LA ECO­NO­MÍA EN AU­GE LE DA MÁS VI­GOR A TRUMP

Clarin - Económico - - ECONOMICO - Jor­ge Cas­tro Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

La eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na (US$20.4 bi­llo­nes / 25% del PBI mun­dial) cre­ció a una ta­sa no­mi­nal de 7% anual en el se­gun­do tri­mes­tre de 2018, que se re­du­jo a 4,1% al des­con­tar­le un ni­vel de in­fla­ción es­ti­ma­do de 3% anual en igual pe­rio­do.

La in­fla­ción en EE.UU. al­can­zó a 2% anual en los úl­ti­mos 10 años; y la Re­ser­va Fe­de­ral es­ti­ma una ci­fra se­me­jan­te pa­ra 2018. Es­to sig­ni­fi­ca que el cre­ci­mien­to real (de­fla­cio­na­do) de EE.UU. en el­se­gun­do tri­mes­tre ha si­do 5% anual o más.

Al mis­mo tiem­po, las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses (Stan­dard & Poor 500) mos­tra­ron un au­tén­ti­co boom de ga­nan­cias (+25%) en el se­gun­do tri­mes­tre; y los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res au­men­ta­ron en­tre abril y ju­nio 4% anual, tras ofre­cer un es­tan­ca­mien­to prác­ti­ca­men­te com­ple­to de +2,7% anual en los 4 tri­mes­tres pre­vios.

El sal­to en los sa­la­rios —ma­yor ca­pa­ci­dad de com­pra — es­tá vin­cu­la­do, en una re­la­ción cau­sa-efec­to, con la re­cu­pe­ra­ción de la pro­duc­ti­vi­dad ocu­rri­da en los úl­ti­mos 6 me­ses (+2% anual). Hay que con­tra­po­ner es­te au­ge con el hun­di­mien­to ex­pe­ri­men­ta­do en­tre 2010 y 2016, cuan­do ca­yó a 0,2% en el año, la ta­sa más ba­ja en 7 dé­ca­das.

En EE.UU. hay un for­mi­da­ble pro­ce­so de for­ma­ción de ca­pi­tal, con un al­za de la in­ver­sión de 10,4% en el pri­mer tri­mes­tre del año y un in­cre­men­to del gas­to en equi­pos de 11,6%, en tan­to au­men­tó 6,3% anual en ca­da tri­mes­tre de 2017, a par­tir del 0,7% en 2016, in­fe­rior a los gas­tos de re­po­si­ción.

El cre­ci­mien­to sa­la­rial de 4% anual en el se­gun­do tri­mes­tre ad­quie­re su ver­da­de­ra di­men­sión cuan­do se lo vin­cu­la con una de­socu­pa­ción de 3,8% en ma­yo, la me­nor en 44 años. Es­to hi­zo que vol­vie­ran a la fuer­za de tra­ba­jo más de 900.000 per­so­nas an­tes au­to­ex­clui­das del mer­ca­do la­bo­ral.

La ta­sa de ex­pan­sión de 5% anual se con­tra­po­ne con el cre­ci­mien­to de 2,1% anual en­tre 2009 y 2016 (1,8% el úl­ti­mo año). En ese pe­rio­do, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo ca­yó a 1% anual, la mi­tad del ni­vel vi­gen­te des­de 1945 (+2,3% por año).

La nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial exi­ge desatar to­do el po­ten­cial de pro­duc­ti­vi­dad por el la­do de la ofer­ta. El au­men­to de la de­man­da es un fe­nó­meno con­tra­cí­cli­co. La acu­mu­la­ción ca­pi­ta­lis­ta se des­plie­ga por el la­do de la ofer­ta, no de la de­man­da.

Las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses in­vir­tie­ron en el se­gun­do tri­mes­tre US$437.000 mi­llo­nes en re­com­pra de ac­cio­nes, y su­pe­raron el an­te­rior ré­cord de US$242.000 mi­llo­nes lo­gra­do en los pri­me­ros 3 me­ses del año.

