“Hay que tri­pli­car el nú­me­ro de in­ge­nie­ros que se re­ci­ben”

Ca­ren­cia. La Ar­gen­ti­na tie­ne me­nos pos­gra­dos y ca­rre­ras cor­tas vin­cu­la­dos a la tec­no­lo­gía. Su­gie­ren in­cre­men­tar el es­tu­dio de cien­cias du­ras.

Clarin - Económico - - ECONOMICO | TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN - Ma­ria­na Per­nas Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La ba­ja pro­por­ción de es­tu­dian­tes y egre­sa­dos de las ca­rreas vin­cu­la­das con las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, jun­to con una to­da­vía es­ca­sa ofer­ta de pro­gra­mas de for­ma­ción en es­tas dis­ci­pli­nas, pue­de cons­pi­rar con­tra la ge­ne­ra­ción de ca­pa­ci­da­des y el desa­rro­llo productivo. Esa es una de las con­clu­sio­nes del in­for­me “Ca­pi­tal hu­mano pa­ra la trans­for­ma­ción di­gi­tal en Amé­ri­ca La­ti­na”, pu­bli­ca­do por la Cepal, que ana­li­za y com­pa­ra la ofer­ta edu­ca­ti­va en ese ám­bi­to —con én­fa­sis en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA) y Ma­chi­ne Lear­ning, Big Da­ta y Ro­bó­ti­ca— en ocho paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

Ela­bo­ra­do por Raúl Katz, un ar­gen­tino doc­to­ra­do en el MIT que es di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción de Es­tra­te­gia de Ne­go­cios del Cen­tro de Te­lein­for­ma­ción de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, Es­ta­dos Uni­dos, ase­sor de em­pre­sas y do­cen­te en la Uni­ver­si­dad de Uni­ver­si­dad de San An­drés, el es­tu­dio de Cepal re­le­va la ofer­ta de for­ma­ción so­bre nue­vas tec­no­lo­gías y brin­da re­co­men­da­cio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca. En diá­lo­go con el Eco­nó­mi­co, Katz re­pa­só los prin­ci­pa­les re­sul­ta­dos so­bre el ca­so ar­gen­tino.

—¿Có­mo ca­rac­te­ri­za­ría al sis­te­ma ar­gen­tino de for­ma­ción en tec­no­lo­gías di­gi­ta­les?

Des­de el la­do de la ofer­ta de la can­ti­dad de cur­sos dis­po­ni­bles, el aná­li­sis de­be rea­li­zar­se en tres ni­ve­les: las ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias de gra­do de lo que se de­no­mi­na STEM (cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­ca, por su si­gla en in­glés), los pos­gra­dos y las ca­rre­ras cor­tas y tec­ni­ca­tu­ras. En el pri­mer ca­so, la Ar­gen­ti­na re­la­ti­va­men­te es­tá bien po­si­cio­na­da en la re­gión, ya que el 66% de las 124 uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos uni­ver­si­ta­rios brin­dan edu­ca­ción en compu­tación, in­ge­nie­ría eléc­tri­ca, sis­te­mas de in­for­ma­ción y si­mi­la­res. Pe­ro a ni­vel de pos­gra­do, que in­clu­ye maes­trías y doc­to­ra­dos, no es­ta­mos a la al­tu­ra si nos com­pa­ra­mos con otros paí­ses de la re­gión. Por úl­ti­mo, en cuan­to a las ca­rre­ras cor­tas, que per­mi­ten for­mar re­cur­sos hu­ma­nos en dos años, la Ar­gen­ti­na ofre­ce 76 cur­sos en tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, Bra­sil 711, Mé­xi­co 71 y Co­lom­bia 119. Al ha­ber po­cas de es­tas ca­rre­ras , no hay ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te de ge­ne­rar el ta­len­to que es­tá sien­do re­que­ri­do en el mer­ca­do y las em­pre­sas van a re­clu­tar a los pro­gra­mas for­ma­les uni­ver­si­ta­rios, lo que es­ti­mu­la la deserción del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior. Creo que se de­be­rían in­cre­men­tar los pos­gra­dos y las ca­rre­ras cor­tas.

