Los di­rec­ti­vos bus­can ayu­da en el coaching on­to­ló­gi­co

Apren­di­za­je. Lo usan pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes nue­vas, me­jo­rar la es­cu­cha y la con­fian­za.

Clarin - Económico - - ECONOMICO - Ga­brie­la Sa­me­la gsa­me­la@cla­rin.com

En sep­tiem­bre, Bue­nos Ai­res se­rá la se­de de un en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal de coaching on­to­ló­gi­co du­ran­te el cual 60 al­tos di­rec­ti­vos de em­pre­sas bus­ca­rán “trans­for­mar­se pa­ra li­de­rar los cam­bios”. En nues­tro país, es­ta “prác­ti­ca de apren­di­za­je”, co­mo la de­fi­nen sus crea­do­res, co­men­zó a in­cor­po­rar­se en las or­ga­ni­za­cio­nes ha­ce ya dos dé­ca­das y, de he­cho, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Coaching On­to­ló­gi­co Pro­fe­sio­nal, crea­da ha­ce só­lo tres años, tie­ne su se­de acá.

Pe­ro, ¿en qué con­sis­te el coaching on­to­ló­gi­co? ¿Pa­ra qué lo usan las em­pre­sas? Se­gún Ra­fael Eche­ve­rría, so­ció­lo­go y fi­ló­so­fo chi­leno que desa­rro­lló es­te ti­po de coaching, en el contexto ac­tual de cam­bios ace­le­ra­dos y cons­tan­tes, el coaching on­to­ló­gi­co “pue­de ayu­dar a los di­rec­ti­vos a rea­li­zar pro­ce­sos de trans­for­ma­ción que, por su cuen­ta, no po­drían aco­me­ter”.

La on­to­lo­gía es la ra­ma de la fi­lo­so­fía que se ocu­pa del ser. Eche­ve­rría en­tien­de que los se­res hu­ma­nos son se­res lin­güís­ti­cos: se crean a sí mis­mos en el len­gua­je y a tra­vés de él. En es­te sen­ti­do, la prác­ti­ca del coaching se ba­sa en la con­ver­sa­ción, en in­ter­ac­cio­nes a tra­vés de pre­gun­tas y res­pues­tas.

“La in­ter­ac­ción de coaching se fun­da en una re­la­ción ho­ri­zon­tal en la que el coach es­tá al ser­vi­cio de las di­fi­cul­ta­des que le plan­tea el coachee”, ex­pli­ca Eche­ve­rría. Por eso, ase­gu­ra “es lo opues­to a la apli­ca­ción de re­ce­tas. El coach on­to­ló­gi­co tra­ba­ja con la sin­gu­la­dri­dad del in­di­vi­duo. Ca­da in­di­vi­duo es úni­co. A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en la cien­cias na­tu­ra­les, que se sus­ten­tan en la bús­que­da de ‘ex­pli­ca­cio­nes uni­ver­sa­les’, el coaching on­to­ló­gi­co se orien­ta ha­cia la com­pren­sión de in­di­vi­duos sin­gu­la­res. Ejer­cer co­mo coach on­to­ló­gi­co es un arte en el cual el coach sa­be que de­be re­co­rrer ca­mi­nos nue­vos pa­ra com­pren­der a in­di­vi­duos que, aun­que pue­dan man­te­ner al­gu­nos ele­men­tos en co­mún, son no só­lo úni­co sino mis­te­rio­sos, tan­to pa­ra los de­más co­mo pa­ra ellos mis­mos”.

Es­tos pro­ce­sos, si­gue Eche­ve­rría, con­lle­van una trans­for­ma­ción de la mi­ra­da y de la for­ma de dar­le sen­ti­do a lo que su­ce­de. A los di­rec­ti­vos, “les per­mi­te ver lo que an­tes no veían y ha­cer lo que pre­via­men­ten no po­dían. Cuan- do ello acon­te­ce, nos con­ver­ti­mos en un ti­po de per­so­na di­fe­ren­te de la que pre­via­men­te éra­mos. Se pro­du­ce una trans­for­ma­ción on­to­ló­gi­ca”.

Pa­ra Eche­ve­rría, a par­tir de una in­ter­ven­ción pun­tual, el di­rec­ti­vo pue­de abrir­se a nue­vas trans­for­ma­cio­nes: “Co­mien­za a sos­pe­char que hay otras di­men­sio­nes de sí mis­mo que tam­bién po­drían mo­di­fi­car­se, per­mi­tien­do apren­di­za­jes pos­te­rio­res más pro­fun­dos”. Así, “trans­for­ma­cio­nes pun­tua­les pue­den con­du­cir no só­lo a re­sul­ta­dos pun­tua­les sino tam­bién a apren­der las po­si­bi­li­da­des aso­cia­das a pro­ce­sos de apren­di­za­je de ma­yor en­ver­ga­du­ra”, agre­ga. En pri­me­ra per­so­na

“Mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue en 2004, cuan­do me con­ver­tí en ge­ren­te ge­ne­ral de Cis­co en la Ar­gen­ti­na. Ahí me pu­sie­ron un coach”, cuen­ta Se­bas­tián Ba­lle­ri­ni, CEO de Ge­nesys. “Me acom­pa­ñó pa­ra en­fren­tar si­tua­cio­nes nue­vas: sos je­fe de quie­nes an­tes eran tus com­pa­ñe­ros, y la re­la­ción con ellos cam­bia. Te ayu­da a te­ner una mi­ra­da dis­tin­ta y tra­ba­jar des­de ese lu­gar”.