Es­ta in­men­sa ma­sa de ca­pi­ta­les pro­vie­ne de los US$3.4 bi­llo­nes que las trans­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas tie­nen acu­mu­la­dos en el ex­te­rior; y que aho­ra han re­pa­tria­do en ma­sa de­bi­do al re­cor­te de im­pues­tos es­ta­ble­ci­do por Do­nald Trump en di­ciem­bre de 2017, que per­mi­te ha­cer­lo con el pa­go de un tri­bu­to de 15,5% abo­na­do una so­la vez.

Lo cru­cial es que la in­ver­sión en ca­pi­tal de las S&P500 ha si­do ma­yor y más rá­pi­da que la re­com­pra de ac­cio­nes en los pri­me­ros 6 me­ses del año (+24% anual). Es­to ase­gu­ra que el ac­tual ci­clo eco­nó­mi­co de ex­pan­sión ten­drá un ca­rác­ter sos­te­ni­do en los pró­xi­mos 5/10 años.

El go­bierno de Trump ha desata­do en los úl­ti­mos 6 me­ses un con­flic­to co­mer­cial con más de 80% del PBI mun­dial, in­clu­yen­do los 27 paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, en­ca­be­za­dos por Ale­ma­nia, Ja­pón —la ter­ce­ra eco­no­mía del mun­do —, Co­rea del Sur —la no­ve­na—, Mé­xi­co y Ca­na­dá. Hay que agre­gar la pu­ja con Chi­na, don­de el as­pec­to co­mer­cial es ac­ce­so­rio, prác­ti­ca­men­te irre­le­van­te. Lo cen­tral es la dispu­ta por el po­der mun­dial en el si­glo XXI, cen­tra­do en el do­mi­nio de las tec­no­lo­gías­de pun­ta de la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial (In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, In­ter­net de las Co­sas, ro­bo­ti­za­ción).

Es­to ha ocu­rri­do cuan­do EE.UU. ha lo­gra­do re­cu­pe­rar el li­de­raz­go mun­dial, co­mo lo prue­ba inequí­vo­ca­men­te el acuer­do de des­nu­clea­ri­za­ción con Co­rea del Nor­te, el re­tro­ce­so de la Unión Eu­ro­pea has­ta ad­mi­tir —asom­bro­sa­men­te — la bús­que­da de un aran­cel ce­ro y sin sub­si­dios en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

Hay que agre­gar a es­te ca­tá­lo­go de lo­gros en tér­mi­nos de po­der la im­po­si­ción a Irán de nue­vas san­cio­nes co­mer­cia­les, rá­pi­da­men­te obe­de­ci­das por las gran­des com­pa­ñías eu­ro­peas (To­tal, Daim­ler-Benz, en­tre otras), con la con­si­guien­te re­ti­ra­da del mer­ca­do ira­ní.

Tam­bién es un he­cho que la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar ha de­ci­di­do re­tro­ce­der en pro­fun­di­dad ha­cia su eco­no­mía do­més­ti­ca, ce­dien­do la ini­cia­ti­va es­tra­té­gi­ca a la ofen­si­va de po­der nor­te­ame­ri­cano.

El vi­gor de Trump re­co­no­ce a una fuen­te uní­vo­ca, que es el cre­ci­mien­to de ex­cep­ción de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na (+5% anual), la ma­yor del mun­do y el país-fron­te­ra por de­fi­ni­ción, en el mo­men­to en que se ha em­bar­ca­do a to­da ve­lo­ci­dad en el des­plie­gue de la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial.

“En ca­so de gue­rra —ad­vir­tió Na­po­león — los gran­des ba­ta­llo­nes se im­po­nen siem­pre”, al me­nos en el cor­to pla­zo, por en­ci­ma de las me­jo­res in­ten­cio­nes y de los re­cla­mos de jus­ti­cia más ele­va­dos. To­do sur­ge del po­der, aun­que no se li­mi­ta a él, en la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

La nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial exi­ge desatar to­do el po­ten­cial de pro­duc­ti­vi­dad por el la­do de la ofer­ta.

En ca­rre­ra. En la era Trump, EE.UU. vie­ne cre­cien­do al 5% anual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.