—¿Cuál es el im­pac­to de es­ta es­ca­sa can­ti­dad de pos­gra­dos?

Mien­tras que los pro­gra­mas uni­ver­si­ta­rios de gra­do se pro­po­nen in­ser­tar al gra­dua­do di­rec­ta­men­te en fun­cio­nes pro­duc­ti­vas del Es­ta­do o las em­pre­sas, las maes­trías y doc­to­ra­dos apun­tan a las ac­ti­vi­da­des de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo. Una ofer­ta aco­ta­da en es­te ti­po de for­ma­ción pue­de li­mi­tar la in­ten­si­dad en la cual el país lle­va ade­lan­te el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca y apli­ca­da de al­to ni­vel. Tam­bién re­per­cu­te so­bre la ge­ne­ra­ción de do­cen­tes.

—A ni­vel de gra­do es­te ti­po de ca­rre­ras, tie­ne una ba­ja pro­por­ción de es­tu­dian­tes y egre­sa­dos ....

Con in­de­pen­den­cia de lo que las ca­rre­ras ofrez­can, hay un pro­ble­ma de de­man­da: la ins­crip­ción en las ca­rre­ras de cien­cias e in­ge­nie­ría es muy ba­ja si se la com­pa­ra con las cien­cias so­cia­les. To­da­vía no atraen a un nú­me­ro su­fi­cien­te de in­tere­sa­dos. Hay dos pro­ble­mas: có­mo ga­ran­ti­za­mos el in­te­rés de los jó­ve­nes y có­mo ha­ce­mos el “trac­king” de los es­tu­dian­tes se­cun­da­rios ha­cia las ca­rre­ras de cien­cia y tec­no­lo­gía en la uni­ver­si­dad, por­que cuan­do ter­mi­nan el se­cun­da­rio no hay un es­tí­mu­lo su­fi­cien­te pa­ra que gra­vi­ten a es­tas ca­rre­ras. Otro pro­ble­ma es que, en­tre 2006 y 2013, el nú­me­ro de gra­dua­dos co­mo por­cen­ta­je de ha­bi­tan­te dis­mi­nu­yó. Ac­tual­men­te, te­ne­mos un 8% de egre­sa­dos de cien­cias exac­tas y 6% de in­ge­nie­ría. La Ar­gen­ti­na tie­ne 750 gra­dua­dos de cien­cias e in­ge­nie­ría por mi­llón de ha­bi­tan­tes y los paí­ses de la OCDE re­gis­tran, en pro­me­dio, 1.900. Es una bre­cha im­por­tan­te.

—¿Có­mo re­per­cu­te esa ca­ren­cia en el sis­te­ma productivo?

Si la Ar­gen­ti­na as­pi­ra a te­ner un desa­rro­llo com­pa­ra­ble en cien­cia, téc­ni­ca y crea­ción de in­dus­trias di­gi­ta­les, la pro­duc­ción de ta­len­to hu­mano to­da­vía no es­tá a la al­tu­ra de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos. Es un pro­ble­ma as­pi­ra­cio­nal y de es­tra­te­gia. ¿Có­mo co­men­za­mos a de­fi­nir ob­je­ti­vos de desa­rro­llo de ca­pi­tal hu­mano que se ali­neen con los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co de país? En ese sen­ti­do, no veo a las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas ali­nea­das di­rec­ta­men­te con los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo productivo. Si que­re­mos desa­rro­llar nue­vas in­dus­trias di­gi­ta­les y en­ca­rar un pro­ce­so de di­gi­ta­li­zar la pro­duc­ción, es pre­ci­so tri­pli­car el nú­me­ro de in­ge­nie­ros que se re­ci­ben.