Pa­ra Ba­lle­ri­ni, el uso del coaching im­pli­ca un cam­bio en las mo­da­li­da­des de li­de­raz­go: “En el ma­na­ge­ment más an­ti­guo, las emo­cio­nes eran bo­rra­das de la to­ma de de­ci­sión. Te­nías que ser frío. Aho­ra se tra­ta de sa­ber en­ten­der có­mo es­tá la gen­te, es­cu­char, tra­ba­jar el te­ma de la es­cu­cha”. El tra­ba­jo con un coach “te apor­ta una vi­sión di­fe­ren­te de al­go que vos no po­dés ver por vos mis­mo”, agre­ga Ba­lle­ri­ni, quien, ade­más de ha­ber si­do coachea­do, se for­mó co­mo coach.

“Un buen coach tie­ne que sa­ber pre­gun­tar y tie­ne que sa­ber es­cu­char”, de­fi­ne. “Nun­ca una con­ver­sa­ción con un coach es­tá de más. El úni­co te­ma es que vos te­nés que es­tar dis­pues­to a con­tes­tar las pre­gun­tas: se ne­ce­si­tan dos pa­ra bai­lar el tan­go”, di­ce, me­ta­fó­ri­co.

Tam­bién Alejandro De­si­mo­ne, di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Sura, se cer­ti­fi­có co­mo coach on­to­ló­gi­co. “La on­to­lo­gía no te di­ce lo que te­nés que ha­cer, sino que te ayu­da a des­cu­brir por vos mis­mo lo que te­nés que ir cam­bian­do”, apun­ta.

Él se acer­có al coaching on­to­ló­gi­co por su­ge­ren­cia de su com­pa­ñía. “No só­lo fue un apren­di­za­je mío, per­so­nal, sino al­go que pue­do apli­car en el día a día en el tra­ba­jo, en mi for­ma de li­de­raz­go, con los co­le­gas”.

De­si­mo­ne des­ta­ca que el coaching on­to­ló­gi­co lo ayu­dó a desa­rro­llar su ca­pa­ci­dad de es­cu­cha. “Siem­pre fui un ti­po muy orien­ta­do a la ac­ción. Pe­ro apren­dí a abrir­me a la es­cu­cha y ser más fle­xi­ble co­mo observador, an­tes de ge­ne­rar jui­cios”.

En es­te mo­men­to, en el co­mi­té de di­rec­ción de la em­pre­sa, es­tán tra­ba­jan­do te­mas co­mo la es­cu­cha, los jui­cios y la con­fian­za. “De un equi­po de di­rec­ción rí­gi­do, du­ro, con­trac­tu­ra­do, pa­sa­mos hoy a uno con mu­cha más con­fian­za, don­de se pue­den de­cir las co­sas sin que el otro es­té ata­ján­do­se”, ase­gu­ra.

El Ban­co Su­per­vie­lle, por su par­te, “es­tá en un pro­ce­so de muy al­to cre­ci­mien­to y eso in­vo­lu­cró un re­cam­bio gran­de en el equi­po de tra­ba­jo”, cuen­ta Ne­rio Pei­tia­do, su ge­ren­te ge­ne­ral. El dis­pa­ra­dor pa­ra in­cor­po­rar el coaching on­to­ló­gi­co fue “tra­tar de ace­le­rar el pro­ce­so de in­te­gra­ción de esas per­so­nas, pa­ra trans­for­mar un gru­po en un equi­po”, ex­pli­ca.

Pei­tia­do con­si­de­ra que el coaching es “una he­rra­mien­ta cla­ve don­de es ne­ce­sa­rio me­jo­rar la ca­li­dad de las con­ver­sa­cio­nes: cuan­do la gen­te em­pie­za a cre­cer, tien­de a ha­blar más y a es­cu­char me­nos. Eso es un pro­ble­ma”, ad­vier­te.

Así, el coaching on­to­ló­gi­co se vuel­ve una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra fa­ci­li­tar las con­ver­sa­cio­nes en el gru­po. “Se tra­ba­jan dis­tin­tas téc­ni­cas: hay mo­men­tos en que se pue­de pa­sar un día y me­dio o dos en otro lu­gar pa­ra ge­ne­rar el pro­ce­so de con­fian­za”, ejem­pli­fi­ca. “No se tra­ta de arre­glar al que no es­tá fun­cio­nan­do bien, sino de có­mo po­de­mos ha­cer pa­ra que ca­da uno es­té en las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que pue­da dis­fru­tar y des­ple­gar su po­ten­cial”, de­ta­lla.

En ac­ción. Ra­fael Eche­ve­rría, en un en­cuen­tro so­bre coaching.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.