la fór­mu­la de ac­tua­li­za­ción de las ju­bi­la­cio­nes. Ni­co­lás Du­jov­ne y Emi­lio Ba­sa­vil­ba­so le fir­ma­ron a Ca­rrió un com­pro­mi­so de que el au­men­to es­te año es­ta­ría por en­ci­ma de la inflación. En­ton­ces el pronóstico fi­ja­ba el al­za en 19%, con lo cual el au­men­to de las pen­sio­nes po­dría lle­gar con la nue­va fór­mu­la a 21%. Aho­ra hay que re­ne­go­ciar pa­ra que lle­gue a más del 30%. En la me­sa chi­ca de la agen­da le­gis­la­ti­va que se­sio­nó el jue­ves en Ca­sa de Go­bierno, se di­jo que ese com­pro­mi­so pue­de que­dar res­guar­da­do por la inflación, a la que es­tá en­gan­cha­do el nue­vo al­go­rit­mo de ajus­te. “¿Por qué no fir­ma­mos el pe­di­do de de­ro­ga­ción del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria? Por­que con es­ta inflación y el ín­di­ce que pu­si­mos en di­ciem­bre, va­mos a te­ner que pa­gar más”, bro­meó uno de los je­fes le­gis­la­ti­vos del ofi­cia­lis­mo.

Asig­na­cio­nes sus­pen­di­das pa­ra des­mon­tar otra bom­ba

Es­tos acuer­dos ha­cia aden­tro de Cam­bie­mos ar­den. Y el efec­to es el de­cre­to que fir­mó Mau­ri­cio Ma­cri pa­ra sus­pen­der por 30 días los re­cor­tes a los su­ple­men­tos por zo­na de las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res, que le­van­ta­ron pol­va­re­da en ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción. La sus­pen­sión no to­ca pi­so y te­cho, ni la prohi­bi­ción de su­ple­men­tos no re­mu­ne­ra­ti­vos, pe­ro sa­cia las bron­cas de los alia­dos de Cam­bie­mos. La ur­gen­cia fue pa­ra evi­tar que el mar­tes de es­ta se­ma­na la opo­si­ción pre­ci­pi­ta­se una se­sión es­pe­cial pa­ra de­ro­gar ese re­cor­te. Si no ha­bía sus­pen­sión, el quó­rum es­ta­ba ase­gu­ra­do con opo­si­to­res y pro­pia tro­pa. Se re­pe­tía la ame­na­za de fe­bre­ro, cuan­do la opo­si­ción po­día te­ner el nú­me­ro pa­ra una se­sión es­pe­cial el 8 de mar­zo, Día de la Mu­jer, una se­ma­na des­pués del dis­cur­so de Ma­cri de aper­tu­ra del año le­gis­la­ti­vo. En aquel mo­men­to Oli­vos pre­fi­rió dis­pa­rar un de­ba­te fue­ra de con­trol. El Go­bierno mon­tó es­ta vez una se­sión es­pe­cial y dis­cre­ta del in­ter­blo­que de Cam­bie­mos, que no se ha­bía po­di­do re­unir en ca­si dos me­ses por las he­ri­das que de­jó aquel de­ba­te del abor­to. Bi­lle­te­ra ma­ta ga­lán. Ocu­rrió en la no­che del mar­tes en uno de los lu­jo­sos sa­lo­nes del CCK, y fue un exa­men de los dipu­tados a Ja­vier Igua­cel, Jorge Tria­ca y Ba­sa­vil­ba­so so­bre ta­ri­fas y asig­na­cio­nes. Allí se ha­bló de la re­vi­sión de la me­di­da, con lo cual que­dó ase­gu­ra­do, has­ta ho­ra, el fra­ca­so de la se­sión es­pe­cial que pi­dió la opo­si­ción, pa­ra vol­tear el re­cor­te y el de­cre­to de re­for­ma mi­li­tar. La ex­pli­ca­ción del re­cor­te es que la Pa­ta­go­nia si­gue con­ser­van­do pri­vi­le­gios de ha­ce 50 años, cuan­do se pro­mo­cio­na­ba la re­gión, pe­ro sin el pa­go de re­ga­lías atra­sa­das que hi­zo Me­nem, o el tras­pa­so de los hi­dro­car­bu­ros de la re­for­ma de 1994. Los que­jo­sos di­je­ron que, si se man­te­nía el re­cor­te, per­dían las elec­cio­nes se­gu­ro.

“Por 3.000 mi­llo­nes no va­mos a arries­gar eso”, les di­je­ron el jue­ves a los le­gis­la­do­res pa­ta­gó­ni­cos en Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.