—Des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, ¿có­mo po­dría pro­mo­ver­se que más jó­ve­nes se in­cli­nen por es­tas ca­rre­ras?

En pri­mer lu­gar, se de­be ofre­cer al es­tu­dian­te se­cun­da­rio un “mecanismo de se­ña­li­za­ción”, ex­po­ner­los a to­do lo que sig­ni­fi­ca el po­ten­cial de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de es­tas ca­rre­ras. Es un mecanismo de pro­mo­ción que ex­pli­ca las po­si­bi­li­da­des de ca­rre­ra y las perspectivas sa­la­ria­les que brin­da es­ta for­ma­ción por su al­ta de­man­da. Otro pun­to, más po­lé­mi­co, son las po­lí­ti­cas de “trac­king”, por las cua­les se apun­ta a iden­ti­fi­car ca­si des­de el pri­mer año del se­cun­da­rio a los es­tu­dian­tes que tie­nen ta­len­to y afi­ni­dad por es­tas dis­ci­pli­nas cuan­ti­ta­ti­vas y co­men­zar a orien­tar­los pa­ra ese ti­po de ca­rre­ras. Se tra­ta de ha­cer un se­gui­mien­to y es­tí­mu­lo en la for­ma­ción de es­tos chi­cos, pa­ra que la tran­si­ción en­tre el se­cun­da­rio y la uni­ver­si­dad se reali­ce de ma­ne­ra na­tu­ral. Hay gen­te que lo cri­ti­ca por­que in­tro­du­ce una cier­ta se­lec­ti­vi­dad con dis­tin­tos ni­ve­les de edu­ca­ción. Se im­ple­men­ta, por ejem­plo, en Fran­cia y en al­gu­nos es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos.

—Iden­ti­fi­có co­mo tec­no­lo­gías di­gi­ta­les de avan­za­da a la IA, Big Da­ta y Ro­bó­ti­ca y Con­trol. ¿Có­mo es­tá la for­ma­ción lo­cal en esos cam­pos?

Esas áreas es­tán en re­la­ción di­rec­ta con la nue­va ge­ne­ra­ción de tec­no­lo­gías que van a ali­men­tar la di­gi­ta­li­za­ción de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. En la Ar­gen­ti­na hay muy po­cos pro­gra­mas de­di­ca­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te a al­gu­na de es­tas tres dis­ci­pli­nas. En el país hay 196 pro­gra­mas de Ro­bó­ti­ca y Con­trol; 216 de IA y Ma­chi­ne Lear­ning, y 201 en Big Da­ta y Analy­tics. Te­nien­do en cuen­ta la di­men­sión de la eco­no­mía ar­gen­ti­na, es­te no es un nú­me­ro su­fi­cien­te. Bra­sil, Mé­xi­co y Co­lom­bia ofre­cen una ma­yor can­ti­dad de cur­sos. Es al­go que preo­cu­pa, ya que es­tas tres áreas cons­ti­tu­yen la ba­se que per­mi­te di­gi­ta­li­zar los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. Y si es­ta­mos for­man­do po­cos re­cur­sos hu­ma­nos, no va­mos a te­ner la ca­pa­ci­dad de in­gre­sar en la úl­ti­ma ola de di­gi­ta­li­za­ción, in­no­var e in­ser­tar­nos en los mer­ca­dos mun­dia­les. No hay una es­tra­te­gia que apunte a desa­rro­llar una In­dus­tria 4.0. El ca­pi­tal hu­mano es va­ria­ble muy iner­cial: des­de que nos de­ci­di­mos has­ta que ve­mos el re­sul­ta­do en el nú­me­ro de gra­dua­dos, pa­sa­ron cua­tro años. En el mun­do ac­tual, eso es una eter­ni­dad.

Co­mien­zo. Katz sos­tie­ne que hay que ir a los se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.